Search
Close this search box.

Espondilitis anquilosante

Somos centro europeo de referencia para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades autoinmunes

¿Qué es la Espondilitis Anquilosante?

La Espondilitis Anquilosante o enfermedad de Bechterew es una enfermedad autoinmune que cursa como una forma crónica de artritis localizada en la columna vertebral y en su base, donde conecta con la pelvis. Esta enfermedad evoluciona hacia una rigidez progresiva de la columna, por lo que es conocida como el síndrome de Guillermo Tell.

La Espondilitis Anquilosante forma parte de las enfermedades llamadas espondiloartritis, entre las que se encuentran la Espondilitis Anquilosante, artritis reactivas, artritis psoriásica o la artritis de la enfermedad inflamatoria intestinal.

Centro europeo de referencia en el diagnóstico y tratamiento de la Enfermedad de Lyme

Causas de la Espondilitis Anquilosante

Las espondiloatritis comparten causas y síntomas, siendo el factor genético determinante, como sucede en otras enfermedades autoinmunes. Los familiares de primer grado de un paciente con espondilitis, tienen un mayor riesgo de padecer espondilitis.

De hecho, hay estudios que relacionan el gen HLA-B27 con el 90 por ciento de los casos (dentro de una muestra de ascendencia anglosajona).

Además, hay evidencias, y todavía se está estudiando, de que una infección bacteriana podría estar detrás de la espondilitis.

Síntomas de la Espondilitis Anquilosante

Las principales características sintomáticas de la espondilitis anquilosante son: la inflamación de la columna vertebral que provoca dolor y rigidez progresiva de la zona, sobre todo a nivel cervical. Es lo que se conoce como el síndrome de Guillermo Tell.

Se puede llegar a perder la movilidad del cuello de tal manera que no puede girarse hacia ningún lado, teniendo que volver el cuerpo completo para mirar a los lados y hacia atrás.

Otra de sus características más significativas es que los pacientes que la padecen no pueden estar más de 5 horas seguidas en la cama, tienen que levantarse por el dolor que no se les pasa salvo poniéndose en movimiento.

Estos síntomas surgen de forma periódica y los pacientes pasan largas temporadas con una vida normal y sin dolor.

Tratamiento de la Espondilitis Anquilosante en Biosalud

El tratamiento consta de dos partes: por un lado, trataremos el dolor; por otro, procederemos a regular el sistema inmunitario.

  • Tratamiento local del dolor: aplicaremos técnicas como la hipertermia, la mesoterapia, la crioelectroforesis, la terapia neural…, que no provocan efectos secundarios y sí actúan con la máxima eficacia para controlar el dolor.
  • Tratamiento de la enfermedad de fondo: Vamos a regular el sistema inmunitario de manera que deje de agredir. Y aunque no podremos recuperar la normalidad en esas articulaciones que han estado tanto tiempo inflamadas, pero sí podemos parar la enfermedad.

En muchas ocasiones, la Espondilitis Anquilosante está relacionada con alteraciones a nivel dental. Es muy importante hacer un estudio sobre todo de los cordales. Es muy frecuente que pacientes que padecen Espondilitis Anquilosante, tengan a su vez algunos cordales incluidos (alguno de ellos e incluso hasta los cuatro), por lo que el tratamiento puede implicar la extracción de dichos cordales para controlar la enfermedad.

Suscríbete a nuestra newsletter