Estrés y telómeros. Deterioro prematuro del ADN

Reducciones de la longitud de los telómeros por factores estresantes

Los problemas económicos en una sociedad cada vez más desigual, una carga de trabajo excesiva, cuidar a un familiar enfermo son  presiones cada vez más comunes que hacen que el estrés sea una parte importante de la vida moderna.

Una serie de estudios han relacionado el estrés con telómeros más cortos, un componente cromosómico que se ha asociado con el envejecimiento celular y el riesgo de enfermedades de corazón, diabetes y cáncer.

Estrés

¿Cómo influyen la personalidad y el medio ambiente en este fenómeno? Elissa Epel, PhD, ha estado investigando esta cuestión durante más de una década en la Universidad de California, en San Francisco, donde dirige el Centro para el Envejecimiento, el Metabolismo y la Emoción. Trabaja con frecuencia con Elizabeth Blackburn, PhD, que ganó un premio Nobel en 2009 por su investigación sobre los telómeros.

¿Qué son los telómeros y cómo se relacionan con el envejecimiento y la enfermedad?

Los telómeros son una cubierta protectora al final de una hebra de ADN. Cada vez que una célula se divide, pierde un poco de sus telómeros. Una enzima llamada telomerasa puede reponerla, pero el estrés crónico y la exposición al cortisol disminuyen su suministro. Cuando el telómero está demasiado disminuido, la célula a menudo muere o se vuelve pro-inflamatoria. Esto lleva al proceso de envejecimiento, junto con los riesgos para la salud asociados.

Telómeros

¿Cómo se clasifica el estrés en términos de factores que afectan la longitud del telómero?

Los dos factores más importantes son el envejecimiento cronológico y la genética, pero el estrés está ahora en el mapa como uno de los predictores más consistentes de la longitud más corta de los telómeros. El tipo de tensión determina cómo de grande es su efecto. Parece que las exposiciones a múltiples adversidades tempranas de la vida, como el abandono infantil, tienen los efectos más grandes, ya que rastrean hasta la edad adulta tardía, o establecen mecanismos persistentes que mantienen los telómeros cortos a lo largo de la vida, como la reactividad al estrés exagerado y malos comportamientos de salud . Los factores de estrés como el cuidado en la vida tardía también tienen un efecto. Así podemos ver la relación entre el estrés y el envejecimiento celular a través de una vida útil, y es fundamental por la forma en que estamos construidos. Nuestros cerebros están constantemente buscando amenazas a nuestra supervivencia. Cuando exponemos nuestros cuerpos a años de excitación crónica de estrés, vemos efectos que anulan el envejecimiento normal, haciendo que nuestros telómeros parezcan que son de una persona significativamente mayor. Cuando observamos grupos de personas con trastornos psiquiátricos relacionados con respuestas emocionales desreguladas, especialmente la depresión, y las comparamos con personas que nunca han experimentado estos trastornos, consistentemente tienen telómeros más cortos.

Depresión. Problemas psiquiátricos

¿Cómo de temprano en la vida empiezan los efectos negativos del estrés?

Para ser literal al respecto, hay que decir que comienzan antes de la concepción. El ambiente intrauterino de un bebé está formado por la salud física preexistente de una madre. También se han realizado varios estudios sobre salud materna y telómeros en la prole. Hasta ahora, encontramos en un pequeño estudio que cuanto mayor es la ansiedad prenatal de una madre, más corta es la longitud del telómero del bebé, como se ve en el trabajo de Sonja Entringer, PhD, Pathik Wadhwa, PhD y otros. Este escenario está preparando el escenario para una trayectoria acelerada del envejecimiento. De hecho, puede ser uno de los períodos más críticos en el tiempo que afecte el envejecimiento celular. La transmisión transgeneracional de los riesgos debe tenerse en cuenta para comprender y mejorar la salud pública.

Otro patrón consistente que aparece en muestras historias clínicas es que la adversidad en la vida temprana se asocia con telómeros más cortos. Esta relación se observó por primera vez en adultos cuando la adversidad temprana se evaluó retrospectivamente, pero ahora se ha observado en niños pequeños de forma prospectiva. Maltrato, abuso, negligencia severa y la exposición a la violencia parecen tomar una franja de los telómeros.

La buena noticia es que hay amortiguadores a la adversidad temprana, tales como padres cálidos e interactivos de alta calidad, o posiblemente la suerte de tener un genotipo más resistente al estrés, según un pequeño estudio de Colter Mitchell, PhD, y colegas.

Uno de sus estudios recientes tiene la intrigante conclusión de que el estrés puede alterar la forma en que metabolizamos los alimentos ricos en grasa y azucarados. ¿Qué hay detrás de eso?

El estrés crónico causa estragos en los patrones compulsivos de alimentación impulsados por las neuronas. Puede causar cambios neuroplásticos que alteran la forma en que percibimos y reaccionamos al mundo de maneras que podrían ser buenas para la supervivencia a corto plazo, pero no para los mecanismos de longevidad. El estrés perjudica nuestra función ejecutiva, lo que dificulta nuestra capacidad para resistir los impulsos. El estrés crónico puede aumentar la respuesta de recompensa de nuestros cerebros. Así que si somos propensos a la adicción, va a hacer que anhelemos alimentos o drogas más sabrosas aún.

Factores de riesgo de estrés crónico

Nuestro entorno social.

¿Es rico tu tejido social? ¿Estás conectado con las personas de tu círculo social, empezando por tu familia? Una red social fuerte es probablemente el amortiguador más grande del estrés tóxico, al lado del ejercicio. Sin embargo, a menudo nos falta la calidad de las conexiones sociales a largo plazo. Hay soledad frecuente entre los grupos de alto riesgo como los ancianos, que pueden estar más aislados. Para los de bajos ingresos, muchos están trabajando horas largas e inflexibles. Parte del problema es que hay minutos limitados en el día, y si estás trabajando excesivamente, estás bajo de afecto para tu red social y para ti mismo.

Entorno social

Una cosa para recordar sobre el estrés crónico es que sólo nuestros pensamientos lo hacen parecer así. Visto conscientemente, ninguna situación es verdaderamente crónica – siempre hay momentos tranquilos para vivir y estar presente. Momentos que se pueden disfrutar con facilidad y entusiasmo

Final y afortunadamente, otros estudios sugieren maneras de prevenir o reducir el acortamiento prematuro de los telómeros. Por ejemplo, evitar el estrés crónico y el cansancio laboral, tener una alimentación más sana (conforme a un estudio de diciembre de 2012, la dieta mediterránea es preventiva), reducir la exposición a la contaminación atmosférica, practicar deporte con regularidad, moderar el consumo de alcohol y hacer frente a  las situaciones estresantes como retos, y no como amenazas.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios