Medicamentos homeopáticos

La homeopatía es una disciplina utilizada en la Medicina Complementaria basada en el similia similibus curantur (la terapia por los semejantes), en el que la enfermedad es tratada mediante sustancias que a una persona normal y en condiciones normales, le produjeran los mismos síntomas que tiene el paciente, pero con dosis  mínimas (infinitesimales). Carece de efectos secundarios y contraindicaciones.

Un medicamento homeopático se define por la Legislación Europea (artículo 1.5 de la Directiva 2001/83/CE, modificada por la 2004/27 CE) como: “Todo medicamento obtenido a partir de sustancias denominadas cepas homeopáticas de acuerdo a un procedimiento de fabricación homeopático descrito por la Farmacopea Europea o, en su defecto, en las farmacopeas utilizadas actualmente de forma oficial en los Estados miembros”

La homeopatía es una disciplina médica que ofrece un enfoque holístico y natural para el tratamiento de la enfermedad. Es holística porque trata a la persona como un todo y es natural porque sus recursos son obtenidos a partir de fuentes naturales, ya sean vegetales, minerales o animales.

Medicamentos homeopáticos naturales

La palabra homeopatía, que viene del griego, significa “igual que la enfermedad”. Esto significa que el medicamento administrado es como la enfermedad que la persona está expresando, en su totalidad, no como una categoría de enfermedad específica o diagnóstico médico. Es precisamente lo contrario a la medicina sintomática tan extendida hoy en día, basada en el contraria contrariis curantur.

Las cuatro leyes fundamentales de la homeopatía –las Leyes de los Semejantes, remedio único, dosis mínima y dirección de curación son la base filosófica de esta poderosa modalidad de curación. Cada una de estas leyes identifica un aspecto de la homeopatía que lo diferencia de otras filosofías de curación.

La primera ley, la Ley de los Semejantes, fue denominada así por el fundador de la homeopatía, Samuel Hahnemann. El concepto, sin embargo, era conocido mucho antes. Ya Hipocrátes y el Oráculo de Delfos discutieron sobre la teoría de que “lo que una sustancia puede causar, lo puede curar”

Hahnemann, a través del proceso que llamó “probar”,  comenzó a prestar atención y tomar notas de las reacciones que una persona sana, el mismo, tendría como respuesta a una sustancia determinada. Por ejemplo, los síntomas que él desarrolló después de beber extracto de corteza de quina fueron similares al cuadro sintomático de la malaria. El tratamiento para la malaria es la quinina, un producto de la corteza de quina. Hahnemann llegó a la conclusión de que si la corteza de quina puede causar los síntomas, debe ser también capaz de resolverlos (dándola a dosis infinitesimales).

La siguiente Ley fundamental es el Remedio Único. Hahnemann creía que un homeópata no debe prescribir más de un remedio a la vez.  Para determinar cuál es el remedio único y que mejor se adapta a las necesidades de un individuo, hay que tener una visión completa de nuestro estado en ese momento. Hay varios excelentes volúmenes disponibles por referencia.

La tercera ley, la dosis mínima, afirma que uno debe tomar la dosis más pequeña para despertar a la propia fuerza vital a iniciar el proceso de curación. Esta actitud conservadora permite a un médico aliviar al individuo en su proceso de curación. Hahnemann creía que la sanidad debe ser rápida, suave y permanente”.

La cuarta Ley Fundamental de la homeopatía describe la dirección de curación. Cuando una persona funciona más cerca de la salud, presenta un patrón identificable de curación. En primer lugar la curación va bajando desde la cabeza a los pies. En segundo lugar, desde un órgano mayor a otro menor. En tercer lugar, se mueve desde el interior al exterior. Finalmente, hay una inversión de los síntomas.

Las primeras tres direcciones siguen un camino lógico hacia abajo y hacia fuera del cuerpo. La cuarta dirección es bastante interesante ya que conforme las nuevas enfermedades se resuelven, loas síntomas más antiguos o previamente suprimidos reaparecen. Por ejemplo, una vieja lesión de rodilla que se pensaba que estaba curada puede reaparecer después de la resolución de una crisis de migraña (por la dirección y reversión de los síntomas).

Mínimas dosis sin efectos secundarios

Los medicamentos homeopáticos estimulan procesos propios de curación del cuerpo. Cada tratamiento se adapta al paciente de forma individual. La homeopatía es normalmente un tratamiento seguro, ya que usa los medicamentos en cantidades muy diluidas, y no tiene efectos secundarios.

Medicamentos homeopáticos homeoesp

El tratamiento homeopático es un método eficaz para la curación, tanto en enfermedades agudas como crónicas, tal y como sostienen millones de pacientes y miles de médicos homeopáticos. Incluso puede lograr una larga duración a una cura permanente, y el tratamiento de la enfermedad desde sus raíces, para la mayoría de las dolencias. El cuerpo de evidencia clínica de la eficacia de la homeopatía sigue acumulandose. Varios estudios de investigación han demostrado en general que tres cuartas partes de los pacientes con enfermedades crónicas, dijeron sentirse “moderadamente mejor” o “mucho mejor”. Un número de ensayos clínicos rigurosos han demostrado que la homeopatía es superior al placebo; otros han demostrado que tienen efectos similares a los tratamientos convencionales.

La homeopatía es una alternativa eficaz a los antibióticos en las enfermedades infecciosas provocando una rápida recuperación. Las infecciones virales también son muy bien tratadas con homeopatía. Además, la homeopatía es eficaz para una variedad de dolencias que se producen en los niños, incluyendo problemas de comportamiento. Otras enfermedades tratadas con éxito son: enfermedades de la piel tales como el acné, forúnculos, eczema, psoriasis, verrugas; dolor musculoesquelético, artritis, artrosis, ciática, bursitis y la fibromialgia; alergias, infecciones frecuentes; dolor de cabeza tensional y migraña; ardor de estómago, gastritis, estreñimiento, enfermedades intestinales, síndrome del intestino irritable, enfermedad inflamatoria del intestino; resfriados frecuentes, sinusitis, amigdalitis, tos, asma e infecciones respiratorias; enfermedades emocionales como la depresión, la ansiedad, el insomnio; trastornos menstruales, síndrome premenstrual, infertilidad, sofocos; enfermedad de la mañana, la inducción del parto, el dolor del parto, problemas de lactancia, la inflamación de mama (mastitis); disfunciones coronarias, trastornos del hígado, la enfermedad de Ménière. Hay muchas otras enfermedades, además de los enumerados, en las que la homeopatía es eficaz.

Homeopatía: un tratamiento seguro

La homeopatía es segura. A diferencia de otros medicamentos, los medicamentos homeopáticos no son tóxicos, son inofensivos y no tienen ningún efecto secundario adverso. A menudo los pacientes no pueden utilizar medicamentos recetados convencionales debido a los efectos secundarios, pero se pueden utilizar con seguridad los medicamentos homeopáticos. Los medicamentos homeopáticos son naturales, preparados a partir de pequeñas cantidades de hierbas, minerales y productos de origen animal. Su calidad y seguridad están garantizadas por las agencias nacionales de medicamentos, basadas ​​en la legislación de la Unión Europea y los requisitos de la Farmacopea Europea. Son adecuados para las mujeres embarazadas, los bebés y los niños sin tener que preocuparse acerca de la dosis.

Muchas enfermedades infantiles pueden ser muy eficaz y rápidamente tratadas con homeopatía sin producir ningún efecto secundario alguno. A diferencia de los antibióticos y otras medicinas, las píldoras homeopáticas no obstaculizan la digestión o disminuyen la resistencia del cuerpo. Tampoco causan alergias ni causan ningún daño, incluso si se toma durante un largo período. No hay toxicidad, adicción, ni dependencia. Millones de personas los usan para ayudarse a sí mismos, sus familias y sus mascotas sin repercusiones físicas peligrosas.

Homeopatía: un tratamiento de bajo coste

Los medicamentos homeopáticos son mucho menos costosos que los medicamentos recetados convencionales, porque son sustancias genéricas, que no están patentadas y son producidos a bajo coste. En promedio, los medicamentos homeopáticos cuestan menos de 1 € al día en condiciones agudas y unos pocos centavos por día (a veces una fracción de centavo de dólar) en las afecciones crónicas.

Ya que los médicos homeopáticos necesitan obtener una gran cantidad de información de sus pacientes, se requiere un tiempo de consulta más largo. Esto significa que las consultas son más caras que las consultas habituales. Los costes totales de un tratamiento homeopático pueden por lo tanto ser comparables a los de un tratamiento convencional. A la larga, sin embargo, la homeopatía ahorra dinero. Bajo el tratamiento homeopático adecuado disminuyen no sólo las quejas inmediatas de la persona sino también su susceptibilidad a la enfermedad a medida que hay una mejora general de la salud y por lo tanto menos necesidad de consultas médicas. Así que los costes acumulados son muy bajos.

La ganancia a largo plazo se ha demostrado en varios estudios de investigación. Éstos muestran que los pacientes que son tratados con homeopatía utilizan menos medicamentos, tienen una mejor salud, un menor número de días de baja por enfermedad, menos visitas a los médicos especialistas, y menos tiempo en el hospital , que los pacientes de los médicos convencionales. Por otra parte, no hay costes asociados con las complicaciones debido a los efectos adversos de la medicación.

En otras palabras, la homeopatía puede ofrecer importantes ahorros de costes a los organismos de salud pública, y a la economía en un sentido más amplio, es por eso que muchos países de nuestro entorno la han incluido dentro de la Seguridad Social y casi todas las compañías privadas de seguro médico tienen en sus cuadros médicos homeópatas.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios