Tratamiento de Candidiasis y su relación con la diabetes

En el tratamiento de la candidiasis se debe prestar especial atención a los pacientes diabéticos ya que tienen mayor riesgo de sufrir esta enfermedad.

La enfermedad de la candidiasis crónica requiere un tratamiento complejo más allá de los aspectos sintomáticos. Especialmente hay que tener cuidado con los pacientes diabéticos y los niveles de glucosa en la sangre.

diabetes-candidiasis

Relación entre la candidiasis y la diabetes

La candidiasis es un problema añadido en la vida de los pacientes diabéticos. La  candida albicans es un hongo que encuentra en el exceso de glucosa un alimento extraordinario que favorece su crecimiento y termina creando un problema de candidiasis. Eso favorece que las personas diabéticas tengan, habitualmente, más infecciones micóticas que la mayoría de la gente.

Las personas que aún no siendo diabéticas tiendan a tener altos niveles de glucosa o ingieren un exceso de carbohidratos refinados (dulces, pan, arroz, alcohol, etc.) también ayudarán a que la candidiasis se propague rápidamente por todo su organismo.

Algunos síntomas de la candidiasis

El problema de la candidiasis es que pueden presentar diferentes síntomas que, a simple vista un especialista no suele relacionar con un problema de desequilibrio o disbiosis intestinal (exceso de “flora intestinal mala”). Así podemos sentir un cansancio crónico, dolores, sensación de mareo, hinchazón abdominal, etc. Tener alguno de estos síntomas no significa, por supuesto, que obligatoriamente tengamos candidiasis, pero esta patología debe explorarse como una posibilidad.

Tratamiento natural para la candidiasis en personas diabéticas

Tratamiento de la candidiasis

– Conseguir un nivel de azúcar o glucosa equilibrado es básico para mejorar de muchas enfermedades pero en el caso de la candidiasis es básico. Aquellas personas que sean diabéticas y se inyecten insulina nunca deben de seguir ningún consejo dietético si no es bajo supervisión médica ya que necesitan adaptar sus niveles de insulina en caso de que se empiecen a reducir esos niveles de glucosa.

– El ejercicio físico moderado ayuda a reducir nuestros niveles de glucosa. Podemos comenzar por caminar en torno a 30 minutos cada día.

– Hacer en torno a 4 y 5 comidas al día. Menos cantidad pero más veces.

Vigilar las hipoglucemias o bajones de azúcar (no pasar más de cinco horas sin comer).

Evitar los carbohidratos refinados (azúcar blanca, pan, pasta y arroz blancos, bollería industrial, etc.). Lo ideal sería pedir consejo sobre una dieta equilibrada al médico o especialista.

– Alimentos como el ajo, el orégano y la semilla de pomelo, pueden ayudar a eliminar todo tipo de hongos intestinales (las cándidas).

Los beneficios de equilibrar los niveles de glucosa cuando hay una candidiasis

Además de evitar “alimentar” al hongo candida albicans y favorecer su crecimiento, encontramos otros beneficios a la hora de equilibrar los niveles de glucosa en el organismo.

  • En general mejora nuestra absorción de nutrientes.
  • Se fortalece el sistema inmunológico ya que con altos niveles de glucosa las células blancas o linfocitos tienen menos capacidad para combatir las bacterias nocivas.
  • Algunas personas observan que por fin empiezan a perder peso.

Estamos pues ante un caso en el que dos enfermedades están relacionadas y debe contemplarse un tratamiento con la globalidad de síntomas y riesgos.

También puede interesarte


Envía un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios