Mantener una alimentación saludable tras el cáncer

 

Cáncer y células cancerosas

Cáncer es un nombre general que engloba más de 100 enfermedades. Aunque hay muchos tipos de cáncer, todos los cánceres comienzan por un crecimiento anormal y fuera de control de las células. Si el cáncer no se trata puede causar enfermedades graves o muerte.

Cancer, Las Células Del Cáncer

El crecimiento de las células cancerosas es diferente del crecimiento celular normal. En lugar de morir, las células cancerosas continúan creciendo y forman nuevas células anormales. Las células cancerosas pueden invadir (crecer hacia) otros tejidos, algo que las células normales no pueden hacer. El crecimiento sin control y la invasión de otros tejidos es lo que hace que una célula sea una célula cancerosa.

La célula cancerosa tiene un metabolismo anaerobio. Esto significa que funciona sin oxígeno, pero solo a partir de glucosa. Las células normales pueden obtener energía a partir de glucosa, grasa y proteínas. Sin embargo una célula cancerosa solo puede obtener energía a partir de la glucosa.

Por lo tanto queda claro que si queremos luchar contra las células cancerosas, tenemos que reducir a la mínima expresión la glucosa que vamos a ingerir a lo largo del día.

Además, como consecuencia de su metabolismo anaerobio, las células cancerosas fabrican ácido láctico que hace de protección, de coraza, de la célula cancerosa, frente a las células del sistema inmunitario.

Tenemos que ingerir lactato (algunos tipos específicos de preparados de yogures con un ph alcalino) para deshacer la coraza de ácido láctico y eliminar las defensas de las células cancerosas.

Esta explicación de las células cancerosas queda resumida en este vídeo de Mariano Bueno sobre la dieta para el cáncer.

Los sobrevivientes de cáncer se alimentan peor

Sobrevivir a un cáncer no siempre inspira a la gente a comer de una forma más sana. De hecho, puede hacer justo lo contrario. Esto ha demostrado un reciente estudio en EE.UU conforme al cual, en promedio, los sobrevivientes de cáncer tienen una alimentación menos nutritiva que la población en general, incluidas menos fibra y más calorías vacías.

Fang Fang Zhang, una epidemióloga de la Universidad de Tufts que coescribió el estudio publicado en la revista americana Cáncer, dijo que los resultados fueron una sorpresa.

Zhang y sus compañeros de equipo compararon la ingesta dietética de 1.533 sobrevivientes de cáncer y 3.075 personas que nunca habían tenido cáncer. Los dos grupos fueron emparejados por edad, sexo raza y origen étnico.

Los investigadores estimaron  la calidad de la dieta de un individuo utilizando el Índice de Alimentación Saludable de 2010 del gobierno de Estados Unidos. Las puntuaciones variaron desde cero, lo que significa que no hay adhesión a las directrices, a 100, lo que representa adhesión total.

Después de ajustar por edad, sexo y origen étnico, el equipo encontró que los sobrevivientes de cáncer tenían una puntuación media más baja en el Índice de Alimentación saludable (47,2) que los individuos del grupo sin cáncer (48,3). Los sobrevivientes de cáncer también comían menos fibra que los que nunca habían tenido cáncer (15 gramos por día frente a 15,9 gramos por día). También comían más calorías vacías, lo que significa más azúcares y grasas refinados.

Si bien la diferencia entre los dos grupos puede parecer leve, Zhang explicó que es todavía lo suficientemente significativa para sugerir que los profesionales médicos que atienden a los sobrevivientes de cáncer tienen que hablar con sus pacientes acerca de la nutrición. Sobre todo porque los sobrevivientes tienen un riesgo elevado de problemas de salud crónicos.

«Quiero enfatizar que la mala alimentación es frecuente en esta población, y la carga de enfermedades crónicas es alta», dijo. «Un pequeño cambio puede potencialmente tener un gran impacto en una población de alto riesgo.»

Entre aquellos que tuvieron cáncer, se observó que las personas mayores tenían una dieta más saludable que las personas más jóvenes, y los que tenían una educación universitaria tenían una dieta mucho más saludable que los demás.  Asimismo, los fumadores actuales tenían una dieta peor que los que ya no fuman  o las personas que nunca habían fumado.

Los investigadores también compararon las dietas de las personas que sobrevivieron a los diferentes tipos de cáncer. Las personas que tenían cáncer de mama tenían la dieta más saludable, mientras que los que tenían cáncer de pulmón tenían la peor dieta.

El estudio no aborda por qué las dietas de los sobrevivientes de cáncer son peores que los que nunca han tenido cáncer, pero Zhang dijo que podría haber varias razones.

Señaló que los tratamientos de cáncer pueden hacer que las personas tengan antojos de alimentos específicos, o cambien la forma de su alimentación. Estos cambios pueden persistir mucho después de que el tratamiento es largo, lo que lleva a los sobrevivientes a comer alimentos menos saludables.

Tener cáncer puede causar altos niveles de estrés y ansiedad durante y después del tratamiento, lo que hace difícil para los sobrevivientes dar prioridad a una dieta nutritiva.

«En última instancia, necesitamos más estudios longitudinales sobre la dieta post-cáncer  y de pre-diagnóstico para abordar esta pregunta», afirmó.

Mientras tanto, Zhang espera que su estudio ayude a los profesionales sanitarios a asegurarse de que la nutrición es parte de la conversación, no sólo con aquellos que han sido diagnosticados de cáncer, sino también con aquellos que han sobrevivido al mismo.

 

El brócoli, potente anticancerígeno

 

El brócoli es una planta de la familia de las llamadas crucíferas, como la coliflor, el repollo, la col de Bruselas o el colinabo.

Uno de sus componentes es la glucorafanina, que puede ser convertida en sulforafano, aunque los efectos beneficiosos del brócoli se minimizan de manera importante si el vegetal es hervido. De hecho, es recomendable cocinar el brócoli al vapor durante un máximo de dos minutos para conservar en integridad sus principios activos.

Y es que estas verduras contienen compuestos llamados glucosinolatos que se convierten enzimáticamente en isotiocianatos por una enzima de la planta llamada mirosinasa, que se libera después de romperla, cortarla o masticarla. Las enzimas presentes en el tracto intestinal de los mamíferos también pueden catalizar esta conversión. El brócoli contiene altas cantidades de un glucosinolato llamado glucorafanina, que se convierte en el isotiocianato, sulforafano.

El brócoli también es una extraordinaria fuente de indol-3-carbinol, un compuesto químico que repara el ADN de las células y paraliza el aumento de las células cancerígenas.

No obstante, hay que puntualizar que el sulforafano lo contienen, de entre las coles, sobre todo los brécoles , variando la cantidad y por lo tanto la efectividad de la sustancia según la especie de planta usada y las condiciones climáticas donde se ha cultivado, aparte de lo ya mencionado sobre su cocción.

En este sentido, la glucorafanina se encuentra en cantidades significativas en los brotes de brécol de 3 días donde se llega a los 250 miligramos de sulforafano en 100 gramos.

El sulforafano, eficaz contra una de las enfermedades más mortíferas, el cáncer

Como ya hemos visto, el brócoli tiene altos porcentajes de sulforafano, un compuesto químico, objeto de numerosos estudios científicos en los que se ha demostrado que es un potente anticancerígeno.

El sulforafano ayuda a prevenir el cáncer en todas sus etapas, desde la inicial de reproducción celular descontrolada, hasta la metástasis. Los isotiocianatos y los glucosinolatos del brócoli, vegetal perteneciente a la familia de las crucíferas, actúan neutralizando los efectos potencialmente cancerígenos  de muchas sustancias del medio ambiente. Los isotiocianatos aumentan la actividad de las enzimas de fase I y fase II, las cuales realizan un complicado mecanismo destoxificador y antioxidante en nuestro cuerpo.

El sulforafano, válido para luchar contra el cáncer de pulmón

Concretamente, hay un tipo de cáncer, con muchas tasas de mortalidad, en el que el compuesto estrella del brócoli, el sulforafano, se ha demostrado especialmente eficaz. Es el cáncer de pulmón, actualmente causado en muchos casos por el tabaquismo.

El sulforafano no sólo activa las enzimas de la fase II, creadas por las células humanas para acabar con los productos carcinogénicos y oxidativos, sino que además, según estudios en la Universidad de Hopkins en 1992, dirigidos por el Dr. Talatay, activa la proteína NFR2, que tiene una potente acción antioxidante en el organismo. Y más adelante, en el año 2008, el Dr. Malhotra y su equipo demostraron que el sulforafano reestablece la señalización del NFR2 reducida por el humo del tabaco sobre la proteína estabilizadora DJ-1.

El cáncer de pulmón puede considerarse un proceso degenerativo en el nivel del ADN que transforma en células tumorales las células epiteliales pulmonares, a lo que se denomina carcinoma. Los carcinomas pulmonares producen muchísimas muertes cada año. Y no es que haya cientos de clases de enfermedades aglomeradas bajo el término cáncer sino que se trata de una única patología que se expresa en distintos órganos.

Respecto a las investigaciones de la influencia positiva de la ingesta de brócoli para combatir el cáncer de pulmón, hay que citar también las realizadas en ratones. Más concretamente, habría que mencionar la investigación de C.C. Conaway en 2005, averiguando que bastan 1,5 y 5 mg de sulforafano al día administrado a ratones para paralizar el desarrollo de adenocarcinomas. Y en 2011, los doctores W. Starrett y D.J. Blake publicaron un trabajo en Journal of Imnunotoxicology en el que observaron que con apenas 3 mg al día de sulforafano en ratones son suficientes para activar la vía de señalización del NFR2.

Asimismo, el sulforafano ayuda en la producción de péptidos que posibilitan la reparación de proteínas celulares dañadas y dificulta el desarrollo de los tumores al ser antiangiogénico.

Prevención del cáncer colorectal

En las células cancerosas humanas cultivadas, el sulforafano puede inducir apoptosis (muerte celular programada) y detiene el ciclo celular, ambos de los cuales son de importancia crítica en la prevención de crecimiento del tumor. El sulforafano induce las llamados enzimas de la fase II, que son parte de la vía de «desintoxicación» que las células utilizan para activar carcinógenos químicos potencialmente dañinos en formas inofensivas que pueden ser excretados. Por lo tanto, el sulforafano podría ayudar a eliminar los carcinógenos potenciales, evitando la etapa de iniciación de la formación de tumores. Sin embargo, este mecanismo no explica algunos de los otros efectos del sulforafano, tales como la activación de las células cancerosas a morir. En las células el ADN se envuelve alrededor de proteínas llamadas histonas. Esto permite a la célula de manera eficiente empaquetar o embalar el ADN y controlar la expresión de genes específicos

Las histonas tienen «colas» que pueden determinar cómo el ADN es accesible a los factores de transcripción, los cuales son proteínas que se unen a regiones específicas del ADN llamados promotores. En una secuencia de ADN, los promotores se colocan antes del gen real y contienen secuencias específicas reconocidas por factores de transcripción. Dependiendo de las secuencias y los factores de transcripción, el gen se enciende o se apaga. Cuando un gen está activado, se hace el producto proteico del gen.

Las colas de las histonas pueden ser modificadas por adición o eliminación de grupos acetilo. La adición de estos grupos resulta en el movimiento de la cola fuera del ADN,  lo que permite a los factores de transcripción interactuar con el ADN. Cuando los grupos acetilo se eliminan de la cola de la histona, esta se envuelve alrededor del ADN más fuertemente, por lo que el ADN no puede interactuar con factores de transcripción. Una histona acetilada se asocia con el ADN que tiene genes que están activos, o encendidos. A la inversa, una histona desacetilada se asocia con el ADN que tiene los genes que están inactivos, o apagados. Este interruptor entre los genes activos e inactivos es controlado por dos grupos de proteínas llamadas histonas acetiltransferasas, que añaden grupos acetilo de las histonas, e histonas deacetilasas (HDAC), que eliminan grupos acetilo de las histonas.

Las células contienen genes supresores de tumores, cuya función es impedir que las células se conviertan en cancerosas. En las células cancerosas y precancerosas estos genes están asociados con las histonas desacetiladas, lo que se traduce en su inactividad. En teoría, si las HDAC pueden ser inhibidas, estos genes supresores de tumores se pueden activar de nuevo.

Cuando se vuelven a activar los genes supresores de tumor, la progresión del cáncer en las células puede ser detenida y las células de cáncer puede morir. Ya se han descubierto varios inhibidores de HDAC. Dado que las características estructurales de sulforafano son similares a los de los inhibidores de HDAC conocidos, el sulforafano puede ejercer su actividad quimiopreventiva través de la inhibición de las HDAC.

Sería bueno investigar otras sustancias naturales presentes en los alimentos que  también puedan inhibir la HDACs. Algunos de éstos son la alicina del ajo, los butiratos, la biotina y el ácido lipoico.

Estos resultados eran reproducibles en células de cáncer de colon humano cultivadas, incluyendo un aumento en los niveles de una proteína supresora del tumor.

Además, la Dra. Lina Mastrangelo en la Universidad de East Anglia en Reino Unido, trabajando con células de cáncer de colon in vitro, descubrió que el sulforafano también combate los receptores celulares 5HT de serotonina, parando por tanto la evolución del tumor.

Cáncer de mama: reducción del riesgo con el consumo de brócoli

Hemos dicho antes que el brécol y su componente esencial, el sulforafano, es un potente anticancerígeno tanto en las etapas iniciales del cáncer como en las finales.  Y su acción incluye a bastantes tipos de cáncer, entre ellos también el cáncer de mama.

En esta línea, en 2003, en la Vanderbilt University de Tennessee en EE.UU, se realizó un trabajo científico encabezado por J.H. Fowke, conforme al que la toma de crucíferas promueve la creación de enzimas de la fase II y la muerte de células tumorales, pero además, con el cambio en el metabolismo hormonal, se regulan los estrógenos y se estabiliza la reproducción celular.

En definitva,las mujeres que consumen habitualmente brócoli y verduras de esta familia tienen un riesgo notablemente menor de padecer cáncer de mama.

Muerte programada de las células del cáncer

El sulforafano, además de su efecto sobre la histona desacetilasa, que ya hemos abordado, también da impulso a determinados genes supresores de los tumores y produce la metilación del gen ciclin  D2, que, al fin y al cabo, lo que hace es proyectar una apoptosis o muerte celular programada, en este caso, de las células cancerígenas. Esto ha sido objeto de investigación en células tumorales de próstata, pero se podría generalizar a otros tipos de cáncer, como el  cervical o el de páncreas.

Efecto del consumo de brócoli sobre otras enfermedades.

El Dr. X.Haristoy, de la Universidad francesa de Nancy, en 2003, publicó un trabajo en el que se comprueba que el sulforafano tiene un efecto antibiótico, llegando a eliminar la bacteria Helicobacter pylori, que previamente se había infectado en ratones.

Para los enfermos de la diabetes tipo II,  el brócoli es un alimento muy conveniente, ya que aumenta la lipasa bloqueando la progresión de los adipocitos.

Las propiedades antiinflamatorias y antioxidantes del sulforafano reducen los procesos de creación excesiva de glucosa en sangre y mejoran la velocidad de conducción nerviosa.

Como resumen, podemos afirmar que el brócoli tiene efectos de prevención de muchas enfermedades, además del cáncer, como, por ejemplo:

  • Protección renal
  • Artrosis
  • Anomalías cardiovasculares
  • Efecto neuroprotector
  • Asma
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC, padecida por muchos fumadores

La mejor forma de consumir el brécol

Es importante repetir que no todas las coles son tan ricas en sulforafano como los brotes de brócoli.

A la hora de su preparación, es recomendable no cocerlo durante más de tres minutos a una temperatura alta, ya que esto hará que la mirosinasa no convierta la glucorafanina en sulforafano, reduciendo su potencial entre un 30 y un 60 por ciento.

Brócoli, Forma De Cocinarlo

Igualmente, si escaldamos el brócoli antes de congelarlo perderemos el efecto transformador de la mirosinasa y con ello sus propiedades terapeúticas fundamentales.

La mejor manera de comer el brócoli es cocinarlo al vapor durante un corto período de tiempo de aproximadamente 2 minutos o hacerlo a la plancha.

Las personas ya diagnosticadas con una enfermedad de las citadas pueden optar por el consumo de un concentrado de sulforafano. Decir  que conviene acompañarlo de un vaso de agua alcalina y nunca con zumos, ya que el ácido de los mismos no permite la hidrólisis de este compuesto.

Incorpora a tu dieta habitual el brócoli en ensalada o con cocción breve, vivirás más y mejor.

 

Sanidad autoriza Bevacizumab para un tratamiento complementario del cáncer de ovario


La combinación de Bevacizumab con la quimioterapia en primera línea, y el uso único posterior de Bevacizumab, aumenta la supervivencia de las pacientes con cáncer de ovario avanzado, frente al uso de sólo la quimioterapia.

Bevacizumabab Autorizado Para Cancer De Ovario

Biosalud cuenta también con una unidad de tratamiento complementario del cáncer con el fin de tratar cualquier enfermedad cancerosa conforme a las técnicas de la medicina biológica

Terapia biológica para el cancer de ovario avanzado

El fármaco biológico en cuestión, Bevacizumab, con nombre comercial Avastin, de Roche – actúa frenando la vascularización del tejido tumoral.

Usando este antiangiogénico , que ya ha sido aprobado en otros tipos de cáncer, como el de pulmón, colorrectal, de riñón o de mama, y la quimioterapia en primera línea, y manteniendo luego solo el Bevacizumab, se consigue aumentar la supervivencia libre de progresión de las pacientes con cáncer de ovario avanzado, frente al uso de sólo la quimioterapia.

Estos descubrimientos vienen de dos ensayos clínicos de fase III realizados en EE.UU y Europa. En Diciembre de 2011 este tratamiento fue autorizado en Europa; en España, el Ministerio de Sanidad lo aprueba ahora, 3 años más tarde.

Las pacientes más beneficiadas por el Bevacizumab son las que no han tenido  tratamiento previo y con la enfermedad en los estadios más avanzados, en fase III o IV, que no han sido objeto de una cirugía adecuada.

En España se diagnostican alrededor de 3.000 nuevos casos de cáncer de ovario cada año. En el 75% de los casos se detecta cuando la enfermedad ya se encuentra en fase avanzada, dado que no hay un sistema de cribado eficiente

Tratamiento complementario del cáncer

En la unidad de tratamiento complementario del cáncer de nuestra clínica tratamos cualquier enfermedad cancerosa conforme a las técnicas de la medicina biológica, potenciando los efectos de la medicina convencional y sin efectos secundarios ni contraindicaciones. Se trata de sumar efectos beneficiosos, nunca de restarlos.

Buscamos las causas y factores del estado canceroso, realizando una batería de pruebas, dependiendo de lo que el paciente nos relata en una exhaustiva historia clínica.

Usando las técnicas propias de la medicina biológica, aplicamos un tratamiento nutricional, inmunogenético, inmunoactivador, oxigenante y psicoemocional (coaching oncológico)

Prevención y compromiso político para luchar contra el cáncer


El Informe Mundial sobre el Cáncer de 2014, publicado en vísperas del Día Mundial contra el cáncer, el 5 de febrero, ha confirmado que la prevención es la mejor manera de frenar la enfermedad del cáncer y que es muy importante el compromiso político y la urgente implantación de estrategias de prevención eficaces para contener la enfermedad.

Prevención Contra El Cáncer

El co-editor del informe, el Doctor Bernard W. Stewart afirma que «La legislación adecuada puede fomentar un comportamiento más saludable, así como tener un reconocido papel en la protección de las personas contra los peligros del lugar de trabajo y los contaminantes ambientales»

Legislaciones para el tratamiento del cáncer

Un ejemplo es el Convenio Marco de la OMS para el control del tabaco que ha reducido el consumo a través de impuestos, restricciones en la publicidad y otras medidas para controlar y desalentar el consumo de tabaco.

Igual que el impacto del tabaco disminuye gracias a un fuerte compromiso por parte de los Estados , los cánceres pueden reducirse más mediante el control de consumo de alcohol, las bebidas azucaradas que inducen a la obesidad y la limitación de la exposición a riesgos cancerígenos ocupacionales y ambientales, como la contaminación del aire.

El Doctor Gauden Galea afirma que «En Europa tenemos excelentes ejemplos de legislación que tiene un impacto positivo sobre el cáncer y hemos tenido mucho éxito con el control del tabaco . Si ahora podemos aplicar la misma mezcla de políticas basadas en la evidencia y la determinación para controlar la obesidad y el alcohol, podríamos salvar miles de vidas»

El informe también reconoce la importancia de la detección temprana, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer. Pero mientras que elogia los programas de detección y tratamiento en todo el mundo , los autores advierten que la promoción de la salud por sí sola es insuficiente.

El informe es publicado por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer, que es un organismo especializado de cáncer de la OMS.

Nuevas investigaciones en el cáncer de mama pueden cambiar la forma en que se trata esta enfermedad


Los principales expertos en cáncer de mama de EE.UU. se reunen esta semana en Texas para presentar estudios que pueden cambiar la forma en que se trata en ese país el cáncer de mama.

Lucha Contra El Cáncer De Mama

Los médicos están pensando en lo que funciona y en lo que no, y esto significa que decenas de miles de mujeres podrían obviar tratamientos agotadores que en realidad no mejoran su supervivencia.

Una nueva investigación presentada en el Simposium de cáncer de mamá de San Antonio examinó a cientos de pacientes de edad avanzada tratados con o sin radiación y no encontró diferencias en la supervivencia global y muy pequeñas diferencias en las tasas de recurrencia después de 5 años.

Las mujeres que puden ser capaces de omitir la radiación son mayores de 65 años que tienen cáncer de mama de bajo grado impulsado por hormonas.

Otro estudió encontró que la cirugía puede no ser necesaria para mujeres con cáncer de mama avanzado. Médicos de La India estudiaron mujeres con cáncer de mama cuyos tumores generalizados se habían reducido con quimioterapia inicial.

La mitad tenía una masectomia o lumpectomía, la mitad no. La supervivencia fue igual en ambos grupos, lo que sugiere que estas mujeres pueden ahorrarse la terrible experiencia de ver su pecho cortado.

«Este tipo de estudios abre la puerta a pensar en la identificación de los diferentes subgrupos de personas que tienen realmente buenos pronósticos de la enfermedad y que pueden ahorrarse ciertos tratamientos», afirma la doctora Freya Schnabel del Centro Médico Langone de NYU.

Otra investigación reciente concluye que el ejercicio vigoroso puede ofrecer cierta protección contra cánceres de mama agresivos

Las mujeres que en el transcurso de un largo período de tiempo se ejercitaron físicamente 3 o más horas por semana tenían una reducción del 47 por ciento en el riesgo de desarrollar estos tipos más agresivos de cáncer de mama», dijo la doctora Schnabel.

Estas mujeres hicieron ejercicio consistente en caminar a paso ligero, tenis o aerobic

Biosalud dispone de un tratamiento complementario del cáncer.

Estudiando cada caso en concreto, en Biosalud, siguiento la línea de estas investigaciones descritas, creemos que determinados hábitos de vida (ejercicio físico por ej) unidos a tratamientos convencionales que el paciente siga, pueden ayudar a tener el máximo de posibilidades de superar una situación tan grave como el cáncer.

Combinamos un tratamiento complementario del cáncer nutricional, inmunogenético, inmunoactivador, oxigenante y psicoemocional, utilizando las técnicas propias de la medicina biológica.

Antes de ello, puede realizarse un diagnóstico precoz y un diagnóstico causal del cáncer, buscando precisamente la causa que ha generado el proceso canceroso, parcela que obvian muchas unidades especializadas.

Ponen en marcha un sistema que evita la caída del pelo de la quimioterapia a pacientes con cáncer de mama


El Centro de Patología de la Mama de la Fundación Tejerina está poniendo en marcha una nueva investigación cuya misión es tratar a cinco mujeres que padecen de cáncer de mama para intentar evitar pérdida de pelo durante los tratamientos de quimioterapia, así lo confirma la oncóloga del Centro de Patología de la Mama de la Fundación Fundación Tejerina, Ana de Lara.

Caída Del Pelo De La Quimioterapia

Este estudio se realiza mediante la técnica Dignicap, inventado por la compañía japonesa Sysmex, que consiste en enfriar las células del cuero cabelludo, logrando evitar la pérdida del 70% del cabello poniéndole  un casco que mantiene el pelo a una baja temperatura mientras recibe los tratamientos de quimioterapia.

Esta técnica está ya aprobado en Europa, se ha evaluado, según el Centro de Patología de la Mama, en más de 6.000 pacientes de diferentes países de Asia, Europa y América del Sur mientras recibían sesiones de quimioterapia habituales, observando que el 83 % de las usuarias no tuvieron que utilizar pelucas a los 6 meses de tratamiento con quimioterapia porque sólo se le habían caído el 30 por ciento del cabello gracias a esta técnica.

El motivo de la caída del pelo durante el tratamiento para luchar contra el cáncer se debe a que los fármacos citostáticos que se administran con el tratamiento de quimioterapia no solo actúan sobre las células cancerosas, sino también sobre las células sanas.

Tratamientos de las enfermedades cancerosas en Biosalud

Desde Biosalud, contamos con  más de 30 años ofreciendo un tratamiento complementario de cualquier tipo de cáncer, a través de las técnicas de la Medicina Biológica, fortaleciendo los efectos de la Medicina Convencional y sin efectos secundarios ni contraindicaciones. Se trata de aumentar efectos beneficiosos, nunca de reducirlos.

Nuevas soluciones para un tratamiento complementario del cáncer


Se trata de un medicamento llamado Lambrolizumab, que impide que las células cancerosas se escondan y se escapen de las células del sistema inmune, los linfocitos. Gracia a este fármaco, que estimula el sistema inmune, los linfocitos combaten la neoplasis primaria y tambien las metástasis

Lambrolizumab

Este descubrimiento supone un hito esencial para el tratamiento de la enfermedad ya que habrá un antes y despues del mismo.

Las propiedades del Lambrolizumab se han comprobado en pacientes en la práctica. No destruye las células cancerosas sino que consigue hacer inactivo el escudo que usan los tumores para camuflarse y despistar el ataque de los linfocitos T.

Nueva vía para el tratamiento del cáncer

Quizá puede abrirse una nueva puerta para el tratamiento de la enfermedad. Por un lado, los tratamientos basados en la quimioterapia o la radioterapia y por otro, los tratamientos específicos dirigidos a frenar la proliferación de cada tipo concreto de tumor, pueden ser una solución para el tratamiento del cáncer

En Biosalud, llevamos más de 30 años proporcionando un tratamiento complementario para el cáncer que permita al paciente tener una vida más satisfactoria y con menos dolor, aplicando la medicina biológica,  que no es incompatible con los tratamientos convencionales que el paciente esté siguiendo

Científicos españoles investigan un tratamiento que retrasa un tipo de cáncer


Un grupo de científicos españoles han investigado una terapia que retrasa la progresión del mieloma asintomático de alto riesgo, que procede de un tumor llamado mieloma múltiple activo. Se trata un tipo de cáncer de la médula ósea que se genera por la aparición de células plasmáticas malignas.

Mieloma

La nueva terapia es el resultado de una prueba clínica del Grupo Español de Mieloma, que publica en la revista médica The New England Journal of Medicine, liderado por los médicos Jesús San Miguel y María Victoria Mateos, del Servicio de Hematología del Hospital Universitario de Salamanca, con la colaboración de veintiuno hospitales de España y tres hospitales de Portugal.

Esta nueva investigación mejora la evolución del tumor, disminuye su progresión e incrementa la supervivencia de los pacientes.

Terapia de Biosalud para el cáncer

Desde Biosalud ofrecemos un tratamiento contra cualquier tipo de cáncer, según las técnicas de la Medicina Biológica, aumentando los efectos de la Medicina Convencional y sin efectos secundarios ni contraindicaciones