Fibromialgia y Lyme: la relación existente

La enfermedad de Lyme y la fibromialgia tienen mucha relación y, con frecuencia, sus síntomas se superponen. El Lyme es la primera enfermedad transmitida por vectores en el mundo e imita a afecciones comunes como la mencionada fibromialgia (FM), el síndrome de fatiga crónica (encefalomielitis miálgica), algunas enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y la esclerosis múltiple, así como enfermedades psiquiátricas, como la depresión y la ansiedad. Dado que los análisis de sangre para llegar a un diagnóstico de la enfermedad de Lyme han demostrado hasta ahora ser poco fiables, se sospecha que un alto porcentaje de los diagnosticados con fibromialgia son casos de enfermedad de Lyme. El  Lyme y las infecciones transmitidas por garrapatas son frecuentemente una de las causas subyacentes del  problema.

En medicina resulta esencial llegar a la raíz de los síntomas. Además de una infección con Borrelia burgdorferi, el agente de la enfermedad de Lyme que puede causar la fibromialgia, encontramos que los pacientes a menudo tienen causas multifactoriales de su enfermedad.

Actualmente, las garrapatas son portadoras de múltiples infecciones bacterianas, virales y parasitarias que pueden ser transmitidas simultáneamente. Entre ellas está la Borrelia Burgdorferi, el agente de la enfermedad de Lyme. Los pacientes infectados con la enfermedad de Lyme y coinfecciones asociadas son mucho más resistentes a las terapias estándar. Esta es una de las infecciones que pueden causar fatiga crónica y dolor musculo-esquelético.

Las primeras etapas de la enfermedad de Lyme pueden ser muy difíciles de diagnosticar, incluso con un análisis de sangre. Además de los resultados de la exploración física, la mayoría de los médicos se basan en factores ambientales, como la exposición a garrapatas y la historia clínica del paciente. No hay que olvidar que algunos de los síntomas de la fibromialgia se superponen con los de la enfermedad de Lyme, sobre todo el dolor y la fatiga muscular.

La enfermedad de Lyme puede afectar al eje hipotálamo-pituitario-adrenal de dos formas: a través de las neurotoxinas y los cambios epigenéticos. Los desequilibrios en este eje pueden conducir al síndrome de fatiga crónica, depresión, insomnio y dolor generalizado, algo que está relacionado con la fibromialgia. Parece que hay un fuerte vínculo entre la enfermedad de Lyme y sus coinfecciones y la fibromialgia.

La enfermedad de Lyme implica una multitud de infecciones que pueden incluir también otras complicaciones como la toxicidad de metales pesados y químicos. Si realmente se quiere atomizar la enfermedad de Lyme y sus coinfecciones, es ideal tener una combinación de inmunoterapia avanzada, natural antiviral agresiva, antifúngicos, antibióticos por vía intravenosa y biodetoxificación. Cuando todo esto es proporcionado por el médico integrador debidamente capacitado en un plan de tratamiento personalizado, estas terapias ayudarán a llevar al paciente volver a una salud óptima.

El 80% de las fibromialgias son una enfermedad de Lyme

Lo más frecuente es que el 80 % de los casos de fibromialgia sean en realidad una enfermedad de Lyme, que no es una fibromialgia como tal, sino la manifestación de una enfermedad por picadura de mosquito o garrapata por infección de borrelia burgdorferi. Un tratamiento sintomático no va a ser el que solucione el problema.

Desde Biosalud tratamos de discernir si lo que sufre el paciente es una enfermedad de Lyme, que se manifiesta con síntomas similares a lo que hoy se conoce como fibromialgia y que se caracteriza por dolores muy concretos a nivel muscular. La comunidad científica tiene localizados los puntos en que se producen esos dolores, pero no encuentra la causa de los mismos.

El tratamiento necesario será el que aplica Biosalud para la enfermedad de Lyme, ya que aparte de tratamientos específicos para el dolor, es preciso buscar la causa. Cuando a la fibromialgia se suma el cansancio, hablamos de síndrome de fatiga crónica, y muchos de esos casos encuentran también su origen en una enfermedad de Lyme. Nuestro tratamiento de Lyme será lo indicado en estos casos.

La mayor dificultad es que al ser una infección, todo lo que sea acidificación del organismo y de los tejidos, es decir,  todo lo que producen los antiinflamatorios, va a aumentar o mantener la infección, es decir, la fibromialgia o síndrome de fatiga crónica no se van a curar hasta que no se traten con un tratamiento anti-infeccioso y personalizado.

En Biosalud aplicamos un tratamiento de la fibromialgia personalizado que corrija las desviaciones desde el punto de vista biológico que tenga esa persona. Todo lo que esté funcionando mal lo vamos a regular y vamos a tratar de eliminar las causas que están provocando la fibromialgia. Tendremos un resultado con efectividad alta y podremos curar aquello que en estos momentos está considerándose en medicina como fibromialgia.

Es indudable que existe una relación entre la enfermedad de Lyme y la fibromialgia. Es absolutamente recomendable descartar la primera enfermedad si se tienen síntomas o, incluso, diagnóstico de la segunda. En Biosalud ofrecemos la posibilidad de tener esta información y de abordar un tratamiento efectivo contra la enfermedad de Lyme.

¿Qué garrapatas transmiten la enfermedad de Lyme con su picadura?

Cuando nos preguntamos qué garrapatas transmiten la enfermedad de Lyme, lo primero que debemos saber es que las garrapatas son artrópodos medianos de unos ocho milímetros de tamaño, aunque algunas especies pueden alcanzar el centímetro. Su biología es parecida a la de las arañas y los escorpiones. Son parásitos y se alimentan de la sangre de aves, reptiles y mamíferos. Existen aproximadamente 850 especies de garrapatas en el mundo. Su presencia es constante en los cinco continentes y el contacto con humanos suele darse en salidas al campo o por el contacto con algunas mascotas.

¿Todas las garrapatas transmiten la enfermedad de Lyme?

No todas las garrapatas transmiten la enfermedad de Lyme. Hay un gran número de especies de garrapata que no transmiten la enfermedad. Como ejemplos, se pueden citar la estrella solitaria, la garrapata de la marmota canadiense o la asiática de cuernos largos, pero hay muchas más especies de garrapata en el mundo. La estrella solitaria es una garrapata que produce muchas picaduras y que puede transmitir algunas enfermedades entre las que no está la de Lyme. Para saber si se ha contraído la enfermedad de Lyme es muy recomendable realizarse un análisis de la enfermedad de Lyme.

Para que la garrapata transmita la enfermedad de Lyme con su picadura debe estar infectada por la bacteria Borrelia burgdorferi. Es el momento de preguntarse qué tipo de garrapata transmite la enfermedad de Lyme.

¿Qué tipo de garrapata la transmite?

El tipo de garrapata que transmite esta enfermedad es la Ixodes Scapularis, que se conoce también como garrapata del ciervo o garrapata de patas negras. Este nombre tiene su origen en el hecho de que este tipo de garrapata suele parasitar, sobre todo en su fase de larva, al venado de cola blanca, aunque también puede encontrarse en algunos roedores, reptiles y aves migratorias..

Su presencia es predominante en Norteamérica. Es una de las 36 especies de garrapatas que pueden encontrarse en esta zona geográfica y se estima que esta especie representa entre el 10 y el 20 por ciento de las garrapatas que ocupan ese espacio.

La apariencia de la garrapata del ciervo varía según el sexo. Las hembras tienen cuatro pares de patas y son de color rojo y negro. Los machos de la garrapata Ixodes Scapularis son de color negro. En su edad joven su color es amarronado y su tamaño es muy pequeño por lo que son muy difíciles de detectar.

Además, hay dos variantes de esta garrapata que también pueden transmitir la enfermedad de Lyme y se llaman Ixodes Ricinus e Ixodes Persulcatus. La primera se suele encontrar en Europa y la segunda en Asia.

¿Dónde se encuentra la garrapata que transmite Lyme?

La primera vez que se describió la enfermedad de Lyme fue en el año 1977 en Old Lyme, en el estado de Connecticut, entre Nueva York y Boston. Aunque la enfermedad se ha encontrado en Europa y Asia, su mayor incidencia se da en los estados del noroeste de Estados Unidos, desde Virginia hasta Maine, en el centro, en Wisconsin y Minnesota y en la parte norte de la costa oeste.

En Europa existe una variante que se llama Ixodes Ricinus y en Asia está la Ixodes Persulcatus. Estas variantes también pueden transmitir la enfermedad de Lyme. La garrapata transmisora de Lyme tiene mayor incidencia, sin embargo, en Estados Unidos y esta enfermedad se diagnostica allí con mayor frecuencia.

Respecto al lugar físico en el que pueden estar es muy amplia: las garrapatas suelen encontrarse en lugares cubiertos de vegetación de poca altura como campos de pasto, también en arbustos, árboles y, por supuesto, en los animales. Las salidas al campo, las acampadas y la convivencia estrecha con mascotas que tienen acceso a zonas exteriores pueden ser factores de riesgo.

Como hemos visto, la complejidad esta enfermedad es elevada. Requiere un conocimiento profundo y conocer detalles como el que hemos tratado en este artículo y que trata de dejar claro qué garrapatas transmiten la enfermedad de Lyme. Por ello, es recomendable mantener siempre la precaución en la medida de lo posible y, ante la menor sospecha, ponerse en manos de profesionales que puedan ayudarnos.

Fuentes externas:

FURMAN, D. P. & E. C. LOOMIS 1984. The ticks of California (Acari: Ixodida). Bulletin of the California Insect Survey. Volume 25. University of California Press, Berkeley. viii + 239 pp.

FUNDACIÓN IO: Información para sanitarios sobre garrapatas. Recuperado en https://fundacionio.com/salud-io/one-health/entomologia-para-todos/garrapatas/informacion-para-sanitarios-sobre-garrapatas/

MSD. Manual para profesionales. Enfermedad de Lyme. Por Larry M. Bush , MD, FACP, Charles E. Schmidt College of Medicine, Florida Atlantic University; Maria T. Vazquez-Pertejo , MD, FACP, Wellington Regional Medical Center.  Revisado médicamente nov. 2020. Recuperado en https://www.msdmanuals.com/es/professional/enfermedades-infecciosas/espiroquetas/enfermedad-de-lyme

Lyme en la ciudad: todo lo que debes saber

La enfermedad de Lyme está muy relacionada con las excursiones al campo o a zonas en las que hay presencia de garrapatas, pues se contrae tras una picadura de una garrapata infectada por la bacteria Borrelia burgdorferi pero cada vez hay más casos de enfermedad de Lyme en la ciudad.

Las zonas verdes urbanas y las garrapatas

La presencia de garrapatas cada vez es más común más en las zonas verdes de las ciudades, especialmente en los alrededores en los que proliferan los conjuntos de conejos. Tan solo un ínfimo porcentaje de estos arácnidos tiene esa infección, pero si sufrimos una picadura de garrapata o hemos estado expuestos en una zona de riesgo debemos tomar precauciones porque si no se trata desde el principio la enfermedad puede provocar secuelas graves, sobre todo en las fases de Lyme temprano diseminado y Lyme tardío. Si es detectado en la frase temprana localizada, el tratamiento es mucho más efectivo y se controla mejor la sintomatología y sus repercusiones en el organismo.

Lo que debemos asumir es que la expansión de esta bacteria en las colonias de garrapatas ha incrementado el peligro de forma exponencial, y que, concretamente en los meses primaverales, debemos tomar precauciones extra en las zonas verdes, en especial si acudimos a esos lugares con niños pequeños, que corretean entre hierba alta o dan volteretas sobre el césped. Al regresar a nuestro hogar es importante revisar toda la ropa y las extremidades de los niños, y debemos apostar por las prendas de manga larga y de colores claros, porque es mucho más sencillo detectar a las garrapatas deambulando sobre un tejido blanquecino.

También debemos prestar atención si tenemos mascotas porque los perros suelen ser una víctima propiciatoria para este arácnido. Debemos adquirir repelente de garrapatas para mascotas, o ponerle un collar con el que ahuyentemos todo tipo de insectos o arácnidos.

En definitiva, ni siquiera podemos librarnos de la enfermedad de Lyme en la ciudad o lejos de granjas de ganado, infección multi-sistémica que termina desembocando en una patología grave e incapacitante si no se trata de la forma adecuada.

Prueba del Lyme en España

Si tienes dudas acerca de haber estado en contacto con garrapatas o de haber sufrido una picadura en la ciudad o en otra zona rural, entonces lo mejor es realizar un test. En Biosalud Day Hospital somos especialistas de prueba de Lyme en España y cada día realizamos decenas de analíticas en busca de señales de esta infección.

Diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de Lyme

Una vez realizado el test y analizadas las muestras, estaremos en disposición de realizar un diagnóstico de la enfermedad de Lyme. Es básico realizar el diagnóstico de forma temprana porque el tratamiento de la enfermedad de Lyme es mucho más efectivo y los pacientes experimentan mejorías más notorias y duraderas.

La mejor forma de atajar el problema de nueva aparición que supone el Lyme en la ciudad es a través de la difusión y de la concienciación de la sociedad.

Síndrome post-tratamiento de Lyme

Al menos el 5-15 % de pacientes con enfermedad de Lyme (7.500 “ 45.000 nuevos casos cada año) desarrollan el síndrome de Lyme post tratamiento (PTLS), síntomas residuales debilitantes que duran meses o años, incluso después de haber recibido tratamiento con antibióticos. A menudo los pacientes con PTLS experimentan dolor crónico en los músculos, articulaciones o nervios.

No es infrecuente que los pacientes tratados de la enfermedad de Lyme con un curso de antibióticos recomendado de 2 a 4 semanas tengan síntomas persistentes de fatiga, dolor o dolores articulares y musculares en el momento de terminar el tratamiento. En un pequeño porcentaje de casos, estos síntomas pueden durar más de 6 meses. Aunque a veces se le llama «enfermedad de Lyme crónica«,  esta situación se conoce correctamente como «síndrome post-tratamiento de la enfermedad de Lyme» (PTLD).

La causa exacta del PTLD no se conoce todavía. La mayoría de expertos médicos creen que los síntomas persistentes son el resultado del daño residual a los tejidos y al sistema inmune que se ha producido durante la infección. Se sabe que se producen complicaciones similares y respuestas «autoinmunes» después de infecciones, como Campylobacter (síndrome de Guillain-Barré), Chlamydia (síndrome de Reiter), y amigdalitis estreptocócica (cardiopatía reumática). Por el contrario, algunos médicos les dicen a los pacientes que estos síntomas reflejan la infección persistente por Borrelia burgdorferi. Los estudios recientes en animales han dado lugar a cuestiones que requieren más investigación. Y hay en curso estudios clínicos para determinar la causa del síndrome post-tratamiento de Lyme en los seres humanos.

Independientemente de la causa de PTLD, los estudios no han demostrado que los pacientes que recibieron cursos prolongados de antibióticos tengan mejores resultados a largo plazo que los pacientes tratados con placebo. Además, el tratamiento con antibióticos a largo plazo para la enfermedad de Lyme se ha asociado con complicaciones graves. La buena noticia es que los pacientes con PTLD casi siempre mejoran con el tiempo; la mala es que pueden pasar meses hasta que se sientan completamente bien.

Si has recibido tratamiento para la enfermedad de Lyme y todavía te sientes mal, consulta a tu médico para discutir cómo aliviar tu sufrimiento. Tu médico puede tratarte de manera similar a los pacientes que tienen fibromialgia o síndrome de fatiga crónica. Esto no debe llevarte a error, sino que quiere decir que tu médico está haciendo frente a tus síntomas utilizando las mejores herramientas disponibles.

Es normal que te sientas abrumado por tus síntomas. Algunas cosas que pueden ayudar a manejar el PTLD incluyen:

  • Consultar con el médico para asegurarte de que la enfermedad de Lyme no es lo único que afecta a tu salud.
  • Puede ser útil llevar un diario de los síntomas, los patrones de sueño, la dieta y el ejercicio para ver cómo éstos influyen en tu bienestar.
  • Mantener una dieta saludable y descansar lo suficiente.
  • Compartir tus sentimientos. Si tu familia y amigos no pueden proporcionarte el apoyo que necesitas, habla con un especialista que puede ayudarte a encontrar formas de manejar tu vida durante este momento difícil.

¿Se benefician los pacientes con síndrome post-Lyme de un tratamiento con medicina que reduzca el dolor central?

Debido a que muchos pacientes con este síndrome tienen dolor que persiste pese a los antibióticos y porque sabemos que los medicamentos que modulan las vías de acceso del dolor al cerebro pueden ayudar a reducir o eliminar el dolor, el Centro Médico de la Universidad de Colombia (Nueva York) trata a los pacientes con una medicina aprobada por la FDA Administración de Alimentos y Medicamentos para el tratamiento del dolor. Este medicamento se conoce como Milnacipran (el nombre comercial es Savella); esta medicina no es adictiva y se ha demostrado que reduce el dolor crónico por sus múltiples acciones en las vías de acceso del dolor.

 

Medicamento Milnacepran para dolor crónico

En este mismo Centro se ha probado si el dolor puede mejorarse incluso añadiendo una medicina que es conocida por modular la transmisión de glutamato implicado con el dolor en el cerebro. Esta medicina “D cycloserina– es realmente un antibiótico, actualmente aprobado para el tratamiento de la tuberculosis. Por su acción en los receptores de glutamato, se supone que ayudara a disminuir el dolor incluso en pacientes con dolor relacionado con el Lyme

Finalmente, se ha investigado si los pacientes con síndrome post-tratamiento de Lyme tienen circuitos de dolor pro-activo central en el cerebro. Porque el dolor se procesa a través de los circuitos de dolor del cerebro, se ha examinado si las personas que sufren de PTLS tienen circuitos de dolor hiper-activo que les hacen más sensibles al dolor que los que tienen circuitos de dolor normalmente-activos. Para hacer esto, se ha comparado a los pacientes con PTLS a voluntarios sanos mediante la realización de estudios neurológicos cuidadosos e imágenes del cerebro o resonancias magnéticas funcionales (fMRI), técnica usada en los estudios de neuromarketing para lograr imágenes de la actividad del cerebro cuando realiza una tarea.

Todavía está en estudio cómo el cerebro procesa las señales de dolor en el síndrome post-tratamiento del Lyme y si este enfoque de tratamiento es efectivo.

En Biosalud Day Hospital se dispone de una Unidad Especializada. En ella se utilizan todas las técnicas que han demostrado ser efectivas para el tratamiento de la enfermedad de Lyme, especialmente en el Lyme crónico. Sueroterapia, aféresis terapéutica, hipertermia, ozonoterapia, oxigenoterapia, acupuntura, fotonterapia, terapia de biorregulación, magnetoterapia focal son algunas de ellas.

En la enfermedad de Lyme, es necesario combinar algunas de estas técnicas para poder curar al paciente.

¿La enfermedad de Lyme se contagia?

La enfermedad de Lyme es una patología infecciosa causada por la borrelia burdogferi, una bacteria que se transmite por la picadura de garrapata. Pero ¿Qué sabemos sobre el contagio de Lyme entre personas? En general podemos decir que el Lyme no se transmite entre personas, pero sí hay cuestiones que debemos de tener en cuenta.

La conciencia sobre la enfermedad de Lyme está aumentando. Las campañas de sensibilización y de prevención tienen efecto y las personas ya asociamos en nuestro imaginario el Lyme con la picadura de garrapata. Pero todavía queda mucho por hacer, especialmente en Europa donde cada año se infectan de Lyme entre 650.000 y 850.000 personas y no hay unas reglas generales comunes a todos los países en cuanto al diagnóstico y el tratamiento de la borreliosis o Lyme.

¿La enfermedad de Lyme es contagiosa entre personas?

Desde el Centro de Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos (CDC-Centers for Disease Control and Prevention) afirman que “no existe evidencia de que la enfermedad de Lyme se trasmita de persona a persona. Por ejemplo, una persona no puede contagiarse tocando o besando a una persona con la enfermedad de Lyme.

Ahora vamos a analizar las diferentes vías de contagio por las que puede transmitirse la enfermedad de Lyme, que es una de las preguntas más recurrentes en la actualidad.

¿La enfermedad de Lyme se transmite sexualmente?

Así como en enfermedades como el VIH, el herpes o la sífilis no hay duda con las vías que suponen un riesgo de transmisión, no sabemos si deberíamos situar al Lyme en el mismo grado de amenaza ya que  hay un solo estudio que abre esta posibilidad frente a otros que la rechazan.

La posición del CDC está clara, niegan que el Lyme pueda transmitirse por vía sexual pero también es cierto, como dicen desde BCA Clinic, que “esta organización no tiene un gran historial en el seguimiento del Lyme y lo que se conoce como el Lyme crónico todavía es limitado”.

El estudio del equipo liderado por Marianne Middelveen fue publicado en 2014 en el Journal of Investigative Medicine y concluía que el Lyme podría transmitirse sexualmente al resultar positivos los test de Lyme sobre secreciones vaginales y semen de un número de parejas participantes en el estudio. Sin embargo, desde la ALDF (American Lyme Disease Foundation) critican que se haya difundido este artículo, creando gran alarma frente a otros estudios que no han encontrado ninguna evidencia de transmisión sexual.

Desde la clínica BCA consideran que, aunque la probabilidad de contagio sexual del Lyme es muy baja, la respuesta no es fácil y creen que debería estudiarse en profundidad. “La teoría dice que cierta transmisión es posible ya que la espiroqueta comparte muchas características con el Treponema Pallidum, el microbio que causa la sífilis, una enfermedad de transmisión sexual”. Este rasgo junto a la capacidad de la borrellia de adaptarse al medio y extenderse, hacen ser cautelosos a los expertos del BCA a la hora de negar la posibilidad de que el Lyme se transmita por vía sexual y llaman a la realización de estudios.

Contagio de la enfermedad de Lyme en el embarazo

Uno de los temas recurrentes en las discusiones sobre Lyme es si la mujer embarazada puede transmitir la enfermedad de Lyme al feto. Las diferencias de opinión en la comunidad científica provienen de la falta de estudios. Por una parte, se estima que el riesgo de transmisión de una madre con la enfermedad de Lyme al feto, puede ser del 20 por ciento Sin embargo, esta probabilidad aumenta si la madre contrae Lyme durante el embarazo. En cualquier caso, incluso quienes afirman que la probabilidad de contagio es muy baja, defienden que un tratamiento antibiótico personalizado limita el riesgo.

Transmisión o contagio por contacto o convivencia

La bacteria borrelia no se transmite a través del aire, del agua, la comida o por el contacto entre personas. En muchas ocasiones, cuando varios miembros de la familia están infectados, se habla de transmisión. Sin embargo, es más probable que todos estos contagios se deban a la exposición de toda la familia a la bacteria por el entorno en el que viven.

Esto es lo que sucede en el caso de la modelo Bella Hadid. Su madre también padece Lyme, al igual que su hermano, pero se apunta más a los factores ambientales ya que todos ellos vivieron en una granja. Se estima que una de cada tres garrapatas está contaminada por la borrelia, así que la probabilidad de contraer la enfermedad en zonas con una alta población de garrapatas, es elevada.

Sí que hay que tener en cuenta que la borrellia puede transmitirse en una donación de sangre, por ejemplo. Aunque, una vez más, no hay evidencia de este factor de transmisión, sí que sabemos que una de las coinfecciones más típicas, la babesiosis se transmite por las transfusiones de sangre ¿podría la borrellia hacer lo mismo?

En líneas generales podemos decir que no existe contagio de la enfermedad de Lyme por vía sexual ni por el contacto entre personas o entre el feto y la madre. Sin embargo, sabemos que todavía hay mucho que por investigar sobre el diagnóstico de la enfermedad de Lyme y la prevención de las picaduras son dos formas de mantener alejada esta enfermedad.

¿A qué enfermedades imita el Lyme?

A lo largo del verano 2022, la enfermedad de Lyme ha estado muy de actualidad porque las colonias de garrapatas se han multiplicado en España. Esta enfermedad se contrae cuando el paciente sufre una picadura de una garrapata infectada por la bacteria borrelia burgdorferi. Este arácnido se sitúa en las plantas más altas, cerca de los senderos, para adherirse a la piel del huésped, ya sea un animal o una persona. Otro foco de garrapatas son las granjas y los establos en donde hay ganado.

Es una dolencia que tiene tres fases: fase temprana localizada, fase de diseminación temprana y fase tardía. Los síntomas son múltiples y variados y en el artículo de hoy os vamos a contar algunos de los mismos, que además son comunes a otras patologías. Por este motivo, entre los profesionales médicos se la conoce como la gran imitadora.

Patologías que provocan confusiones con el Lyme

En las siguientes líneas enumeramos las otras patologías que provocan esas confusiones entre el personal médico, lo que desemboca en diagnósticos equivocados con mucha frecuencia.

La enfermedad de Lyme puede simular algunos síntomas como los que padecen los enfermos de artritis reumatoide o de esclerosis múltiple. Los diagnósticos yerran con frecuencia y la catalogan como una fibromialgia o esclerosis lateral amiotrófica. Algunos síntomas también entran en conflicto con problemas detectados en los enfermos de autismo o los que sufren el denominado síndrome de fatiga crónica. Por último, también se relaciona con la sintomatología del lupus, de la tiroiditis de Hashimoto, de la colitis ulcerosa o de la enfermedad de Crohn.

¿Por qué es tan importante un diagnóstico temprano de la enfermedad de Lyme?

Por todo lo que hemos explicado en los párrafos anteriores, es fundamental realizar un diagnóstico temprano y certero de la enfermedad de Lyme, y si un paciente sospecha o tiene la confirmación de que ha sufrido la picadura de una garrapata, se debería realizar un análisis de sangre para descartar una infección por la bacteria borrelia burgdorferi. En caso de haber contraído la enfermedad, el tratamiento es mucho más efectivo si se comienza a aplicar desde el primer momento, y, además, de esa forma, se reducen las eventuales secuelas de la enfermedad. Es muy importante atajar el problema con celeridad y aplicar una solución médica a la enfermedad de Lyme ya en la fase temprana localizada.

En Biosalud Day Hospital somos especialistas en la enfermedad de Lyme y realizamos análisis de sangre a diario en nuestras instalaciones. Nuestro personal médico atesora una larga experiencia en tratamientos de enfermedad de Lyme y también acumulan muchos casos de éxito en la recuperación de esta enfermedad transmitida por las garrapatas.

Un test para diagnosticar la enfermedad de Lyme

La Enfermedad de Lyme ha ido ganando paulatinamente notoriedad debido al aumento del número de diagnósticos.

La actividad en el medio natural por actividades como el senderismo o la acampada hace que las personas se vean expuestas a picaduras de garrapatas, que son las transmisoras de la bacteria Borrelia burgdorferi, que provoca la enfermedad de Lyme. Es más habitual épocas como la primavera, aunque se producen picaduras de garrapata a lo largo de todo el año.

Fases de la enfermedad de Lyme

Esta dolencia se desarrolla si la garrapata estaba infectada por dicha bacteria y lo más importante es aplicar contramedidas lo antes posible.

Hay tres fases de Lyme: el Lyme en fase temprana localizada o Lyme precoz, el Lyme en fase temprana diseminada o de diseminación temprana y el Lyme tardío o crónico. Los síntomas del Lyme precoz pueden detectarse desde días o semanas después de la picadura y son dolores de cabeza, escalofríos, malestar general y rigidez muscular. La sintomatología del Lyme de diseminación temprana es diferente y se incluye alteración del ritmo cardiaco, dolor o entumecimiento, parálisis de músculos faciales y problemas para respirar con normalidad. Por último, el Lyme crónico tiene síntomas inespecíficos como problemas en el aparato locomotor o en el sistema nervioso (movimientos descoordinados), o incluso pérdida de la memoria a corto plazo.

Por la gravedad de esta enfermedad, es preciso hacer un diagnóstico lo antes posible si creemos que hemos sufrido la picadura de una garrapata o si enumeramos varios de estos síntomas después de haber estado en contacto con animales de granja.

Preguntas y cuestiones que nos ayudan a detectar las coinfecciones asociadas a la enfermedad de Lyme

Antes de realizar las analíticas de sangre pertinentes en nuestro centro de Biosalud Day Hospital, hemos desarrollado un Test de respuestas online para detectar una posible infección por Borrelia burgdorferi. Es posible realizar ese test desde la comodidad del hogar a través de este enlace. A continuación, detallamos cómo funciona este sencillo test de detección de la Enfermedad de Lyme.

Los pasos a seguir para la cumplimentación de ese test son los siguientes: Hay que leer con detenimiento todos y cada uno de los epígrafes que aparecen en dicho enlace y en los que se explican los posibles síntomas relacionados con la enfermedad de Lyme. Se debe responder teniendo presente que dichos síntomas deben haberse detectado en el espacio de los últimos treinta días. Es importante esta relación porque muchas veces la Enfermedad de Lyme, conocida en el sector como la gran imitadora, puede ser diagnosticada erróneamente como fatiga crónica, fibromialgia, o artritis o la Enfermedad de Crohn. Acto seguido hay que enviar el cuestionario y cliquear en “consultar resultado”.

Una vez realizado el test al completo, se reciben las recomendaciones que, desde el centro Biosalud Day Hospital consideramos apropiadas para el cuadro sintomatológico descrito.

Con este avance telemático, seguimos ofreciéndole al paciente comodidad e inmediatez, y una forma sencilla de conocer si ha sido infectado por la bacteria Borrelia burgdorferi.

Diferencias entre Fibromialgia y síndrome de fatiga crónica

En Biosalud Day Hospital somos especialistas en el tratamiento de la fibromialgia y del Síndrome de la Fatiga crónica y en este artículo os vamos a explicar los síntomas más habituales de estas enfermedades y las diferencias entre ambos trastornos.

La fibromialgia se caracteriza por una serie de dolores difusos a nivel musculoesqueléticos, aunque a veces es un dolor generalizado. La rigidez prominente afecta, por otro lado, a tres partes anatómicas concretas, como mínimo, y durante un lapso de tiempo de tres meses. Este dolor es, muchas veces, intenso, pero a la vez los pacientes no pueden explicarlo con palabras. Las épocas frías, el ejercicio físico de alta exigencia y el estrés empeoran la situación de los fibromiálgicos. Todo ello desemboca en insomnio y alteraciones del sueño, y todo ello se traduce en un menor descanso. Despertarse por la noche y cortar las fases del sueño impide a nuestro organismo recuperarse durante las horas nocturnas.

El síntoma del síndrome de fatiga crónica es una especie de cansancio persistente, tan persistente que continúa presente después del reposo y que, en consecuencia, limita los movimientos del paciente y condiciona su vida. La actividad física o intelectual (estudiar mucho en una época de exámenes) empeoran gravemente los síntomas.

A menudo el cansancio viene acompañado de sensación de pesadez en las extremidades inferiores y superiores, cefaleas o fiebre baja, irritación en la zona de la garganta, tensión alta o problemas para reflexionar y pensar, dificultades para memorizar, depresión y otros trastornos en el ámbito del sueño.

La sintomatología es similar y a veces se pueden llegar a confundir si no se realiza el diagnóstico apropiado. Por norma general puede decirse que cuando el cansancio viene acompañado de los dolores de la fibromialgia, se convierte en un síndrome de fatiga crónica.

La enfermedad de Lyme: la gran imitadora según los expertos

No podemos terminar este artículo sin añadir que alrededor del 80 por ciento de las fibromialgias son, en realidad, una enfermedad de Lyme, que en el sector médico ha sido bautizada como la gran imitadora. Es importante no confundir ambas enfermedades porque los tratamientos son diferentes. Además, la enfermedad de Lyme tiene tres fases: la temprana y localizada, la fase diseminada y la fase tardía, y dependiendo de en el punto en el que nos encontremos, se deberá afrontar una terapia u otra. Una confusión con una fibromialgia puede provocar que el Lyme sea descubierto con una mayor demora, y entonces se haya agravado, algo que se hubiera evitado con una diagnosis temprana.

En Biosalud Day Hospital somos especialistas en diagnosticar tanto la enfermedad de Lyme como el Síndrome de la fatiga crónica y la fibromialgia. A un paciente que sospecha que padece alguna de estas enfermedades, si sufre alguno de los síntomas descritos líneas arriba o si ha sufrido la picadura de una garrapata, le recomendamos visitarnos en la clínica Biosalud, en donde analizaremos su caso y le recomendaremos el tratamiento médico – farmacológico a seguir.

Problemas de salud más típicos en verano

Llega la estación estival y, aunque es una época idónea para el disfrute del entorno natural, también en ese medio nos vemos expuestos a todo tipo de peligros. Por ejemplo, cuando vamos a la playa debemos ser precavidos y utilizar la protección solar óptima para nuestro tipo de piel.

La sobreexposición solar puede traer consecuencias a largo plazo porque la epidermis tiene memoria. No es saludable tomar muchas horas el sol, así que hay que tratar de alternarlo con pausas en las zonas de sombra y combatirlo con una constante hidratación.

Peligro de garrapatas en las salidas a la naturaleza

En el bosque nuestro gran enemigo son las garrapatas. Estos arácnidos se alimentan de nuestra sangre y su picadura puede transmitirnos enfermedades e infecciones de todo tipo.

En BioSalud Day Hospital somos expertos en el tratamiento de la enfermedad de Lyme, que es una de las que se transmiten con las garrapatas.

Con la llegada del buen tiempo, las poblaciones de garrapatas proliferan en las zonas más húmedas de las montañas y colinas. Las laderas de las zonas umbrías y áreas boscosas son el ecosistema preferido por este arácnido, que se mantiene oculto entre la vegetación y que aprovecha el más mínimo despiste del huésped para adherirse a él.

Suelen picar en zonas con poca visibilidad como la parte alta del muslo o la nuca, y de esa forma evitan ser descubiertas con prontitud. En las semanas sucesivas hay que vigilar la zona afectada porque pueden aparecer unas manchas rojizas en rededor, que son la primera muestra de que la garrapata estaba infectada por borreliosis. Si esto sucede, debemos acudir lo antes posible a un centro médico para comenzar un tratamiento que minimice la diseminación de la bacteria en nuestro organismo.

Cómo tratamos la enfermedad de LYME en nuestra clínica

Para el tratamiento de la enfermedad de Lyme, recomendamos un mejor tratamiento  que contemple la INUSpheresis®, que es un proceso de filtrado que elimina restos de virus, sustancias tóxicas como metales pesados que circulan por nuestra sangre y que permite que nuestro organismo quede liberado de toxinas tras dos sesiones. Se realiza en las instalaciones de BioSalud Day Hospital, equipadas con un sistema patentado y con todas las garantías.

La enfermedad de Lyme es provocada por la infección de la bacteria Borrelia y tiene asociada a ella una amplia variedad de síntomas inespecíficos, lo cual dificulta mucho su diagnóstico. Hay varias fases de Lyme: Lyme temprano, Lyme diseminado y Lyme tardío. Para evitar sus efectos y secuelas, es primordial detectarlo lo antes posible y comenzar a aplicar los tratamientos.

En BioSalud Day Hospital apostamos por un innovador tratamiento natural antiinfeccioso o por otro alternativo de medicina biológica. En algunos casos, incluso apostamos por una combinación de ambos. Lo más importante es analizar después la evolución del paciente y llevar a cabo un seguimiento con analíticas de sangre posteriores. Con estos informes determinamos la mejor forma de continuar con el tratamiento contra la enfermedad de Lyme.

Para disfrutar un verano al máximo se necesita prestar un poco de atención a nuestra salud. La salud es lo primero y nadie nos va a cuidar mejor que nosotros mismos. Aun así, si algo falla, en BioSalud Day Hospital os ayudaremos a recuperarla en el menor tiempo posible y con un trato humano y muy profesional.

Un apoyo para los pacientes de Lyme

La enfermedad de Lyme es una patología que se produce tras una picadura de garrapata infectada con la bacteria borrelia. A veces el cuerpo no es capaz de vencer a la infección y se disemina la bacteria por todo el organismo. Esta enfermedad tiene tres fases diferenciadas y un amplio abanico de síntomas.

La calidad de vida de las personas afectadas se ve muy mermada y por ello queremos destacar la labor que realiza la Fundación Dr. Ángel Bueno Gracia – SOS Lyme, cuyo objetivo es ayudar a todos los que tienen que vivir con esta dolencia y orientarles en su búsqueda de tratamientos eficaces contra la enfermedad de Lyme.

Esta fundación tiene una misión, una visión, unos objetivos y unos valores que se focalizan en la lucha contra el Lyme y que recogemos bajo estas líneas.

Misión, Visión y Valores de la Fundación

La visión de la Fundación Dr. Ángel Bueno Gracia – SOS Lyme se materializa en aportar una nueva esperanza a todos aquellos enfermos de Lyme que sufren las consecuencias, dolores y secuelas de dicha patología. Se trata de una organización que no tiene ánimo de lucro y que invierte esfuerzos, tiempo y fondos económicos en la investigación y divulgación de la citada enfermedad, y en la asistencia de los pacientes y su entorno familiar.

Los valores de la Fundación Sos Lyme, conformada por profesionales de muchos sectores, son los siguientes:

  • Compromiso de hacer uso de las máximas capacidades para ayudar al paciente y cumplir así la misión de dicha institución.
  • La transparencia en las cuentas anuales, lo cual permite a todas las personas, tanto físicas como jurídicas, que decidan colaborar con Sos Lyme, conocer de forma precisa a qué partidas se han destinado sus donativos y en que proyectos se han utilizado.

Objetivos de la Fundación Sos Lyme

Respecto a los objetivos de la institución, destacamos entre otros:

  • La investigación de enfermedades, principalmente Lyme, pero también otro tipo de patologías de escasa incidencia, con cronificación o que afectan al sistema inmune.
  • Ayudar y apoyar tanto a los enfermos como a sus familiares.
  • Difusión: muchas de estas dolencias no se conocen fuera de los círculos familiares del afectado. Es importante hacerlo llegar al gran público para que los partidos políticos tomen conciencia, y el gobierno invierta el capital necesario.
  • Prevenir futuras dolencias, dando a conocer hábitos saludables y fomentando la atención temprana ante cualquier sintomatología relacionada.
  • Cooperar tanto con la Administración como con entidades privadas para formar sinergias y lograr los objetivos con una mayor facilidad y rapidez.
  • Ayuda en materia de defensa jurídica para permitir a los enfermos y a sus familiares ejercer de forma eficaz sus derechos frente a la administración y frente al resto de la sociedad.
  • Y, por último, y a su vez, el objetivo más importante, mejorar la esperanza y la calidad de vida de los pacientes de alguna de estas enfermedades raras, entre la que se encuentra el Lyme.