Lyme crónico: ¿qué le pasa al enfermo cuando no se trata el Lyme?

lyme y medicina integrativa

¿Sabes exactamente en qué consiste la enfermedad de Lyme? Esta patología es cada vez más conocida sin embargo, no se conocen sus efectos a largo plazo ni su versión más compleja, el Lyme crónico.

La enfermedad de Lyme se trata de una infección que se transmite por la picadura de una garrapata infectada por la bacteria borrelia. Si no se detecta de manera temprana, puede provocar diferentes problemas de salud y convertirse en una enfermedad crónica y grave.  Los problemas para encontrar un diagnóstico certero y el comportamiento de la propia enfermedad, hacen que esta falta de detección sea frecuente.

¿Qué problemas de salud implica la enfermedad de Lyme?

Las garrapatas pueden adherirse en cualquier parte del cuerpo y, por su tamaño, lo más probable es que no nos demos cuenta -pueden ser tan pequeñas como la cabeza de un alfiler-. normalmente las encontramos en zonas con pliegues y más húmedas de la piel como las axilas o la ingle.

Si te han transmitido la bacteria borrelia y tienes la infección, uno de los síntomas que nos pueden indicar que hay una infección, es la erupción o mancha roja en la zona de la picadura. Junto al  eritema migrans, es posible que aparezcan otros síntomas como fiebre, escalofríos, dolor en las articulaciones, etc.

Esta situación se da en la fase temprana de la enfermedad, el Lyme precoz, aunque no siempre se manifiestan los síntomas y a medida que evoluciona la infección por nuestro organismo sin tratamiento, el deterioro del cuerpo es mayor y los síntomas, cuando aparecen, ya manifiestan una enfermedad crónica y grave.

El diagnóstico de Lyme resulta sencillo, por tanto, cuando sabemos que nos ha picado una garrapata, y además presentamos los síntomas mencionados o fiebre y dolor de cabeza en la fase aguda. Sin embargo, esta no es la situación más común y es cuando empieza el problema para los pacientes: sin un diagnóstico y una gran falta de conocimiento de esta enfermedad por parte de la medicina, el recorrido de especialistas y diagnósticos equivocados – esclerosis múltiple, fibromialgia, lupus…-  puede durar hasta dos años, un tiempo precioso para controlar los efectos del Lyme sobre nuestro organismo. En este periodo la calidad de vida del paciente puede verse seriamente mermada.

Esta evolución hacia un Lyme crónico implica que la bacteria ya se ha diseminado por todo nuestro organismo – por eso, se llama síndrome de multiinfección multisistémica; las manifestaciones de la dolencia pueden afectar a todos los órganos y sistemas de nuestro organismo. Por otra parte, se habla de síndrome post tratamiento de Lyme cuando, después de un Lyme precoz con diagnóstico y tratamiento antibiótico, persisten los síntomas de dolor, fatiga o dificultad para concentrarse al menos seis meses después de haber finalizado el tratamiento.

¿Cómo puede ayudar la medicina integrativa en el tratamiento del Lyme Crónico?

La medicina integrativa reúne las ventajas de la medicina convencional y las de la medicina natural, aprovechando todos los beneficios de ambas. En el tratamiento del Lyme Crónico, es prioritario el tratamiento antibiótico pero, al tiempo que se actúa para la desaparición de la borrelia y otras coinfecciones, hay que reparar el organismo en la medida en que se haya visto afectado.

Los sistemas nervioso y digestivo, pero también la musculatura, entre otros, son las principales dianas de la bacteria. Muchos pacientes se encuentran postrados en la cama o con una alimentación muy limitada porque su organismo no es capaz de asimilar aquello que ingiere. En cada caso, los síntomas y el alcance de la infección son diferentes y por esto, la medicina integrativa es tan eficaz.

Por una parte, por el enfoque con el que se trata al paciente, teniendo en cuenta la globalidad de sus síntomas, historia clínica, hábitos de vida…Por otra, la medicina integrativa aporta tratamientos naturales y sin efectos secundarios de manera que se permite que actúe el antibiótico al tiempo que se mejora la calidad de vida del paciente

Desde hace años, la medicina natural se ha visto relegada a un segundo plano en beneficio de la medicina convencional como único tratamiento. Si bien es cierto que la medicina convencional ha tenido un inmenso impacto positivo en nuestra calidad de vida, hemos olvidado que podemos complementarla con otros tratamientos, para conseguir un tratamiento integral contra muchas enfermedades y, a medio, un estilo de vida saludable.

Estos tratamientos se centran en aspectos globales del individuo como los fisiológicos, psicológicos y nutricionales. Debemos tener en cuenta que una mala salud o la capacidad para contraer enfermedades, se debe a múltiples factores entre los que se encuentran los malos hábitos alimenticios y conductuales. Esta situación, a la larga, acaba provocando un debilitamiento de nuestro sistema inmune.

En nuestro centro de medicina integrativa Biosalud, ofrecemos a los pacientes un tratamiento integral, que combina ambas especialidades, para conseguir un nivel óptimo de salud. Creemos que esta es la manera más efectiva de luchar contra cualquier dolencia, particularmente cuando se cronifican y se vuelven incapacitantes, como es el caso del Lyme crónico.

También puede interesarte


Envía un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios