La cándida necesita azúcar

Limita el consumo para prevenir la candidiasis

La cándida albicans es una levadura común que se desarrolla en los intestinos y las membranas mucosas, como la garganta, por ejemplo.

Candida necesita azucar. Limita el consumo

La función de la cándida en el cuerpo es principalmente destruir todo alimento putrefacto en nuestro tracto digestivo antes de que las bacterias potencialmente dañinas puedan darse un festín, multiplicarse, y convertirse en una amenaza para nuestra salud.

Entonces, ¿por qué algunas personas tienen candidiasis, y otras no?

Cuando las bacterias gastrointestinales “buenas”, como el acidofilus y los bifidos, y el sistema inmune son saludables, la cándida se mantiene bajo control. Sin embargo, los productos químicos de los alimentos, los edulcorantes artificiales, aceites procesados, azúcares y sobre todo los antibióticos causan una explosión de la población y la cándida crece fuera de control causando problemas por este crecimiento excesivo, lo que resulta en candidiasis. Cuando esto sucede, las ramas de levadura endurecidas perforan la pared intestinal; y la cándida empieza a colonizar fuera del intestino otras partes del cuerpo.

El uso prolongado de antibióticos juega un papel importante en el desarrollo de la candidiasis. Los antibióticos erradican las bacterias malas que causan ciertas enfermedades e infecciones, pero antes de que destruyan las bacterias malas y detengan la propagación de la infección, también destruyen las bacterias buenas que mantienen la cándida bajo control. Por lo tanto, el uso prolongado de fuertes dosis de antibióticos (sin reponer la flora con probióticos específicos) puede conducir a un desequilibrio en la flora intestinal, y permite que las bacterias malas y levaduras se multipliquen en exceso.

Si la digestión no es eficiente, si no se eliminan correctamente los desechos del cuerpo, o si el pH es demasiado ácido, la cándida se puede diseminar en el torrente sanguíneo y depositar en otros tejidos y membranas mucosas, como en la garganta, en las fosas nasales, y en el intestino. Como consecuencia, puede haber estreñimiento, alergias, se pueden producir erupciones en la piel y síntomas de asma. Lo que antes se consideraba una levadura normalmente benigna se ha transformado ahora en un patógeno agresivo y destructivo

Debido a que la cándida es una levadura natural intestinal, los médicos por lo general no reconocen su crecimiento excesivo como causa de la endometriosis, alergias, inmunidad deprimida, o muchas enfermedades crónicas, Pero la cándida puede diseminarse por todo el cuerpo y crecer en recovecos húmedos y oscuros, pudiendo penetrar incluso en el cerebro.

Síntomas de la candidiasis y de la candidiasis crónica

Los síntomas de la candidiasis varían de persona a persona.

Candida necesita azucar y causa fatiga

Los síntomas más comunes son:

  • Fatiga después de comer
  • Sentimientos de agresividad, irritabilidad e ira tras la comida o cuando comemos más tarde.
  • Depresión
  • Antojo de carbohidratos simples, como pan y azúcar
  • Extremos cambios de humor
  • La hipoglucemia
  • El exceso de moco en la garganta, nariz y pulmones
  • Las infecciones micóticas de la piel
  • Tiña inguinal
  • Pie de atleta
  • Las infecciones vaginales con picor y flujo blanquecino
  • Candidiasis oral
  • Diarrea
  • Prurito anal
  • Pérdida de memoria a corto plazo, dificultad para concentrarse
  • Distensión abdominal después de comer
  • Flatulencia

Cuando el crecimiento excesivo de cándida se vuelve crónico y se produce desde hace más de 10 años, puede dar lugar a:

  • Hinchazón linfática
  • Sudores nocturnos
  • Dolor en el pecho y en las articulaciones
  • Pérdida de memoria
  • Falta de coordinación
  • Visión borrosa
  • Dolores de cabeza intensos y aleatorios
  • Vértigo intermitente
  • Insomnio
  • Ataques de estornudos
  • Aumento de las alergias alimentarias
  • Sensibilidad a la humedad, ambientes húmedos o mohosos extremas
  • Sensibilidad a los perfumes, aguas de colonia, y el humo
  • Infecciones agudas de riñón

Cómo prevenir la candidiasis

La dieta es la principal defensa contra la cándida. Lo más probable es que tengamos que renunciar a algunas de nuestras comidas favoritas, alimentos y bebidas azucaradas. Siempre hay que limitar la ingesta de cualquier alimento que alimente la levadura, como el alcohol, el azúcar y edulcorantes dietéticos. Igualmente hay que eliminar de forma permanente todas las sustancias químicas tóxicas de los alimentos y productos alimenticios altamente procesados, y buscar las marcas de productos saludables, alimentos orgánicos, y comer raciones más pequeñas en cada comida.

Hay que evitar o limitar:

  • Azúcar refinado y azúcares simples
  • Trigo y centeno
  • La leche y el queso
  • Las bebidas alcohólicas y con cafeína
  • Patatas
  • Miel
  • Hongos
  • Vinagres

Comer una dieta baja en carbohidratos es lo mejor. Los hidratos de carbono complejos, incluso los carbohidratos sanos, se descomponen en glucosa (azúcar) en el tracto digestivo, y el azúcar alimenta la cándida. Todos los azúcares deben evitarse. Si ocasionalmente tienes un “desliz” y consumes alimentos que promueven la proliferación de la cándida, toma un suplemento anti-cándida disponible para frenar cualquier crecimiento excesivo de levadura.

Por ejemplo, los suplementos de ácido caprílico son muy recomendables.

También es muy recomendable y efectivo el extracto de semillas de pomelo, CANDISTOP, de PhytoESP Laboratorios

candistop

A medida que los síntomas de cándida desaparecen, podemos reintroducir algunos de los “alimentos prohibidos”, pero agregándolos uno a uno y muy lentamente. La principal regla general relativa a la cándida es limitar todos los alimentos que contienen azúcar.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios