Enfermedades autoinmunes: de más frecuentes a más raras

En Biosalud Day Hospital somos especialistas en tratar enfermedades autoinmunes. En las siguientes líneas os aportamos información sobre estas patologías y os explicamos cuáles son sus síntomas más recurrentes y habituales.

Enfermedades autoinmunes más conocidas

-Enfermedad de Behçet: esta patología afecta a los vasos sanguíneos, provocando una inflamación conocida como vasculitis sistémica. La boca y los genitales son las partes más afectadas. Suelen ser objeto de úlceras dolorosas y profundas con base blanca o amarilla y halo rojo.

Espondilitis anquilosante: también es conocida como la enfermedad de Bechterew y es un tipo de artritis que se focaliza en el final de la columna vertebral. Su síntoma principal es un dolor cervical cerca de las caderas y la pelvis.

-El síndrome de Sjögren: este síndrome ataca al sistema inmunitario a través de las glándulas de secreción corporales y los primeros síntomas son la sequedad generalizada. En concreto, suele afectar a la cantidad de producción de lágrimas y saliva., aunque puede dar lugar a complicaciones en pulmones e hígado, y también a sarpullidos en la piel.

-Enfermedad de Crohn: esta enfermedad autoinmune se centra en el aparato digestivo, desde el comienzo hasta el final y uno de los síntomas habituales es sentir la necesidad de ir muchas veces al servicio, hasta más de 10 veces durante la fase aguda de la enfermedad. Las inflamaciones abdominales también son muy habituales.

-Síndrome de Reiter: esta enfermedad autoinmune provoca una infección urinaria y también inflamación articular. Afecta también a la capacidad de movilidad y a los ojos, con uveítis y conjuntivitis frecuentes.

-Colitis ulcerosa: es otro tipo de enfermedad intestinal autoinmune que afecta al intestino grueso, con una inflamación crónica del mismo. Sus síntomas son la fatiga, la fiebre, sangrado al ir al servicio y dolor rectal.

-Hepatitis ulcerosa: en este caso, el órgano objeto de esta dolencia es el hígado, provocando una inflamación y la muerte celular en el mismo. Es una enfermedad crónica degenerativa con periodos de latencia. Los síntomas son la fiebre y la ictericia, además de nauseas, e hinchazón abdominal.

-Tiroiditis de Hashimoto: en los pacientes que la sufren se detecta una actividad anormal de la tiroides, que no produce suficientes hormonas. El cansancio y la lentitud en los movimientos y a la hora de reflexionar o pensar son síntomas que nos deben de poner en alerta.

-Enfermedad de Graves-Basedow: también afecta a la tiroides, pero en esta dolencia con una inflamación de dicha glándula, que puede derivar en un hipertiroidismo. Los ojos suelen aparecer sobresalidos, y hay falta de apetito y pérdida de peso, así como debilidad muscular a nivel generalizado.

Artritis reumatoide: esta dolencia se focaliza en las partes blandas y en las zonas cercanas a las articulaciones. Esta inflamación de dichos tejidos destruye poco a poco el cartílago de las mismas y eso reduce la movilidad y erosiona los huesos. Antes de presentar los síntomas evidentes como el dolor o la rigidez, suelen detectarse patrones como el cansancio o los dolores de cabeza sin una explicación aparente.

-Lupus: el colágeno es el elemento principal afectado por esta enfermedad. La consecuencia directa es una pérdida de elasticidad y dolores musculares inexplicables. También se han detectado casos de anemia, fiebre, alopecia y coágulos de sangre.

-Esclerosis múltiple: es una de las enfermedades autoinmunes más conocidas y es una patología crónica neurodegenerativa. El cerebro, el sistema nervioso central y la medula espinal son las partes más afectadas. Loa nervios pierden la mielina y su funcionalidad se ve progresivamente afectada.

-Diabetes mellitus: esta dolencia autoinmune afecta al páncreas, que termina perdiendo su capacidad productiva de insulina, y eso termina desembocando en un incremento anormal de la glucosa en sangre. Los síntomas son cansancio, micción con mucha frecuencia, sed, pérdida de peso o visión borrosa entre otras.

Si quieres recibir la atención de un doctor especialista en autoinmunes, te esperamos en Biosalud Day Hospital. Somos expertos en este tipo de patologías y serás tratado en una clínica pionera con terapias especializadas basadas en la medicina integrativa.

Las vacunas. ¿Cuáles son las necesarias?

 

Las vacunas deben ser efectivas y seguras y con un análisis genético previo individual

Las vacunas son medicamentos, es decir, son elaborados con sustancias no inocuas y debemos utilizarlos en caso de verdadera necesidad. Tienen un funcionamiento muy sencillo en teoría: son preparados farmacológicos que, una vez dentro del organismo, provocan la producción de anticuerpos y con ello una respuesta de defensa ante microorganismos patógenos. Esta respuesta genera cierta memoria inmunitaria y protege temporalmente frente al ataque del virus correspondiente.

Vacunas

Pero, ¿se sabe cuántas vacunas puede aguantar un organismo humano?, ¿se han hecho estudios sobre ello? La respuesta es que casi nadie se ha preocupado de eso, y eso resulta fundamental

Las vacunas se están usando masivamente y por sistema, sin comprobar caso por caso, persona a persona, cuáles son las necesarias y las eficaces, y además seguras. Todas las personas no reaccionamos igual ante una vacuna, por lo que sería necesario un análisis genético a cada persona antes de comenzar a vacunarla, lo que nos daría mucha información sobre los posibles fallos, las posibles reacciones autoinmunes, de su organismo ante esa vacuna.

Hay investigadores, como el doctor Yehuda Shoenfeld, director del Centro Zabludowicz de Tel Aviv (Israel) que están documentando la existencia del ASIA, síndrome inflamatorio autoinmune provocado por adyuvantes. Conforme a esos estudios, la genética de una persona puede predisponer a la aparición de una enfermedad autoinmune o un síndrome autoinflamatorio, pero es un factor medioambiental externo, el exposoma, el que activa esa respuesta. Con lo que la conclusión es que tener un marco genético favorable es un requisito que hay que tener en cuenta antes de vacunarse, tal como explica en su libro Vacunas, las justas Miguel Jara, periodista especializado en salud.

El calendario de vacunaciones: Calendario de la Asociación Española de Pediatría 2016

Según el calendario de la Asociación Española de Pediatría de 2016, se incluyen las siguientes vacunas:

  • Hepatitis B (3 dosis)
  • Difteria, tétanos y tos ferina (5 dosis)
  • Poliomielitis: (4 dosis)
  • Haemophilus influenzae tipo b: 3 dosis
  • Neumococo: 4 dosis
  • Sarampión, rubeola y parotiditis: 2 dosis
  • Varicela: 2 dosis
  • Virus del papiloma humano: 2 dosis

Estas son las sistemáticas financiadas, las que todos los niños en España reciben de forma universal.

Después están las sistemáticas no financiadas, cuya prioridad se establece en función de las posibilidades económicas de su financiación pública. Éstas son:

  • MeningococoB_ 4 dosis
  • Rotavirus- 3 dosis

Y finalmente están las dirigidas a grupos de riesgo:

  • Gripe: 1 anual
  • Hepatitis A: 2 dosis

Si se cumple todo el calendario, son 35 dosis, 35 pinchazos

Como afirma Miguel Jara, antes citado, parte de las vacunas incluidas en ese calendario están cuestionadas, como por ejemplo, las del meningococo C, el neumococo, la parotiditis, el virus del papiloma humano, el rotavirus, la varicela o la gripe.

Es bueno que existan vacunas, pero éstas tienen que ser de calidad y no tener una obsolescencia programada para multiplicar sus dosis hasta el infinito

A título de ejemplo, en el caso de la vacuna de la Hepatitis B, que se le ponen al niño 3 dosis, jamás se hace un control después de la primera vacuna para ver si ha generado anticuerpos suficientes. Si los ha generado, el volver a vacunar, no es necesario, y sobre-estimular al sistema inmune va a tener antes o después consecuencias negativas.

¿Puede la vacuna DTPa causar autismo?

De acuerdo con la publicación HealthAwareness  de 7 abril 2016, la revista en línea de la FDA BiologicsBloodVaccines, en la información sobre la inserción de la vacuna contra la difteria, el toxoide tetánico y la vacuna contra la tos ferina acelular (DTaP) de Sanofi Pasteur en la sección de Reacciones Adversas, que va de la página 6 a la página 11, declara la admisión de que la DTPa causó autismo «durante el uso posterior a la aprobación de la vacuna Tripedia«. (pág 11) Entonces, ¿a qué vienen todas esas negaciones de que una vacuna no tiene o no puede causar autismo? 

Coadyuvantes empleados en las vacunas: el aluminio

El aluminio es tóxico para el sistema nervioso. Hay vacunas que necesiten un potenciador de su actividad, y como hemos dicho al principio existe literatura científica que documenta la existencia de un síndrome llamado ASIA o Síndrome Inflamatorio Autoinmune Provocado por adyuvantes. Este síndrome sería el conjunto de daños producidos o que se agravan por los adyuvantes o potenciadores de la respuesta inmune que contienen las vacunas.

Aluminio Vacunas

Y para finalizar, veremos que hay vacunas que contienen aluminio (y antes de ello, mercurio). De acuerdo con la investigación reciente del profesor Christopher Exley, actualmente hay dos principales coadyuvantes de aluminio comúnmente utilizados en las vacunas de hoy. Se trata de AlHydrogel, una forma semi-cristalina (boehmita) de oxihidróxido de aluminio y AdjuPhos, una sal amorfa de hidroxifosfato de aluminio. La sal de sulfato de esta última también se menciona como un componente de un sistema adyuvante usado en vacunaciones contra el VPH. AlHydrogel ™ y AdjuPhos ™ se conocen comúnmente como adyuvantes de aluminio aprobados clínicamente, y sin embargo este no es el caso.

Está siendo cada vez más frecuente la incidencia de enfermedades autoinmunes y autismo en niños pequeños y toxicidad por aluminio, no encontrándose otra fuente de aluminio más que las vacunas.

 

La aféresis terapéutica: tratar las autoinmunes


Diferencia entre aféresis y diálisis

Biosalud Hospital Day administra la terapia de aféresis a muchos pacientes con enfermedades autoinmunes. Con la terapia de aféresis, ahora es posible que una persona que sufre de una enfermedad autoinmune tenga una calidad de vida mejorada con solo varias sesiones de terapia.

La terapia de aféresis es un procedimiento médico que implica eliminar la sangre de un paciente y separar la sangre en componentes individuales, es decir, plaquetas, glóbulos blancos y glóbulos rojos, de forma que se puede eliminar un componente particular. Después de la eliminación de ese componente específico, los componentes sanguíneos restantes se devuelven al cuerpo de la persona. Sin embargo, dependiendo del componente sanguíneo que está siendo eliminado, diferentes procesos están involucrados en la terapia de aféresis, tales como: plasmaféresis para la eliminación de plasma, leucoféresis para la eliminación de leucocitos y plaquetaféresis para la eliminación de plaquetas.

Doble filtración de plasma en Biosalud Hospital Day

En Biosalud Day Hospital aplicamos una técnica muy pionera, la doble Filtración de plasma. Consiste en separar el plasma del resto de la sangre, y aplicarle luego dos filtros consecutivos especiales, para filtrar específicamente los metales pesados, el colesterol, toxinas de diversos tipos, como el bisfenol A), y los anticuerpos generados en procesos autoinmunes, produciendo en dos sesiones alternas una depuración de altísimo nivel y las bases para que los mecanismos de defensa del organismo se pongan a actuar y la enfermedad cambie su curso hacia la curación.

Además este procedimiento es ideal a título preventivo como un magnífico tratamiento antienvejecimiento.

Aféresis, Tubos

¿Cuál es la diferencia entre la aféresis y la diálisis?

Tanto la aféresis como la diálisis eliminan la sangre de una manera similar, pero sirven para propósitos diferentes. En la terapia de aféresis, la sangre se separa en «componentes de la sangre» donde algunos de los componentes se retiran del cuerpo del paciente. Por otra parte, una máquina de diálisis, también conocida como riñón artificial, se utiliza en un proceso conocido como hemodiálisis. La hemodiálisis es una forma de purificar la sangre de las toxinas, la sal y el líquido a través de una máquina de diálisis. La diálisis también se conoce como «riñón artificial» porque es una forma de terapia de reemplazo renal utilizada por pacientes cuyos riñones ya no son funcionales. Sin embargo, a diferencia de la diálisis, la aféresis no reemplaza las funciones renales.

¿Cuáles son algunas contraindicaciones para la aféresis?

La aféresis no es aconsejable para pacientes que tienen una infección activa, problemas cardíacos y / o pulmonares inestables, glóbulos blancos significativamente bajos o recuento de plaquetas, tendencia hemorrágica o presión arterial considerablemente baja. Se tiene en cuenta la salud general de los pacientes y la gravedad de la enfermedad.

Enfermedades a tratar con aféresis

La terapia de aféresis puede ser beneficiosa para el tratamiento de enfermedades autoinmunes, como la miastenia gravis y el síndrome de hiperviscosidad. La terapia de aféresis puede usarse para tratar varias enfermedades autoinmunes, y puede ayudar a mejorar la calidad de vida del paciente. Además, cuando se utiliza la aféresis de una manera terapéutica, se individualiza la frecuencia de los tratamientos, el volumen de sangre o componentes a eliminar y la solución utilizada para satisfacer las necesidades del paciente.

El origen de la enfermedad de Behçet

 

Inflamación en las paredes de los vasos sanguíneos

La enfermedad de Behcet, también conocida como síndrome de Behcet, es un trastorno crónico, autoinmune, poco común, y auto-inflamatorio de origen desconocido. Se cree que sus manifestaciones son causadas por vasculitis que provoca un daño a los vasos sanguíneos de todo el cuerpo. La enfermedad se llama así por el dermatólogo turco, el Dr. Hulusi Behçet, que en 1937, describió una tríada de úlceras orales, úlceras genitales e inflamación ocular. Aunque la enfermedad de Behçet es reconocida en todo el mundo, la prevalencia es más alta en los países del Mediterráneo oriental, Oriente Medio, y Asia oriental, a lo largo de la antigua ruta de la seda.

Dr. Hulusi Behã§Et

La enfermedad de Behçet tiende a desarrollarse en los adultos jóvenes, por lo general entre los 20 y 30 años, pero pacientes de todas las edades, sexos y razas se pueden  verse  afectados. La enfermedad es más frecuente en Turquía (aproximadamente 400 casos por cada 100.000 personas). En los países de Oriente Medio, los hombres son más comúnmente afectados. En los Estados Unidos, otros países occidentales, Japón y Corea, la enfermedad es más frecuente en las mujeres. La prevalencia está aumentando en todo el mundo debido a un mejor reconocimiento y notificación de casos.

La investigación actual sugiere que factores virales, bacterianos, genéticos y ambientales pueden jugar un papel en el desarrollo de la enfermedad de Behcet, pero ninguna causa específica se ha establecido ni los factores desencadenantes han sido identificados.

La enfermedad de Behçet no es contagiosa, por lo tanto, no se propaga de una persona a otra. Los síntomas varían de persona a persona. Los síntomas más comunes incluyen úlceras orales, úlceras genitales, inflamación de los ojos, lesiones en la piel y artritis. La inflamación dentro del ojo (uveítis anterior o posterior, retinitis, e iritis) puede ser grave y conducir a la pérdida de la visión si no se trata. Los exámenes oculares completos deben ser parte de la evaluación, siempre que las manifestaciones oculares estén presentes. Otros síntomas de la enfermedad pueden incluir coágulos de sangre, inflamación en el sistema nervioso central, síntomas del tracto digestivo, y en raras ocasiones, la afectación en los riñones.

El tratamiento de la enfermedad de Behçet es sintomático. Está dirigido a reducir los síntomas y prevenir complicaciones. El pronóstico varía dependiendo de los sistemas de órganos que intervienen.

Síntomas

Lesiones orales

La ulceración oral tiende a ser la manifestación más temprana de la enfermedad de Behcet y con frecuencia aparece antes de cualquier otro signo o síntoma. Las úlceras son dolorosas, superficiales o profundas, redondas u ovaladas y pueden tener una base blanca o amarilla con un halo rojo. Su tamaño varía desde 1 hasta 20 mm. Las úlceras por lo general afectan a la mucosa bucal, la lengua, los labios, las encías, amígdalas, úvula, el paladar o la faringe. Puede haber lesiones múltiples. Algunos pacientes pueden tener una sola úlcera, mientras que otros pueden tener múltiples. Las lesiones se curan en 10 a 20 días sin dejar cicatriz. Su presencia es indispensable para el diagnóstico de certeza y deben aparecer al menos tres veces en un período de doce meses.

Behcet Ulceras Orales

Lesiones genitales

Las úlceras genitales se producen ligeramente con menos frecuencia que las úlceras orales, desarrollándose en aproximadamente el 75% de los pacientes. Las lesiones tienden a ser más grandes y más profundas y, a menudo se curan con cicatrices. En los hombres, las úlceras generalmente aparecen en el escroto y con menor frecuencia en el eje o en el glande (cabeza) del pene. Las lesiones genitales en los hombres pueden estar asociadas con epididimitis. En las mujeres, las lesiones pueden afectar a la vulva, la vagina y el cuello uterino.

Lesiones en la piel

Las manifestaciones cutáneas en la enfermedad de Behcet ocurren normalmente en el 60-90 % de los pacientes. El eritema nudoso, una inflamación que ocurre en la capa grasa del tejido subcutáneo, causa nódulos rojos profundos que se forman bajo la piel. Estos nódulos frecuentemente se ulceran a diferencia de las lesiones de eritema nudoso que se producen con otras enfermedades. El eritema nudoso es más frecuente en las mujeres. Otras manifestaciones cutáneas incluyen nódulos acneiformes, pseudofoliculitis y lesiones papulopustulares. En los hombres, las lesiones se desarrollan habitualmente en el cuello y la cara.

Manifestaciones oculares

La inflamación ocular es una de las manifestaciones característica de la enfermedad de Behcet. La enfermedad de Behcet es una de las pocas enfermedades autoinmunes capaces de causar uveítis tanto anterior como posterior. La uveítis anterior (inflamación del tracto uveal en la parte frontal del ojo) puede presentarse con dolor, visión borrosa, sensibilidad a la luz, y la producción excesiva de lágrimas. Muchos de los casos se producen en personas sanas. La uveítis anterior es la forma más común de uveítis que ocurre predominantemente en la población de edad joven y mediana. La uveítis anterior puede ser intensa  y presente con hypopion (una capa groseramente visible de pus en la cámara anterior del ojo).

La uveítis posterior (inflamación del tracto uveal de la parte posterior del ojo) es menos frecuente y puede involucrar la retina y la coroides. Se puede presentar con visión borrosa, flotadores, dolor ocular, enrojecimiento y sensibilidad a la luz. Además de la enfermedad de Behcet, hay muchas causas infecciosas y no infecciosas que pueden dar lugar a la uveítis posterior. La uveítis posterior sólo se puede detectar durante un examen completo de los ojos y debe ser tratada con el fin de evitar la pérdida de la visión y otras complicaciones graves. El diagnóstico precoz y el tratamiento de la inflamación ocular recurrente o persistente es esencial, ya que la inflamación de los ojos, si no se trata, es una de las principales causas de discapacidad en pacientes con enfermedad de Behçet.

Artritis

La artritis periférica o la espondilitis se desarrolla en aproximadamente el 50% de los pacientes con enfermedad de Behçet. La artritis periférica puede ser monoarticular (que afecta sólo a una articulación) o poliarticular (que afecta a múltiples articulaciones). La artritis causa dolor, hinchazón y rigidez de las articulaciones de las rodillas, los tobillos, muñecas y codos. La espondilitis suele presentarse como sacroileítis (con dolor en la parte baja de la espalda o nalga). Las artralgias de la Enfermedad de Behçet duran de días a semanas y no causan daño permanente. La artritis periférica por lo general no es deformante.

Las lesiones gastrointestinales

La afectación gastrointestinal se desarrolla en aproximadamente el 25% de los pacientes de Behçet. Los signos tienden a aparecer años después de la aparición de úlceras orales, pero la afectación gastrointestinal puede ocurrir en cualquier momento. La implicación gastrointestinal puede presentarse con las úlceras del íleon y el ciego, pero cualquier parte del tracto gastrointestinal, desde la boca hasta el ano, puede estar implicado. Las manifestaciones más frecuentes son la anorexia (falta de apetito), dolor, vómitos, diarrea y sangrado rectal. Las ulceraciones esofágicas parecen ser más comunes en pacientes estadounidenses. La predilección por la Enfermedad de Behçet de involucrar a las venas puede causar el síndrome de Budd-Chiari en algunos pacientes. La evaluación cuidadosa es esencial para descartar otras enfermedades que afectan el tracto gastrointestinal .

La colonoscopia de los pacientes con la enfermedad de Behçet se presenta con úlceras

Pulmones

La participación de pulmón es menos común, pero puede ocurrir en la enfermedad de Behçet. La afectación pulmonar puede presentarse con tos, disnea (dificultad para respirar), y aneurismas pulmonares de la arteria raramente,. Los aneurismas (abultamiento de las paredes de los vasos sanguíneos) de los pulmones a veces pueden romperse y producir una hemorragia pulmonar.

Sistema nervioso central

El compromiso del sistema nervioso central puede ser más común en los pacientes de Estados Unidos y de Europa, que afecta hasta un 30%. La enfermedad tiende a implicar la materia blanca del cerebro y del tronco cerebral. Las características neurológicas son variables e incluyen dolor de cabeza, confusión, golpes, cambios de personalidad y pérdida de memoria. Los síntomas del sistema nervioso central en la enfermedad de Behçet pueden deberse a meningitis aséptica o lesiones resultantes de la disfunción cerebral focal.

Otros síntomas

La vasculitis de grandes vasos puede producir soplos en el pecho o el abdomen. La enfermedad cardíaca clínicamente importante se desarrolla con poca frecuencia. La enfermedad renal rara vez ocurre. Síndrome MAGIC (bucales y úlceras genitales con cartílago inflamado) se diagnostica en pacientes con características tanto de la enfermedad de Behçet como de la policondritis recidivante.

Tratamiento

Biosalud está especializada en el tratamiento de las enfermedades autoinmunes. Lo primero que hacemos es una regulación funcional, un drenaje de toxinas, y si es precisa la terapia de quelación para eliminar metales pesados, junto con un saneamiento intestinal. Tras unas 4 semanas, continuaremos con el tratamiento de las infecciones bacterianas y/o víricas y/o fúngicas, que actúan como factores activadores de la carga genética de predisposición que tiene el paciente para generar una enfermedad autoinmune. Tras un periodo mínimo de 8 semanas, haremos una regulación del sistema inmunitario y una desactivación de las cargas genéticas que se han activado en el paciente para desarrollar la enfermedad autoinmnune.

La Unidad Terapéutica de Enfermedades Crónicas y Autoinmunes del Hospital de Día Biosalud consigue controlar la enfermedad autoinmune sin necesidad de cortisonas y sin efectos secundarios, y en muchos casos, la curación del paciente.

 

Tratamiento de las enfermedades autoinmunes con técnicas novedosas

 

Aféresis terapéutica

Lo que sucede en las enfermedades autoinmunes  es que el sistema inmune no reconoce como propios a determinados organismos o tejidos del propio cuerpo y los ataca produciendo la enfermedad.

Una de las técnicas novedosas para tratar las autoinmunes es la aféresis

La aféresis es una forma de filtraje de la sangre en la que se separan desde el principio los diferentes componentes de la sangre. Si extraemos plaquetas, se denomina plaquetoaféresis; si es plasma, plasmaféresis.

La aféresis terapéutica o intercambio de plasma implica filtrar la sangre para eliminar del plasma sustancias específicamente seleccionadas haciendo pasar dicho plasma por un filtro selectivo específico.

La mayoría de las complicaciones se pueden gestionar con atención al paciente y la manipulación del procedimiento.

La plasmaféresis elimina los anticuerpos de la sangre. Los anticuerpos son proteínas que se encuentran en el plasma que erróneamente ataca a los tejidos de su propio cuerpo. En algunos casos, la plasmaféresis se utiliza para eliminar toxinas o sustancias metabólicas de la sangre.

Por eso la plasmaféresis se utiliza para tratar las enfermedades autoinmunes, que son las que tienen lugar cuando el sistema inmune ataca a sus propios órganos y tejidos

También se usa en enfermedades neurológicas (trastornos que afectan el sistema nervioso)

Y en el caso de niveles de colesterol muy altos que no disminuyen con dieta y medicamentos.

Descripción del procedimiento

El paciente se recuesta en una camilla o en una silla reclinable. Se le introduce una aguja a la que se adhiere un tubo delgado (un catéter intravenoso) en cada brazo. También se puede insertar un catéter en un brazo y el otro en el pie del otro lado. Si las venas son demasiado pequeñas, se introduce un catéter con base de larga duración dentro de una vena mayor del hombro o del área de la ingle.

Aféresis Procedimiento

La sangre será extraída del cuerpo del paciente a través de uno de los catéteres. Mediante una máquina de aféresis  y una vez separadas del plasma, las células sanguíneas serán mezcladas con plasma fresco congelado o con un sustituto de plasma descongelados. La sangre tratada será retornada a su cuerpo a través de otro tubo.

El intercambio de plasma

El intercambio de plasma terapéutico elimina los componentes del plasma de la sangre. Un separador de glóbulos extrae el plasma del paciente y devuelve los glóbulos rojos y plaquetas en plasma o un fluido de plasma de sustitución; para este propósito, se prefiere el 5% de albúmina al plasma fresco congelado (excepto para los pacientes con púrpura trombocitopénica trombótica), ya que causa menos reacciones y no transmite ninguna infección. La plasmaféresis terapéutica se asemeja a la diálisis, pero, además, se pueden eliminar las sustancias tóxicas unidas a las proteínas. Un cambio en un solo volumen elimina aproximadamente el 66% de dichos componentes.

Para ser beneficiosa, el intercambio de plasma se debe utilizar para enfermedades en las que el plasma contiene una sustancia patógena conocida, y el intercambio de plasma debe eliminar esta sustancia más rápidamente de lo que el cuerpo la produce. Por ejemplo, en los trastornos autoinmunes rápidamente progresivos, el intercambio de plasma se puede usar para eliminar los componentes de plasma nocivos existentes (por ejemplo, crioglobulinas, anticuerpos de membrana basal glomerular), mientras que fármacos inmunosupresores o  citotóxicos suprimen su producción futura.

Hay numerosas indicaciones para la aféresis. La frecuencia de intercambio de plasma, el volumen que se retira, el fluido de reemplazo, y otras variables son individualizadas. El colesterol  lipoproteína de baja densidad se puede quitar selectivamente del plasma por adsorción sobre una columna (llamado aféresis de LDL). En la fotoféresis, las células mononucleares se eliminan selectivamente por centrifugación y se tratan con fármacos fotoactivables (por ejemplo, 8-metoxipsoraleno) que a continuación se activan con luz ultravioleta; se trata de una forma de quimioterapia. En inmunoadsorción, un anticuerpo o antígeno se elimina del plasma mediante la combinación con un antígeno o anticuerpo elegido para unir el anticuerpo diana o antígeno a través de una columna. Las complicaciones de intercambio de plasma son similares a las de citaféresis terapéutica.

Te recomendamos el siguiente enlace si quieres saber todas las indicaciones para el intercambio de plasma de acuerdo a la Sociedad Americana de Aféresis.

Existe una variante, poco conocida en España, que se implanta en Biosalud Hospital de Día en próximas fechas. Consiste en la Doble Filtración de Plasma.

En este caso, una vez separado el plasma del resto de la sangre, se le hace pasar por dos filtros consecutivos especiales, para filtrar específicamente los metales pesados, el colesterol, toxinas de diversos tipos, como el bisfenol A), y los anticuerpos generados en procesos autoinmunes, provocando en dos sesiones alternas una depuración de altísimo nivel y las bases para que los mecanismos de defensa del organismo se pongan en marcha y la enfermedad cambie su curso hacia la curación.

Ni que decir tiene que este procedimiento es ideal a título preventivo como un magnífico tratamiento antienvejecimiento.

 

Enfermedad de Crohn. Nuevo tratamiento para prevenir la fibrosis

 

Bloqueo intestinal

La enfermedad inflamatoria intestinal incluye la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. La mayoría de personas son diagnosticadas de Crohn antes de los 35 años y si bien estas afecciones crónicas se pueden tratar, actualmente no hay cura con la Medicina Convencional, pero sí es posible con las técnicas de la Medicina Integrativa, especialmente la Biomedicina Inmunogenética, de la cual es pionera en Europa Biosalud Hospital de Dia

La enfermedad de Crohn es una enfermedad a largo plazo que causa inflamación en el revestimiento del sistema digestivo. Aunque la enfermedad puede afectar a cualquier parte del tracto gastrointestinal, las zonas que comúnmente se ven afectadas son el final del intestino delgado (íleon) o el intestino grueso (colon)

Crohn - Inflamación

Una de las principales complicaciones de la enfermedad de Crohn es el desarrollo de la fibrosis, en la que los intestinos se bloquean por tejido conectivo engrosado o cicatrizado, y se hacen tan estrechos que los alimentos y las heces son incapaces de pasar.

La fibrosis se produce por una sobreproducción de proteínas €“incluyendo el colágeno- que, por lo general, está involucrado en el proceso de cicatrización de los tejidos.

Una mutación desactiva el receptor de la hormona y previene la fibrosis

No hay medicamentos eficaces para el tratamiento de la fibrosis, aunque sí ha habido cierto éxito en el tratamiento de la inflamación asociada con la enfermedad de Crohn.

La cirugía y la cirugía repetitiva es común y a menudo se requiere para restaurar la digestión. Alrededor del 70 por ciento de personas con enfermedad de Crohn necesitan cirugía y  aproximadamente el 30 por ciento de individuos que tienen cirugía experimentan recurrencia de sus síntomas en 3 años y hasta el 60 por ciento tendrán recurrencia en 10 años.

Los científicos inyectaron ratones con un tipo de salmonela que imita los síntomas €“incluyendo la fibrosis- causados por la enfermedad de Crohn.

El equipo encontró que una mutación particular impedía a los ratones desarrollar fibrosis y además la mutación había desactivado un receptor de hormona responsable de inducir parte de la respuesta del sistema inmune €“ la inflamación. Los descubrimientos se publicaron en Science Immunology

€œHemos encontrado lo que creemos que son las células inflamatorias que conducen a la fibrosis€ dice el co-autor Kelly McNagny, profesor del Departamento de Medicina Genética y co-director del Centro de Investigación Biomédica de la Universidad de British Columbia

El gen que era defectuoso en esas células es un receptor de la hormona, y hay medicamentos disponibles que pueden ser capaces de bloquear el receptor de la hormona en las células normales y prevenir la enfermedad fibrótica€ añade McNagny

La fibrosis es una respuesta a la inflamación crónica, pero también es un proceso que ocurre durante el envejecimiento normal. Si se puede revertir esto, se ha encontrado en esencia una forma de promover la regeneración en lugar de la degeneración».

La Medicina Integrativa en Biosalud busca las causas que están generando el proceso autoinmune, analiza la carga genética que se ha activado en el paciente y de este modo se protocoliza un tratamiento personalizado que conlleva la eliminación progresiva de los factores externos que han provocado la activación de la carga genética, así como la desactivación de dicha carga genética. Con esto, en muchos casos se consigue parar la evolución de la enfermedad autoinmune.
Por otro lado, con las técnicas actuales de Medicina Regenerativa, se está intentando revertir la fibrosis creada y de este modo, regenerar el tejido digestivo dañado.
Si tienes una enfermedad autoinmune, tus hijos pueden tener la misma carga genética, y la Medicina Integrativa puede hacer que esa carga genética de tus hijos, no sea nunca activada, mediante un tratamiento preventivo sencillo y de bajo costo.

Revertir la fibrosis puede promover la regeneración de tejido

McNagny observa que el método potencial de prevención de la fibrosis podría ser utilizado para las enfermedades que dan lugar a la fibrosis del tejido como la cirrosis hepática, enfermedad renal crónica, la cicatrización de ataques al corazón, y la degeneración muscular.

Creemos que potencialmente podemos bloquear complicaciones de todas estas enfermedades fibróticas relacionadas con la edad al reducir estos tipos de células inflamatorias en particular», concluye McNagny.

La futura labor de McNagny y equipo se centrará en las pruebas de medicamentos para observar si la fibrosis se puede detener o revertir en ratones.

Fuente: medicalnewstoday

Enfermedad de Graves Basedow

 

Una autoinmune causada por hipertiroidismo

La enfermedad de Graves Basedow debe su nombre al doctor que primero la describió en Irlanda -Robert J. Graves. Él la detectó en un paciente en 1835. La enfermedad también es conocida como enfermedad de Basedow- nombrada después por un alemán, Karl Adolph van Basedow, que describió la enfermedad en 1840. No sabía que Graves había descrito la misma enfermedad solo unos pocos años antes. El término enfermedad de Basedow es normalmente más utilizado en Europa; en Estados Unidos, se llama enfermedad de Graves.

La enfermedad de Graves es un tipo de problema autoinmune que causa la glándula tiroides al producir demasiadas hormonas tiroideas lo cual se llama hipertiroidismo. La enfermedad de Graves Basedow es a menudo la causa subyacente del hipertiroidismo.

Los problemas autoinmunes “de los cuales hay muchos tipos diferentes- se desarrollan cuando el sistema inmune causa enfermedad al atacar tejidos sanos. Los investigadores no comprenden por completo que causa la autoinmunidad, aunque parece haber una conexión genética, como en los casos de enfermedad de Graves, que tiende a producirse en algunas familias. Por razones desconocidas, como muchas enfermedades autoinmunes, la de Graves es también más probable que afecte a las mujeres que a los hombres.

En la enfermedad de Graves Basedow, el sistema inmune crea anticuerpos que causan que la tiroides crezca y fabrique más hormonas tiroides de las que el cuerpo necesita. Estos anticuerpos se llaman inmunoglobulinas estimulantes de la tiroides (TSIs). Los TSIs se agarran a los receptores de las células tiroides, que son normalmente estaciones de conexión para la hormona estimulante de la tiroides (TSH- la hormona responsable de decirle a la tiroides que produzca hormonas). Las TSIs entonces engañan a la tiroides  y la hacen crecer y producir demasiadas hormonas tiroides conduciendo al hipertiroidismo.

Síntomas

Los síntomas tempranos de la enfermedad de Graves Basedow pueden confundirse con otras enfermedades, y llevar a un diagnóstico cuestionable. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Pérdida de peso, pese al aumento de apetito
  • Ansiedad, inquietud, temblores, irritabilidad, dificultad para dormir (insomnio)
  • Intolerancia al calor, sudoración
  • Dolor en el pecho, palpitaciones
  • Dificultad para respirar
  • Frecuencia incrementada de heces (con o sin diarrea)
  • Períodos menstruales irregulares
  • Debilidad muscular
  • Dificultad para controlar diabetes
  • Bocio
  • Ojos saltones, prominentes
  • Problemas de visión (como doble visión)

Diagnóstico: comprobar tus niveles de hormonas tiroideas

Tu médico puede sospechar que tienes la enfermedad de Graves simplemente basándose en tu historia médica y familiar, combinada con tus síntomas. El próximo paso “para hacer un diagnóstico preciso- implica la prueba de tu tiroides para descubrir si ésta funciona como debería, o si tienes hipertiroidismo o hipotiroidismo.

Enfermedad Graves Examen Médico

Antes de que te hagas estos test, deberías decirle a tu médico todas las medicaciones y suplementos que tomas, desde ciertos fármacos (como píldoras de control de nacimiento y aspirina) que pueden influir en los resultados del test de tiroides.

Test de sangre de la enfermedad de Graves Basedow

Tu médico o endocrino examinará tu sangre con el fin de testar ciertos niveles hormonales. Puede querer medir la hormona de estimulación de tiroides (TSH), la T3 (triyodotironina), y los niveles de la hormona T4 (tiroxina). La T3 y T4 son las principales hormonas producidas por la glándula tiroides. La TSH, que es liberada por la glándula pituitaria, le dice a la tiroides que produzca T3 y T4.

Si el médico no puede diagnosticar definitivamente la enfermedad de Graves después de mirar el TSH, T3, y T4, puede ordenar exámenes de sangre adicionales para comprobar otros factores que pueden indicar la enfermedad de Graves-tales como los niveles de anticuerpos.

Otras pruebas

Dependiendo de sus síntomas (por ejemplo, exoftalmos), otras pruebas pueden incluir una tomografía computarizada, resonancia magnética o ultrasonido (ecografía) de los ojos y las cuencas de los ojos (llamado de imagen orbital) con el fin de definir el impacto exacto de la enfermedad de Graves en los ojos y las estructuras circundantes (por ejemplo, músculos).

El médico combina tu historial médico, síntomas y todos los resultados de las pruebas para hacer un diagnóstico de la enfermedad de Graves.

Tratamiento de la enfermedad de Graves

Con un tratamiento apropiado, puedes minimizar los efectos de la enfermedad de Graves. La meta del tratamiento es controlar la sobre-producción de hormonas tiroideas (hipertiroidismo). Hay 3 opciones de tratamiento. El médico o endocrino te recomendará el mejor tratamiento para ti y tu caso particular de enfermedad de Graves-Basedow.

Las 3 opciones son:

  • medicaciones antitiroideas: ayudan a prevenir la producción de hormonas por la tiroides
  • Yodo radioactivo (RAI) : algunos médicos prefieren el tratamiento con yodo radiactivo porque los medicamentos antitiroideos no siempre ofrecen una solución a largo plazo para el hipertiroidismo relacionado con la enfermedad de Graves, y las complicaciones quirúrgicas (la cirugía es la tercera opción de tratamiento) pueden ser graves. La RAI se administra como una cápsula o en una solución a base de agua. Puede tomar meses para que el tratamiento sea efectivo, y se requieren dosis repetidas veces.
  • Cirugía: algunos pacientes pueden requerir cirugía por varias razones. Por ejemplo, algunos pueden no tomar o tolerar la medicación antitiroidea o la RAI, y algunas veces, estos tratamientos no tienen éxito. Además, si estás embarazada y la medicación antitiroidea no está funcionando, el médico puede recomendarte la cirugía.

Dieta para ayudar con los síntomas

Ciertos alimentos pueden ayudar a tratar los síntomas de la enfermedad de Graves, pero, cada persona es única y sus necesidades de dieta son igualmente únicas, por lo que deberías hablar con tu médico sobre la creación de un plan de alimentación.

Enfermedad Graves: Comer Moras

Algunos de los alimentos que puedes comer son:

  • Moras, arándanos y frambuesas, están llenos de antioxidantes, y mantienen fuerte tu sistema inmune (la enfermedad de Graves Basedow es un trastorno autoinmune, lo que significa que el sistema inmune ataca los tejidos sanos del cuerpo)
  • Productos lácteos, ya que la enfermedad puede causar la pérdida de hueso, por lo que se necesita calcio
  • Verduras crucíferas: brócoli o coliflor, que pueden ayudar a reducir la cantidad de hormona tiroidea que tu glándula tiroides produce
  • Alimentos que contienen vitamina D: como el salmón, huevos y setas. La vitamina D es un poderoso nutriente y funciona en combinación con el calcio para mantener los huesos fuertes.
  • Proteínas: pollo, pavo, nueces. Ayudan a construir músculo y dan energía
  • Ácidos grasos omega 3, que mantienen nuestro organismo sano y fuerte. Como el cuerpo no los produce naturalmente, hay que obtenerlos de los alimentos , como el salmón y otros pescados, aceite de oliva y frutos secos.

Tratamiento en Biosalud

Biosalud cuenta con un tratamiento para las enfermedades autoinmunes y también para la de Graves Basedow.

Lo primero que hacemos es una regulación funcional, un drenaje de toxinas, y si es necesaria la terapia de quelación para eliminar metales pesados, junto con un saneamiento intestinal. Tras unas 4 semanas, continuaremos con el tratamiento de las infecciones bacterianas y/o víricas y/o fúngicas. Tras un periodo mínimo de 8 semanas, haremos una regulación del sistema inmunitario y una desactivación de las cargas genéticas que se han activado en el paciente para desarrollar la enfermedad autoinmnune.

 

Esclerodermia, diagnóstico y tratamiento

 

Enfermedad autoinmune que puede complicarse

La esclerodermia es una enfermedad crónica, autoinmune y reumática del tejido conectivo.

Una enfermedad crónica puede ser seria. Los síntomas de la esclerodermia varían bastante para cada persona y los efectos de la esclerodermia pueden ir de un rango desde leve a amenazante para la vida. La seriedad dependerá de las partes del cuerpo que son afectadas y la extensión a la que afectan. Un caso más leve puede hacerse más serio si no se trata con propiedad. El diagnóstico temprano y apropiado y el tratamiento por médicos cualificados pueden minimizar los síntomas de la esclerodermia y hacer menores las oportunidades de un daño irreversible.

Esclerodermia: ¿cómo se diagnostica?

El proceso de diagnóstico puede requerir consulta con un reumatólogo (especialista en artritis) y/o dermatólogo (especialista en la piel) y requiere estudios de sangre y otras numerosas pruebas especializadas dependiendo de los órganos que son afectados.

¿Quién desarrolla esclerodermia y cuándo?

Sobre un tercio de las personas con esclerodermia tienen la forma sistémica de esclerodermia. Dado que la esclerodermia se presenta con síntomas similares a otras enfermedades autoinmunes, el diagnóstico es difícil. Hay muchos casos sin diagnosticar o a medio diagnosticar.

La esclerodermia localizada es más común en los niños, mientras que la esclerodermia sistémica es más común en los adultos. En general, los pacientes femeninos superan en número a los pacientes varones sobre 4-a-1. Otros factores que no son el sexo de una persona, tales como la raza y el origen étnico, pueden influir en el riesgo de contraer esclerodermia, la edad de inicio, y el patrón o severidad de la afectación de órganos internos. Las razones de esto no están claras. Aunque la esclerodermia no se hereda directamente, algunos científicos sienten que hay una ligera predisposición en las familias con antecedentes de enfermedades reumáticas.

Sin embargo, la esclerodermia puede desarrollarse en cualquier grupo de edad, desde niños a ancianos, aunque su aparición es más frecuente entre las edades de 25 a 55. Cuando se dice que «por lo general» o «en su mayor parte,» el lector debe entender que puede haber variaciones. Muchos pacientes se alarman cuando leen la información médica que parece contradecir sus propias experiencias, y concluyen que lo que les ha sucedido, no se supone que debería haberles sucedido. Hay muchas excepciones a las reglas en la esclerodermia, tal vez más que en otras enfermedades. Cada caso es diferente, y la información se debe discutir con el propio médico.

Esclerodermia. Causas

La causa o las causas exactas de la esclerodermia aún se desconocen, pero los científicos e investigadores médicos están trabajando para llegar a algunas conclusiones. Se sabe que la esclerodermia implica una sobreproducción de colágeno.

¿La esclerodermia es genética?

La mayoría de los pacientes no tienen familiares con esclerodermia y sus hijos no heredan la esclerodermia. La investigación indica que hay un gen de susceptibilidad, que eleva la probabilidad de contraer la esclerodermia, pero por sí mismo no causa la enfermedad.

¿Cuál es el tratamiento para la esclerodermia?

Actualmente, no hay cura para la esclerodermia, pero hay muchos tratamientos disponibles para ayudar a los síntomas particulares. Por ejemplo, la acidez estomacal puede ser controlada por medicamentos llamados inhibidores de la bomba de protones  PPls o medicamentos para mejorar el movimiento del intestino y la acidez estomacal. Algunos tratamientos se dirigen a la disminución de la actividad del sistema inmune. Las personas con enfermedad leve pueden no necesitar medicamentos para nada y en ocasiones la gente puede no llevar un tratamiento cuando su esclerodermia ya no está activa. Dado que hay tanta variación de una persona a otra, hay una gran variación en los tratamientos prescritos.

Esclerodermia. Tratamiento biológico

Protocolizamos un tratamiento personalizado en varias fases donde se combinan todas las técnicas propias de la Medicina Biológica y si es necesario de la Medicina Convencional. Si es necesario prescribimos un tratamiento sintomático natural. Lo primero que hacemos es una regulación funcional, un drenaje de toxinas, y si es precisa la terapia de quelación para eliminar metales pesados, junto con un saneamiento intestinal. Tras unas 4 semanas, continuaremos con el tratamiento de las infecciones bacterianas y/o víricas y/o fúngicas. Tras un periodo mínimo de 8 semanas, haremos una regulación del sistema inmunitario y una desactivación de las cargas genéticas que se han activado en el paciente para desarrollar la enfermedad autoinmnune.

Esclerodermia, enfermedad autoinmune con varios tipos

 

Esclerodermia localizada y esclerosis sistémica

La esclerodermia, o esclerosis sistémica, es una enfermedad crónica del tejido conectivo generalmente clasificada como una de las enfermedades autoinmunes reumáticas.

Esclerodermia Tipos

La palabra esclerodermia viene del griego sclero que significa duro, y derma que quiere decir piel. El endurecimiento de la piel es una de las manifestaciones más visibles de la enfermedad. A esta enfermedad se le ha llamado esclerosis sistémica progresiva, pero el término ha caído en desuso, ya que se ha descubierto que la esclerodermia no es necesariamente progresiva. La enfermedad varía de paciente a paciente.

La esclerodermia no es contagiosa, infecciosa, cancerosa o maligna.

Hay dos clases principales de esclerodermia: esclerodermia localizada y esclerosis sistémica.

 

Otras formas o subclasificaciones, cada una con sus propias características y pronósticos, pueden ser identificadas  por medio de la investigación futura.

  • Esclerodermia localizada. Los cambios, que se producen en la esclerodermia localizada, se encuentran normalmente en sólo unos pocos lugares de la piel o los músculos, y raramente se extienden a otro lugar. Generalmente, la esclerodermia localizada es relativamente blanda. Los órganos internos normalmente no son afectados, y las personas con esclerodermia localizada rara vez desarrollan esclerodermia sistémica. Algunas anormalidades comúnmente vistas en laboratorio en la esclerodermia sistémica están ausentes frecuentemente en la forma localizada.
  • La morfea es una forma de esclerodermia localizada caracterizada por parches cerosos sobre la piel de distintos tamaños, formas y color. La piel debajo de los parches puede espesarse. Los parches pueden ampliarse o reducirse, y muchas veces pueden desaparecer espontáneamente. La morfea suele aparecer entre las edades de 20 y 50 años, pero a menudo se ve en niños pequeños.
  • La esclerodermia lineal es una forma de esclerodermia localizada que frecuentemente comienza como una mancha o línea de endurecimiento, o piel de cera en un brazo o pierna o en la frente. A veces se forma un pliegue largo en la cabeza o el cuello, denominado golpe de sable porque se asemeja a una herida de sable o espada. La esclerodermia lineal tiende a involucrar capas más profundas de la piel, así como las capas superficiales, y algunas veces afecta el movimiento de las articulaciones, que se encuentran debajo. La esclerodermia lineal generalmente se desarrolla en la infancia. En los niños, puede verse afectado el crecimiento de las extremidades implicadas.
  • Esclerodermia sistémica (esclerosis sistémica). Los cambios que ocurren en la esclerodermia sistémica pueden afectar al tejido conectivo en muchas partes del cuerpo. La esclerodermia sistémica puede implicar a la piel, el esófago, el tracto gastrointestinal (estómago e intestinos), pulmones, riñones, corazón y otros órganos internos. También puede afectar a los vasos sanguíneos, músculos y articulaciones. El tejido de los órganos implicados se hace duro y fibroso, haciendo que funcionen menos eficientemente. El término esclerosis sistémica indica que la esclerosis (endurecimiento) puede ocurrir en los sistemas internos del cuerpo. Hay dos principales patrones reconocidos a los que la enfermedad puede llevar “enfermedad limitada o difusa. En la esclerodermia difusa, el espesor de la piel se produce más rápidamente e implica más áreas de la piel que en la enfermedad limitada. Adicionalmente, las personas con esclerodermia difusa tienen un riesgo más alto de desarrollar esclerosis o endurecimiento fibroso de los órganos internos.
  • Alrededor de la mitad de los pacientes tiene una enfermedad más lenta y más benigna llamada esclerodermia limitada. En la esclerodermia limitada, el espesamiento de la piel es menos extendido, confinado típicamente a los dedos, manos y rostro, y se desarrolla más lentamente a lo largo de los años. Aunque los problemas internos ocurren, son menos frecuentes y tienden a ser menos severos que en la esclerodermia difusa, y generalmente se retrasan en el inicio durante varios años. Sin embargo, las personas con esclerodermia limitada y ocasionalmente con esclerodermia difusa, pueden desarrollar hipertensión pulmonar, una enfermedad en la cual los vasos sanguíneos del pulmón se estrechan, lo que lleva al deterioro del flujo sanguíneo a través de los pulmones dando lugar a dificultad para respirar.
    La esclerodermia limitada se llama a veces síndrome de CREST. CREST se refiere a la letra inicial de 5 características comunes:
  • Calcinosis
  • Fenómeno de Raynaud
  • Disfunción esofágica
  • Esclerodactilia
  • Telangiectasia

Para complicar la terminología, algunas personas con enfermedad difusa desarrollarán calcinosis y telangiestasias así que también tienen las características del síndrome de CREST.

Para terminar diremos que aunque la mayoría de los pacientes pueden ser clasificados con enfermedad difusa o limitada, las personas pueden tener diferentes síntomas y diferentes combinaciones de síntomas de la enfermedad.

 

Enfermedades autoinmunes sistémicas

Diagnóstico por ecografía clínica

Las enfermedades autoinmunes sistémicas, las producidas por un error del sistema inmune, que ataca a células del propio organismo creyéndolas extrañas, extendiéndose este ataque a más de un órgano, podrán ser diagnosticadas de una forma rápida y precisa por medio de una ecografía clínica, conforme a la conclusión de la 8ª Reunión del GEAS, Grupo de Enfermedades autoinmunes sistémicas, que se celebró en Madrid el 22 y 23 de Octubre de 2015, por la SEMI, Sociedad Española de Medicina Interna.

Enfermedades Autoinmunes Sistémicas. 8ª Reunión Geas

¿Qué es una ecografía clínica?

La ecografía, también conocida como ultrasonido, es un tipo de imagen que sirviéndose de ondas sonoras de alta frecuencia inspecciona los órganos y estructuras al interior del cuerpo. En el sistema sanitario, se usan para ver el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones, el hígado y otros órganos. Durante el embarazo, los médicos emplean las pruebas con ultrasonido para observar al feto. Contrariamente a la radiografía, la ecografía no expone a la radiación.

Durante la prueba, el paciente se acuesta en una mesa. Un técnico especial o un médico aplican un dispositivo denominado transductor sobre una parte del cuerpo. El transductor envía ondas sonoras que rebotan en los tejidos dentro del cuerpo. El transductor también captura las ondas que rebotan. La máquina ecográfica crea las imágenes de estas ondas sonoras.

El GEAS

El GEAS es el Grupo de Estudio de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas  y forma parte de la SEMI, que es la Sociedad Española de Medicina Interna.

El GEAS es por tanto un conjunto de médicos especialistas en enfermedades autoinmunes sistémicas (EAS): lupus, sjögren, behçet, esclerosis sistémica y esclerodermia, por nombrar algunas.

Constituido por unos 700 miembros, este grupo profundiza en el estudio de las enfermedades autoinmunes para  lograr una mejor calidad de vida en el paciente.

Ventajas de la ecografía

Las ventajas que la ecografía puede aportar en el campo de las EAS , según el coordinador del Grupo de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas de la SEMI, Lucio Pallarés, son disponer de más precisión en los diagnósticos, para así poder elegir los mejores tratamientos, como por ejemplo la aféresis terapeútica, además de identificar de forma precoz la inflamación articular, distinguir entre una trombosis venosa de una infección de la piel, o descartar diversas causas de fiebre

La ecografía podría sustituir a otros sistemas de exploración como la tomografía o TAC, evitando el riesgo de radiación y sus efectos para el paciente, al tratarse de una técnica inocua, reproducible y fiable. Respecto a las enfermedades autoinmunes, la ecografía clínica permite estudiar el incremento de las glándulas salivales o de la glándula tiroides, el funcionamiento del corazón o la afectación pulmonar frecuente en estas enfermedades.

Muchos profesionales sanitarios utilizan la ecografía en su práctica clínica diaria, ante todo, para detectar el daño vascular y poder hacer una intervención de manera temprana, ya que la enfermedad cardiovascular es una de las complicaciones más graves que tienen en la actualidad los pacientes con enfermedades autoinmunes, siendo una de las principales causas de mortalidad.

Respecto a la ecografía ‘Doppler’ carotídea también ofrece ventajas para el diagnóstico de las enfermedades autoinmunes sistémicas, ya que detecta precozmente la enfermedad ateromatosa. «Esta prueba se realiza en la propia consulta, incidiendo así, tanto en las medidas de los hábitos de vida, como farmacológicas, para prevenir las complicaciones cardiovasculares en las enfermedades autoinmunes sistémicas», ha subrayado Pallarés.

Enfermedades autoinmunes

Las enfermedades autoinmunes se producen cuando el sistema inmunitario ataca las células del propio organismo. Normalmente, cuando el organismo es atacado por gérmenes, el sistema inmune pasa a la acción para matar dichos gérmenes que podrían agredirnos. Esto nos mantiene sanos. Pero a veces las células inmunes confunden las células del cuerpo con extraños y las atacan. El ataque puede afectar a cualquier parte del cuerpo. Y puede afectar también a varias partes del mismo a la vez. Este” fuego amigable”, un ataque contra el propio organismo que se supone que debe defender, se llama autoinmunidad. La enfermedad autoinmune ocurre cuando, en un pequeño número de casos, nuestro sistema inmune no tiene el buen sentido para parar el ataque. Éste se mantiene y daña el cuerpo realmente, causando una enfermedad autoinmune.

Enfermedades Autoinmunes. Psoriasis

Las enfermedades autoinmunes sistémicas tienen lugar cuando los anticuerpos atacan antígenos no específicos en más de un órgano. Un buen ejemplo de enfermedad autoinmune sistémica es el lupus eritematoso sistémico.

Pero hay muchas más. Podemos citar como enfermedades autoinmunes multiorgánicas o sistémicas las siguientes:

  • Artritis reumatoide
  • Artritis reactiva
  • Algunas dermatitis
  • Celiaquía
  • Enfermedad de Behçet
  • Enfermedad de Whipple
  • Esclerodermia
  • Esclerosis lateral amiotrófica
  • Esclerosis múltiple
  • Espondiloartropatía
  • Fibromialgia
  • Fiebre reumática
  • Granulomatosis de Wegener
  • Lupus eritematoso sistémtico
  • Síndrome antifosfolípidos o síndrome de Hughes
  • Policondritis recidivante
  • Polimiositis y dermatomiositis
  • Polirradiculoneuropatía desmielinizante inflamatoria crónica
  • Psoriasis
  • Púrpura trombocitopénica inmune
  • Sarcoidosis
  • Síndrome de fatiga crónica
  • Síndrome de Guillain-Barré
  • Síndrome de Sjögren
  • Vasculitis sistémica
  • Vitiligo