Cómo controlar/reducir el dolor oncológico

Tratamientos existentes para el dolor causado por cáncer

El dolor oncológico, producido por un cáncer, puede deberse al tumor, por la presión que ejerce sobre los tejidos (huesos, nervios u otros órganos) o puede deberse al propio tratamiento, por ejemplo, por la cirugía, la radioterapia o la quimioterapia.

El dolor afecta a nuestra calidad de vida y si ante un proceso canceroso nos hallamos ansiosos o depresivos, la percepción del dolor será más grande.

Como controlar el dolor oncológico

En ocasiones, los pacientes no quieren reconocer que tienen dolor porque lo relacionan con un empeoramiento de la enfermedad. De esta  forma, negando el dolor estamos negando que la enfermedad esté evolucionando. En otros casos, se tiene miedo a hacerse adicto a los analgésicos que alivian el dolor. También es un error pensar en tomarse los analgésicos sólo cuando se siente dolor, ya que si se toman de la manera regular recomendada por el médico se prevendrá el dolor. Y  también existe a veces un temor a los efectos secundarios.

Pero el dolor no es inevitable. Hay múltiples tratamientos para el cancer

Los tratamientos convencionales del cáncer vienen marcados por el médico de forma individualizada. Hay un buen porcentaje de éxito en los tratamientos, puesto que un 90 a 95 por ciento responde bien al tratamiento farmacológico.

Dolor oncológico. aspirina

Existen 5 tipos de tratamientos en la medicina convencional:

  1. Los analgésicos no opioides: Son los denominados AINEs o antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno o el paracetamol, o el ácido acetil salicílico. Son efectivos en el tratamiento del dolor leve o moderado.
  2. Los analgésicos opioides: Pueden ser opioides menores, para el dolor leve o moderado, como la codeína o pueden ser opioides mayores, como la morfina, cuando el dolor es mayor. Éstos últimos no tienen límite de dosis, sino que se pueden ir aumentando según la tolerabilidad de cada persona.
  3. Los medicamentos adyuvantes: Son los que se usan de una manera complementaria para ayudar a los analgésicos en su efecto. Por ejemplo, los antidepresivos y anticonvulsivantes, o los esteroides, para el dolor inflamatorio, o los anestésicos locales.
  4. Técnicas especiales, como las bombas de infusión, consistentes en administrar analgésicos continuamente por vía inyectada. En algunos supuestos son controladas por el propio paciente que decide cuando aumentar la dosis. Es el caso de las bombas PCA. Otra técnica especial es el bloqueo nervioso. Se trata de un bloqueo pasajero del nervio mediante la inyección de un anestésico directamente en el nervio o alrededor de la médula espinal. Y también en este grupo está la neuroestimulación, que consiste en colocar electrodos a un cinturón o dispositivo TENS o directamente como implantes debajo de la piel.
  5. Técnicas no farmacológicas: Son técnicas de relajación que reducen la tensión corporal y relajan los músculos. O la fisioterapia, ya que los masajes disminuyen la ansiedad y alivian las contracturas. Otra técnica usada es la aplicación de frío o calor si el origen del dolor es inflamatorio o muscular, respectivamente. Otras técnicas complementarias pueden ser consideradas, como la acupuntura.

Tratamientos biológicos contra el cáncer

Los tratamientos biológicos contra el cáncer son tratamientos dirigidos que se diferencian de la quimioterapia, el tratamiento sistémico para el cáncer por excelencia, en que bloquean  aspectos concretos de la biología celular o tumoral en vez de destruir, como hace la quimioterapia, todas las células que se reproducen rápidamente, de una forma más indiscriminada.
como-controlar-dolor-oncologico-tratamientos-dirigidos

Estos tratamientos dirigidos, denominados en inglés “targeted therapies” tienen menos efectos secundarios que la quimioterapia. Ésta actúa sobre todas las células que se reproducen rápidamente en el cuerpo, no sólo sobre las cancerosas, sino también sobre las células de la médula ósea, donde se generan las células que forman la sangre, o las del epitelio intestinal. Como consecuencia se derivan gran parte de los efectos secundarios de la quimioterapia tales como bajada de defensas, caída del cabello o las diarreas y llagas en la boca.

Podemos decir que los tratamientos dirigidos actúan de una manera más selectiva.

Pero estos tratamientos también presentan problemas ya que las células cancerosas son células de nuestro cuerpo que se han descontrolado y se reproducen rápida y desordenadamente, con lo que es difícil conocer procesos o moléculas que sean exclusivas de las células tumorales y por tanto encontrar fármacos selectivos.

Además ante un tratamiento dirigido que bloquea una célula tumoral, ésta suele encontrar otra alternativa para crecer

También hay que advertir que estos tratamientos, como los inhibidores de la tirosina quinasa y los tratamientos hormonales, frecuentemente actúan en conjunción con otros fármacos o productos de herboristería o productos que consumamos de una forma habitual, por lo que es preciso precaución y comunicar al médico lo que se está tomando.

Estos tratamientos biológicos dirigidos suelen orientarse a la generación y transmisión de la señal de crecimiento celular y el proceso de formación de nuevos vasos o neoangiogénesis.

Clases de tratamientos dirigidos disponibles

Han sido aprobadas diferentes terapias o tratamientos dirigidos para su uso en el tratamiento del cáncer.

como-controlar-dolor-oncologico-tratamientos-dirigidos

Estas terapias incluyen terapias hormonales, inhibidores de la transducción de señales, los moduladores de la expresión de genes, los inductores de apoptosis, inhibidores de la angiogénesis, las  inmunoterapias, y los anticuerpos monoclonales que proporcionan moléculas tóxicas.

  • Las terapias hormonales hacen más lento o detienen el crecimiento de tumores sensibles a las hormonas, que requieren ciertas hormonas para crecer. Las terapias hormonales actúan evitando que el cuerpo produzca hormonas o interfiriendo en la acción de las hormonas. Las terapias hormonales han sido aprobadas tanto para el cáncer de mama como para el cáncer de próstata.
  • Los inhibidores de la transducción de señal bloquean las actividades de las moléculas que participan en la transducción de señal, el proceso por el cual una célula responde a las señales de su entorno. Durante este proceso, una vez que una célula ha recibido una señal específica, la señal es transmitida dentro de la célula a través de una serie de reacciones bioquímicas que finalmente producen las respuestas apropiadas. En algunos tipos de cáncer, las células malignas son estimuladas a dividirse de forma continua sin que se les “pida” hacerlo por factores de crecimiento externos. Los inhibidores de la transducción de señales interfieren en esta señalización inapropiada.
  • Los moduladores de la expresión de genes modifican la función de las proteínas que desempeñan un papel en el control de la expresión génica.
  • Los inductores de apoptosis hacen que las células cancerosas se sometan a un proceso de muerte celular llamado apoptosis controlada. La apoptosis es un método que el cuerpo utiliza para deshacerse de las células innecesarias o anormales, pero las células cancerosas tienen estrategias para evitar la apoptosis. Los inductores de apoptosis pueden evitar estas estrategias para causar la muerte de las células cancerosas.
  • Los inhibidores de la angiogénesis bloquean el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos en los tumores (un proceso llamado angiogénesis tumoral). Un suministro de sangre es necesario para que los tumores crezcan más allá de cierto tamaño ya que la sangre proporciona el oxígeno y los nutrientes que los tumores necesitan para un crecimiento continuo. Los tratamientos que interfieren con la angiogénesis pueden bloquear el crecimiento del tumor. Algunas terapias dirigidas que inhiben la angiogénesis interfieren en la acción del factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), una sustancia que estimula la formación de nuevos vasos sanguíneos. Otros inhibidores de la angiogénesis se dirigen a otras moléculas que estimulan el nuevo crecimiento de vasos sanguíneos.
  • Las inmunoterapias activan el sistema inmune para destruir las células cancerosas. Algunas inmunoterapias son anticuerpos monoclonales que reconocen moléculas específicas en la superficie de las células cancerosas. La unión del anticuerpo monoclonal a la molécula diana resulta en la destrucción inmune de las células que expresan esa molécula diana. Otros anticuerpos monoclonales se unen a ciertas células inmunes para ayudar a estas células mejores a destruir células cancerosas.
  • Los anticuerpos monoclonales que proporcionan moléculas tóxicas pueden causar la muerte de las células cancerosas específicamente. Una vez que el anticuerpo se ha unido a su célula diana, la molécula tóxica que está vinculada al anticuerpo, como una sustancia radiactiva o un producto químico venenoso , ha sido tomado por la célula, en última instancia, matando a esa célula. La toxina no afectará a las células que carecen de la diana para el anticuerpo, es decir, la gran mayoría de las células del cuerpo.
  • Las vacunas contra el cáncer y la terapia génica a veces se consideran terapias dirigidas, ya que interfieren en el crecimiento de células cancerosas específicas.

Tratamiento complementario del cáncer

En Biosalud hemos creado una Unidad denominada Tratamiento complementario del cáncer con la intención de completar el tratamiento de cualquier enfermedad cancerosa,  potenciando los efectos de la medicina convencional y sin efectos secundarios ni contraindicaciones.

Dolor oncologico tratamiento complementario del cancer

La Medicina biológica nos ofrece en la actualidad algunas técnicas que nos permiten poder predecir un estado precanceroso antes de que pueda comenzar a manifestarse clínica y radiológicamente. Se han desarrollado ya algunos sistemas analíticos que nos indican la tendencia a un proceso canceroso.

Los pilares fundamentales en los que se basa nuestro tratamiento complementario del cáncer son:

  • Tratamiento nutricional
  • tratamiento inmunogenético
  • Tratamiento inmunoactivador
  • Tratamiento oxigenante
  • Tratamiento psicoemocional (Coaching oncológico)

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios