¿Podemos prevenir las enfermedades que afectan a la salud digestiva?

Enfermedades aparato digestivo

Existen numerosas enfermedades que afectan a la salud digestiva. Algunas provocan leves molestias en el día a día y otras revisten mayor gravedad o son crónicas. Aunque las medidas preventivas no garantizan que no desarrollemos una enfermedad, lo cierto es que reducen los riesgos y mejoran nuestra calidad de vida.

Las enfermedades que deterioran la salud digestiva son numerosas y van desde las intolerancias alimentarias hasta las enfermedades autoinmunes o incluso el cáncer. Además, muchas de ellas pueden tener un origen genético. En esta diversidad, hay unas pautas de prevención comunes: cuidar la alimentación y el estilo de vida. Lo que comemos cada día es fuente de salud y por tanto, mantiene alejadas las enfermedades.

Te explicamos cuáles son las enfermedades del aparato digestivo más comunes y cómo puedes detectarlas y prevenirlas:

Candidiasis

El crecimiento excesivo del hongo cándida albicans rompe el equilibrio de la microbiota y, además de presentar unos síntomas muy concretos, puede ser fuente de otras patologías, ya que afecta al sistema inmunitario.

Entre los síntomas que nos avisan si padecemos candidiasis está la hinchazón y el dolor abdominal y los gases. Además, debemos tener en cuenta que esta enfermedad también está relacionada con la depresión y los estados de ánimo bajos.

Prevención de la candidiasis: el consumo de verduras frescas y fruta, así como de lácteos, es fundamental. Además, puedes evitar el consumo de azúcar, harinas refinadas, alcohol y fermentados y reforzar su alimentación, si es necesario, con específicos probióticos. El estrés y los estados emocionales desequilibrados, también influyen en la infección por cándida.

Además de la alimentación, terapias como la hidroterapia de colon son buenos aliados para mantener la salud intestinal, ya que eliminan los residuos tóxicos del intestino.

En Biosalud en Casa disponemos de kits de análisis que te permitirán conocer desde casa, si padeces candidiasis intestinal. Nuestros tests Canditest y GutCheck Orina pueden ser un primer paso fiable que te permitirá evitar que el hongo se extienda y llegue a desarrollarse en los genitales, en la piel o en la boca.

Enfermedad de Crohn

Esta es una enfermedad autoinmune que afecta a la mucosa intestinal y provoca inflamación en el sistema digestivo, además de dolor a las personas que la padecen. Otros síntomas muy definidos son la diarrea o la pérdida de peso.

Las úlceras en el intestino o la dificultad para absorber nutrientes son complicaciones que se pueden presentar, deteriorando de forma grave la salud. Como en otras enfermedades autoinmunes, puede parecer que no existe una cura, sin embargo la perspectiva de la medicina biológica ofrece grandes esperanzas para estos enfermos. El Método Biosalud con el que trabajamos se basa en el restablecimiento del equilibrio del intestino y fortalecimiento del sistema inmune.

Prevención de la enfermedad de Crohn. El sedentarismo, la obesidad o el tabaquismo, son aspectos que pueden influir en la aparición de esta enfermedad y, por tanto, un cambio de hábitos de vida y alimentación puede evitar que esta enfermedad aparezca. Sin embargo, no se ha establecido una causa concreta para su origen que podamos indicar como factor a prevenir.

Colitis ulcerosa

Al igual que la enfermedad de Crohn, esta es una enfermedad autoinmune que cursa con inflamación del colon y el recto y sus síntomas más representativos son la diarrea y el dolor abdominal. Esta enfermedad también puede provocar cansancio, anemia, hemorragia rectal o dolor en las articulaciones.

Aunque no se ha determinado un patrón genético, es cierto que entre el 5 y el 22 por ciento de las personas que padecen la enfermedad, tienen antecedentes en parientes de primer grado. Sin embargo, como en otras enfermedades la causa de su aparición responde a múltiples factores.

En Biosalud, para desarrollar nuestros tratamientos personalizados, buscamos la causa de la enfermedad. Para eso realizamos numerosas pruebas analíticas que nos ayudan a analizar de forma global todos esos factores que están influyendo para que la enfermedad se desarrolle. A partir de estos resultados, desarrollamos tratamientos personalizados que van eliminando, uno a uno, esos detonantes.

Prevención de la colitis ulcerosa. Una vez que se ha desarrollado la enfermedad, lo que podemos hacer es prevenir los brotes y mantenerla controlada. Comer y beber agua en pequeñas cantidades a lo largo de todo el día, evitar los alimentos ricos en fibra o la grasa y llevan una vida sin estrés, son actuaciones que pueden mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Hepatitis autoinmune

Esta enfermedad autoinmune afecta al hígado, destruyendo sus células. Se presenta con síntomas de cansancio, dolor abdominal impreciso, dolores articulares e incluso arañas vasculares en la piel y, aunque es una enfermedad poco frecuente, afecta sobre todo a mujeres jóvenes.

La hepatitis autoinmune puede evolucionar en una cirrosis hepática, por eso es muy importante su diagnóstico y tratamiento adecuados.

Prevención de la hepatitis autoinmune. Esta es una enfermedad que no se puede prevenir, sin embargo sí que podemos estar atentos sobre sus factores de riesgo, sobre todo las mujeres. Haber padecido una infección bacteriana o vírica, el uso de medicamentos para el colesterol o el antibiótico minociclina o astorvastatina – que se han asociado a la hepatitis autoinmune – o padecer otra enfermedad autoinmune previa, son algunos de los factores.

Enfermedad Celíaca

Esta enfermedad es una intolerancia permanente al gluten del trigo, la cebada, el centeno y la avena. De base autoinmune, provoca en las personas genéticamente predispuestas, una inflamación de las mucosas del intestino y unos síntomas que perjudican seriamente la salud.

Las personas que padecen esta enfermedad deben extremar el cuidado en su alimentación ya que la contaminación de los alimentos con una mínima porción de  gluten, puede provocar una reacción de náuseas y vómitos de forma inmediata. En cualquier caso, los síntomas de esta enfermedad van más allá: falta de apetito, pérdida de masa muscular, anemia o retraso en el crecimiento.

El 27 de mayo se celebra el Día Internacional de la Enfermedad Celíaca para reivindicar el espacio de este colectivo de enfermos en la sociedad ya que el día a día se hace difícil por la atención a la alimentación que deben mantener.

Prevención de la enfermedad celíaca: desde el nacimiento se puede hacer por prevenir la enfermedad celíaca, especialmente si hay un antecedente genético, y es prolongar la lactancia materna de forma exclusiva, al menos, durante los seis primeros meses de vida del bebé. Más allá de esta medida preventiva, hay que tratar de comprobar si hay celiaquía cuando se da otra enfermedad autoinmune y enfermedades asociadas a la malabsorción de nutrientes.

Intolerancias alimentarias

En ocasiones nuestro organismo reacciona ante la ingesta de alimentos o sus aditivos. Si bien no es una reacción alérgica, lo cierto es que las personas con intolerancias hayan molestias en el día a día si no saben qué tipo de alimentos deberían evitar. Por otra parte, las intolerancias están cada vez más presentes en nuestra sociedad por la mayor toxicidad en el ambiente y en los alimentos.

Una intolerancia, si no dejamos de consumir los alimentos intolerantes, puede ir deteriorando nuestra salud poco a poco y afectar a nuestro sistema inmuntario. Por eso es tan importante realizar unas pruebas precisas de análisis de intolerancias como las que realizamos en Biosalud Day Hospital y que, incluso, puedes solicitar para realizar en casa con nuestros kits de análisis.

Prevención de las intolerancias: aunque no podemos alejarnos de la realidad que nos rodea, si podemos evitar los alimentos envasados y procesados, o los medicamentos, menos componentes tóxicos alojará nuestro organismo y, si somos intolerantes, la reacción del cuerpo con la ingesta de estos alimentos no tendrá efectos tan graves.

Como vemos, existen numerosas patologías relacionadas con el aparato digestivo. Una alimentación sana y equilibrada es fuente de prevención y de curación. La incorporación de buenos hábitos en nuestra vida y la opción por la alimentación ecológica, si bien no pueden prevenir enfermedades, mantendrán nuestro cuerpo en un estado mejor preparado para luchar ante los síntomas de una patología.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios