¿Qué tienen que ver los telómeros con la salud?

Las partes de los cromosomas que controlan el envejecimiento

Hoy se sabe que el envejecimiento llega por el progresivo acortamiento de los telómeros.

Telómeros, relación con la salud

Los investigadores están buscando en los telómeros, las partes de los cromosomas que controlan el envejecimiento, para encontrar respuestas a la pregunta de cómo envejecemos. Y por su posible relación con la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson, las enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer. El reto es difícil

Ahora hay que abandonar frases como “Eres tan viejo como tú te sientes” o “La edad es sólo un número” para sustituirlas por frases como: “Eres tan viejo como cortos son tus telómeros”

¿Qué son los telómeros?

Los telómeros son segmentos de ADN al final de nuestros cromosomas. Los científicos a menudo los comparan con las puntas de plástico de los cordones de los zapatos que mantienen los cordones juntos.  Los telómeros funcionan de forma similar, previniendo que los cromosomas se deshilachen o se enreden unos con otros. Cuando eso sucede, puede ocurrir que  la información genética se mezcle o se destruya, lo que lleva a un mal funcionamiento celular, aumentando el riesgo de enfermedad o incluso acortando las esperanzas de vida.

Cada vez que una célula se divide, sus telómeros se hacen más cortos. Después de años de empalmes y cortes, los telómeros se hacen demasiado cortos para más divisiones. En este punto, las células no pueden dividirse más y se vuelven inactivas, mueren  o siguen dividiendo se de todos modos, un proceso anormal que es potencialmente peligroso.

En esencia, esta es la forma en la que nuestro cuerpo envejece. A medida que nuestras células pierden sus telómeros, sin que otras tomen su lugar, el cuerpo sigue y comienza a descomponerse. Y los telómeros no se van (o se acortan) silenciosamente. Su proceso de acortamiento se ha relacionado con el envejecimiento, el cáncer y un mayor riesgo de muerte.

Telómeros. Longitud

El tictac del reloj biológico de cada uno de los telómeros tiene el potencial de alterar nuestras vidas de manera drástica, pero, curiosamente, no es nuestra edad lo que determina cuando el reloj se detendrá,  es la longitud de los telómeros.

¿Qué relación tienen los telómeros con el envejecimiento?

Uno de los mayores estudios realizados hasta la fecha sobre los telómeros arroja algo de luz sobre el efecto de los telómeros  en la salud de una persona. Los investigadores recogieron muestras de saliva y registros médicos de más de 100.000 participantes. Sus resultados demostraron que una longitud de los telómeros más corta de lo normal se asocia con un aumento en el riesgo de mortalidad – incluso después de ajustar factores de estilo de vida como el tabaquismo, el consumo de alcohol y la educación, que están vinculados a la longitud de los telómeros.

El estudio encontró que los individuos con los telómeros más cortos, aproximadamente el 10 por ciento de los participantes en el estudio, tenían un 23 por ciento más probabilidades de morir en tres años que aquellos con los telómeros más largos. Los resultados son más complicados de lo esperado, sin embargo. Los investigadores aún no están seguros de si la longitud de los telómeros es sólo un marcador de envejecimiento, como el pelo gris o las arrugas, o si se trata de un factor activo en que una persona tenga más probabilidades de tener una enfermedad como el Alzheimer o de morir.

También hay otro factor clave: la telomerasa.

Telomerasa

La telomerasa es una enzima que alarga los telómeros y los preserva del desgaste demasiado rápido o demasiado pronto. Pero con la división celular constante, los niveles de telomerasa se agotan, lo que permite que los telómeros se acorten. Es lógico pensar que si la ciencia encuentra una manera de aumentar la producción de telomerasa, los telómeros permanecerían mucho tiempo, alargando la esperanza de vida y posiblemente reduciendo el riesgo de algunas enfermedades.

De hecho, un estudio de 2010 sobre el envejecimiento publicado en Nature realizado en roedores parece confirmar esa teoría. Los ratones diseñados para que carecieran de la telomerasa envejecieron prematuramente y se hicieron decrépitos. Sin embargo, cuando se sustituyó la enzima, recuperaron la salud. Al reanimar la telomerasa en las células humanas donde ha dejado de funcionar, el envejecimiento humano normal podría ser más lento. “Esto da lugar a pensar en la telomerasa como una seria intervención anti-envejecimiento”, dijo Ronald DePinho, genetista de cáncer que dirigió el estudio.

Sin embargo, todavía existen serias dudas sobre si invertir o ralentizar el envejecimiento a través de la actividad de la telomerasa es la respuesta. Porque si bien la telomerasa alarga los telómeros, en los seres humanos con cáncer, la enzima ayuda a los tumores existentes a crecer más rápido. En esta etapa, no parece que sepamos lo suficiente sobre el aprovechamiento de la telomerasa para garantizar que sólo funciona para alargar los telómeros y en realidad no estimula el cáncer.

¿Cómo puedo alargar mis telómeros y enlentecer el envejecimiento?

Hay muchos cambios en el estilo de vida que podemos hacer para alargar los telómeros.

1. Controlar y reducir el estrés

Varios estudios han relacionado el estrés crónico con telómeros más cortos.

telómeros. reducir el estres

Un estudio realizado en 2004 comparó a mujeres sanas que eran madres de niños sanos (madres de control) con madres que cuidan niños con enfermedades crónicas (madres cuidadoras). En promedio, las madres cuidadoras tenían telómeros que eran 10 años más cortos que las madres de control.  Es decir, sus células se comportaron como si tuvieran una década más.

Otro estudio que examinó a niños afroamericanos encontró que aquellos que venían de entornos estresantes tenían telómeros que eran un 40 por ciento más cortos que sus pares de hogares estables

El estrés crónico no sólo nos pone de mal humor; contribuye al envejecimiento de una manera real. Hacer ejercicio con regularidad, dormir lo suficiente y conseguir tiempo para nosotros mismos  todos los días son formas fáciles de ayudar a eliminar el estrés.

2. Hacer ejercicio regularmente

Los beneficios del ejercicio están bien documentados, desde aumentar la felicidad a proporcionar un impulso de la energía.

Un estudio reciente descubrió que una persona que hace algún tipo de ejercicio tiene aproximadamente un 3 por ciento menos de probabilidades de tener telómeros cortos que una persona que no hace ejercicio en absoluto. No sólo eso, sino que cuanto más ejercicio hace una persona, más largos son sus telómeros. La correlación entre la longitud de los telómeros y el ejercicio parece ser más fuerte entre personas de mediana edad, lo que sugiere que nunca es demasiado tarde para comenzar a hacer ejercicio y evitar que  los telómeros se acorten.

Telómeros. Hacer ejercicio

Otro estudio sobre cómo el ejercicio mantiene las  células jóvenes descubrió que los adultos de mediana edad que eran corredores intensos (estamos hablando de 45-50 km a la semana) tenían longitudes de telómeros que eran, en promedio, un 75 por ciento más largas que sus homólogos sedentarios. Esto no quiere decir que necesitemos convertirnos  en corredores de maratón. Lo que sí sugiere es que la participación regular en el ejercicio intenso  puede mantener los telómeros largos y felices.

3. Comer una variedad de alimentos antioxidantes y vitaminas

Se cree que los alimentos ricos en vitaminas protegen las células y los telómeros del daño oxidativo. Una dieta rica en alimentos antioxidantes, como las bayas y las alcachofas, puede retrasar el envejecimiento y ayudar a prevenir o reducir el daño celular.

Además, tomar un suplemento multivitamínico puede alargar los telómeros también. Un estudio encontró que las mujeres que tomaron un suplemento diario tenían telómeros que eran  alrededor del 5 por ciento más largos que las no usuarias.

Telómeros. comer naranjas

Sin embargo, los suplementos todavía no pueden imitar todos los beneficios de comer alimentos reales y saludables. Las naranjas, los pimientos y la col rizada son algunos de los principales alimentos de vitamina C. Para la vitamina E, hay que tomar almendras, espinacas y patatas dulces.

4. Práctica de meditación y yoga

Un estudio de 2008 en hombres encontró que, después de tres meses de una dieta vegetariana, ejercicio aeróbico y manejo del estrés, incluyendo yoga, hubo una mayor actividad de la telomerasa. Y un estudio de seguimiento de 2103 descubrió que los cambios de estilo de vida están asociados con telómeros más largos.

La meditación tiene una forma para cada persona, pero está claro que es buena para nuestras mentes y cuerpos.

Telómeros. Yoga

Mientras esperamos a que la ciencia descubra todos los misterios de los telómeros y la forma en la que trabajan nosotros podemos hacer cambios para alargarlos y afectar positivamente al resto de nuestra vida.

Midiendo la longitud de los telómeros podemos conocer la edad biológica de la persona, su capacidad regenerativa y en definitiva su salud biológica. Para eso, en Biosalud hemos creado un Análisis de Telómeros único, un test indicado para cualquier persona preocupada por su estado general de salud que quiera mejorar su nivel de vida.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios