Tratamiento para dejar de fumar

Somos centro de referencia europea en el tratamiento para dejar de fumar

¿En qué consiste nuestro tratamiento antitabaco?

Esta unidad ofrece la posibilidad de abandonar el hábito de fumar de una forma cómoda y eficaz. Nuestro tratamiento de medicina natural tiende a ese propósito. Evitando aumentar de peso, la aparición de ansiedad, estrés y otros trastornos que finalmente hacen inviable la decisión de dejar el tabaco. Fumar es la causa más frecuente de muertes que pueden evitarse.Las personas fumadoras de cigarrillos tienen una expectativa de vida considerablemente disminuida con respecto al resto de la población. Algunos autores han estimado que se pierden 5,5 minutos de vida por cada cigarrillo que se ha fumado. En una persona de 30 a 35 años que fuma dos paquetes de cigarrillos diarios, la expectativa de vida disminuye entre 8 y 9 años, en relación a una no fumadora de la misma edad. Estudios recientes indican que la exposición al humo de los cigarrillos fumados por otra gente y otros productos del tabaco, producen al año la muerte de miles de personas que no fuman.Algunos de los efectos negativos que provoca el tabaco son:Aumento del nivel de monóxido de carbono en la sangre y reducción de la cantidad de oxígeno disponible para el cerebro y otros órganos. Menopausia prematura y mayor riesgo de osteoporosis en mujeres mayores. Envejecimiento prematuro de la piel. Mayor riesgo de abortos, muerte súbita del bebé y poco peso al nacer en bebés de madres fumadoras. Daño a los pulmones y aumento de riesgo de cáncer de pulmón, enfisema y bronquitis crónica. El riesgo de ataque cardiaco aumenta de 2 a 4 veces. Aumento del riesgo de cáncer de laringe, boca, esófago, vejiga, riñones y páncreas

¿Qué contiene un cigarrillo?

No estamos completamente seguros de las componentes del tabaco, siendo uno de los pocos productos no regulados. Los alimentos deben llevar una lista de ingredientes, la ropa lleva etiquetas de composición, los aparatos eléctricos han de estar homologados...pero el tabaco no está sometido a ningún tipo de regulación.Por eso tenemos que acudir a lo que entidades gubernamentales, españolas o extranjeras, o bien laboratorios de investigación, han encontrado en los cigarrillos. Se han descubierto cerca de 4.000 substancias químicas entre las componentes del tabaco y, al menos, 40 de ellas son cancerígenas para el hombre.Amoniaco: Componente de productos de limpiezaArsénico: Veneno contenido en raticidasButano: Combustible domésticoCianuro: Empleado en la cámara de gasFormaldehído: ConservanteMetano: Combustible utilizado en cohetes espacialesCadmio: Presente en bateríasMonóxido de carbono: Presente en los humos de escape de los cochesMonóxido de carbono:Es el mismo gas que sale del escape de un automóvil o de una caldera defectuosa. Es incoloro e inodoro. En concentraciones altas es mortal y en dosis bajas dificulta la oxigenación de las células, ya que bloquea la hemoglobina y por tanto desactiva los hematíes, las cuales ya no pueden trasladar el oxígeno durante largos períodos de tiempo. El cuerpo humano es capaz de eliminar rápidamente una gran cantidad de monóxido de carbono, por lo que la mayoría de las personas se sienten con más fuerza y energía al poco tiempo de dejar de fumar.Alquitrán:Es la sustancia oscura y pegajosa encargada de llevar la nicotina y demás productos químicos del tabaco hasta nuestros pulmones. Podríamos decir que es el vehículo en el cual todos los venenos presentes en el cigarrillo, viajan hacia nuestro torrente sanguíneo.Benzeno, Radón y demás basura:Son productos químicos que nunca querríamos que estuviesen en nuestra casa, ya que causan cáncer. Está prohibido utilizarlos como componentes de artículos de uso doméstico: imaginemos el efecto conseguido inhalándolos.Nicotina:Es sólo una más de las sustancias peligrosas de los cigarrillos. Pero además es la responsable de que el tabaco sea tan adictivo. Los estudios científicos han demostrado que la nicotina presente en el tabaco crea la misma adicción que la heroína o la cocaína.A los 7 segundos de dar una calada, la nicotina alcanza nuestro cerebro. Esta droga actúa sobre unos receptores causando el "subidón" que nuestro cuerpo experimenta. Esto dispara varias respuestas en nuestro organismo: nuestro ritmo respiratorio y cardíaco aumenta y nuestros vasos sanguíneos se contraen.En el momento que apagamos el cigarro, es cuando mayor índice de nicotina tenemos en sangre. A la media hora, el nivel ha descendido notablemente y comenzamos a sentir los síntomas de adicción. Los síntomas que se sienten entre un cigarrillo y el siguiente (un pequeño "síndrome de abstinencia") causados por las bajadas y subidas del nivel de nicotina, hacen que padezcamos a su vez bajadas y subidas de estrés y ansiedad.

Test Online

Cancertest® PulmónEstá indicado para fumadores y personas que han fumado en los últimos diez años.Cancertest® Pulmón muestra el riesgo estratificado en función de las variantes genéticas encontradas en cada fumador 

Vídeo sobre Tratamiento para dejar de fumar

Medicina Antitabaco
Solicita información sin compromiso Medicina Antitabaco