Esclerodermia, diagnóstico y tratamiento

Enfermedad autoinmune que puede complicarse

La esclerodermia es una enfermedad crónica, autoinmune y reumática del tejido conectivo.

Una enfermedad crónica puede ser seria. Los síntomas de la esclerodermia varían bastante para cada persona y los efectos de la esclerodermia pueden ir de un rango desde leve a amenazante para la vida. La seriedad dependerá de las partes del cuerpo que son afectadas y la extensión a la que afectan. Un caso más leve puede hacerse más serio si no se trata con propiedad. El diagnóstico temprano y apropiado y el tratamiento por médicos cualificados pueden minimizar los síntomas de la esclerodermia y hacer menores las oportunidades de un daño irreversible.

Esclerodermia, diagnostico y tratamiento

Esclerodermia: ¿cómo se diagnostica?

El proceso de diagnóstico puede requerir consulta con un reumatólogo (especialista en artritis) y/o dermatólogo (especialista en la piel) y requiere estudios de sangre y otras numerosas pruebas especializadas dependiendo de los órganos que son afectados.

¿Quién desarrolla esclerodermia y cuándo?

Sobre un tercio de las personas con esclerodermia tienen la forma sistémica de esclerodermia. Dado que la esclerodermia se presenta con síntomas similares a otras enfermedades autoinmunes, el diagnóstico es difícil. Hay muchos casos sin diagnosticar o a medio diagnosticar.

La esclerodermia localizada es más común en los niños, mientras que la esclerodermia sistémica es más común en los adultos. En general, los pacientes femeninos superan en número a los pacientes varones sobre 4-a-1. Otros factores que no son el sexo de una persona, tales como la raza y el origen étnico, pueden influir en el riesgo de contraer esclerodermia, la edad de inicio, y el patrón o severidad de la afectación de órganos internos. Las razones de esto no están claras. Aunque la esclerodermia no se hereda directamente, algunos científicos sienten que hay una ligera predisposición en las familias con antecedentes de enfermedades reumáticas.

Sin embargo, la esclerodermia puede desarrollarse en cualquier grupo de edad, desde niños a ancianos, aunque su aparición es más frecuente entre las edades de 25 a 55. Cuando se dice que “por lo general” o “en su mayor parte,” el lector debe entender que puede haber variaciones. Muchos pacientes se alarman cuando leen la información médica que parece contradecir sus propias experiencias, y concluyen que lo que les ha sucedido, no se supone que debería haberles sucedido. Hay muchas excepciones a las reglas en la esclerodermia, tal vez más que en otras enfermedades. Cada caso es diferente, y la información se debe discutir con el propio médico.

Esclerodermia. Causas

La causa o las causas exactas de la esclerodermia aún se desconocen, pero los científicos e investigadores médicos están trabajando para llegar a algunas conclusiones. Se sabe que la esclerodermia implica una sobreproducción de colágeno.

¿La esclerodermia es genética?

La mayoría de los pacientes no tienen familiares con esclerodermia y sus hijos no heredan la esclerodermia. La investigación indica que hay un gen de susceptibilidad, que eleva la probabilidad de contraer la esclerodermia, pero por sí mismo no causa la enfermedad.

¿Cuál es el tratamiento para la esclerodermia?

Actualmente, no hay cura para la esclerodermia, pero hay muchos tratamientos disponibles para ayudar a los síntomas particulares. Por ejemplo, la acidez estomacal puede ser controlada por medicamentos llamados inhibidores de la bomba de protones  PPls o medicamentos para mejorar el movimiento del intestino y la acidez estomacal. Algunos tratamientos se dirigen a la disminución de la actividad del sistema inmune. Las personas con enfermedad leve pueden no necesitar medicamentos para nada y en ocasiones la gente puede no llevar un tratamiento cuando su esclerodermia ya no está activa. Dado que hay tanta variación de una persona a otra, hay una gran variación en los tratamientos prescritos.

Esclerodermia. Tratamiento biológico

Protocolizamos un tratamiento personalizado en varias fases donde se combinan todas las técnicas propias de la Medicina Biológica y si es necesario de la Medicina Convencional. Si es necesario prescribimos un tratamiento sintomático natural. Lo primero que hacemos es una regulación funcional, un drenaje de toxinas, y si es precisa la terapia de quelación para eliminar metales pesados, junto con un saneamiento intestinal. Tras unas 4 semanas, continuaremos con el tratamiento de las infecciones bacterianas y/o víricas y/o fúngicas. Tras un periodo mínimo de 8 semanas, haremos una regulación del sistema inmunitario y una desactivación de las cargas genéticas que se han activado en el paciente para desarrollar la enfermedad autoinmnune.

Enfermedades Autoinmunes
¿Te ha gustado el post? Compártelo en tu red social
También puede interesarte


Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios
  1. elizabeth carbonell

    mi medica biologica me diasnostico la enfermedad inmunologica autoinmune cero negativo todas mis pruebas de laboratorio salen negativas pero tengo diferentes sintomas esto se disparo despues de una operacion de hernia iatal puede darme informacion sobre esto mil gracias