¿Qué siente una persona con fibromialgia?

¿Qué siente una persona con fibromialgia?

La fibromialgia es una enfermedad que produce un dolor músculo-esquelético generalizado y una sensación de dolor en unos puntos específicos llamados puntos de dolor de la fibromialgia o puntos dolorosos. El dolor que siente una persona con fibromialgia se parece al dolor articular, pero la fibromialgia no es una enfermedad de las articulaciones. El significado etimológico de la palabra fibromialgia significa dolor en los músculos y en los ligamentos y tendones, lo que se conoce como tejido fibroso.

El número de pacientes que tienen que vivir con fibromialgia entre el total de la población va de un dos al seis por ciento y afecta con mayor proporción a las mujeres. Puede aparecer sola o ligada a otras dolencias. En el primer caso se conoce como fibromialgia primaria y en el segundo como fibromialgia concomitante.

Principales síntomas de la fibromialgia       

Los síntomas más característicos de la fibromialgia son:

  • Dolor crónico en algunos puntos concretos del cuerpo.
  • Fatiga intensa.
  • Dolores persistentes de cabeza.
  • Dificultad para dormir.
  • Falta de memoria y complicaciones en la concentración.
  • Sensibilidad especial al frío y al calor.
  • Problemas digestivos.
  • Entumecimiento y sensación de hormigueo en las manos y los pies.

 

Otros síntomas de la fibromialgia pueden ser la mala tolerancia al esfuerzo, dolores especialmente intensos en la menstruación, colon irritable, desorden en la vejiga con dificultades para controlarla y necesidad imperiosa de orinar o sequedad en la boca y los ojos.

Si nos preguntamos cómo es el dolor de la fibromialgia, lo primero que hay que saber es que la fibromialgia altera la percepción del dolor. Se perciben como dolorosos estímulos que no suelen serlo. Además, puede conllevar rigidez generalizada y sensación de inflamación en las extremidades. El paciente lo percibe como un dolor general. Muchas personas utilizan la expresión “me duele todo”. Otros pacientes refieren una sensación molesta, desazonante o como si les quemara.

La intensidad del dolor cambia según la hora, la actividad, los cambios en el tiempo atmosférico o haber descansado poco o tener estrés.

Puntos de dolor de la fibromialgia      

Existen en el cuerpo humano una serie de puntos que son especialmente sensibles al tacto. Se denominan como “puntos gatillo” y están en algunas zonas del pecho, la espalda, nalgas, cuello, rodillas, pies y brazos. Las personas con fibromialgia son especialmente sensibles al tacto en estos puntos de dolor.

Algunos especialistas señalan que es recomendable examinar a los pacientes que transmiten síntomas de fibromialgia mediante la presión en estos puntos. Si el dolor es frecuente, es probable que el paciente tenga esta enfermedad.

Los puntos de dolor de la fibromialgia están en el cervical inferior, en los espacios intervertebrales C5 y C7, en los cuadrantes superiores extremos de las nalgas, en la segunda costilla, en la almohadilla medial de grasa de las rodillas, en la extremidad superior del fémur, en la inserción de los músculos suboccipitales, en el punto intermedio del borde superior del trapecio, encima del borde medial de la espina escapular y en el epicóndilo lateral, en el húmero.

Fibromialgia y depresión    

La fibromialgia guarda una relación estrecha con algunos trastornos psicológicos y psiquiátricos. Los más frecuentes son la ansiedad y la depresión. Este tipo de patologías contribuyen a cronificar y agravar el curso de la enfermedad de un modo inevitable.

Fibromialgia y depresión son dos palabras que pueden estar unidas. La depresión supone un estado de ánimo negativo en el que el paciente pierde la capacidad y el ánimo para afrontar cualquier situación compleja y también para encarar múltiples momentos de la vida cotidiana. Esto empeora seriamente los síntomas de la fibromialgia.

La depresión que aparece con la fibromialgia puede tener síntomas afectivos, cognitivos, somáticos o de conducta. Su aparición hace crónica y  empeora el curso y la evolución de la enfermedad. Hay estudios que usan tratamientos antidepresivos para mejorar la calidad de vida del paciente. Además, existen terapias psicológicas con las que se mejora la ansiedad del paciente y con ello la sintomatología dolorosa.

Vivir con fibromialgia

Convivir con una enfermedad así es complejo y no existe una solución para vivir con fibromialgia. Como normas generales podrían servir la aceptación del cambio, con una adaptación a la nueva vida y una consciencia del problema. La dieta saludable es también un punto a favor, el ejercicio moderado, en la medida de las posibilidades de cada uno es muy bueno, encontrar un modo de dormir bien y un buen colchón ayudará mucho con la fibromialgia, por eso hay que encontrar un método que ayude a conciliar el sueño y por último, encontrar apoyo de todo tipo. Dentro de la familia, en el grupo de amigos y en la relación médico paciente.

¿Cómo saber si tengo fibromialgia?    

Si crees que puedes estar padeciendo fibromialgia, necesitas un diagnóstico profesional. Si tus síntomas se asemejan a esta enfermedad y quieres saber si puedes tenerla, contacta con nosotros para que te ayudemos con un diagnóstico eficaz de la fibromialgia. Además, te aconsejamos tener en cuenta esta información sobre la relación entre fibromialgia y la enfermedad de Lyme, algo que puede resultar interesante y que es necesario descartar.

Nos interesa ofrecer la mejor información a los pacientes para que encuentren del modo más rápido y eficaz un diagnóstico a su dolencia para poder empezar con un tratamiento adecuado que mejore su calidad de vida. Es importante saber qué siente una persona con fibromialgia porque es una enfermedad muy compleja que está en constante investigación y que puede afectar de un modo grave a la vida de los pacientes. En Biosalud nos preocupa que esta enfermedad se conozca, se investigue y se divulgue para poder ayudar a las personas que la padecen de un modo más rápido y efectivo.

Fuentes externas:   

Merayo Alonso L.A., Cano García F.J., Rodríguez Franco L., Ariza Ariza R., Navarro Sarabia F. Un acercamiento bibliométrico a la investigación en fibromialgia. Reumatol Clin. 2007; 3:55-62.

Revuelta Evrard, E., Segura Escobar, E., & Paulino Tevar, J.. (2010). Depresión, ansiedad y fibromialgia. Revista de la Sociedad Española del Dolor, 17(7), 326-332. Recuperado en 08 de enero de 2023, de https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1134-80462010000700006&lng=es&tlng=es.


Dr. Mariano Bueno
Y su equipo
CV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.