Flores de Bach para el equilibrio emocional

Usar las flores de Bach para curar las enfermedades, la obra del Dr. Edward Bach.

En realidad la base de la terapia con las Flores de Bach es el resultado de una tradición mantenida desde la antigüedad, del uso de las plantas para curar al Hombre, en un concepto mucho más global, tanto del paciente como de la flor en sí. Sus orígenes están en la tradición alquímica en la que cada ser vivo tiene un aspecto energético, otro químico y otro espiritual.

Flores de Bach, terapia floral

Bach creó lo que hoy conocemos como Terapia floral, pero su creación se debe a que bebió del saber antiguo de los sacerdotes egipcios, trasladado luego a Grecia, después a Alejandría y de ahí Al-Andalus, más tarde refugiado en los monasterios como El Escorial, para ocultarse de la propia Inquisición

Se trata de la eterna contraposición o eterna lucha entre una medicina oficial, instaurada por las instancias que detentan el poder en cada momento histórico, y una medicina que se abre camino de una forma paralela y que no acepta que todo se reduzca a lo físico, sino que de alguna forma mantiene que las enfermedades tienen una causa física, pero también emocional.

No hay que curarse sólo del cuerpo, también de la mente y del alma.

Es un tratamiento global, para el organismo en su conjunto y no para tratar síntomas concretos.

Es una forma de ver la vida distinta a la establecida por la medicina convencional, que no tiene respuestas para todo. Si creemos que quien tiene la verdad oficial, puede solucionar todas las enfermedades, no damos cabida a opciones como el uso de las flores de Bach

El padre de las flores de Bach, Edward Bach, se formó en la medicina convencional de su época (1886-1936), pero creó un nuevo sistema. Según esa medicina tradicional, los médicos tenían que curar lo más rápido posible pero no indagaban en las causas de las enfermedades.

Bach aprendió de los antiguos alquimistas, como Paracelso  o Hahnemann, entre otros, a través del Club de Cooper, entrando así en el conocimiento de la Espagiria, ciencia que utiliza las plantas silvestres y ofrece remedios distintos a los de la medicina clásica. Y también estuvo influenciado por la Masonería y la medicina egipcia a través de un concepto kémico de la ciencia médica, según el cual el ser humano no es sólo un cuerpo, algo material, sino también espíritu y alma.

Bach evolucionó desde la medicina oficial de su época e innovó creando lo que hoy se conoce como Terapia floral

Análisis de Flores de Bach

Biosalud es heredera de todo este conocimiento espagírico y de las Flores de Bach. Hacemos un análisis que nos indica las flores de Bach que te son necesarias en el momento de su realización para llevarte al equilibrio emocional. El análisis de flores de Bach es un análisis de sangre que nos señala la existencia de alteraciones en tu estado anímico y nos informa las Flores de Bach necesarias para recuperarlo. Lo aconsejamos para cualquier persona, ya que hoy en día todo lo que nos sucede, tiene relación con nuestro estado emocional.

Es totalmente compatible con cualquier tratamiento que estemos llevando, sean tranquilizantes, somníferos, ansiolíticos, antidepresivos, etc.

El Dr. Mariano Bueno, director médico de Biosalud, es un experto en medicina espagírica, que no es otra cosa que la alquimia aplicada a la medicina con el objetivo de curar y sanar enfermedades.

Como podrás ver en este vídeo, el Dr. Bueno habla de lo que hemos comentado, de la Espagiria y su evolución. Y es que como veremos, la luna activa nuestro sistema parasimpático, el sol el sistema simpático.

No te pierdas el vídeo. ¡Aprende sobre Espagiria y como los remedios florales afectan y nos ayudan a mejorar nuestro estado mental!

Las flores de Bach, su explicación

Hay un claro paralelismo entre el sistema de Bach, con sus 38 remedios florales, y el Arte Kémico.

Entre 1930 y 1933, Bach creó, vinculadas a los 12 terrenos zodiacales, 12 esencias florales y 4 más, los 4 ayudantes, en referencia a la Alquimia. En 1934 creó 3 esencias relacionadas con el llamado Spiritus Mundi (que posee 2 fuerzas opuestas Sulfus y Mercurius).

Con estas 19 esencias tenemos el sistema de Bach. ¿Por qué decimos entonces que son 38 remedios? Pues porque en 1935 creó otros 19, pero a diferencia de los 19 primeros, esta vez coció las flores en vez de solarizarlas.

No obstante, Bach sabía que en realidad sólo hay 12 tipos de personalidades, aunque existe el lado positivo y negativo de cada una de ellas. Por eso, gracias a su formación kémica, conocía las relaciones entre las plantas  y los estados emocionales.

La personalidad existe desde el nacimiento y está vinculada al alma. Pero no sólo se trata de un aspecto cuántico o emocional, sino de una concepción unitaria, también el cuerpo cuenta. Y de hecho, Hahnemann descubrió que en el intestino de cada persona hay ciertas bacterias que podrían ser la causa de sus enfermedades crónicas. Elaboró entonces las vacunas y nosodes.

Las flores de Bach entroncan con la obra de Jung, la conocida Tipos psicológicos, en la que describe las principales personalidades o tendencias psíquicas de la raza humana.

Las 12 personalidades primarias de las que habló Bach están influenciados por el signo del zodiaco en que está la luna en el momento de nacer.

Flores de bach, la influencia del zodiaco en la personalidad

Hoy se sabe que la luna afecta físicamente al Planeta Tierra, pero también sicológicamente, está demostrado el aumento de actos violentos con los cambios lunares, concretamente con la Luna Llena

La Astrología se basa en que la personalidad está ligada a la Luna. Las flores de Bach tratan de contrarrestar los efectos negativos lunares en las personalidades humanas. Y toda enfermedad física, es en realidad un reflejo del  alma. Toda enfermedad necesita del impulso mental de quien la padece para la  curación. Y también de unos remedios florales, las flores de Bach, que están ahí para ayudar al individuo a luchar contras sus fuerzas mentales negativas.

Si un individuo se estanca en sus “tendencias negativas lunares”, su problema se hace crónico y ahí surgen las enfermedades crónicas. La persona tiene que ser fiel a sí misma por muy duras que sean las circunstancias que le toque vivir.

Los Doce curadores, los doce remedios principales de Bach, nos ayudan a mantener la coherencia cuando hay una desconexión entre el alma y la personalidad. Las flores de Bach permiten al individuo vivir en sintonía con su alma.

Cuando estos 12 sanadores o curadores principales no son lo bastante poderosos para reconducir al individuo a su propio ser, ya que éste se ha acostumbrado a la enfermedad y la ve como algo propio de su personalidad, Bach creó los 4 ayudantes (fuego, aire, tierra y agua), que permitirán a la persona saber cuál de los 12 curadores es el apropiado para sanarle.

A los 4 ayudantes, añade otros 3- Vid, Olivo y Avena silvestre.  Finalmente elaboró sus 19 esencias, 19 nuevos remedios para momentos de crisis más puntuales.

En definitiva, los 38 remedios florales tienen una razón y una jerarquía perfectamente establecida

El terapeuta que trate al paciente con las flores de Bach debe determinar a partir de la observación clínica si ese paciente tiende a una personalidad de agua, tierra, aire o fuego y elaborar el remedio necesario para esa persona.

No lo dudes, introduce en tu vida las Flores de Bach y te reconciliarás contigo mismo. Todos lo necesitamos hoy día en este mundo en el que el estrés y el pesimismo parecen querer dominar nuestra mente. De los dos lados que todos tenemos, utiliza el positivo.

 

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios