La fibromialgia y la medicina biológica

fibromialgia y medicina biológica

¿Cómo es la vida de una persona que siente dolor en todo el cuerpo desde que se levanta por la mañana? ¿qué puede hacer si ante cualquier actividad, se fatiga? Sobrellevar el día a día si sufres fibromialgia, es difícil. Te ofrecemos unas pautas para mejorar tu calidad de vida.

La fibromialgia es una enfermedad atípica: causa dolor crónico y no es degenerativa, pero tampoco tiene cura y no se conocen sus causas. Esto no quiere decir que los síntomas de la enfermedad estén siempre presentes en la vida de las personas que la sufren. Hay muchas medidas que podemos tomar para tener una buena calidad de vida y todas tienen una característica común: requieren un gran compromiso del paciente por su salud para toda la vida.

  • El papel de la alimentación. La deficiencia de algunos nutrientes puede aumentar el dolor o provocar una mayor rigidez de los músculos. Por eso es importante tomar alimentos con calcio como la leche, moluscos, espinacas o acelgas, y alimentos que contengan magnesio como las almendras, los pistachos y las semillas de girasol o calabaza.

El consumo de alimentos ricos en Omega 3 también es recomendable porque reduce la inflamación y tiene propiedades antidepresivas, importante para equilibrar el estado de ánimo de los pacientes. Contienen Omega 3 el salmón, el atún, la caballa, las semillas de chía o la nueces.

Las verduras crudas tienen además gran poder antioxidante y los frutos secos, aportan minerales alcalinizantes y ácidos grasos saludables.

  • El estrés y la fibromialgia.  Está aceptado que uno de los detonantes de la fibromialgia es el estrés. Hay personas que pierden la capacidad de adaptación ante estresores, ya sea de forma paulatina o ante un evento definido. La diversidad de sintomatología que coincide en estos pacientes permite establecer unos rasgos comunes de la enfermedad pero ésta siempre es diferente porque los factores estresores en cada paciente, son diferentes.

Un estudio del departamento de Psicología de la Universidad Rey Juan Carlos, publicado en la revista Psicothema, concluía que las personas con fibromialgia tenían menos capacidad para recuperarse de los estresores y que la modulación en los procesos cognitivos, podría ayudarles a encontrar momentos de descanso y fijarse menos en el dolor y las dificultades. Como expresaba el autor del estudio José Luís González Gutiérrez, “en la medida en que una persona percibe mayor control sobre sí misma, es más probable que encuentre un adecuado balance entre estrés y recuperación”.

Por otra parte, los propios síntomas de la enfermedad, generan estrés en quienes la padecen. Vivir con dolor y dificultad para realizar tareas o la falta de sueño, impiden gestionar de forma adecuada las rutinas diarias y provoca gran frustración y estrés entre los pacientes.  

¿Qué podemos hacer para manejar el estrés? Técnicas como el yoga o el tai-chi nos enseñan a realizar un estiramiento físico y mejorar la movilidad y, además, mejora la respiración y sus efectos sobre el ritmo cardíaco y mejora el sueño, tan importante para el descanso reparador.

  • El papel de la medicina biológica. Más allá de realizar un diagnóstico sobre los síntomas y “etiquetar” una enfermedad, la medicina biológica busca las causas de la dolencia. Si bien sabemos que el estrés es un desencadenante de la fibromialgia, la predisposición a padecer esta patología depende de otros factores que pueden presentarse en el organismo y que en Biosalud Day Hospital analizamos:

La Medicina Biológica en el tratamiento de la fibromialgia

Los factores que tenemos en cuenta en Biosalud Day Hospital para diseñar un tratamiento personalizado que nos ayude a combatir la fibromialgia son:

  • Infecciones víricas o bacterianas: aunque la relación causal no esté documentada, cada vez son más especialistas e investigadores los que relacionan las infecciones con la fibromialgia. De hecho, en Biosalud Day Hospital comprobamos como, en la mayoría de los casos de fibromialgia, hay en realidad una infección por la bacteria borrelia que desencadena todos los síntomas de la enfermedad reumática.
  • Alteraciones metabólicas: diversas alteraciones endocrinológicas pueden provocar dolor y fatiga intensa, por lo que es importante analizar si estamos ante un caso de hipotiroidismo, insuficiencia suprarrenal o déficit de la hormona del crecimiento.
  • Capacidad de las mitocondrias para fabricar energía: la miopatía suele ser uno de los primeros síntomas de las alteraciones mitocondriales. Esta incapacidad de las mitocondrias para producir energía, serían la causa de la debilidad muscular o pesadez en los músculos características de la fibromialgia.
  • Intoxicación por metales pesados: estas sustancias están presentes en el aire que respiramos, productos que consumimos (cosméticos, pinturas, agua, pesticidas, empastes de amalgama…) y diferentes elementos que nos rodean cada día. El dolor crónico, la depresión o el insomnio, son síntomas de la intoxicación por metales pesados, y también propios de la fibromialgia.
  • Ph del medio interior: cuando el organismo funciona mejor, es cuando tiene un Ph equilibrado ¿Y cómo se puede regular? La alimentación es uno de los mejores medios y, en el caso de la fibromialgia, la mayoría de los pacientes manifiestan que sufren problemas intestinales o algún tipo de intolerancia alimenticia. Los alimentos que hay que eliminar de la dieta son los huevos, los lácteos, el azúcar, la soja, la cafeína o el chocolate.

Los alimentos que nos ayudan a alcalinizar el organismo pasan desde el pescado azul -su alto contenido en Omega -3 tiene efectos antiinflamatorios y antidepresivos, los frutos rojos – con propiedades antioxidantes- , el brócoli, las algas, la cebolla o el nabo daikon o las semillas de calabaza, son algunos de los alimentos que podemos introducir en nuestra dieta cada día. Nos ayudarán a mejorar ante la fibromialgia.

Con todos estos factores analizados, se puede ver que el abordaje que hacemos desde la medicina biológica para el tratamiento de la fibromialgia, es integral. Es tan importante conocer los hábitos de vida del paciente como realizar una rigurosa batería de pruebas analíticas para estudiar todos los parámetros anteriormente mencionados. El tratamiento que diseñemos en función de los resultados, siempre va a ser personalizado y permitirá a nuestros pacientes, decir adiós al dolor.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios