Permeabilidad intestinal, cuando la defensa del organismo se llena de agujeros

sindrome permeabiliad intestinal

¿Agujeros en el intestino? Sí, la mayor barrera de protección del organismo está bajo amenaza. No la protegemos y va aumentando su permeabilidad, por lo que sustancias tóxicas o bacterias tienen la puerta abierta para instalarse en nuestro organismo.

El estrés y nuestro estilo de vida están creando una sociedad cada vez más enferma: aumentan los casos de alergia, sobre todo entre los niños, y hay más diagnósticos de enfermedades autoinmunes o de cáncer. Pero ¿qué sucede con esos síntomas que no tienen un diagnóstico? ¿Por qué nos encontramos mal, sin tener una enfermedad?

En Biosalud Day Hospital contemplamos las enfermedades y sus diagnósticos desde el punto de vista causal y además estamos especializados en enfermedades crónicas e infecciosas, muchas veces difíciles de detectar como la candidiasis o la enfermedad de Lyme. Con más de 30 años de experiencia sabemos que muchas veces el origen de la enfermedad está en el intestino y cada vez se sabe más (y estamos más concienciados) del papel de la microbiota o sobre lo que debilita nuestra pared intestinal.

También, cada vez más, se habla del Síndrome de Permeabilidad Intestinal (o del Intestino Agujereado), haciendo referencia a un conjunto de síntomas relacionados con la mayor transferencia de toxinas o microbios a la sangre a través de la barrera intestinal. Es decir, que la mucosa intestinal, los enterocitos, dejan de cumplir su función protectora porque se han debilitado, o lo hacen las proteínas que unen estos enterocitos.

La mucosa intestinal es una extensión de tejido que puede medir hasta 600 metros cuadrados; es nuestra mayor barrera protectora y está cubierta por la microbiota y una capa de inmunoglobulina. Todo este conjunto de tejidos forman la pared del intestino delgado y son los enterocitos los que permiten el paso de nutrientes y minerales, a la vez que frenan a metales pesados, bacterias y virus, toxinas o aditivos de los alimentos.

¿Qué sucede cuando esta pared se ve alterada? La respuesta es sencilla, todas las sustancias contra las que nos protege el intestino, pasan directamente a nuestro organismo. El problema, y de ahí la dificultad en el diagnóstico, es que los síntomas de este síndrome varían en función del sistema – hormonal, nervioso, inmunitario, articular- y de la persona a la que afectan.

Cuando un paciente llega a la consulta con algunos de estos síntomas: dolor de cabeza y cansancio, síntomas digestivos como la hinchazón, la intolerancia a ciertos alimentos o dolor articular, pero no hay una causa determinante, nuestros análisis y observación deben apuntar también al intestino.

Por otra parte, muchos de estos síntomas coinciden con los de la candidiasis intestinal, una infección que se produce por un crecimiento desmesurado del hongo candida albicans en la microbiota, y que también afecta a la permeabilidad de la mucosa intestinal. De hecho, la hipótesis con la que trabajan numerosas investigaciones es que la regulación de la microbiota intestinal puede ser un método para regular a su vez la permeabilidad intestinal, lo que puede contribuir a alterar la evolución de las enfermedades autoinmunes en las personas más susceptibles de desarrollarla.

Causas de la permeabilidad intestinal

 El estrés es la explicación que se da de forma más común al síndrome de permeabilidad intestinal; la bajada de defensas, una dieta inadecuada o la falta de sueño son consecuencias del estrés que pueden contribuir a la inflamación de la mucosa intestinal.

De forma más concreta podemos decir que el alcohol, la aspirina o el ibuprofeno son sustancias irritantes para el tejido intestinal y que pueden dañar las proteínas que sellan los enterocitos. Sin embargo, para muchos expertos el consumo de estos irritantes no explican una inflamación grave por si solos.

Sí que hay patologías y tratamientos que afectan a la permeabilidad del intestino: enfermedades inflamatorias, infecciones como la salmonelosis, la quimioterapia o la radioterapia, inmunosupresores, el VIH o la fibrosis quística.

¿Cómo tratar la permeabilidad intestinal?

Un tratamiento personalizado requiere analizar de forma previa las causas de esa permeabilidad así como el grado de afectación en los diferentes sistemas del organismo. En Biosalud Day Hospital, además de gran experiencia clínica, contamos con diferentes análisis específicos para conocer el estado de nuestra salud intestinal, como el GUTCheck Orina o el Canditest, así como factores como la toxicidad del organismo, por ejemplo, por metales pesados.

En general, siempre será bueno que hagas los siguientes cambios en tu dieta:

  • incorpora los probióticos para reforzar las bacterias buenas del intestino.
  • evita la carne, los lácteos y los huevos
  • evita los azúcares añadidos y los edulcorantes
  • evita el alcohol

También puedes hacer cambios en tu estilo de vida

  • haz ejercicio de forma regular
  • duerme suficiente por las noches
  • reduce el estrés
  • evita los medicamentos que no sean necesarios, y siempre bajo prescripción médica
  • si fumas, déjalo.

Este artículo es divulgativo y en ningún caso sustituye a una consulta médica.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios