Medicina regenerativa de los dientes

Regenerar los dientes evitando ir al dentista

Un día podría ser posible la regeneración de nuestros dientes por sí solos. Regenerar los dientes evitando ir al dentista podría ser algo más cercano de lo que parece. Este mes de Octubre ha aparecido publicada una investigación que tiene como base unos pequeños peces del lago Malawi, que tienen la capacidad de ir regenerando sus dientes. Imagínense que al perder un diente nos apareciera, como por arte de magia, otro en su lugar.

Pero además la medicina regenerativa de los dientes es objeto de estudio desde hace más tiempo. Y en España estamos muy avanzados en la materia. En este sentido, Tomás Abad, odontólogo murciano, fundó en 2012 el Dencells Biomedical Institute, un banco español de tejidos, especializado en obtener las células madre mesenquimales de la pulpa dental para su regeneración.

Hasta ahora había muchos avances en medicina regenerativa y terapia celular de la piel, córnea, hígado, páncreas, diabetes. Ahora, existen también  de los dientes.

Hay múltiples estructuras en la boca que tienen patrones repetitivos, como los dientes y las papilas gustativas. Actualmente unos investigadores que trabajan con pequeños peces del lago Malawi llamados cíclidos han descubierto cómo esas dos estructuras comparten un origen similar, a pesar de ser tan diferentes en los adultos. Los dientes duros y el paladar blando provienen ambos del mismo tipo de tejido precursor de las mandíbulas de peces embrionarios. Y los mismos genes y vías implicados en su desarrollo en un pez podrían desempeñar un papel similar en ratones.

Regeneración dental peces Lago Malawi

Los resultados, publicados en Proceedings of the National Academy of Sciences, podrían explicar cómo los peces (a diferencia de los seres humanos) regeneran sus dientes durante toda la vida. La mayoría de los mamíferos solo  pueden tener dos dentaduras a lo largo de su existencia.

Los investigadores han pasado décadas intentando comprender cómo el epitelio (la capa de tejido externo) está predestinado a formar estructuras tan diferentes. Pero la investigación sobre la densidad y los patrones genéticos y el desarrollo del apuntalamiento de los dientes y las papilas gustativas ha sido imprecisa. ¿Qué determina el destino de estas células?

Para investigarlo, Ryan Bloomquist de Georgia Tech y sus colegas examinaron cómo diferentes estructuras surgen a partir de los mismos tejidos epiteliales en embriones de varias especies de cíclidos del lago Malawi. Mientras que nuestras papilas gustativas están en la lengua y la parte blanda del paladar, los dientes y el paladar de muchos animales acuáticos se encuentran en filas próximos unos con otros. Los cíclidos que se alimentan de plancton (Cynotilapia afra) tienen sólo unas pocas papilas gustativas y pocos dientes, muy espaciados. Se basan en su visión para encontrar comida, y normalmente tragan todo el alimento. En cambio las mandíbulas de los que comen algas (Pseudotropheus alongates) están provistas de cientos, incluso miles, de dientes, y una gran cantidad de papilas gustativas. Esto se debe a que estos peces tienen que cortar y raspar las algas de las superficies rocosas, y tener más papilas gustativas les ayuda a distinguir entre lo que es comida y lo que no.

Después de proceder a la cría de estas dos especies diferentes, los investigadores observaron una gran variación en los dientes y densidad de las papilas gustativas de la descendencia híbrida. Examinaron las diferencias entre la segunda generación para  comprender mejor la genética subyacente. “Hemos sido capaces de esquematizar las regiones del genoma que controlan una correlación positiva entre las densidades de cada una de estas estructuras”, dijo en un comunicado el coautor del estudio Todd  Streelman , de Georgia Tech.

Regeneración dental peces

Después el equipo manipuló el desarrollo de los dientes y el paladar en las mandíbulas de embriones varios días después de la fertilización. Cuando impulsaron el crecimiento de las papilas gustativas, en un caso, esto se produjo a expensas de los dientes. “Parece que hay interruptores de desarrollo que cambian el destino de las células epiteliales comunes a estructuras dentales o sensoriales“, explica Streelman. Las dos parecen similares en  las primeras etapas de desarrollo, hasta más tarde, cuando el diente empieza a formar esmalte y dentina.

Un examen adicional de diferenciación dental en ratones reveló que las estructuras responsables de crecimiento de nuevos dientes parecen mantenerse activas más  de lo que  se suponía. Con más tiempo de investigación, podemos descubrir que la regeneración de dientes es posible en los seres humanos.

Los estudios en peces y ratones, apuntan los científicos, sugieren la posibilidad de que con las señales correctas, el tejido epitelial en los seres humanos también podría ser capaz de regenerar nuevos dientes.

Nanodiamantes incrustados en los dientes

Muchas infecciones dentales a menudo surgen después de la cirugía. Y estas complicaciones pueden llevar a la pérdida de los dientes. La Escuela de Odontología de UCLA ha realizado un estudio esperanzador con diamantes.

Concretamente, con nanodiamantes.  Miles de veces más pequeños que un cabello humano, los nanodiamantes son el subproducto de la extracción de diamantes y su refinación. Han sido ampliamente explorados para su uso en odontología, terapia contra el cáncer, y medicina regenerativa, entre otras aplicaciones. Combinando los nanodiamantes con la terapia de conducto radicular actual, los científicos han fortalecido un material que podría mejorar significativamente los resultados de los pacientes de  conducto radicular.

regeneración dental nanodiamantes

Durante una endodoncia, la pulpa dental inflamada – el área dentro del diente donde hay nervios y vasos sanguíneos – se elimina por los dentistas y se rellena con un polímero llamado gutapercha. El propósito del polímero es actuar como un sellador y prevenir la infección futura. Sin embargo, la gutapercha no siempre tiene éxito en la eliminación de la infección de un diente

Usando un compuesto que consistía en nanodiamantes y mezcla tradicional de gutapercha, el equipo de la UCLA llevó a cabo dos experimentos diferentes en dientes humanos. Un conjunto de dientes fue tratado con nanodiamantes reforzados con gutapercha, mientras que otro grupo fue probado con gutapercha y nanodiamantes con antibióticos.

Cuando se aplicaron los nanodiamantes infundidos con gutapercha y el antibiótico amoxicilina, los investigadores encontraron que impedía el crecimiento bacteriano. Además, la mezcla de gutapercha y nanodiamantes con antibióticos demostró ser mucho más fuerte que los métodos tradicionales. En total se confirió una menor probabilidad de infecciones u otras complicaciones después de un tratamiento.

Durante los próximos dos años, el equipo planea optimizar la formulación gutapercha nanodiamantes reforzado, y comenzar los ensayos clínicos de la UCLA.

Vemos, a través de estos últimos descubrimientos, como la medicina regenerativa es una medicina de presente para la regeneración de los dientes.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios