Síndrome Aerotóxico

Tratamientos de medicina personalizada

¿Qué es el Síndrome Aerotóxico?

Se trata de un conjunto de síntomas respiratorios y neurológicos que tienen su origen en el contacto relativamente frecuente con los tóxicos presentes en el aire de las cabinas de los aviones comerciales, ya que procede de los motores del mismo avión y contiene altas cantidades de productos químicos procedentes sobre todo de los aceites sintéticos empleados en las turbinas y compresores. Estos productos químicos se usan como antioxidantes, lubricantes, ignífugos, etc. como, por ejemplo, los pesticidas organofosforados, en especial los tricresyl fosfatos (TCP) y PBDEs.

Aunque se han registrado casos desde 1999, se trata de una patología poco conocida, pero con cada vez más casos, que requiere de conocimientos especializados para su diagnóstico y tratamiento.

Las personas afectadas son, principalmente, personal de vuelo de cualquier línea aérea (técnicos de mantenimiento, personal auxiliar de vuelo y pilotos), viajeros frecuentes que realizan al menos 2 vuelos semanales y, ocasionalmente, personas vulnerables que viajan en avión como enfermos con patologías crónicas graves, mujeres embarazadas o niños.

Síntomas agudos o crónicos del el Síndrome Aerotóxico

Los síntomas agudos habituales son de tipo neurológico: dolores de cabeza, dificultad para memorizar o concentrarse, mareos o sensación de vértigo, convulsiones, temblores, ataques de pánico… A estos síntomas a veces se suman los de tipo respiratorio como tos, picor de garganta, dificultad para respirar, hemorragia nasal, etc.

También aparecen a veces trastornos gastrointestinales, como náuseas, vómitos o diarreas. Dolores musculares. Rash o picor cutáneo. Fatiga. Aumento repentino de la tensión arterial.

En los casos crónicos se detectan signos de degeneración del tejido cerebral, acticuerpos antineuronales de superficie y deterioro cognitivo de diversos niveles, así como depresión y/o ansiedad.

Es muy importante al detectar estos síntomas y pertenecer a uno de los grupos de riesgo afectados recurrir a un especialista en el Síndrome Aerotóxico para que realice un diagnóstico preciso y protocolice un tratamiento adecuado.

La importancia de la prevención en el Síndrome Aerotóxico

Obviamente, la medida más eficaz es modificar las leyes que afectan a las causas. Es necesaria desde hace años una regulación urgente de los límites en la cantidad de sustancias químicas que puede contener el aire de una cabina aérea.

Además, es fundamental la divulgación de las causas y síntomas de este síndrome entre el público y profesionales y evitar el silencio permanente sobre este tema por parte de los afectados.

Tratamiento del Síndrome Aerotóxico

Una de las primeras medidas es seguir las directrices de la Medicina Ambiental y mejorar los hábitos diarios con una vida sana, libre de contaminantes químicos y con una alimentación equilibrada y natural.

En Biosalud Day Hospital aplicamos un tratamiento intensivo y periódico con curas de desintoxicación, sueros de Glutation y sustancias drenantes específicas para este tipo de químicos. Complementamos este tratamiento con Glutation liposomado oral y melatonina como protectora del tejido cerebral. También recomendamos la sauna frecuente bajo control.

Además, la INUSpheresis® se ha mostrado como el sistema más eficaz para limpiar completamente los tejidos afectados de todo este tipo de sustancias químicas en el Síndrome Aerotóxico debido a su eficacia como tratamiento al filtrar los productos químicos contenidos en sangre. El análisis del eluado que contiene todo lo filtrado permite comprobar científicamente la alta eficacia del procedimiento.

Tratamientos del Síndrome Aerotóxico

Buscamos el origen de la enfermedad

Los “fume events” o “Eventos de humo” hacen referencia a episodios de humo visible en las cabinas de los aviones que tienen su origen en el aire del motor usado para la presurización de la cabina y el aire acondicionado de la aeronave, contaminado por fluidos (aceite de motor, líquidos hidráulicos o anticongelantes, entre otros).

Cuando vemos humo en la cabina, o huele a calcetín sudado, estamos respirando este tipo de compuestos muy dañinos para cualquier ser vivo.

Las cabinas llevan en su circuito de aireación unos filtros HEPA, similares a los de los quirófanos y las campanas de flujo laminar de los laboratorios muy especializados, pero esto no es suficiente. De hecho, hay amplios estudios demostrando la impregnación de dichos filtros por todas estas sustancias químicas.

Se caracteriza por:
  • Un olor de petróleo o a humedad en el aire de la cabina
  • Una neblina azulada o la nebulización del aire
  • Un alto número de personas que de repente tosen
  • Pasajeros o miembros de la tripulación que se encuentran mal o se enferman poco después del vuelo

Solicita Cita Previa

en el 976 22 11 33

o Rellenando el

Formulario

Te atenderemos en nuestras instalaciones en Madrid y Zaragoza

    Acepto el uso de mis datos para que Biosalud se ponga en contacto
    Acepto recibir el boletín informativo de Biosalud