¿Qué nos ocurre cuando estamos delante del ordenador?

Dolores de cabeza o espalda por las horas de oficina

Hoy en día el ordenador es una de nuestras herramientas mas usadas para facilitarnos tareas del día a día, tanto en el trabajo, como  de diversión, información, formación y un largo etc…

Su utilización ocasional no  nos supone  riesgo alguno, pero cuando este se vuelve prolongado llega a ocasionarnos múltiples problemas como pueden ser dolores de cabeza, problemas oculares, nauseas, mareos, túnel carpiano, tendinitis, epicondilitis, tenosinovitis, dolores y patologías de la espalda, etc. Y es en este último  en lo que vamos centrar nuestro articulo; aunque también sirve para las diversas patologías ya citadas.

El problemas mas común que nos vamos a encontrar, por este uso excesivo,  es en la columna, en todo su recorrido, lumbar, dorsal y cervical y aquí hablaremos de los 3 factores mas importantes a tener en cuenta a la hora de sentarnos delante de un ordenador, pero no los únicos

Primeramente  comentar brevemente, que nuestra columna esta formada por unos huesos llamados vertebras y entre ellas existen unos discos que son los que facilitan y amortiguan los movimientos vertebrales.

  1. El primer factor es la posición de sedestación;  esta es la postura que mas fuerza nuestra columna y por ello  nuestras vertebras sufren muchísimo cuando pasamos largos periodos sentados, y si no tenemos una higiene postural adecuada  esta aumenta el riesgo de que los discos se rompan, fisuren, deformen o incluso se hernien , provocando mucho dolor y repercusiones irreversibles .
  2. Otro factor a tener en cuenta es que  dicha posición  nos vicia a adoptar posturas incorrectas, que fuerzan la espalda  aumentando esa presión en los discos.
  3.  Y como ultimo factor, es la falta de actividad física; la musculatura es un pilar importantísimo para el mantenimiento de nuestra columna y evitar futuras lesiones. Por ello esa inactividad provoca que los músculos, de la columna y los abdominales, no puedan tener una respuesta adecuada a los esfuerzos que le pedimos a nuestra espalda diariamente.

En nuestra clínica, el área de fisioterapia trata este tipo de problemas tanto desde la prevención, con higiene postural, fortalecimiento muscular…, como tratar cualquier problema ya adquirido.

Fascitis plantar, un fuerte dolor en el pie

¡Cuánto me duele la planta del pie!

¿Te has levantado una mañana y al tocar el suelo has notados un dolor muy fuerte en la planta del pie o talón y que poco a poco va disminuyendo a lo largo del día?

Pues si este es tu caso vamos a detallar mas precisamente si pudieras tener una fascitis plantar, y como la fisioterapia te puede ayudar.

De forma muy breve, fascitis plantar es una banda gruesa que tenemos, como bien dice la propia palabra, en la planta del pie. Esta banda va desde el talón hasta el inicio de los dedos y es la que nos proporciona la amortiguación para nuestra movimiento constante formando una curvatura en forma de puente bajo el pie, adecuada para soportar la carga de nuestro cuerpo constantemente.

Esta banda se puede verse afectada por varios factores:

  • Por un exceso de estiramiento o por realizar los estiramientos incorrectamente.
  • Por un exceso en su uso, como es en el caso de los deportistas que someten continuamente a sus fascias a presiones con sus entrenamientos y competiciones.
  • O bien por una predisposición ya sea por pisar mal o por que el puente del pie es excesivo (pie cavo) o deficitario (pie plano), tanto en un caso como en el otro lo que se ve alterado es ese puente por lo que la banda sufre constantemente tensión y mucha carga al caminar, con lo que se inflama y con ello un fuerte dolor al movimiento, ya que no hay una buena base de pisada.

Un buen tratamiento fisioterapeútico a tiempo es la mejor opción a este tipo de problema, puesto que la fisioterapia actúa antes de que llegue el dolor, ayudando a prevenir, dando una serie de pautas (tanto a deportistas como si tu problema es de puente plantar) de movimiento y calzado y aliviando los síntomas una vez que el dolor y la inflamación ya están.

Síndrome del túnel carpiano


La fisioterapia le enseñara pautas de movilidad para minimizar los efectos

¿Le duelen mucho las manos, brazos y dedos?, ¿se le duermen?, ¿siente hormigueo, debilidad, torpeza para manipular y coger objetos y sensación de hinchazón?

Si a todos estos síntomas le añadimos que usted trabaja de limpiada/or, con martillo neumático, de cajera/o, carnicera/o, ama/o de casa, coge mucho al niño, de costurera/o, de carpintero, con el ordenador o cualquier otro trabajo que implique trabajos manuales a lo largo del tiempo, entonces estará en los grupos potenciales de riesgo a sufrir el síndrome del túnel carpiano. La fisioterapia puede ayudarle en el tratamiento

 

En la muñeca tenemos varios nervios que mandan información al cerebro para que éste a su vez mande órdenes a los músculos, tendones y ligamentos para realizar el movimiento ideal de la muñeca. Uno de estos tendones se encuentra en nuestra muñeca en forma de banda horizontal (de un lado al otro) y que unido a los huesos formal un túnel, por el cual pasan por debajo nervios, otros tendones y ligamentos que son los que harán la función de flexión y extensión de la mano.

Cuando este túnel se estrecha por diversas causas, muchas veces desconocidas y otras pueden ser por diversas alteraciones (traumas, diabetes, retención de líquidos por embarazo, obesidad, artritis, afecciones del tiroides, tumores, infecciones, flexión durante largo tiempo por el tipo de trabajo que tenemos) oprime a todas estas estructuras y sobre todo al nervio mediano, provocando todos esos síntomas, que si se agravan en el tiempo puede llegar a provocar perdida de sensibilidad permanente o incluso encoger el pulgar o rigidez de la mano teniendo que ser el único tratamiento la cirugía.

Los tratamientos a este tipo de afección son la cirugía en casos graves o que no mejore con el tratamiento previo, inyectar esteroides, inmovilizar la muñeca recta sobretodo por la noche y la fisioterapia.

Sindrome Tunel Carpiano Fisioterapia

Lo idóneo es, si usted está en el grupo con potencial peligro, prevenirlo antes de que le aparezcan los síntomas o si ya los han comenzado a sentir que los trate antes de que se agraven y para ello la mejor opción es la fisioterapia.

El fisioterapeuta le enseñara pautas de movilidad en su trabajo para minimizar los movimientos y actos dañinos, así como a colocarse la férula y los momentos que debe llevarla y el tiempo a llevarlo en el día, como también tratamientos con US, tratamientos con CHC, laser, movilizaciones€¦.

Dolor de espalda: hacer la compra puede ser una tortura

¿Cuantas veces has vuelto del supermercado  y te duele la espalda?

Y es que hacer la compra lleva un riesgo para la columna del que no nos damos cuenta, bien por las posturas que adquirimos al llevar las bolsas y el carrito, como por los pesos que soportamos, provocándonos esos terribles y pegadizos dolores de espalda, incluso agravar lesiones y patologías ya existentes o crear nuevas si continuamos haciéndolo mal  en el tiempo.

Es por ello, que hay que tener en cuenta unas pautas correctas al ir a comprar, ofreciéndole a nuestra espalda una larga y saludable vida.

Aunque  lo ideal es no llevar nada de peso y que nos lleven la compra a casa, esta no es la opción que normalmente cogemos y adquirimos malos hábitos para cargar y transportar.

Asi pues:

  • El llevar toda la compra en una bolsa o en dos pero con diferentes pesos, echarnos hacia delante cuando estamos cargados, recoger las bolsas del suelo inclinándonos, nos va a provocar dolencias y lesiones en la espalda sobretodo a nivel lumbar y dorsal.
  • El mantener los codos en extensión al transportar las bolsas o llevar mal el carrito de la compra nos puede causar mucho dolor en codos, hombros y muñecas.
  • Un mal uso del carrito de la compra (llevarlo de manera errónea o cargarlo mas del peso permitido) también nos puede provocar grandes dolores y futuras lesiones en la columna y brazos.

Además de adoptar posturas correctas a la hora de cargar y saber como llenar nuestra compra, también deberíamos tener en cuanta estirar una vez estemos en casa y  con la compra colocada, algo que nos vendrá muy bien para las posibles molestias y prevención de futuras lesiones.

En nuestra clínica tratamos este tipo de dolencias dando un trato personalizado y profesional, con una combinación de diferentes e innovadas técnicas de fisioterapia y el compromiso de ofrecerle técnicas de prevención.

Fisioterapia vascular: tratar el linfedema primario


Ejercicios para mejorar la circulación linfática

La fisioterapia vascular es una de las formas de tratar un linfedema, que se produce cuando la linfa no es drenada adecuadamente por el sistema linfático provocando una hinchazón por la acumulación de líquido en los tejidos blandos.

 

La linfa se lleva desde los tejidos al sistema venoso por el sistema linfático hasta devolverla de nuevo al sistema venoso en las venas subclavias

Las personas a las que se les ha extraído un ganglio de la axila o de la ingle por cáncer o que han recibido radioterapia y desarrollan esclerosis ganglionar son los pacientes con el riesgo mayor de padecer un linfedema.

Se distingue entre linfedema primario, que no tiene causa aparente, es congénito y hace que las vías linfáticas no funcionen bien o linfedema secundario, cuando el sistema linfático se ha modificado alterándose por alguna operación quirúrgia, infección o traumatismo.

El sistema linfático es básicamente el sistema de alcantarillado de nuestro cuerpo. Aunque tiene millones de vasos, igual que el sistema de la sangre, no tiene un corazón fuerte para mantener la linfa en movimiento. En cambio, la linfa se mueve al respirar, caminar, por la actividad intestinal, y por la acción muscular. A medida que los músculos se tensan, los vasos linfáticos se aprietan y la linfa es empujada y se filtra a través de los ganglios linfáticos en su camino de regreso a las venas y el corazón.

Tenemos que mantener la linfa en movimiento de manera eficiente y una forma es a través del ejercicio. Otra es un tablón de deslizamiento o incluso unidades de inversión que nos permiten colgarnos boca abajo. Pero el drenaje linfático también puede ser facilitado por la manipulación del cuerpo de las siguientes maneras:

  • Estimulación del punto de reflejo
  • El ordeño de la linfa
  • Tracción axilar

Estimulación del punto de reflejo

Hay un punto reflejo que ayuda a estimular el drenaje linfático en el cuerpo superior. Se encuentra en la parte inferior del hueso del pecho, o esternón. Frotar vigorosamente esta área durante unos dos minutos puede ayudar al drenaje linfático.

El ordeño de la linfa

Otra forma de ayudar a los ganglios linfáticos al drenaje es frotarlos suavemente u ordeñarlos hacia el corazón. Esto funciona muy bien, por ejemplo, con los dolores de garganta o la congestión nasal. Mediante el uso de un lubricante, se puede iniciar el masaje bajo la mandíbula y bajar hacia la garganta a cada lado del gran músculo de ambos lados del cuello.

A continuación, hay que empezar en la base del cráneo con los pulgares justo detrás de las orejas. Empujar debajo del cráneo, en el cuello, con una presión firme yendo lentamente hacia la clavícula. Continuar haciendo esto, y mover cada vez los pulgares más juntos hacia la columna vertebral.

Esta sencilla manipulación alivia los dolores de cabeza y la tensión en el cuello. Siempre hay que masajear el sistema linfático (así como el sistema circulatorio) hacia el corazón. Si te fijas, los terapeutas de masaje trabajan siempre hacia el corazón. La terapia de masaje es buena para la circulación y uno de sus beneficios es estimular el drenaje del sistema linfático.

Tracción axilar

Otra técnica importante y fácil es «la tracción axilar», que significa algo así como tirar de la axila.» Simplemente el paciente se acuesta boca arriba y tiene al fisioterapeuta al pie de su cabeza, coloca sus manos debajo de sus axilas, y tira suavemente directamente hacia su cuerpo. Mantiene los brazos a los lados. Tu pareja (el fisioterapeuta) debería mantener esta tracción, o tirar, durante 20 a 30 segundos. Después de un breve descanso, repite el procedimiento cuatro o cinco veces.

Fisioterapia Vascular. Tracción Axilar

Puedes realizar cualquiera de estos procedimientos diariamente. Antes de utilizar la inversión, sin embargo, hay que consultar con el médico, especialmente si estás embarazada o tienes la presión arterial alta, hemorragias, o enfermedades de tuberculosos, cáncer en la cavidad pélvica, apendicitis o úlceras en el estómago o el intestino.

Fascitis plantar: síntomas


Tratamiento con fisioterapia traumatológica

El dolor en el talón es una enfermedad común del pie. Se manifiesta con un intenso dolor al usar el talón afectado.

El dolor en el talón se acumula gradualmente y empeora con el tiempo. El dolor es severo y se produce cuando echas el peso en el talón.

 Fascitis Plantar, Dolor En El Talón

En la mayoría de los casos, sólo se ve afectado un talón, aunque las estimaciones sugieren que alrededor de un tercio de las personas tienen dolor en ambos talones.

El dolor suele ser peor a primera hora de la mañana, o la primera vez que das un paso después de un período de inactividad. Caminar suele mejorar el dolor, pero éste empeora de nuevo después de caminar o estar de pie durante mucho tiempo.

Algunas personas pueden cojear o desarrollar un estilo de caminar anormal en su intento de evitar colocar peso en el talón afectado.

La mayoría de los casos de dolor en el talón son causados ‹‹cuando una banda de tejido en el pie, conocida como fascia plantar, se daña y se espesa.

La fascitis plantar es el término médico para el engrosamiento de la fascia plantar.

La fascia plantar

La fascia plantar es una banda resistente y flexible de tejido que se extiende bajo la planta del pie. Se conecta el hueso del talón con los huesos del pie, y actúa como una especie de amortiguador para el mismo.

Un daño súbito o un daño que se produce durante muchos meses o años, puede causar pequeños desgarros (microdesgarros) que se desarrollan en el interior del tejido de la fascia plantar. Esto puede hacer que la fascia plantar se espese, lo que termina produciendo dolor en el talón.

El tejido circundante y el hueso del talón también se inflaman a veces.

Síntomas: dolor en el talón

La fascia se contrae durante la noche y por la mañana es cuando sentimos un dolor punzante en el talón del pie. Conforme pasa la mañana y el tejido se calienta, disminuye el dolor, pero éste volverá cuando estemos mucho tiempo de pie, hagamos actividad física  o nos levantemos después de estar sentados un buen rato.

El dolor, que se siente en el talón, puede ser tan fuerte que llegue hasta los dedos del pie.

En un primer momento de la fascitis plantar, el dolor se pasa pronto por la mañana, por ejemplo en los deportistas, después de comenzar el entrenamiento.

En una segunda fase, el dolor tarda más en desaparecer y ya se necesita una media hora por la mañana al levantarse para que cese, con lo cual, caminar o hacer deporte se hace cada vez más difícil

Cuándo ir al médico de cabecera

Consulta a tu médico de cabecera o a un podólogo (especialista en problemas de los pies) si has tenido un dolor en el talón persistente durante varias semanas y no ha parado a pesar de aplicarte las medidas de autoayuda que recomendamos en este post. El médico tiene que ser capaz de diagnosticar la causa de tu dolor en el talón preguntándote sobre tus síntomas e historial médico y el examen del talón y el pie.

Por lo general sólo se necesitan más pruebas si tiene síntomas adicionales que sugieren que la causa de tu dolor en el talón no es la inflamación, tales como:

  • entumecimiento o sensación de hormigueo en el pie, lo que podría ser un signo de daño en los nervios de los pies y piernas (neuropatía periférica)
  • el pie se siente caliente y tiene una temperatura alta (fiebre) de 38 ° C (100,4 ° F) o superior, lo que podría ser un signo de una infección ósea
  • el talón está duro o hinchado, lo que podría ser un signo de artritis

Las posibles pruebas adicionales que se pueden recomendar incluyen  un análisis de sangre, radiografías, una resonancia magnética (RM) o una ecografía.

Candidatos a sufrir fascitis plantar

Se estima que una de cada 10 personas tendrá por lo menos un episodio de fascitis plantar, en algún momento de su vida.

Las personas que corren o hacen footing regularmente, y los adultos mayores que están entre los 40-60 años de edad, son los dos principales grupos afectados por el dolor en el talón.

Tratamiento

Hay una serie de tratamientos para aliviar el dolor en el talón y acelerar la recuperación. Algunos son:

  • Descanso del talón – evitando caminar largas distancias y estar de pie durante largos períodos
  • Estiramiento regular – estirar los músculos de la pantorrilla y la fascia plantar
  • Alivio del dolor – el uso de una bolsa de hielo en el talón afectado y tomar analgésicos,
  • El uso de zapatos muy ajustados que apoyan y amortiguan tus pies. Los zapatos deportivos para hacer footing son muy efectivos
  • El uso de dispositivos de apoyo – como ortesis (soportes rígidos que se ponen dentro del zapato) o flejes (muelles)

Alrededor de cuatro de cada cinco casos tienen una solución en un año. Sin embargo, tener dolor en el talón durante todo este lapso de tiempo puede ser frustrante y doloroso.

En aproximadamente uno de cada 20 casos, los tratamientos anteriores no son suficientes y la cirugía puede ser necesaria para liberar la fascia plantar.

Fascitis Plantar, Tratamiento

En este caso en el que se realice una cirugía, y como forma de recuperación, o bien, tras el examen exhaustivo y las pruebas médicas necesarias, se necesita una fisioterapia traumatológica para solucionar la fascitis plantar. Eso es lo que hacemos en nuestra unidad de tratamiento de fisioterapia. Analizamos todos los agentes tanto internos como externos que han podido formar parte del proceso. Con todos los datos en nuestra mano podremos programar un protocolo personalizado para no sólo eliminar la dolencia si no evitar su reaparición. Buscamos una buena calidad de vida para ti y que el dolor no te impida llevar una vida normal. Además, dada la influencia del sobrepeso, podemos tratar ambos problemas combinando el tratamiento más adecuado.

Fisioterapia deportiva. Bursitis

 

La inflamación de las bursas

La bursitis es la inflamación o irritación de una bursa. Es una afección común que implica la inflamación del tejido blando alrededor de los músculos y los huesos, con mayor frecuencia en el hombro, codo, muñeca, cadera, rodilla o tobillo.

Una bursa es un pequeño saco lleno de líquido que actúa como amortiguador entre un hueso y otras partes móviles: músculos, tendones o la piel. Las bursas se encuentran en todo el cuerpo.

La bursitis ocurre cuando una bursa se inflama (enrojecimiento y aumento de líquido en la bursa).

Fisioterapia Deportiva Bursitis

La bursitis es comúnmente causada por el uso excesivo o trauma directo en una articulación. La bursitis se puede producir en la rodilla o el codo, al arrodillarse o apoyarse sobre los codos más tiempo de lo habitual en una superficie dura, por ejemplo. En cambio, la tendinitis es más a menudo el resultado de una lesión repetitiva o el movimiento en la zona afectada. Estas afecciones se producen con más frecuencia con la edad. Los tendones se vuelven menos flexibles con la edad, y por lo tanto, más propensos a la lesión.

Personas como carpinteros, jardineros, músicos y atletas que realizan actividades que requieren movimientos repetitivos o ponen estrés en las articulaciones están en mayor riesgo de tendinitis y bursitis.

Una infección, artritis, gota, enfermedad de la tiroides, y la diabetes puede provocar también la inflamación de la bursa o del tendón (en el caso de la tendinitis)

La tendencia más actual o una de las más actuales es tratar la bursitis con fisioterapia deportiva.

Diagnóstico de la bursitis

Para determinar la causa de este problema, el  médico te pregunta sobre tu historial médico y te hace un examen físico cuidadoso. La sensibilidad a lo largo del tendón o su vaina (cubierta externa), o en un punto específico del tendón, sugiere tendinitis

La mayoría de los pacientes no necesitan al principio pruebas de imagen como rayos X, resonancia magnética o ecografías. Las imágenes y los análisis de sangre se realizan sólo si el problema persiste o no desaparece. Un análisis de sangre puede ayudar a detectar una infección. Los signos de una infección incluyen enrojecimiento, calor e hinchazón. Si la bursitis es el resultado de la infección, el líquido debe ser drenado de la bursa rápidamente.

Las causas de la bursitis

La bursitis puede tener como causa una lesión, una infección o una enfermedad preexistente en la que se pueden formar  cristales en la bursa.

Lesión

Una lesión puede irritar el tejido dentro de la bolsa y causar inflamación. Los médicos dicen que la bursitis causada por una lesión por lo general lleva un tiempo en desarrollarse. Las articulaciones, los tendones o los músculos que están cerca de las bolsas se pueden haber usado en exceso. Por lo general, la lesión es causada por movimientos repetitivos.

Presentamos  algunos ejemplos de causas de la bursitis, que tienen casi todos ellos una actividad deportiva:

  • El codo de tenista – La bursitis del codo a menudo se denomina codo de tenista. Es un problema común entre los tenistas y golfistas. La flexión repetitiva del codo con el tiempo puede conducir a lesiones e inflamación.
  • Rodilla del clérigo – Arrodillarse repetidamente puede causar lesiones de rodillas y eventual hinchazón de las bolsas en el área de la rodilla.
  • Hombro – causada por maniobras de elevación repetida o estirar hacia arriba.
  • Tobillo “ La lesión en el tobillo puede ser causado por caminar demasiado y con los zapatos equivocados. La bursitis del tobillo también es común entre los patinadores sobre hielo y atletas.
  • Nalgas – las bolsas en esa zona pueden inflamarse después de sentarse en una superficie dura durante mucho tiempo, como en una bicicleta.
  • Caderas – algunos corredores de larga distancia, así como corredores de media distancia y los velocistas, si entrenan mucho, pueden desarrollar bursitis de cadera.
  • Muslo – Puede ser causada por el estiramiento.
  • La bursitis también puede ser causada por un fuerte golpe en la zona.

Infección

La infección que causa la bursitis tiende a producirse en las bolsas que están más cerca de la superficie de la piel, como las de cerca del codo. Un corte en la piel es una oportunidad para que las bacterias puedan entrar. La mayoría de personas sanas no se verían afectadas por bacterias oportunistas que tratan de entrar en la piel. Sin embargo, sí las personas con sistemas inmunes debilitados, como personas con diabetes, VIH / SIDA, cáncer (tratados con quimioterapia o radioterapia), así como las personas que toman esteroides, y grandes consumidores de alcohol.

Estado de salud

Las personas con ciertas enfermedades son más propensas a la formación de cristales dentro de la bolsa. Los cristales irritan la bursa y la hacen hincharse. Las enfermedades que pueden causar esta afección incluyen la gota, la artritis reumatoide y la esclerodermia.

Tratamiento de la bursitis

El tratamiento de la bursitis depende del estado general del paciente: de la edad, estado de salud, historia clínica, y tolerancia a determinados fármacos y terapias

Por ejemplo, en la medicina convencional el tratamiento para las bursitis causadas por una infección bacteriana incluye antibióticos.

Pueden ser precisas aspiraciones repetidas del líquido, y también el tratamiento quirúrgico extrayendo la bursa infectada.

Fisioterapia Deportiva Bursitis Codo

Nosotros recomendamos iniciar un tratamiento de fisioterapia en el caso de que la bursitis se cronifique.

Biosalud aporta un enfoque diferente en el tratamiento de la bursitis mediante la fisioterapia

¿Por qué? Porque aplicamos un protocolo personalizado para no sólo eliminar la dolencia si no evitar su reaparición. En Biosalud no sólo vemos tu edad física, si no que con los métodos más avanzados y nuestra tecnología Bioaging conoceremos tu edad biológica pudiendo tratar en profundidad tus dolencias. Sabemos que el tiempo no respeta lo que se hace sin él. Por lo que dedicaremos todos nuestros conocimientos a mantenerte en un estado óptimo en cada momento.

La fisioterapia deportiva  es la especialidad de la fisioterapia que trata con agentes físicos las enfermedades que se desarrollan en la práctica deportiva.

La práctica cada vez más arraigada en la sociedad de ejercicio deportivo demanda de un médico profesional que dé respuestas eficaces a los problemas y lesiones que esta práctica supone, sin que la solución implique efectos secundarios o complicaciones de dopaje para el deportista

Mediante los tratamientos de fisioterapia te curamos, prevenimos y recuperamos de tus dolencias, deterioros o alteraciones funcionales de la estructura corporal, tanto a nivel esquelético como articular, vascular, linfático o nervioso, para así mantener un nivel adecuado de tu salud.