Enfermedad de Graves Basedow

Una autoinmune causada por hipertiroidismo

La enfermedad de Graves Basedow debe su nombre al doctor que primero la describió en Irlanda -Robert J. Graves. Él la detectó en un paciente en 1835. La enfermedad también es conocida como enfermedad de Basedow- nombrada después por un alemán, Karl Adolph van Basedow, que describió la enfermedad en 1840. No sabía que Graves había descrito la misma enfermedad solo unos pocos años antes. El término enfermedad de Basedow es normalmente más utilizado en Europa; en Estados Unidos, se llama enfermedad de Graves.

Enfermedad Graves tiroides

La enfermedad de Graves es un tipo de problema autoinmune que causa la glándula tiroides al producir demasiadas hormonas tiroideas lo cual se llama hipertiroidismo. La enfermedad de Graves Basedow es a menudo la causa subyacente del hipertiroidismo.

Los problemas autoinmunes –de los cuales hay muchos tipos diferentes- se desarrollan cuando el sistema inmune causa enfermedad al atacar tejidos sanos. Los investigadores no comprenden por completo que causa la autoinmunidad, aunque parece haber una conexión genética, como en los casos de enfermedad de Graves, que tiende a producirse en algunas familias. Por razones desconocidas, como muchas enfermedades autoinmunes, la de Graves es también más probable que afecte a las mujeres que a los hombres.

En la enfermedad de Graves Basedow, el sistema inmune crea anticuerpos que causan que la tiroides crezca y fabrique más hormonas tiroides de las que el cuerpo necesita. Estos anticuerpos se llaman inmunoglobulinas estimulantes de la tiroides (TSIs). Los TSIs se agarran a los receptores de las células tiroides, que son normalmente estaciones de conexión para la hormona estimulante de la tiroides (TSH- la hormona responsable de decirle a la tiroides que produzca hormonas). Las TSIs entonces engañan a la tiroides  y la hacen crecer y producir demasiadas hormonas tiroides conduciendo al hipertiroidismo.

Síntomas

Los síntomas tempranos de la enfermedad de Graves Basedow pueden confundirse con otras enfermedades, y llevar a un diagnóstico cuestionable. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Pérdida de peso, pese al aumento de apetito
  • Ansiedad, inquietud, temblores, irritabilidad, dificultad para dormir (insomnio)
  • Intolerancia al calor, sudoración
  • Dolor en el pecho, palpitaciones
  • Dificultad para respirar
  • Frecuencia incrementada de heces (con o sin diarrea)
  • Períodos menstruales irregulares
  • Debilidad muscular
  • Dificultad para controlar diabetes
  • Bocio
  • Ojos saltones, prominentes
  • Problemas de visión (como doble visión)

Diagnóstico: comprobar tus niveles de hormonas tiroideas

Tu médico puede sospechar que tienes la enfermedad de Graves simplemente basándose en tu historia médica y familiar, combinada con tus síntomas. El próximo paso –para hacer un diagnóstico preciso- implica la prueba de tu tiroides para descubrir si ésta funciona como debería, o si tienes hipertiroidismo o hipotiroidismo.

Enfermedad Graves examen médico

Antes de que te hagas estos test, deberías decirle a tu médico todas las medicaciones y suplementos que tomas, desde ciertos fármacos (como píldoras de control de nacimiento y aspirina) que pueden influir en los resultados del test de tiroides.

Test de sangre de la enfermedad de Graves Basedow

Tu médico o endocrino examinará tu sangre con el fin de testar ciertos niveles hormonales. Puede querer medir la hormona de estimulación de tiroides (TSH), la T3 (triyodotironina), y los niveles de la hormona T4 (tiroxina). La T3 y T4 son las principales hormonas producidas por la glándula tiroides. La TSH, que es liberada por la glándula pituitaria, le dice a la tiroides que produzca T3 y T4.

Si el médico no puede diagnosticar definitivamente la enfermedad de Graves después de mirar el TSH, T3, y T4, puede ordenar exámenes de sangre adicionales para comprobar otros factores que pueden indicar la enfermedad de Graves-tales como los niveles de anticuerpos.

Otras pruebas

Dependiendo de sus síntomas (por ejemplo, exoftalmos), otras pruebas pueden incluir una tomografía computarizada, resonancia magnética o ultrasonido (ecografía) de los ojos y las cuencas de los ojos (llamado de imagen orbital) con el fin de definir el impacto exacto de la enfermedad de Graves en los ojos y las estructuras circundantes (por ejemplo, músculos).

El médico combina tu historial médico, síntomas y todos los resultados de las pruebas para hacer un diagnóstico de la enfermedad de Graves.

Tratamiento de la enfermedad de Graves

Con un tratamiento apropiado, puedes minimizar los efectos de la enfermedad de Graves. La meta del tratamiento es controlar la sobre-producción de hormonas tiroideas (hipertiroidismo). Hay 3 opciones de tratamiento. El médico o endocrino te recomendará el mejor tratamiento para ti y tu caso particular de enfermedad de Graves-Basedow.

Las 3 opciones son:

  • medicaciones antitiroideas: ayudan a prevenir la producción de hormonas por la tiroides
  • Yodo radioactivo (RAI) : algunos médicos prefieren el tratamiento con yodo radiactivo porque los medicamentos antitiroideos no siempre ofrecen una solución a largo plazo para el hipertiroidismo relacionado con la enfermedad de Graves, y las complicaciones quirúrgicas (la cirugía es la tercera opción de tratamiento) pueden ser graves. La RAI se administra como una cápsula o en una solución a base de agua. Puede tomar meses para que el tratamiento sea efectivo, y se requieren dosis repetidas veces.
  • Cirugía: algunos pacientes pueden requerir cirugía por varias razones. Por ejemplo, algunos pueden no tomar o tolerar la medicación antitiroidea o la RAI, y algunas veces, estos tratamientos no tienen éxito. Además, si estás embarazada y la medicación antitiroidea no está funcionando, el médico puede recomendarte la cirugía.

Dieta para ayudar con los síntomas

Ciertos alimentos pueden ayudar a tratar los síntomas de la enfermedad de Graves, pero, cada persona es única y sus necesidades de dieta son igualmente únicas, por lo que deberías hablar con tu médico sobre la creación de un plan de alimentación.

enfermedad graves: comer moras

Algunos de los alimentos que puedes comer son:

  • Moras, arándanos y frambuesas, están llenos de antioxidantes, y mantienen fuerte tu sistema inmune (la enfermedad de Graves Basedow es un trastorno autoinmune, lo que significa que el sistema inmune ataca los tejidos sanos del cuerpo)
  • Productos lácteos, ya que la enfermedad puede causar la pérdida de hueso, por lo que se necesita calcio
  • Verduras crucíferas: brócoli o coliflor, que pueden ayudar a reducir la cantidad de hormona tiroidea que tu glándula tiroides produce
  • Alimentos que contienen vitamina D: como el salmón, huevos y setas. La vitamina D es un poderoso nutriente y funciona en combinación con el calcio para mantener los huesos fuertes.
  • Proteínas: pollo, pavo, nueces. Ayudan a construir músculo y dan energía
  • Ácidos grasos omega 3, que mantienen nuestro organismo sano y fuerte. Como el cuerpo no los produce naturalmente, hay que obtenerlos de los alimentos , como el salmón y otros pescados, aceite de oliva y frutos secos.

Tratamiento en Biosalud

Biosalud cuenta con un tratamiento para las enfermedades autoinmunes y también para la de Graves Basedow.

Lo primero que hacemos es una regulación funcional, un drenaje de toxinas, y si es necesaria la terapia de quelación para eliminar metales pesados, junto con un saneamiento intestinal. Tras unas 4 semanas, continuaremos con el tratamiento de las infecciones bacterianas y/o víricas y/o fúngicas. Tras un periodo mínimo de 8 semanas, haremos una regulación del sistema inmunitario y una desactivación de las cargas genéticas que se han activado en el paciente para desarrollar la enfermedad autoinmnune.

Enfermedades autoinmunes
¿Te ha gustado el post? Compártelo en tu red social
También puede interesarte


Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios