Reproducción asistida: técnicas

¿Qué hacer ante un problema de falta de fertilidad?

Ante un problema de infertilidad, cuando no se consigue el embarazo, el médico elegirá el método o técnica más adecuada dependiendo del origen del problema.

Cuando no se sabe la causa de la infertilidad, se pueden tomar las medidas más simples, como hacer que las relaciones sexuales coincidan con la ovulación y realizar las posturas más efectivas durante el coito para conseguir la fecundación. Si esto no da resultado se pasa a procesos más complicados.

Reproducción asistida técnicas

Las técnicas de reproducción asistida pueden ser más o menos complejas. Así, la inseminación artificial es de baja complejidad porque se trata simplemente de introducir espermatozoides en el útero de la mujer durante la ovulación, disminuyendo así la distancia entre óvulo y espermatozoide,  para que en ese medio natural se realice la fecundación, , mientras que la fecundación in vitro es de alta complejidad, porque se realiza fuera del cuerpo de la madre y la fecundación del óvulo se hace en el laboratorio.

Las 4 técnicas fundamentales son:

Inseminación artificial

Se puede realizar tanto con semen de la pareja como con donante, la técnica consiste en realizar previamente una estimulación ovárica para asegurarnos la ovulación, y el día exacto de la misma introduciremos los espermatozoides en el útero de la mujer disminuyendo así la distancia entre óvulo y espermatozoide.

Cuando los espermatozoides son de la pareja la inseminación artificial se llama conyugal y cuando son de un donante inseminación artificial de donante. Este último supuesto se produce si la pareja no es fértil, puede transmitir una enfermedad hereditaria o si la mujer quiere ser madre sin tener pareja.

Es un método sencillo si hay permeabilidad de una de las trompas de Falopio o si hay buena concentración y movilidad de espermatozoides. En este sentido el ratio de embarazo por ciclo ronda el 13 por ciento.

Fecundación in vitro (FIV)

Es la técnica por la cual son fecundados los ovocitos por los espermatozoides fuera del cuerpo de la madre. Introduciendo ya en el útero de la paciente uno o varios embriones. Los pasos son los siguientes: Estimulación de la ovulación, punción folicular, inseminación, desarrollo embrionario, transferencia embrionaria, o preservación de la fertilidad congelando los embriones no implantados. A las dos semanas de la implantación se realizaría el test de embarazo.

La fecundación in vitro (FIV) consiste en fecundar un ovocito (fase anterior al óvulo) por un espermatozoide maduro en medios de cultivo, situando unos 200.000 espermatozoides rodeando al óvulo, para que uno de ellos lo fecunde.

reproduccion asistida-laboratorio

Se administra a la mujer medicación para producir una hiperestimulación ovárica controlada, o sea, que maduren más folículos para poder recuperar un número mayor de óvulos y que se desarrollen más embriones, bien para transferir a la cavidad uterina, bien para la criopreservación para ser usados posteriormente.

Después de la estimulación ovárica, mediante una punción se recuperan los ovocitos y se seleccionan los óvulos aptos, que se incuban junto a los espermatozoides para que se produzca la fecundación. Una vez fecundados, se mantienen en incubadora entre 2 y 5 días antes de ser transferidos al útero.

A la paciente se le administra progesterona, una horma que prepara al útero para alojar al embrión.

En la transferencia embrionaria, es preciso transferir al útero más de un embrión para aumentar las posibilidades de embarazo y que al menos una consiga la implantación.

Programa de donación

Siguiendo lo que marca la ley tenemos un programa de donación tanto de óvulos como de espermatozoides para las parejas que necesiten ya sea de óvulos, espermatozoides o de embriones.

La donación de ovocitos se produce cuando los óvulos procedentes de una donante anónima son fecundados con el semen de la pareja de la paciente en laboratorio, y los embriones obtenidos se transfieren al útero. Está indicada para mujeres sin función ovárica o mujeres con función ovárica conservada.

El procedimiento consiste en:

  • Inducción de ovulación múltiple en la donante.
  • Tratamiento hormonal sustitutivo en la receptora, con sincronización del ciclo.

Diagnóstico genético preimplantacional

Es una técnica complementaria a la fecundación in vitro que nos permite la detección a tiempo de anomalías genéticas de un embrión antes de la transferencia al útero, evitando futuros problemas, maximizando el éxito del tratamiento cuyo objetivo es la búsqueda de una descendencia sana.

Se realiza antes de la implantación de los óvulos fecundados. Se seleccionan los embriones o gametos sanos, en los que no hay ninguna anomalía cromosómica, para ser transferidos al útero.

Debido a este procedimiento, la tasa de implantación de embriones aumenta y se reduce el número de abortos.

Para la realización de este diagnóstico se cogen 1 o 2 células de cada embrión y se realizan estudios moleculares o citogenéticos moleculares. Concretamente, se hacen:

El estudio PCR Polimerase Chain Reaction, para detectar enfermedades genéticas como hemofiilia, fibrosis quística o síndrome de Down que se podrían heredar.

El estudio FISH (Fluorescence in situ hibridization) para testar si el embrión es portador de ciertas anomalías cromosómicas.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios