Enfermedades autoinmunes mal diagnosticadas

enfermedades autoinmunes mal diagnosticadas

¿Cuántas personas tiene una sintomatología que no se explica con un análisis? El dolor o los problemas digestivos pueden no revelar su causa en un análisis pero pueden esconder una enfermedad autoinmune.

Cada vez más, los métodos diagnósticos se están abriendo con el objetivo de aportar soluciones definitivas a las personas con sintomatología crónica. Por ejemplo, cuando en Biosalud hablamos de Lyme crónico, sabemos perfectamente que método y tratamiento aplicar, pero no todas las enfermedades tienen la misma respuesta en cuanto a diagnóstico.

Los dolores inespecíficos y sin causa aparente, los problemas digestivos y otros síntomas como el cansancio suponen un malestar para el paciente que, sin embargo, no encuentra solución en una visita al médico.

Un diagnóstico médico como lo conocemos hasta ahora, no es infalible. De hecho, siendo un paso necesario y fundamental de la medicina, las variables que intervienen en la enfermedad hacen que los procedimientos utilizados hasta ahora aporten una información débil o, al menos, incompleta sobre el estado de salud del paciente.

Una enfermedad autoinmune puede presentar síntomas inespecíficos y que varían según la persona. Por eso, buscando la coincidencia con una enfermedad que nos lleve a un tratamiento, se pueden dejar de lado manifestaciones de la autoinmunidad que, realmente, requieran otro tratamiento.

¿Por qué hay enfermedades autoinmunes mal diagnosticadas?

La evolución de la medicina en occidente, en aras de la seguridad y eficacia de los tratamientos, ha dejado de lado lo que no se puede clasificar o definir en categorías generales y muy comunes. Esto ha dejado fuera numerosas patologías autoinmunes sobre las que no se han hecho ensayos clínicos pero que están ahí.

Entre las causas del diagnóstico equivocado de las enfermedades autoinmunes encontramos:

  • el elevado coste de algunas pruebas hace que no se realicen de forma rutinaria
  • los síntomas que puede manifestar el cuerpo humano son limitados para el número de dolencias que puede haber detrás
  • la formación y procedimientos médicos son limitantes, no hay una mentalidad abierta ante la enfermedad
  • el criterio de nuestros médicos de confianza no se cuestiona ni se piden segundas opiniones

Las enfermedades autoinmunes pueden diagnosticarse de forma incorrecta, sobre todo en las primeras fases de la enfermedad. Entre los síntomas comunes encontramos:

  • fatiga, incluso cuando el paciente no hace ningún esfuerzo importante. A esta sensación se unen el malestar crónico o la debilidad generalizada.
  • Dolor en algunas zonas del cuerpo e inflamación
  • La inflamación puede llevar a tener más sensación de sueño por la producción de citoquinas
  • Ligeros picos de fiebre o febrícula
  • Falta de concentración y astenia o falta de ánimo y energía.

Numerosas enfermedades autoinmunes, y otras más comunes, cursan con estos síntomas por lo que un especialista no debería tratar a un paciente con una visión estrecha de la enfermedad. Lo que nos puede indicar que realmente estamos ante un fallo del sistema inmunitario es la duración de los síntomas, la falta de apetito o que el paciente se sienta enfermo, no solo cansado.

Otros factores que se tienen en cuenta para el diagnóstico de la enfermedad son:

  • Factores hereditarios y el historial familiar de enfermedades autoinmunes.
  • Infecciones previas
  • Estrés físico y mental
  • La nutrición
  • La polución y agentes químicos

Estos factores no son causantes de la enfermedad pero sí pueden ser desencadenantes de la patología que estaba latente. Generalmente, es el médico de atención primaria el que escucha los síntomas, recaba la historia clínica y ordena unos análisis. Es posible que incluso con todo su cuidado y competencia, no esté cualificado para hacer un diagnóstico certero por eso debe derivarnos a un especialista si los síntomas persisten.

Establecer una relación de confianza con tu médico y trabajar en equipo es fundamental. Pero además, el especialista tiene que aportar un procedimiento adecuado para encontrar un diagnóstico y es ahí donde se debería tener una visión abierta. En Biosalud Day Hospital no solo realizamos un diagnóstico causal sino que desde hace más de 35 años vemos pacientes con enfermedades crónicas y autoinmunes. Contamos con gran experiencia y un adn innovador.

Las Enfermedades autoinmunes mal diganosticadas

Algunas de las enfermedades autoinmunes que, de forma general, se diagnostican mal o tardan en diagnosticarse son:

SÍNDROME DEL INTESTINO IRRITABLE

Cólicos, dolor abdominal, distensión, diarrea, estreñimiento…son algunos de los síntomas que se presentan en el Síndrome del Intestino Irritable y suelen aparecer de forma leve. A pesar de ser una enfermedad muy frecuente, es difícil el diagnóstico temprano porque no hay una prueba específica que detecte esta enfermedad autoinmune.

La historia clínica y las pruebas para descartar otras patologías con la celiaquía son necesarias pero además, se han establecido unos criterios comunes para el diagnóstico:

  • dolor abdominal, al menos un día a la semana, junto con uno de estos síntomas: dolor asociado a la defecación y cambio de frecuencia o de consistencia en las deposiciones.
  • Estos síntomas tienen que haber comenzado, mínimo seis meses antes del diagnóstico y con persistencia en los últimos tres meses.

Es importante que el paciente lleve un registro de la alimentación, el dolor y los síntomas e incluso del estado de ánimo (el estrés puede ser un factor desencadenante de este síndrome) para ofrecer al especialista todos los detalles de la enfermedad.

LUPUS

Con el lupus eritematoso sistémico sucede lo mismo, no hay ninguna prueba específica para su diagnóstico. Esta enfermedad autoinmune que afecta al colágeno y por tanto, a los tejidos conectivos de nuestro organismo. Sus síntomas son variables tanto en tipología como en intensidad en función del paciente: desde el enrojecimiento de la piel hasta el cansancio extremo.

Si es tan difícil de diagnosticar es porque no hay dos pacientes de lupus iguales.

ESCLEROSIS MÚLTIPLE

Esta enfermedad autoinmune afecta al sistema nervioso central. A los elementos clínicos característicos, en el diagnóstico debe tenerse en cuenta la imagen por resonancia magnética del cerebro o medular y el estudio del líquido encefaloraquídeo. El diagnóstico de la esclerosis múltiple suele hacerlo un neurólogo.

Enfermedades infecciosas que se diagnostican como autoinmunes

Los síntomas generales que describíamos al inicio, no solo son comunes a las enfermedades autoinmunes. Numerosas patologías cursan con cansancio, malestar digestivo o inflamación. La alergia, una infección…comparten estos síntomas y pueden confundir a la hora de hacer un diagnóstico. Este error puede ser fatal en algunos casos.

La enfermedad de Lyme es una de esas patologías que tardan en diagnosticarse y tiene una evolución muy agresiva desde que presenta sus primeros síntomas. De hecho, al Lyme crónico se le llama Síndrome de Multiinfección Multisistémica porque afecta a diferentes sistemas y tejidos, desde el músculo esquelético hasta el neurológico.

El cansancio, los problemas digestivos o el enrojecimiento de la piel pueden estar entre los síntomas de la enfermedad de Lyme. Por su condición de enfermedad rara, esta infección es infradiagnosticada y se confunde con una fibromialgia o con enfermedades reumáticas.

También puede interesarte


Envía un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios