Enfermedad celíaca

 

Celiaquía, intolerancia permanente al gluten del trigo, cebada, centeno y avena

La celiaquía es una intolerancia alimentaria, concretamente al gluten.

La enfermedad celíaca (EC) consiste en una intolerancia permanente al gluten del trigo, cebada, centeno y probablemente avena que se presenta en individuos, genéticamente predispuestos, caracterizada por una reacción inflamatoria, de base inmune, en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de macro y micronutrientes.

Esta es la definición de la FACE (Federación de Asociaciones de Celiacos de España)

Las personas con este trastorno deben evitar el consumo de gluten, una proteína presente en el trigo, el centeno y la cebada. Si las personas con enfermedad celíaca consumen alimentos que contienen esos granos, su respuesta inmune conduce a daño intestinal, desnutrición y otros problemas.

El gluten es una proteína que se encuentra en la semilla de muchos cereales combinada con almidón. Hay gluten en la mayoría de los cereales, en el trigo, cebada o centeno, pero hay cereales libres de gluten:

  • Arroz, en todas sus variedades
  • Maíz
  • Trigo sarraceno o alforfón
  • Avena, aunque no contiene gluten suele crecer y molerse conjuntamente con otros cereales que sí lo tienen.
  • Tampoco contienen gluten la soja ni las semillas de girasol, por ejemplo

La enfermedad celíaca puede desarrollarse a cualquier edad después de que la persona comienza a comer alimentos o medicamentos que contienen gluten. Si no se trata, la enfermedad celíaca puede conducir a serios problemas de salud adicionales. Estos incluyen el desarrollo de otras enfermedades autoinmunes como la diabetes tipo I y la esclerosis múltiple (EM), dermatitis herpetiforme (una erupción cutánea con picor en la piel), anemia, osteoporosis, infertilidad y aborto involuntario, enfermedades neurológicas como la epilepsia y la migraña, baja estatura, y los cánceres intestinales.

Enfermedad celíaca, los síntomas

Los síntomas más frecuentes de la enfermedad celíaca son: pérdida de peso, pérdida de apetito, fatiga, náuseas, vómitos, diarrea, distensión abdominal, pérdida de masa muscular, retraso del crecimiento, alteraciones del carácter (irritabilidad, apatía, introversión, tristeza), dolores abdominales, meteorismo, anemia por déficit de hierro resistentes a tratamiento. Sin embargo, tanto en el niño como en el adulto, los síntomas pueden ser atípicos o estar ausentes, dificultando el diagnóstico.

Dieta libre de gluten

Actualmente, el único tratamiento para la enfermedad celíaca es la adhesión de toda la vida a una dieta estricta sin gluten. Las personas que viven sin gluten deben evitar los alimentos con trigo, el centeno y la cebada, como el pan y la cerveza. La ingestión de pequeñas cantidades de gluten, como migajas en una tabla de cortar o tostadora, puede provocar daños en el intestino delgado.

Por lo tanto, una dieta libre de gluten es la única manera de controlar la enfermedad celíaca.

Recientemente, se ha publicado por la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE) la edición de 2015 de la Lista de alimentos aptos para celíacos así como la versión dirigida a los más pequeños, la Chiquilista.

Enfermedad Celíaca. Alimentos Aptos Para Celíacos

Hay alimentos apropiados para las personas con intolerancia al gluten. Son éstos:

  • Alimentos que de forma natural no contienen gluten como el arroz, las patatas, el maíz, las frutas, los vegetales además de las carnes y pescados no transformados.
  • Alimentos especialmente diseñados para satisfacer las necesidades particulares de este colectivo (alimentos dietéticos).
  • Alimentos de consumo ordinario cuando aseguren un contenido en gluten inferior a 20 mg/kg.

Celiaquía: prometedoras investigaciones

Existen  ensayos clínicos en la actualidad con seres humanos, así como en fase pre-clínica, que pueden permitir algún día a las personas con enfermedad celiaca disfrutar de nuevo el gluten.

Estas opciones aún distan mucho de estar disponibles comercialmente, pero los resultados han sido alentadores, según una revisión de un informe en Gastroenterología sobre datos de ClinicalTrials.gov

«En base estos datos, hay dos productos que se investigan que puede entrar en grandes ensayos confirmatorios en un futuro no muy lejano», dijo el autor principal, el Dr. Klaus Gottlieb, director médico senior de inmunología y medicina interna para Quintiles, empresa que ofrece servicios de desarrollo de bio-farmacéutica y consultoría en Durham, Carolina del Norte.

«Uno de ellos es una enzima que divide la molécula en el trigo que causa la enfermedad celiaca, gluten, en productos inocuos más pequeños y otro promete hacer que el intestino tenga menos fugas y evitar así que las sustancias potencialmente tóxicas alcancen las capas más profundas, donde pueden causar inflamación «, dijo Gottlieb.

Recordamos que en Biosalud tenemos un tratamiento para intolerancias alimentarias y también tratamos las enfermedades autoinmunes.

 

Intolerancias alimenticias

 

Algunos alimentos pueden ser muy beneficiosos para unas personas, pero para otras pueden ser nocivos.

Los alimentos pueden ocasionar la provocación antigénica más importante a la que se puede enfrentar el sistema inmunitario humano.

Ya desde antiguo, en tiempos de Hipócrates, Lucrecio Caro describió en su De Rerum Natura un proceso alérgico alimentario.

Pero una cosa es una alergia alimenticia y otra cosa una intolerancia. Una alergia a los alimentos implica una importante respuesta del sistema inmunitario, la intolerancia no.

Las intolerancias alimenticias son reacciones frente a un determinado alimento que no están mediadas  por un mecanismo inmunitario.

Los síntomas de una alergia alimenticia aparecen pronto después de consumir el alimento causante. Hay una relación causa – efecto clara e inmediata. En cambio, los síntomas de la intolerancia aparecen más tarde. Por eso son más difíciles de detectar y requieren análisis específicos, como el FoodINT®.

Una persona con una alergia a los alimentos no puede tolerar incluso pequeñas cantidades del alimento alergizante, como es el caso de los cacahuetes. En la  intolerancia alimenticia, una cantidad muy pequeña de la comida puede ser consumida sin reacción adversa evidente.

En una alergia alimentaria, es una proteína la que causa una reacción alérgica, una respuesta inmune. En la  intolerancia a los alimentos, la persona suele tener una deficiencia de una enzima, lo que significa que una sustancia en el alimento no se digiere correctamente.

Mira este vídeo en el que el director de Biosalud, Mariano Bueno, explica la diferencia entre intolerancias y alergias alimenticias.

Las intolerancias alimenticias pueden estar causadas por los efectos farmacológicos o tóxicos de otros compuestos presentes en alimentos o aditivos, o por defectos enzimáticos en el sistema digestivo.

Los principales síntomas asociados con la intolerancia a los alimentos son los problemas intestinales: gases intestinales, dolor abdominal, abdomen prominente o diarrea.

Pero los problemas que pueden estar asociados pueden ser gastrointestinales (colon irritable), dermatológicos (dermatitis, eczemas), psicológicos (ansiedad; e hiperactividad en niños), respiratorios (dificultad respiratoria), neurológicos (migrañas) o de otro tipo (problemas de sueño, cansancio).

Los alimentos que más comúnmente producen intolerancias alimenticias son el azúcar blanco, la leche, los huevos, la levadura, el gluten de cebada y el gluten de trigo; también los cítricos y las carnes procesadas.

Las intolerancias alimentarias son en gran medida reversibles, salvo las causadas por mutaciones genéticas.

Es fundamental  tener un método fiable de detección de una intolerancia alimenticia, ya que los síntomas asociados pueden tener un origen psicogénico.

El test necesario para la salud

Biosalud ha desarrollado un test de diagnóstico específico de las intolerancias alimenticias,  denominado FoodINT®, que elimina los falsos negativos y detecta cualquier alteración, por mínima que sea, que un alimento provoca en nuestro organismo, de forma que nos ayuda a resolver importantes problemas de salud.

Muchas veces las intolerancias alimenticias se relacionan con determinadas patologías como candidiasis crónica, eczemas, y aparecen intolerancias a todo lo que tiene que ver con los hongos, por lo que el análisis FoodInt® es la prueba que nos puede hacer pensar en la existencia de otros problemas no diagnosticados en esa persona.

Las intolerancias alimenticias son uno de los principales motivos del mal funcionamiento de nuestro sistema defensivo y están relacionadas con multitud de patologías. El problema es que habitualmente, la persona que padece intolerancias alimenticias no lo sabe y puede tenerlas durante años sin saber que las tiene.

¿Qué analizamos con el test FOODINT®?

En Biosalud llevamos desde 1985 haciendo este tipo de análisis y nos hemos convertido en uno de los centros de referencia a nivel internacional en cuanto a la realización del test de intolerancias alimenticias y en cuanto a su tratamiento.

Las intolerancias alimenticias más comunes que nos estamos encontrando son a la lactosa, caseína, trigo, gluten, azúcar blanco, café, o levadura.

FoodINT®, test de intolerancias alimentarias, es un análisis que permite conocer en dos días y sin movernos de casa las intolerancias alimentarias que tenemos, testando más de 300 alimentos. De esta forma, mejoramos la alimentación y, por consiguiente, el  peso  y la salud. Con tan sólo una de una gota de sangre seca que estudia la intolerancia de la persona a más de 300 alimentos y aditivos.

Gracias al análisis FoodINT®, detectaremos aquellos alimentos que no sientan bien a tu cuerpo y que te están generando malestar. Identificando estos alimentos y eliminando momentáneamente su consumo, se eliminarán los problemas de digestión, la sensación de hinchazón, problemas respiratorios, alergias, etc… que estén relacionados con la intolerancia.

Test de intolerancias alimenticias, un test específico y cómodo

Nuestro análisis no es un análisis de inmunoglobulinas, que no es suficientemente específico. A lo largo de estos 30 años, hemos diseñado un análisis más sensible y concreto, que comprueba muchos más alimentos causantes de intolerancias y a un precio muy asequible.

Por otra parte el test puede realizarse:

  • en nuestra clínica
  • a  través de Biosalud en tu casa, método por el que los pacientes pueden contactar con nosotros,  les enviamos el material para hacer una toma de sangre, ellos nos envían una muestra de sangre y hacemos el análisis.  Si se necesita más información se concierta una hora de consulta presencial o por videoconferencia para ellos.

En cuanto al tratamiento de intolerancias alimenticias, es muy sencillo:

Haremos una dieta de exclusión de alimentos intolerantes, excluyendo esos alimentos durante al menos 2 meses.

Además, utilizaremos el Método Inmunoplus, para desensibilizar al sistema inmune frente a los alimentos intolerentes.

Si tenemos una candidiasis, van a aparecer intolerancias a alimentos que son buenos para que se mantenga la infección por hongos. Si hay intolerancias al azúcar blanco, levadura en polvo, levadura,  champiñón, boletus, cerveza, vino tinto o blanco, muy probablemente habrá una candidiasis y habrá que hacer una analitica CANDITEST® con orina para confirmar la candidiasis intestinal.

El FoodINT®, es el test que nos da mayor seguridad en cuanto a los datos ofrecidos y a un precio muy asequible, de tal manera que está al alcance de cualquiera.

Conoce en este vídeo todo lo relacionado con el FoodINT®

Las intolerancias alimenticias, serias amenazas para la salud infantil

Las alergias alimentarias afectan a alrededor del 5 por ciento de los niños menores de 5 años de edad, disminuyendo a medida que los niños crecen.

Como hemos dicho al principio, en una alergia alimentaria básicamente hay una reacción inmunitaria después de comer un alimento específico.

Las alergias alimentarias más comunes son los cacahuetes, la leche de vaca y el gluten, así como los huevos, las nueces, la soja y el trigo en general. A veces, los niños pueden superar las alergias. Otras alergias, como las de los frutos secos y mariscos, duran para toda la vida.

Una intolerancia a los alimentos es similar a una alergia a los alimentos, pero no es una respuesta inmune. Los síntomas pueden ser similares a los de una alergia a los alimentos, incluidos gases, vómitos, diarrea, ardor de estómago y dolores de cabeza. Un niño con una intolerancia a los alimentos a veces puede digerir pequeñas cantidades de comida sin una reacción.

La diferencia entre intolerancia a la lactosa y alergia a la leche se confunde a menudo. Cuando alguien es intolerante a la lactosa, su cuerpo es incapaz de procesar la lactosa, un azúcar de la leche, que puede causar hinchazón, gases y diarrea. Aunque incómodo, no es peligrosa para la vida. Son incapaces de producir la enzima lactasa, que es la que metaboliza la lactosa. Hay ya preparados en el mercado con lactasa, para cuando el problema es genético y no se puede resolver.

Cuando un niño tiene una alergia a la leche, su sistema inmune reacciona a una o más proteínas de la leche, que pueden causar una reacción potencialmente mortal, como dificultad para respirar, opresión en la garganta y la inflamación. Incluso pequeñas cantidades de leche pueden causar una reacción grave. Incluso muchos niños autistas y en el TADH (trastorno de déficit de atención e hiperactividad), transforman la caseina de la leche o el gluten en caseomorfina y gluteomorfina, derivados morfínicos con todo lo que ello supone.

En relación con las intolerancias alimenticias a la leche, es muy frecuente encontrar niños asmáticos, a los que simplemente con suprimir la leche de su alimentación se les corrige el asma y no vuelven a tener ataques.

Es muy común que esos niños que están siempre con los moquetes colgando, no es que se enfríen constantemente, es que tienen intolerancia a los lácteos. También un signo es el eczema del pañal en los bebés.

Las intolerancias suelen pasar desapercibidas

Para terminar, podemos afirmar que el gran problema de las intolerancias alimenticias es que suelen pasar desapercibidas, y por eso son tan dañinas, ya que las principales reacciones se dan en el tubo digestivo y no se relacionan con la ingesta de tal o cual alimento. Se detectan cuando ya los signos son tan evidentes que ya han creado serias consecuencias en el organismo mucho más allá de la propia intolerancia. Por ello es muy recomendable hacer un FoodINT® cada 2 años, pues al ser intolerancias no genéticas, varían con frecuencia y es importante detectarlas a tiempo.

 

SalAIA 2014, Salón específico para alergias e intolerancias alimentarías de España


La tercera edición SalAIA 2014 (Salón de productos y servicios para Alergias e Intolerancias Alimentarias) se celebrará los próximos días 6 y 7 de Junio de 2014 en Hotel NH Eurobuilding de Madrid.

Salaia 2014, Salón Específico Para Alergias E Intolerancias Alimentarías De España

  • El punto de encuentro y plataforma de negocio para productores y profesionales del sector.
  • El mejor escaparate para la amplia oferta de productos dirigida al gran colectivo de consumidores de productos libres de alérgenos.
  • El punto de neurálgico de información y conocimiento con conferencias científicas de primer nivel impartidas por los mejores expertos en el tema.

 

SalAIA ofrece a los visitantes toda la información de la oferta comercial especializada existente en el mercado, comparar directamente las características de toda la oferta especializada y acudir a charlas y conferencias, talleres, similares a la exposición.

¿Cómo tratar algún tipo de intolerancia alimenticia?

Con un tratamiento apropiado, las intolerancias alimentarias son en gran medida reversibles, excepto las producidas por mutaciones genéticas.

Disponemos de un método fiable de detección, pues los síntomas asociados pueden tener un origen psicogénico. Luego, aplicamos una solución a cada paciente mediante análisis y tratamiento biológico.

Cómo detectar los síntomas de intolerancias alimentarias


Las intolerancias alimenticias son reacciones adversas en torno a varios alimentos o sus nutrientes. Normalmente se producen por respuestas inmunitarias, por los efectos farmacológicos o tóxicos de otros compuestos actuales en alimentos o aditivos, o por defectos enzimáticos en el aparato digestivo.

La rapidez con la que las intolerancias alimentarias afectan negativamente sobre la salud es variante. Las consecuencias que primero se muestran después del consumo de alimentos intolerantes son los que observamos en las alergias alimentarias, que son reacciones inmunes más o menos rápidas ante alimentos alergizantes, con una relación causa-efecto evidente.

El resto de reacciones que etiquetamos de intolerancias son casi imposibles de detectar,  clínicamente no se da una clara relación causa-defecto, y por ello precisan de sistemas diagnósticos distintos a los utilizados habitualmente en las alergias (IgE e IgC).

Análisis y tratamiento de las intolerancias alimentarias con Biosalud

Biosalud ha desarrollado un sistema de diagnóstico específico que elimina los falsos negativos y permite, con una muy alta sensibilidad, detectar aquellos alimentos que aunque la alteración que produzcan sea mínima, podamos evidenciarla y nos ayude a resolver importantes problemas de salud.

Con frecuencia las intolerancias alimentarias se sustentan sobre patologías específicas, normalmente localizadas en el tracto gastrointestinal, como pueda ser la candidiasis, por lo que muchas veces el análisis FoodINT® es la prueba que nos puede hacer sospechar sobre otras patologías no diagnosticadas en el paciente.

Las intolerancias alimenticias al pan son cada vez mayores


El trigo que se cultivaba hace solo 50 años apenas se comercializa ya. ¿La causa? Los cambios que dieron lugar a la creación de híbridos más resistentes a las inclemencias meteorológicas y a la acción de los patógenos, más ventajosos económicamente. De hecho como consecuencia de la mecanización de las labores agrícolas se impusieron variedades de corto crecimiento y tallos reforzados capaces de aguantar el peso incrementado del mayor desarrollo de los granos. Se llegó así a crear un trigo tan distinto del original que hoy es incapaz de crecer en estado salvaje. ¿Será por eso que cada vez más personas no toleran ni el pan ni los demás derivados del trigo? Porque ya ni siquiera el pan natural hecho con este trigo lo toleran muchas personas. Es más, todo indica que es la causa de algunas de las llamadas enfermedades autoinmunes.

Intolerancias_Alimenticias_Pan

Tratamiento de Biosalud para las intolerancias alimenticias

Con el tratamiento adecuado, las intolerancias en la alimentación son en gran medida reversibles, salvo las causadas por mutaciones genéticas.

Contamos con un método fiable de detección, pues los síntomas asociados pueden tener un origen psicogénico. Después, aplicamos una solución a cada paciente mediante análisis y tratamiento biológico

Comer frutas y verduras siendo bebés reduce las intolerancias alimenticias


Investigadores de la Universidad de Southampton han descubierto que los bebés que comen una gran cantidad de frutas y verduras unida a una reducción de los alimentos envasados desarrollan menos intolerancias alimenticias a lo largo de su vida.

Frutas Y Verduras Reducen Intolerancias Alimenticias

El equipo dirigido por Kate Grimshaw analizó la alimentación de 1.140 niños a través del relato que realizaban sus padres de la misma. Tras esto confrontaron los datos de 41 bebés intolerantes a algún alimento con 82 que no lo eran a ninguno, comprobando que los segundos tenían una dieta rica en frutas, verduras, pollo y pescado. El estudio ha sido publicado en The Journal of Allergy and Clinical Immunology.

Comer según tu genética

En Biosalud estamos muy concienciados con la importancia de la alimentación para tener una buena salud. Por ello tenemos una unidad que se encarga de tratar las intolerancias alimenticias de nuestros pacientes, sean de la edad que sean. Para ello contamos con dos herramientas principales: el análisis de intolerancias alimenticias y el Food Gen.

El análisis de intolerancias alimenticias nos permitirá conocer si el paciente es alérgico a unos trescientos alérgenos por lo que es una prueba que nos dará una amplia información para poder tratarlo y ponerle un tratamiento o una dieta que reduzca sus alergias.

El estudio de la genética es uno de los pilares de Biosalud. Por ello hemos creado el análisis Food Gen por el que analizamos los genes del paciente y les damos unas pautas para que coma con arreglo a esos cromosomas únicos que atesora y que son su herencia genética insustituible.