¿Osteoporosis, artrosis o artritis?

La fisioterapia para frenar su evolución

Todos hablamos de que conocemos a alguien o que me han diagnosticado artrosis o artritis u osteoporosis,  y nos damos por entendidos que se trata de una enfermedad de los huesos, pero en realidad  ¿sabemos la diferencia de las tres y como sabemos cual tenemos y como se trata y se previene?

Pues aquí te voy a dar una breve explicación de lo que es cada una para diferenciarlas:

Tanto la artrosis como la artritis son enfermedades reumatológicas que causan dolor y disminución de la movilidad pero cada una con su peculiaridad.

¿Qué son  enfermedades  reumatológicas? Son las que afectan a las articulaciones  y  a todos los tejidos que les rodean (ligamientos, tendones, cartílagos, músculos, capsula) apareciendo dolor e inflamación, aunque también pueden verse afectados otros órganos o sistemas ( como corazón, ojos, pulmones, piel…)

La primera diferencia  es que la artrosis, es de las dos la mas frecuente y ocurre una degeneración del cartílago de la articulación , ósea se deteriora la parte extrema del hueso  que permite  el movimiento suave entre ellos , como si fuesen bisagras .Por lo tanto cuando este cartílago va desapareciendo el movimiento ya no será  tan amortiguado provocando  dolor, dificultad para movernos, sufrimiento óseo , incluso ,si desaparece llega a provocar rigidez. Ocurre más en  zonas que soportan peso como caderas, rodillas y tobillos. Los motivos de esta son el sobresfuerzo, sobrepeso, predisposición genética y lesiones.

La artritis en cambio es una inflación  de la telilla que envuelve a ese cartílago y lo que esta conlleva que es calor de la zona e hinchazón,  pero no es por degeneración. Su causa es por diferentes motivos traumas, gota, lupus, infecciones y procesos inmunitarios. Pero si esta inflamación se mantiene en el tiempo,  llegara a dañar también al cartílago.

La segunda diferencia es la evolución, mientras la artrosis es una enfermedad de evolución lenta, por ello aparece mas en  personas mayores, la artritis es de evolución rápida y por ello nos encontramos, y cada vez  mas, a jóvenes que padecen esta enfermedad.

La tercera diferencia son lo síntomas, en la artrosis hay dolor con el movimiento , desapareciendo con el reposo, siempre que estemos en los primeros estadios ya que si evoluciona los huesos se deforman y se volverán cada vez mas rígidos y con mas dolor. En la artritis hay dolor continuo, inflamación, y no cede con el reposo, pero al igual que la artrosis con la evolución crean rigidez

Y ya por ultimo tenemos  la osteoporosis o enfermedad silenciosa ya que no hay dolor. Esta no es enfermedad reumatoide , aquí lo que ocurre es que se va perdiendo hueso ,con lo que será cada vez mas frágil y  por lo tanto a poco que nos demos un golpe se producirá una gran fractura, pero si no hay fractura no hay dolor.

Los daños de estas enfermedades  son irreversibles y es por eso que en nuestro centro tratamos desde la prevención con distintos métodos de regeneración del cartílago y uno de ellos es la fisioterapia  ayudando  a frenar  o retrasar su evolución, por medio de técnicas de cuidado personal, masajes, termoterapia,  crioterapia, actividades, ejercicios de descarga …. que te ayudaran  a que este tipo de enfermedad no avance, ofreciéndoles mas años de vida a tus articulaciones y huesos.

¿Qué es la osteoporosis?

 

El origen de la palabra osteoporosis empieza a explicar la enfermedad: osteo se refiere a los huesos y porosis significa poroso, resultando debilidad ósea.

La osteoporosis es una enfermedad ósea que convierte a los huesos en más delgados y más frágiles debido a la reducción de la densidad ósea, y pone a las personas en riesgo de fracturas, sobre todo de la cadera, columna vertebral y muñecas.

Las personas que padecen osteoporosis tienen un riesgo mucho mayor de fracturarse un hueso en una caída.

La osteoporosis resulta en una pérdida de la densidad mineral ósea y un mayor riesgo de fracturas.

Tanto los hombres como las mujeres se ven afectadas, pero las mujeres con más frecuencia.
Durante su vida, la mitad de todas las mujeres postmenopáusicas tendrán una fractura relacionada con la osteoporosis.

Una estimación sitúa el coste financiero de la osteoporosis en 27 países europeos en 37 millones de euros en 2010, en términos del coste de las fracturas óseas. Los investigadores citan que, en todo el mundo, se estima que 1.000 fracturas ocurren cada hora debido a la osteoporosis.

Para la Medicina Biológica, la osteoporosis es una desmineralización ósea, que tiene lugar por una acidificación constante de los tejidos. Al estar los tejidos con una acidificación constante, las reservas alcalinas acuden a desacidificar, para mantener un pH adecuado, pues de lo contrario, esta acidificación del medio, mantiene una mayor tendencia a las inflamaciones, alergias, infecciones crónicas por bacterias, virus u hongos, y en general, provoca la cronificación de las patologías que pueda tener el paciente.

Y cuales son y dónde están éstas reservas alcalinas?. La respuesta es sencilla. Las reservas alcalinas son el calcio, magnesio, y fósforo que están en los huesos.  Esta es la verdadera causa de la osteoporosis en la mayoría de los casos.

En cuanto a la osteoporosis y sus síntomas, hay que decir que la pérdida de hueso que se desarrolla lentamente en el transcurso hacia la osteoporosis no causa ningún síntoma o signos externos. En todo caso, dolores inespecíficos, especialmente cuando se produce en la columna, y por supuesto un gran riesgo a las fracturas, sobre todo en caderas en el anciano.

Puede que lo primero que un paciente sepa sobre su osteoporosis sea por una caída y la consiguiente inesperada fractura.

Un resbalón o tensión – o incluso una simple tos o estornudo – pueden dar lugar a una fractura. Roturas típicas se producen en la cadera, la muñeca, o una vértebra en la columna. Estas últimas rupturas en la columna vertebral dirigen a una pérdida de la postura “la apariencia encorvada que a menudo se ve en personas mayores- (deformidad de la columna llamada cifosis)

La osteoporosis se puede diagnosticar directamente a través del uso de una gammagrafía ósea que mide la densidad mineral ósea (BMD por sus siglas en inglés).

Osteoporosis Escáner

En la exploración, conocida como la exploración de la densidad ósea o la prueba de la densidad mineral ósea, se usa la tecnología de rayos X. Otros dos nombres para la misma son la absorciometría dual de rayos X (DXA por sus siglas) y densitometría de hueso.

En combinación con la evaluación de los factores de riesgo, la DXA ofrece una indicación de la probabilidad de fracturas que se producen debido a osteoporosis. La prueba también se utiliza para realizar un seguimiento de la respuesta a la osteoporosis y su tratamiento.

Hasta ahora hemos hablado de la osteoporosis y de lo que es, pero ¿por qué se produce?, ¿cuáles son sus causas?

Factores de riesgo no modificables de osteoporosis son:

  • Ser de raza caucásica o asiática
  • Estructura ósea pequeña
  • La osteoporosis en la familia (un padre o hermano con la enfermedad, pero sobre todo un padre que tiene una fractura de cadera)
  • Fractura anterior durante una lesión de bajo nivel, a la edad de más de 50 años en particular.
  • El riesgo de osteoporosis aumenta con la edad después de mediados los 30 años

Factores de riesgo modificables son:

  • La reducción de las hormonas sexuales, en particular en las mujeres (menos estrógeno después de la menopausia, por ejemplo)
  • La anorexia nerviosa y la bulimia (trastornos de la alimentación)
  • El consumo de tabaco
  • El consumo excesivo de alcohol
  • Reducción de calcio y vitamina D (la ingesta dietética baja o inadecuada absorción intestinal / malabsorción)
  • La inactividad o inmovilidad (el estrés y soporte de peso son necesarios para el crecimiento óseo).
  • Otros factores que aumentan el riesgo de osteoporosis son enfermedades o medicamentos que causan cambios en los niveles hormonales, y las drogas que reducen las enfermedades hormonales

Ya hemos explicado más arriba el mecanismo de producción según la Medicina Biológica, base de cualquier tratamiento en Biosalud.

Tratamiento natural de la osteporosis

Para abordar este tema, hablaremos desde el  punto de vista de la medicina biológica que es la que intentamos seguir siempre para dotar al sistema inmune efectividad y medios de autodefensa.

Para el tratamiento de la osteoporosis, la medicina biológica cuenta con procedimientos distintos a los de la medicina convencional, desde el momento que consideramos la osteoporosis como una desmineralización, producida por la acidificación del organismo.

Hoy en día se habla mucho de la importancia de una dieta alcalina y de prescindir de todo lo que nos pueda llevar a una acidificación de nuestro organismo. Está demostrado que quien tiene un organismo ácido tiene más riesgo de sufrir esclerosis múltiple o cáncer pero también osteoporosis, candidiasis y un largo etcétera.

Muchos tratamientos convencionales confían en cantidades adicionales de calcio y vitamina D cuando se trata de prevenir o tratar la osteopenia (primeras etapas de la pérdida de masa ósea), o la osteoporosis (pérdida ósea progresiva),  e incorrectamente se recomiendan medicamentos diseñados para ese fin, cuando no está claro que estos medicamentos fortalezcan los huesos y reduzcan las fracturas óseas.

Cuando analizamos las causas individuales para el desarrollo de la osteoporosis, se hace evidente que la mayoría de factores se pueden resolver a través de un cambio en el estilo de vida, o por medio de un programa nutricional adaptado individualmente.

Eso, precisamente, es lo que hacemos en Biosalud, aportar aminoácidos (como la glicina, lisina y prolina) al hueso para que se produzca  más colágeno y de mejor calidad, puesto que el hueso está compuesto de minerales y aminoácidos; es una estructura proteica, una proteína, y el colágeno hace de asiento para esos minerales.

La osteoporosis es un problema de acidez, de pH. Se acidifican los tejidos del organismo, por la mala alimentación (demasiada proteína, grasas, azúcar y alimentos refinados), el estrés, o la contaminación electromagnética. Las reservas alcalinas de los huesos, calcio, manganeso, fósforo, migran para compensar esa acidez y equilibrar el ph. Esa migración supone que el hueso pierde densidad. Por eso, nosotros equilibramos el pH desacidificando los tejidos con sales alcalinas y, por otra parte, hacemos un aporte de aminoácidos que le dan más consistencia al hueso. Prescribimos a todos los pacientes PhytoESP DIET Basic, un complemento nutricional con cuatro sales alcalinas perfectamente diseñado para  mantener un pH adecuado a pesar de todo.

También recomendamos el ejercicio físico, lógicamente. Sin la adición de ejercicios suaves con pesas, ningún programa para el tratamiento o la prevención de la osteoporosis puede considerarse completo. Subir escaleras, correr, levantar pesas – y en cierta medida caminar al menos 1 hora diaria -son ejercicios que siempre se consideran beneficiosos para la densidad ósea y la salud en general.

 Los huesos y los nutrientes adecuados

Hay dos tipos de hueso, uno es un tejido cortical sólido, el otro una estructura apanalada interconectada, llamada tejido trabecular. En las primeras etapas de la osteoporosis, el hueso trabecular puede ser dañado, sin embargo las pruebas de densidad de hueso no mostrarían nada anormal porque la masa de hueso es todavía la misma. El hueso trabecular tiene una tasa de rotación de aproximadamente el 25% frente al 3% del hueso cortical.

 

El hueso consiste en un 9 por ciento de carbonato de calcio y un 85 por ciento de fosfato tricálcico, siendo la parte de fósforo frecuentemente ignorada. Demasiado, o demasiado poco fósforo contribuye a la osteoporosis. Un exceso promueve pérdida de calcio a través de un exceso de medio ácido, y demasiado poco estimula la calcificación, en la que el calcio es depositado fuera del hueso o una tasa impropia de calcio/fósforo debilita la matriz del hueso

El magnesio “como fosfato de magnesio (sobre 2%)- también tiene que ser considerado como parte de la constitución del hueso y la dieta y una cantidad de algún suplemento nutricional deberían ajustarse para crear una tasa de calcio/magnesio genéticamente ideal. Niveles excesivos de magnesio pueden dar lugar en una deficiencia de calcio, incluyendo pérdida de hueso, incluso ante la presencia de niveles de calcio celulares normales.

Respecto al fluoruro, se necesita una cierta cantidad, aproximadamente un 4% como fluoruro de calcio, para endurecer el hueso. El silicio, generalmente se toma en forma de sílice y es un remedio natural que ayuda en la prevención de la osteoporosis y especialmente ayuda después de las fracturas.

El manganeso ayuda a mantener el calcio soluble o biodisponible, y al igual que la vitamina C y zinc, ayuda con la absorción de calcio. También exhibe cualidades estrogénicas, lo que es útil en el tratamiento de síntomas de la menopausia también. El boro reduce el  manganeso, lo cual  es una ventaja en algunos tipos de enfermedades hepáticas donde el manganeso elevado produce bajos niveles de calcio. Sin embargo, en otras situaciones, el boro podría crear una relación de calcio alto / manganeso bajo si se consume demasiado, por lo que existe la posibilidad de crear otros problemas o conflictos (por ejemplo, calcificación), a menos que sea cuidadosamente adaptado a la química del paciente.

Los niveles altos de sodio, como resultado de problemas en los riñones, tienen el potencial de reducir la densidad ósea al afectar negativamente la relación calcio / magnesio de un individuo, lo que requiere que un individuo reduzca el consumo de sal. La misma consideración se debe dar a los tratamientos de los pacientes a largo plazo con aspirina, que tienden a reducir el magnesio, y con el tiempo los niveles de calcio, por lo que no sólo alientan la osteoporosis en las personas propensas, sino que interfieren en la curación de las fracturas.

La vitamina B5 (ácido pantoténico) reduce la pérdida de hueso debido a fósforo elevado. Por la misma razón, puede ser útil para los pacientes con gota o algunos tipos de artritis. Aunque la vitamina A ha demostrado ser protectora de algunos tipos de cáncer, una mayor ingesta alienta la osteoporosis (a menos que se tome estrógeno al mismo tiempo), e inhibe la vitamina D y su efecto protector sobre varios tipos de cáncer -aunque se requiere una ingesta normal de vitamina A para que la vitamina D funcione correctamente.

El mismo enfoque de precaución debe ser tomada como con otras formas de tratamiento – como la terapia de estrógeno solo – en el que el efecto positivo para una enfermedad (aumento de la densidad ósea) se compensa con un mayor riesgo de sufrir otras consecuencias graves (cáncer). Este efecto adverso de vitamina A preformada sobre la densidad ósea no se aplica a beta caroteno o mezcla de carotenoides.

Las recomendaciones de vitamina D han sido objeto de muchas revisiones, y  la mayoría de los estudios de investigación recientes sugieren que los niveles óptimos sean mucho más altos que los propuestos con anterioridad.

Vitamina D: Limón

Sin embargo, una mayor ingesta de vitamina D también requiere una ingesta de calcio mayor, ya que los altos niveles de vitamina D con la deficiencia de calcio pueden empeorar los problemas de densidad ósea existentes.

La vitamina K es sobre todo conocida por su participación en la coagulación de la sangre, sin embargo, también es un importante remedio en un tratamiento nutricional utilizado en la lucha contra la osteoporosis.

La investigación ha demostrado que la vitamina K2 y la vitamina E ayudan a reducir la calcificación de las arterias, sin embargo la vitamina K2 (idealmente en forma de MK-4, o alternativamente, MK-7) es, además, capaz de frenar la pérdida de calcio en los pacientes con una tendencia a perderlo, y su tratamiento ayuda a mantener la densidad ósea y prevenir la pérdida ósea más que la vitamina D y el estrógeno sintético.

El ácido del estómago es otro aspecto muy importante de la osteoporosis a través de su implicación en los niveles de calcio y magnesio, por lo que los niveles de ácido alto estimulan la pérdida de calcio, pero los bajos niveles promueven un almacenamiento excesivo de calcio (calcificación), lo que resulta en la bio-disponibilidad de calcio. Ambos extremos – demasiado o muy poco ácido en el estómago – tienen un impacto desfavorable sobre la osteoporosis.

El cromo y cobre también contribuyen a la salud de los huesos y son remedios nutricionales eficaces que reducen el riesgo de osteoporosis.  Se requiere de cromo para las funciones paratiroides adecuadas, por lo que cualquier antagonista de cromo (potasio, selenio, cobre, vanadio o,) puede contribuir a fomentar la pérdida de hueso si se complementa innecesariamente, o si sus niveles siguen siendo demasiado altos por cualquier otra razón médica o dietética.

El estroncio no se considera que es un oligoelemento esencial para el ser humano en este momento, sin embargo, ahora se puede encontrar en muchas formulaciones nutricionales, en los productos que ofrecen el soporte nutricional en el tratamiento o la prevención de la pérdida ósea, y algunos medicamentos usados para tratar la osteoporosis. La acción del estroncio está estrechamente relacionada con la de calcio, aunque la retención de estroncio varía inversamente con la ingesta de calcio.

Por último, hay quienes afirman que una alta ingesta de proteínas es la causa más común de la osteoporosis en las sociedades occidentales. Dado que el consumo alto de proteínas – en particular de las dietas de moda – es definitivamente una preocupación no sólo para la osteoporosis, sino también para las funciones del riñón, es el fósforo, el producto final del metabolismo de las proteínas  el que necesita ser evaluado. Realmente lo importante  es que el estatus de fósforo del individuo permanezca normal.

Ya sabes como prevenir la osteoporosis y mantener una buena salud, reequilibra tu pH, camina al menos una hora diaria y sé feliz.

 

Osteoporosis

La osteoporosis es, desde el punto de vista de la medicina biológica, una desmineralización ósea, que tiene lugar por una acidificación constante de los tejidos, debida a una alimentación basada en alimentos industriales o refinados o por exceso de proteínas o azúcar blanco y el bajo consumo de verduras o cereales integrales.

La osteoporosis se produce en realidad cuando en el proceso de renovación del hueso se rompe el equilibrio, bien porque no se crea tanto hueso nuevo, bien porque aumenta la reabsorción ósea o por ambas causas.

¿Pérdida de calcio o falta de manganeso?

Entroncando con este tema de la reabsorción ósea, o lo que es lo mismo, la destrucción de hueso envejecido, ha habido una reciente e importante investigación en España propuesta por investigadores de la UCLM (Universidad de Castilla La Mancha) después de estudiar cuernos de venado. La hipótesis fue publicada en la revista Frontiers of Bioscience y tiene que ser confirmada por la comunidad científica. Según esta nueva teoría, la osteoporosis no tendría su causa en el déficit de calcio, sino en la falta de manganeso, un mineral esencial para la absorción de calcio.

Cuando el cuerpo humano absorbe menos manganeso o cuando se envía desde el esqueleto este manganeso a otros órganos que lo requieran, tales como el cerebro, el calcio que se extrae al mismo tiempo, no se absorbe correctamente y se excreta en la orina. De esta forma es como la osteoporosis ataca lentamente. Conforme a esta investigación, la falta de calcio no sería la causa sino una consecuencia de la osteoporosis.

La explicación de esta nueva versión de la osteoporosis viene por un estudio del Dr. Tomás Landete, director del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos, y su equipo de colaboradores.

Ellos investigaron la enorme cantidad de cuernas de ciervos que se habían roto en el año 2005 en España y las compararon con las roturas en otros animales de granja, llegando a la conclusión de que el debilitamiento se debió al agotamiento de manganeso causado por la dieta del ciervo. Ese año se produjo un invierno frío intenso en nuestro país que a su vez causó que las plantas redujeran sus concentraciones de manganeso como respuesta a dicho estrés. En definitiva, la alimentación de los venados en 2005 fue más pobre en manganeso porque las plantas, debido al frío, también tenían menos concentración de ese mineral.

Osteoporosis Y Terapias

Enlaces a la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson

En el caso de los seres humanos, estos investigadores sugieren que el manganeso se extrae de los huesos cuando es requerido por los órganos «más importantes», como el cerebro. El investigador Tomás Landete añade que «el mantenimiento de los huesos es importante, pero más aún es sostener el funcionamiento del cerebro, que utiliza el 25% de nuestro consumo de energía cuando está en reposo.»

El equipo también señala que cuando este mineral vital se agota después de la aparición de la osteoporosis, enfermedades como la enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson y demencia senil pueden aparecer. Para poner esta teoría a prueba, se analizaron los datos de 113 pacientes que fueron operados de osteoporosis y osteoartritis (desgaste del cartílago articular) en el Hospital de Hellín en Albacete, entre 2008 y 2009. El 40% de los operados por osteoporosis mostró algún tipo de disfunción cerebral, mientras que este no era el caso en ninguno de los 68 pacientes operados por osteoartritis.

Además, el porcentaje aumenta con la edad y sólo entre los pacientes con osteoporosis. El agotamiento de las reservas de manganeso podría estar detrás de la enfermedad de los huesos y la degeneración cerebral. «Estamos recogiendo huesos humanos para confirmarlo. Sin embargo, los estudios en ratas en los que la enfermedad de Alzheimer ha sido inducida por intoxicación de aluminio muestran como la gravedad de esta enfermedad, la osteoporosis, aumenta, en la misma medida que los niveles de manganeso disminuyen en los huesos», dice Landete.

El investigador también recuerda los estudios que vinculan el manganeso a la enfermedad de Parkinson y muestran que los astrocitos, que proporcionan apoyo a las neuronas, tienen enzimas específicas que requieren de manganeso. En cualquier caso, los investigadores plantean que su teoría «no es una solución definitiva a este tipo de enfermedades, sino que constituye el primer paso en una nueva dirección» – una nueva dirección que requiere la validación y la confirmación por parte de la comunidad científica.

La osteoporosis, como desmineralización ósea o acidificación.

Desde el punto de vista de la medicina biológica y de Biosalud, como explica el Dr. Mariano Bueno, director del centro, la osteoporosis es realmente una desmineralización ósea, debida a un defecto en la alimentación, el stress, las sobrecargas emocionales, la intoxicación por metales pesados, las radiaciones y la contaminación electromagnética. Se produce una acidificación en los tejidos y las reservas alcalinas de los huesos, calcio, magnesio, fósforo, migran para compensar esa acidez y equilibrar el PH. Esa migración supone que el hueso pierde densidad.

La clave del tratamiento de la osteoporosis en Biosalud es que nosotros hacemos un tratamiento personalizado, igual que en el resto de unidades de tratamiento. Analizamos el caso y descubrimos las causas que han generado la osteoporosis con tres pruebas básicas: la prueba de aminoácidos, la prueba del estrés oxidativo y un estudio de la alimentación.

Con estos datos, realizaremos al paciente un protocolo personalizado, en el cual equilibraremos el ph desacidificando con sales alcalinas y, por otra parte, hacemos un aporte de aminoácidos que le dan más consistencia al hueso: glicina, prolina y lisina.

La medicina biológica aporta con este tratamiento un nuevo enfoque a la osteoporosis y damos solución a los problemas que esta enfermedad causa en muchas personas.

Aquí puedes ver el vídeo en el que el Dr.Mariano Bueno resume el tratamiento para la osteoporosis.

¿Cómo trata la medicina convencional la osteoporosis?

En España, hay unos tres millones de personas que padecen osteoporosis, y que por lo tanto, tienen más posibilidades de sufrir fracturas que otras personas. Actualmente, el fármaco que en la medicina convencional se está generalizando en España para tratar la osteoporosis es la teriparatida, que se aprobó en Estados Unidos en 2002 y en 2003 en la Unión Europea.

Precisamente este mes de Septiembre, ha habido un estudio conjunto de la Universitat Politécnica de Valencia y el Hospital Obispo Polanco de Teruel en el que se ha llegado a la conclusión de que la teriparatida es más eficaz en aquellos pacientes que tenían una peor calidad de vida y un estado inicial de mayor dolor cuando se les diagnosticó osteporosis.
Según esto, si el efecto del fármaco es mayor en pacientes con peor estado de salud, es a esos pacientes a los que habría que prescribir el fármaco con prioridad a otros pacientes, todo lo cuál podría traducirse en una optimización del gasto sanitario. Para llegar a esta teoría, se utilizaron una escala visual analógica (EVA) y el cuestionario EQ-5D del European Quality of Life Questionnaire, antes EuroQol.

Respecto a los medicamentos para la osteoporosis, investigadores de la UCLA (Universidad de California, en Los Angeles) revisaron casi 300 estudios realizados sobre la eficacia y los efectos secundarios de los medicamentos para la osteoporosis y los resultados han demostrado que los medicamentos más comúnmente prescritos solo reducen el riesgo de fracturas en un 80%, por lo que recomiendan que toda medicación para la osteoporosis debe ir acompañada de una ingesta adecuada de calcio, de la adecuada vitamina D y de ejercicio.

Tratamientos naturales para la osteoporosis

Si bien algunos riesgos de la osteoporosis son inevitables, hay tratamientos naturales que todo el mundo puede hacer para reducir su riesgo y fortalecer los huesos.

Nosotros recomendamos los siguientes:

  • Hacer ejercicio con regularidad, y especialmente, hacer ejercicio con pesas, es una buena forma de combatir la osteoporosis, ya que obligar al hueso a soportar una carga o trabajar contra la gravedad induce al cuerpo a producir más células óseas
  • Beber algo de alcohol. Sí, esto es correcto. No hay que extrañarse. Y es que beber de 3 a 6 unidades de alcohol a la semana ayuda al cuerpo a retener el calcio y prevenir la osteoporosis al aumentar los niveles de estrógeno. Pero hay que tener cuidado, y cumplir esos límites, ya que beber demasiado alcohol, sabemos que daña la salud en general.
  • Limitar el consumo de cafeína, ya que ésta puede dirigir a una cierta pérdida de calcio. Se puede tomar una taza de cafe al día.
  • Limitar el consumo de proteínas. El consumo excesivo de proteínas hace que el calcio se excrete. Con el tiempo, si no es compensado con un mayor consumo de calcio, esta pérdida afectará a los huesos.
  • Consumir magnesio. Los estudios demuestran que el magnesio, un mineral presente en cantidades relativamente grandes en el cuerpo, tiene una importancia fundamental para el fortalecimiento, la preservación y la reconstrucción de los huesos. De hecho, la mitad del magnesio de nuestro cuerpo se encuentra en los huesos. Sin embargo, muchas personas, especialmente las mujeres, no tienen suficiente magnesio en su dieta. Los frutos secos (especialmente almendras), los cereales integrales y el brócoli tienen magnesio.
  • Tomar un poco el sol, ya que la vitamina D, que depende de la exposición a la luz solar, ayuda a la absorción del calcio de los intestinos
  • Utilizar el vinagre en muchos menús, ya que el vinagre ayuda a extraer el calcio de los alimentos cuando se cocina o se consume.
  • Comer una manzana al día, puesto que las manzanas tienen boro, que es un mineral que ayuda a que el cuerpo retenga el calcio

 

Beber refrescos aumenta las posibilidades de tener osteoporosis


La enfermedad osteoporosis afecta a los huesos y está provocada por la disminución del tejido que los forma.  A medida que envejecemos perdemos masa ósea y los huesos se hacen débiles y quebradizos.

Beber Refrescos Aumenta Las Posibilidades De Tener Osteoporosis

Los refrescos aumentan las posibilidades de osteoporosis

En relación con la osteoporosis, se ha demostrado que consumir demasiados refrescos no es bueno. Los refrescos y las bebidas carbonatadas no posibilitan una buena absorción de calcio, por lo que incrementan las posibilidades de tener osteoporosis a edades tempranas.

Un alto consumo de refrescos se traduce en carencias de nutrientes básicos que son los que producen el adecuado desarrollo óseo. Haremos mejor consumiendo leche y sus derivdaos, y vitamina D que se obtiene de huevos y pescados también. En definitiva, se trata de tener desde la infancia la adecuada aportación de calcio.

Es igualmente positivo reducir la sal y el café y la realización de deporte o ejercicio físico diario, a la vez que una proporcionada exposición al sol.

Biosalud, experto en el tratamiento de la osteoporosis

Llevamos mucho tiempo con un tratamiento específico para la osteoporosis. Comenzamos explicando al paciente lo necesario que es  tener unos hábitos de vida saludables.

Siguiendo la evaluación de nuestro equipo médico se determinará en cada caso particular cual es el tratamiento para la osteoporosis ideal para el paciente.

Consejos para prevenir la osteoporosis con simples hábitos diarios


Siempre hay una razón para mantenerse activo a medida que envejecemos. Y una de ellas es que mantenerse activo mantiene los huesos más fuertes. El simple hecho de realizar ejercicio con pesas cada día puede marcar la diferencia entre una fractura de huesos y terminar en el hospital o mantenerse saludable e independiente en casa.

Consejos Para Prevenir La Osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad ósea que es común en los últimos años, especialmente para las mujeres. A medida que envejecemos perdemos masa ósea y los huesos se hacen débiles y quebradizos. Una de cada dos mujeres y uno de cada cuatro hombres se romperá un hueso debido a la osteoporosis.

La masa ósea normalmente alcanza su máximo a finales de la pubertad y se mantiene hacia los 30 años. Pero a medida que nos hacemos mayores, la masa ósea se deteriora de forma natural. Esto es especialmente cierto para las mujeres en la menopausia porque los huesos se vuelven más débiles y sin estrógeno.

La noticia positiva es que con hábitos de vida saludables y unas acciones diarias sencillas, la osteoporosis se puede prevenir.

Hábitos diarios para la prevención de la osteoporosis

Enumeramos algunas acciones que pueden prevenir la osteoporosis:

  • Consumir bastante calcio y vitamina D: Es recomendable tomar 1200 mg de calcio y 800 IU de vitamina D al día. Es mejor tomarlos juntos, ya que la vitamina D ayuda a que los huesos absorban el calcio.
  • Mantenerse activo físicamente y hacer ejercicios simples con pesas: Las personas que son activas, caminan y se mueven regularmente son mucho menos propensas a romperse un hueso debido a la osteoporosis que los que se quedan quietos en casa. También es muy recomendable nadar.
  • Llevar una dieta equilibrada que incluya muchas frutas y verduras: Un estudio reciente muestra que el consumo de frutas y verduras – ciruelas o ciruelas secas – en especial ayuda a mantener la densidad ósea. El potasio y el magnesio en frutas y verduras ayuda a neutralizar los ácidos creados por digestión , que a su vez reduce la pérdida ósea.
  • Limitar el alcohol y no fumar: Esto es muy bueno para la salud en general y también para la salud de los huesos.
  • Hacerse escáneres regulares de la densidad ósea si se tienen más de 65 años: Si bien no es necesario someterse a revisiones regularmente hasta los 65 años, se pueden hacer pruebas de osteoporosis a través de una densitometría ósea.

Ciertos medicamentos y enfermedades crónicas pueden aumentar el riesgo de osteoporosis. Sabemos que la toma de esteroides o medicinas para la hipertensión o tiroides de manera regular pueden contribuir a riesgo de osteoporosis.

En Biosalud tratamos la osteoporosis desde hace tiempo

Nuestro tratamiento comienza con la explicación al paciente de lo importante que es tener hábitos de vida saludables como los que hemos indicado.

De acuerdo a la evaluación de nuestro equipo médico se determinará en cada caso particular cual es el tratamiento para la osteoporosis ideal para el paciente.

Hay que tener presente que la osteoporosis es una enfermedad silenciosa que se puede prevenir desde temprana edad con unos hábitos de vida sanos y que actualmente existen muchas herramientas para el diagnóstico y terapéuticas para luchar de una manera apropiada contra esta enfermedad.

Tener grasa en los órganos y la sangre puede afectar a la osteoporosis


Un estudio publicado en la revista Radiology ha certificado que las personas que tienen más cantidad de grasa en los órganos y la sangre tienen más probabilidades de sufrir osteoporosis. Esto es debido a que también presentan una alta cantidad de grasa en la médula espinal.

Las razones de la investigación las da Miriam A. Bredella, autora principal del estudio. «En nuestro ensayo, nos centramos en la grasa de la médula ósea, ya que es donde las células madre pueden desarrollarse en osteoblasto, las células responsables de la formación de hueso, o las células de grasa», explico. «También queríamos ver la relación entre la grasa de la médula ósea y otros componentes grasos, como los del hígado y el músculo», añadió.

Los científicos examinaron a 106 individuos entre 19 y 45 años. El requisito fundamental es que fueran obesos en función del índice de masa corporal. La técnica utilizada para el estudio fue la espectroscopia de protones por resonancia magnética lo que permitió una medición precisa de la cantidad de grasa que tiene el organismo.

La alimentación es fundamental

En Biosalud estamos convencidos de la importancia de la alimentación en el tratamiento de las dolencias que presentan la mayoría de nuestros pacientes. Uno de estos males en los que comer de forma sana afecta es la osteoporosis y todas las relacionadas con el desgaste articular.

Cierto es que en Biosalud utilizamos el plasma rico en plaquetas como técnica fundamental para el tratamiento de la osteoporosis pero paralelamente podemos realizar al paciente un estudio personalizado mediante el cual le mostramos la alimentación que debe seguir en función de su genética para lo que realizamos un análisis de intolerancias alimenticias y el innovador FoodGen que nos mostrará los alimentos que debe ingerir el paciente en función de su genética. Todo ello para lograr el mejor cuidado posible de todas las personas que pasan por Biosalud.

La osteoporosis afecta más a las mujeres con menopausia


La Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) ha afirmado que el 70% de las mujeres con menopausia sufren osteoporosis lo que se explica por los cambios hormonales que sufren con la llegada de esta etapa.

La Osteoporosis Afecta Al 70% De Las Mujeres Con Menopausia

También se ha comprobado que hay más casos de osteoporosis diagnosticados ya que la sociedad está más concienciada y se realizan más pruebas como densitometrías. Así mismo, referenciaron que la aparición de esta enfermedad es cada vez más temprana. Actualmente suele aparecer entre los 30 y los 40 años, dándosele el nombre de osteopenia.

Para que las mujeres sepan cómo combatir la osteoporosis y otras dolencias relacionadas con la menopausia, la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia ha elaborado unas Menoguías con consejos de especialistas sobre las mismas.

Plasma contra el desgaste

Biosalud ofrece a los pacientes con algún tipo de enfermedad degenerativa como la osteoporosis un tratamiento personalizado en virtud de del adn de cada persona. Tras un estudio en el que se tratan las condiciones en las que se encuentra el hueso a tratar, se suministra un tratamiento a base de plasma rico en plaquetas que se inyecta en la articulación a tratar.

Relación entre osteoporosis y vértigo


La pérdida de masa osea podría ser una de las causas de la relación entre osteoporosis y vértigo.

Este dato afectaría más a las mujeres a partir de los 50 años, sin embargo se ha descubierto que es una patología que también afecta a los hombres, por lo que se debe revisar y estudiar otras posibles causas para esta relación osteoporosis-vértigo.

Los resultados de las investigaciones no dejan lugar a la duda, las personas que padecen osteoporosis son susceptibles de padecer vértigo. Los datos que fueron publicados hace algún tiempo en la revista Neurology detectaron esta asociación en un estudio desarrollado sobre más de 200 personas que ya padecían otros transtornos de inestabilidad benignos, y sin otra causa diagnosticada previa.

Dado que existen diferentes alteraciones de la estabilidad, como alteración del sentido del equilibrio, sensación de giro del entorno, e incluso el desmayo, entre otras, y diferentes diagnósticos posibles para estas alteraciones, las investigaciones parecen haber demostrado esta relación causa-efecto en pacientes con osteoporosis quienes presentaban estos cuadros de vértigo simultáneamente.

En otras palabras; Los pacientes con osteoporosis tienen mayor probabilidad de padecer vértigos.

Biosalud Instituto Europeo de Biomedicina