¿Sufres de fatiga extrema, irritabilidad, migrañas o autismo?

Gluten y caseína podrían ser los causantes

Estos trastornos y muchos otros similares, son sufridos por muchas personas alrededor del mundo, pero se han llegado a preguntar ¿Por qué?, ¿Han valorado la posibilidad de que esos trastornos sean consecuencia de los alimentos que comen?

La caseína y el gluten son 2 sustancias que están muy presenten en la alimentación de la mayoría de las personas y es que, a no ser que se le diga a alguien lo contrario, nadie elimina los alimentos que contengan estas 2 sustancias de su alimentación habitual.

Gluten y caseína

Tanto la caseína como el gluten son proteínas que deben ser digeridas por enzimas llamadas peptidasas que serán las encargadas de realizar la correcta digestión de las proteínas, haciendo que estas se separen en sus aminoácidos básicos. Cuando una persona tiene alterada la función intestinal por diversos problemas de salud, (recordemos que un correcto funcionamiento del intestino es básico para que nuestro sistema inmune funcione al 100%) estas enzimas no funcionan correctamente y eso produce que las proteínas no se degraden bien y generen unos compuestos que, si nuestro sistema inmune funciona bien no nos afectarán, pero de no ser así, pueden ser muy perjudiciales para el organismo.

La caseína y el gluten son 2 proteínas capaces de generar en nuestro organismo los denominados péptidos opiodes. Estos compuestos son capaces de producir un efecto similar al de otras drogas como la morfina o la heroína. En los casos en los que el sistema inmune de una persona funciona bien, su permeabilidad intestinal será la adecuada, lo que hará que únicamente deje pasar a través de ella los alimentos bien digeridos, impidiendo el paso a sangre de sustancias patógenas o alimentos no digeridos correctamente. En las personas cuyo sistema inmune esté alterado, su permeabilidad intestinal también lo estará permitiendo el paso de esas sustancias perjudiciales, como los péptidos opioides, a la sangre y de ahí llegarán al cerebro. La barrera hemato-encefálica también estará alterada y estos péptidos tienen la capacidad de fijarse en los receptores que normalmente están destinados a los neurotransmisores como la serotonina, dopamina o noradrenalina. Alterarán la función de estos neurotransmisores y con ello la función cerebral.

Otro lugar de fijación de estos péptidos opioides es en los receptores de los glóbulos blancos, lo que debilitará enormemente las defensas del organismo con lo que la capacidad de enfermar aumentará.

Los peptidos opioides generados por el gluten y la caseína son la gluteomorfina y la caseomorfina.

Caseomorfina

Estos péptidos se producen de forma natural en el organismo pero siempre dentro de unos valores concretos y no perjudiciales. Si, tal y como hemos explicado, la permeabilidad intestinal está alterada, la cantidad de estos péptidos aumentará lo que afectará a nuestra salud produciéndonos patologías graves a nivel cerebral.

¿Qué prueba puedo realizarme para conocer si mis niveles de Caseomorfina y Gluteomorfina son los adecuados?

En Biosalud® gracias a nuestra dilatada experiencia de más de 30 años en la medicina biológica, hemos desarrollado el análisis NEUROPEPTIDOS DE GLUTEN Y CASEINA® mediante el cual gracias a una muestra de orina recogida a primer hora de la mañana podremos saber en un periodo de unas 3 semanas si nuestros niveles de estos péptidos están dentro de los valores óptimos. De no ser así deberemos retirar de nuestra alimentación todos los alimentos que contengan estas proteínas con el objetivo de reducir esos niveles y así mejorar nuestra salud.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios