Arterias obstruidas, causa más común de las úlceras isquémicas

Síntomas más comunes en úlceras isquémicas

Las úlceras isquémicas pueden producirse por cualquier interrupción del suministro de sangre arterial a un área de la piel. Generalmente se desarrollan en las piernas y los pies, con frecuencia en los talones, en los dedos de los pies o entre los dedos de los pies en un paciente con enfermedad vascular y los tobillos. Pueden causarse en el lecho de una uña si ésta corta en la piel. En los alrededores la piel puede ser pálida y fría, lo que sugiere falta de riego sanguíneo.

En definitiva, se producen las úlceras isquémicas por flujo sanguíneo deficiente en las extremidades. La  interrupción del flujo sanguíneo a una determinada parte del cuerpo se ocasiona por la oclusión súbita o crónica de la arteria que lo irriga.

Ulceras isquémicas. Ateroesclerosis. Venas obstruidas

Las arterias obstruidas o ateroesclerosis son la causa más común de las úlceras isquémicas. Las arterias obstruidas evitan que haya un riego sanguíneo sano a las piernas. Esto significa que los tejidos en las piernas no reciben suficientes nutrientes y oxígeno

Las células, los tejidos y los músculos de las extremidades inferiores se ven privadas de oxígeno, lo que lleva a la muerte celular. La muerte de células resultante se exteriorizará en una herida abierta, que puede curar muy lentamente o no curarse nunca del todo, porque no hay oxígeno para ayudar en el proceso de curación.

A menudo las personas con mala circulación también tienen daño en los nervios o úlceras en los pies por diabetes

El tabaquismo excesivo y la diabetes son los principales factores desencadenantes de las úlceras isquémicas, por lo que es muy importante la educación sanitaria y la prevención.

La incidencia de úlceras de origen arterial entre fumadores de más de quince cigarrillos al día es quince veces superior a los no fumadores. El consumo de tabaco asociado a la diabetes incrementa el riesgo de úlceras isquémicas a 3,3 y a 6,3 si además se asocia hipertensión arterial.

Las úlceras diabéticas son la causa más frecuente de amputación no traumática de la extremidad inferior en España, pues siete de cada diez se deben a esta patología, según la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV).

Los síntomas más comunes abarcan:

  • Llagas rojas, amarillas, grises o de color negro oscuro.
  • Bordes o filos elevados alrededor de la herida (parecen perforados).
  • No hay sangrado.
  • Herida profunda a través de la cual los tendones se pueden mostrar.
  • La piel en la pierna aparece brillante, firme, seca y sin vello.
  • Estirar la pierna a un lado de la cama o una silla hace que la pierna a se ponga de color rojo.
  • Cuando se levanta la pierna, resulta pálida y fría al tacto.
  • Dolor en las piernas, a menudo por la noche. El dolor puede desaparecer cuando la pierna se pone hacia abajo.
  • La úlcera puede o no puede ser dolorosa.

Personas con mayor factor de riesgo de úlceras isquémicas

Factores de riesgo existen para:

  • Diabéticos
  • Fumadores
  • Personas que tienen enfermedades inflamatorias como el lupus
  • Personas con insuficiencia renal
  • Las personas que tienen acumulación de líquido en las piernas: linfedema
  • Los/as que tienen presión arterial alta

Tratamiento úlceras isquémicas

El médico intentará recuperar la circulación de las piernas y aplicará vendajes como gasas, gel, espuma u otros para que la herida o úlcera no se infecte.

También es recomendable usar un calzado suave y cómodo, no andar descalzo, e inspeccionar con frecuencia el área afectada.

Es posible que sea necesario tomar medicamentos. Y en determinados casos, se puede necesitar cirugía.

El tratamiento es complicado ya que la causa del problema es una oclusión arterial.

De por sí, la aparición de una úlcera isquémica es un signo negativo de salud, ya que implica una patología arterial obstructiva en fase avanzada.

Tras analizar la histórica clínica del paciente y explorar los pulsos en el miembro afectado, habrá que hacer una arteriografía de los miembros inferiores.

 Ulceras isquemicas. Arteriografia

Como medidas generales, destacamos las siguientes:

  1. Controlar las enfermedades relacionadas que tiene el paciente, sobre todo la diabetes y la hipertensión
  2. Aliviar activamente el dolor.
  3. La pierna afectada tiene que permanecer en reposo.
  4. No mover la pierna o el pie en la cama para evitar el edema.
  5. Aislar la ulcera del medio externo y de los traumatismos por medio de vendajes que no lleven esparadrapos sobre la piel.
  6. Alzar unos quince grados el cabecero de la cama.
  7. Llevar una dieta adecuada.
  8. Iniciar de modo enérgico un tratamiento antitabaco
  9. Llevar la medicación vasodilatadora establecida.

Prevención de úlceras isquémicas

Si estás en riesgo de úlceras isquémicas, tomar estas medidas puede ayudarte  a prevenir problemas:

  • Revisa tus pies y piernas todos los días. Comprueba las partes superiores e inferiores, los tobillos, los talones y entre los dedos. Busca cambios en el color, y las zonas rojas o doloridas.
  • Usa zapatos que te queden bien, y no te frotes o ejerzas presión sobre tus pies. Usa calcetines que se ajusten. Los calcetines que son demasiado grandes pueden plegarse en tus zapatos y causar dolor.
  • No cruces las piernas al sentarte. Esto puede cortar el flujo de sangre a las piernas. Trata de no sentarte o estar de pie mucho tiempo en una misma posición.
  • Protege los pies del frío.
  • No caminar descalzo. Protege tus pies de lesiones.
  • No uses medias de compresión o vendas a menos que sea aconsejado por el médico. Estos pueden restringir el flujo sanguíneo.

Ciertos cambios de estilo de vida pueden ayudar también. Si tienes una herida, tomar estas medidas puede mejorar el flujo sanguíneo y la curación de la herida:

  • Dejar de fumar. Fumar puede conducir a la obstrucción de las arterias.
  • Si tienes diabetes, mantén los niveles de azúcar en la sangre bajo control. Esto ayudará a sanar más rápido.
  • Haz ejercicio tanto como puedas. Mantenerte activo puede ayudar con el flujo de sangre.
  • Consume una dieta saludable y duerme lo suficiente por la noche. Mantenerte saludable te ayudará a curar las heridas.
  • Baja de peso si tienes sobrepeso.
  • Administra tus niveles de presión de sangre y de colesterol.
  • Verifica con tu médico o podólogo si tienes cualquier signo o síntoma de infección, tales como:
  1. Enrojecimiento, aumento de la temperatura, o hinchazón alrededor de la herida
  2. drenaje extra
  3. Pus
  4. Olor
  5. Fiebre o escalofríos
  6. Aumento del dolor.

Las úlceras isquémicas con frecuencia preceden a la necesidad de una amputación, y la gangrena húmeda o seca también puede estar asociada con ellas. Es raro que una úlcera isquémica se cure si nada se puede hacer para mejorar el suministro de sangre arterial a la zona afectada.

Tus pies reflejan tu salud en general. . . ¡Cuídalos!

La medicina hiperbárica evita amputaciones por úlceras isquémicas

La aplicación de oxígeno hiperbárico se muestra eficaz para tratar las úlceras isquémicas

Ulceras isquémicas. Ulcemed

Conforme a  un estudio publicado por la Sociedad de Curación de Heridas y la Sociedad Europea de Reparación Tisular realizado por el departamento de Medicina de Emergencia de la Upstate Medical University en Syracuse, New York (EEUU), en 2014 “aplicar oxígeno hiperbárico de gran pureza por medio de cámaras monoplaza de presión alta (hasta 3 aftmósferas) en un programa guiado con participación de cuidados de enfermería “permite vascularizar las heridas y ayudar a su cicatrización“, avisa el doctor Fernando González, coordinador médico del Hospital San Francisco de Asís de Madrid, que tiene un nuevo sistema de tratamiento de heridas con medicina hiperbárica. Ese sistema se llama Ulcemed.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios