10 consejos para prevenir la enfermedad de Lyme

consejos para prevenir la enfermedad de lyme

La enfermedad de Lyme puede desarrollarse si garrapata nos transmite la bacteria borrelia burdogferi. Aunque es una enfermedad muy grave, se puede prevenir o, al menos, frenar su evolución.

La enfermedad de Lyme tiene cada día mayor incidencia en nuestro país. Este incremento de los casos detectados comienza a ser realmente preocupante sobre todo en la época primaveral, ya que es la estación en el que las garrapatas se encuentran en plena fase de reproducción. Por ello, la organización de referencia para la prevención y tratamiento de la enfermedad de Lyme, la ILADS (Internacional Lyme and Associated Diseases Society), a la que pertenece Biosalud Day Hospital, nos ofrece unas recomendaciones para la prevención, detección precoz y tratamiento de esta enfermedad.

1. Sé consciente de que la enfermedad de Lyme es un problema que traspasa fronteras

 

Al contrario de lo que se piensa, la enfermedad de Lyme no es sólo un problema en Estados Unidos, en los últimos 10 años, se han identificado garrapatas portadoras de Lyme en todo el mundo. Además, se ha descubierto que no sólo la la garrapata de patas negras, considerada la “fuente de Lyme”, es portadora de la borrelia, la bacteria que causa la enfermedad, sino que hay otras especies que pueden transmitirla.

El primer paso para prevenir la enfermedad de Lyme es evitar la picadura. No hace falta adentrarse en el bosque para que te pique una garrapata, se pueden encontrar en los prados o en la vegetación en cualquier época del año y, especialmente, en primavera. Si rocías tu ropa con repelente de insectos y revisas la piel de todo tu cuerpo cuando vuelvas de un paseo, podrás controlar las picaduras.

2. Aprende a identificar las garrapatas y los agentes infecciosos

El tamaño de las garrapatas puede variar: las más pequeñas pueden tener el tamaño de la cabeza de un alfiler, y las adultas, del tamaño de un grano de maíz, por eso es importante revisar la piel de forma minuciosa. Por otra parte, las garrapatas puede llevar otros agentes infecciosos además de la espiroqueta que causa la enfermedad de lyme. Entre ellas: ahrlichia, anaplasmosis, babesia y bartonella. La enfermedad de Lyme puede ser difícil de curar si estas otras infecciones no son tratadas al mismo tiempo.

3. No esperes a ver qué pasa

Si lo has comprobado o tienes una sospecha de que te ha picado una garrapata, no corras el riesgo de esperar a ver qué pasa antes de acudir a un especialista en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de Lyme. Los síntomas de la enfermedad de Lyme pueden confundirse con los de otras enfermedades y no entra dentro de los protocolos de diagnóstico convencionales. Una vez que los síntomas son más evidentes, la enfermedad puede haber afectado a tu sistema nervioso central y será más difícil de curar.

4. Enseña al médico todas las erupciones o marcas de tu piel.

La erupción con forma de diana es la más conocida, pero hay otras asociadas a la enfermedad de Lyme. De hecho, las erupciones de la enfermedad de Lyme pueden ser confundidas por picaduras de araña o infecciones en la piel. Haz fotos y asegúrate de que un especialista observa estas marcas antes de que desaparezcan.

5. No creas que no puedes contraer la enfermedad de Lyme si no tienes erupciones

La enfermedad de Lyme es difícil de diagnosticar sin erupciones, o si no se presenta una artritis o meningitis, pero puedes tener Lyme sin padecer ninguno de estos síntomas. Mucha gente reacciona de forma diferente a la infección y experimenta fatiga, dolores de cabeza, irritabilidad, ansiedad, trastornos del sueño, falta de memoria y de concentración, dolor de espalda, palpitaciones y dolor de las articulaciones, entre otras.

6. Si buscas un diagnóstico, confía en un centro altamente especializado

Los falsos positivos o falsos negativos se dan con mucha frecuencia, aunque los falsos negativos son lo más común. De hecho, algunos estudios indican que más del 50 por ciento de los pacientes analizados por Lyme dan falsos negativos. El diagnóstico clínico puede hacerse en base a los síntomas, el historial médico y los factores de riesgo y los especialistas pueden aplicar un tratamiento, aunque no haya un diagnóstico positivo, en un esfuerzo para prevenir que la enfermedad se desarrolle.

En Biosalud Day Hospital contamos además con el test de diagnóstico de Lyme más avanzado y fiable en España, el Lymecheck, una prueba que determina con gran precisión la presencia, o no, de la enfermedad.

7. Infórmate de las opciones de tratamiento.

Es posible que, a pesar del tratamiento, los síntomas persistan. Esto puede suceder por varias causas: porque la enfermedad ha avanzado mucho, porque no se está aplicando el tratamiento más adecuado o porque hay otras enfermedades asociadas al Lyme. En Biosalud Day Hospital, desarrollamos protocolos personalizados de tratamiento basados en la reparación del organismo y la aplicación de vacunas diseñadas para cada paciente. Además, aplicamos terapias de Medicina Biológica que pueden ir devolviendo al sistema inmunitario su funcionalidad.

8. Ten en cuenta que hay otras enfermedades con síntomas similares.

Al Lyme crónico se le llama “la gran imitadora” porque en ocasiones es una enfermedad cuyo diagnóstico se confunde con el de otras enfermedades como la esclerosis múltiple, fibromialgia, fatiga crónica o ansiedad. Esto es muy común y los tratamientos para estas otras enfermedades no curan la enfermedad de Lyme.

9. Si no estás convencido con el diagnóstico, busca una segunda opinión.

A la dificultad de diagnóstico se suma que no son muchas las ocasiones en las que se tiene en cuenta esta enfermedad como probable cuando se busca un diagnóstico detrás de los síntomas de algunas de las enfermedades que hemos mencionado en el punto anterior. Si tienes sospecha, busca profesionales especializados como los de Biosalud Day Hospital. Nuestro director médico es uno de los especialistas que, en España, está acreditado por la ILADS para el tratamiento de la enfermedad.

10. Confía en el éxito del tratamiento y síguelo hasta el final

La enfermedad de Lyme es muy agresiva pero incluso en casos de grave deterioro del organismo, la salud de un paciente puede mejorar. Confía en tu recuperación y lleva el tratamiento hasta el final. El proceso de esta enfermedad es largo y muchas veces los pacientes van de especialista en especialista sin una solución. Por eso, es frecuente que, si los síntomas remiten, se abandone el tratamiento a la espera de que las cosas mejoren, poniendo en riesgo su eficacia y curación de la enfermedad.

 

 

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios