Enfermedades autoinmunes mal diagnosticadas

enfermedades autoinmunes mal diagnosticadas

Las enfermedades autoinmunes son consideradas enfermedades crónicas y esta clasificación hace que un diagnóstico se de por válido y no se revise. Pero siempre hay que considerar otras posibilidades.

El incorrecto diagnóstico de las enfermedades autoinmunes tiene como principal consecuencia que el tratamiento aplicado no sea eficaz para la verdadera dolencia de los pacientes. Algunas patologías infecciosas tienen síntomas comunes con enfermedades autoinmunes que pueden generar confusión si no se realiza un diagnóstico causal de la enfermedad.

Una de las enfermedades que se infra diagnostica con mayor frecuencia por parecerse a diferentes enfermedades autoinmunes, es la enfermedad de Lyme. Pero no solo eso, la propia enfermedad afecta de tal manera al sistema inmunitario que puede influir en la respuesta inmune del paciente y por tanto, desencadenar una patología autoinmune.

¿Qué es la enfermedad de Lyme?

Esta patología es una infección bacteriana producida por la picadura de una garrapata. Los primeros síntomas son el sarpullido, la fiebre, la cefalea y el cansancio. De tratarse de manera inmediata, se puede superar con antibióticos en muy pocos días. En caso contrario, la infección afecta a órganos vitales y provoca síntomas de mayor gravedad hasta llegar al llamado síndrome de multiinfección multisistémica. 

¿Por qué se le denomina «la gran imitadora»?

Porque imita los síntomas de dolencias autoinmunes al afectar al corazón, a las articulaciones y al sistema nervioso. Es entonces cuando los síntomas provocan parálisis facial, inflamación de la médula espinal, dolencias reumáticas (especialmente artritis), alteraciones en el ritmo cardíaco, dolores de elevada intensidad y entumecimiento de las articulaciones en general.

Semejante sintomatología provoca que los médicos denominen la cronicidad de esta enfermedad como síndrome de multiinfección multisistémica. Progresivamente, se va observando cómo los órganos comienzan a fallar y, de no conocer ni el paciente ni el médico que una garrapata es la causante del problema, los tratamientos que se apliquen no serán eficaces.

Pero la enfermedad de Lyme no es la única que puede ver equivocado su diagnóstico. La artritis, por ejemplo, puede diagnosticarse como artritis psoriásica, lupus, enfermedad inflamatoria intestinal o reumatismo palindrómico, entre otras.

La borrielosis de Lyme y sus consecuencias en la respuesta inmune del paciente

La bacteria borrelia bugdorferi es la que produce la infección inicial que termina provocando daños en el sistema inmunológico. Los mismos son los que provocan otras dolencias autoinmunes como:

· Un linfoma (intracraneal que afecte al sistema nervioso).
· El lupus.
· Encefalopatía crónica.
· Hepatitis granulomatosa.
· Una polineuropatía distal axonal.
Otras enfermedades como el autismo, el síndrome de Horner, la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica y la demencia.

¿Por qué se produce el error en el diagnóstico?

Podemos decir que hay varios motivos por los que una enfermedad se diagnostica mal. Por una parte por la forma de pensar de los médicos y una falta de amplitud en la visión de la enfermedad. Por otra parte, porque no conocen la enfermedad de Lme. Además, en ocasiones el resultado de una prueba no es suficiente y debe contemplarse la historia clínica y evolución del paciente.

En el caso de la infección por borrelia, además, la propia evolución de la enfermedad va alterando todo el organismo y van apareciendo nuevos síntomas y dolencias.

El signo más claro del Lyme temprano, las alteraciones cutáneas, desaparecen en unos 15 días. La mayoría de los síntomas que afectan a las articulaciones pueden tardar meses o años en aparecer. El empeoramiento progresivo del paciente, y su incapacidad para conectar la picadura con lo que le ocurre, provoca que se apueste por la realización de pruebas diagnósticas insuficientes.

¿Cómo deberías reaccionar de encontrarte en esta situación?

Desde Biosalud Day Hospital consideramos que debe hacerse más formación y divulgación sobre la enfermedad de Lyme. Si no sabemos que existe, no la buscaremos ni la podremos descartar a la hora de elaborar el diagnóstico.

Es importante que conozcamos que la bacteria que provoca la enfermedad de Lyme causa las enfermedades autoinmunes arriba mencionadas. Si observas que el tratamiento que se te ha recetado no te ayuda a mejorar y que vas empeorando poco a poco, no dudes en apostar por realizarte un análisis específico como el Lymecheck que te permita detectar la presencia de las bacterias que provocan la dolencia que se viene describiendo.

Debes saber que tras el tratamiento correspondiente, es posible eliminar la bacteria y que solo entonces hará efecto el tratamiento para el resto de dolencias que padezcas. Así, bien sea para descartar una posibilidad, bien para encontrar una nueva alternativa parar curarte, el análisis sigue siendo, hasta ahora, la prueba diagnóstica definitiva para comenzar el tratamiento correspondiente.

¿Puedes prevenir la enfermedad de Lyme?

La enfermedad de Lyme es la infección transmitida por vector más frecuento. Si bien no se pueden dar pautas que garanticen plenamente que podemos mantenernos alejados de contraer una enfermedad, sí que podemos reducir las probabilidades con unas medidas de prevención.

En otras ocasiones hemos descrito los pasos que podemos llevar a cabo cuando vayamos a exponernos a una situación de riesgo, como puede ser un paseo por el campo.

Desde este blog de Biosalud Day Hospital informamos con regularidad sobre aspectos importantes que tienen que ver con la enfermedad de Lyme y hemos desarrollado materiales divulgativos como “Las aventuras del Dr. Lymevsky” para que los más pequeños ya conozcan la existencia de esta enfermedad y puedan detectarla a tiempo.

De tener alguna, usa unas pinzas para extraerla y guárdala para que el médico pueda analizarla y llegar a una conclusión más fiable. Es habitual que en tu piel se quede una parte del insecto que se caerá con el tiempo. Aplica alcohol en la zona para desinfectarla correctamente.

Así, el diagnóstico correcto de la enfermedad de Lyme depende de que recuerdes si has podido entrar en contacto con una garrapata y de que te hagas la prueba diagnóstica específica. Seguro que con la información que te acabamos de ofrecer te resulta más fácil ayudar a tu médico a encontrar una solución eficaz para mejorar tu cuadro clínico.

También puede interesarte


Envía un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios