Infecciones y hongos vaginales

¿Candidiasis vaginal?

Casi todas las mujeres tienen una infección por hongos a lo largo de su vida.

Las infecciones por hongos pueden ser causadas por el crecimiento excesivo de un tipo de hongo llamado cándida, conocido también como levadura. En la vagina, la boca y el tracto digestivo, normalmente existen cantidades pequeñas de levadura y otros organismos. Una bacteria llamada lactobacillus acidophilus, que está presente en grandes cantidades en la vagina, mantiene un control sobre otros organismos, como la levadura. Cuando el balance de estos microorganismos se interrumpe por alguna razón, puede hacer que la levadura crezca y cause irritación.

infecciones-hongos-vaginales-candidiasis-vaginal

La candida albicans define un grupo de microorganismos tóxicos, un tipo de levadura que habita en la boca, la garganta, los intestinos y el tracto urinario. Normalmente, la microflora de nuestro tracto intestinal está en constante equilibrio con otras bacterias. Pero cuando, por diversas razones, las malas bacterias se multiplican, la microflora natural ya no puede controlarla y los síntomas comienzan a aparecer: enfermedad gastrointestinal, vaginitis, herpes, dolor muscular, estomatitis, aftas en la boca, infecciones renales, depresión, fatiga, ansiedad e incluso diabetes. Además, las levaduras pueden transformarse en hongos y fijarse en las paredes intestinales, modificando su patrón en superficies porosas y permitiendo que las toxinas entren en el torrente sanguíneo, lo que debilita el sistema inmunológico y causa estragos en el cuerpo.

Vemos pues que la candidiasis vaginal es una infección micótica común que ocurre cuando hay sobrecrecimiento del hongo cándida. Cuando ocurre un desequilibrio, como cambios en la acidez normal de la vagina o cambios en el equilibrio hormonal, la cándida crece en exceso y a partir de ahí surgen los primeros síntomas de la candidiasis.

La infección de levadura puede transmitirse por vía sexual, sobre todo a través del contacto sexual oral-genital.

Muchas mujeres sufren en silencio esta patología, se producen molestias sexuales con su pareja, hay una sensación de ardor tremendo durante la realización del acto sexual y posteriormente.  Esto puede llevar a que la mujer no tenga interés en la relación sexual, con los consiguientes problemas de pareja.

Las causas más comunes de candidiasis, o incremento desmesurado de cándida albicans, son una dieta inadecuada, un sistema inmunológico debilitado, el uso prolongado de antibióticos, esteroides o píldoras anticonceptivas. Si no se trata, empeora con el tiempo, causando graves trastornos en el tracto digestivo, colitis, úlceras e incluso el cáncer de colon.

Biosalud, especialista en el tratamiento de la candididais

La candidiasis vulvo-vaginal es una de las patologías más frecuentes y en la cuál Biosalud es especialista.

En el siguiente vídeo, el director de nuestra clínica privada, Mariano Bueno, explica cómo se produce la candidiasis y el tratamiento que seguimos para ayudar a la mujer en esta difícil infección.

Como afirma el Dr. Mariano Bueno, el término más científico es micosis,  micosis vulvo-vaginal, porque se debe a una infección por hongos. En cualquiera de los casos, los síntomas son picor, escozor en vulva o a nivel interno, incrementado en determinados momentos del ciclo menstrual, sobre todo antes de la menstruación; hay una exacerbación de la acidez en la vagina, lo que facilita que haya una migración de las cándidas desde el intestino a la vagina.

El problema se produce cuando el tiempo o la duración de la candidiasis aumenta. Muchas veces aparece una secreción, un flujo como queso fresco y a veces se suman otras infecciones, que pueden llevar a que el flujo vaginal tenga una especie de olor a pescado. Este tipo de alteración suele venir acompañada de frecuente comezón vaginal y, el flujo se termina pegando de las paredes vaginales.

Debido al calor del verano sudamos más incluso en nuestra zona íntima, esto crea el ambiente propicio para la formación de hongos que llevan a infecciones como la candidiasis. Si añadimos a esto el uso de ropa más ajustada y pasar mucho tiempo con prendas mojadas, como el traje de baño, reunimos todos los ingredientes para una molesta infección.

Infecciones y hongos vaginales. Candidiasis vaginal . Mujer

En estos casos, hay que hacer un diagnóstico, tanto vaginal como en el origen del problema, que siempre será intestinal.

Para el diagnóstico de la candidiasis, Biosalud cuenta con un test específico llamado CANDITEST® que nos indica la existencia de diversos metabolitos correspondientes a infecciones intestinales, bacterianas y fúngicas.

Tratamiento para la candidiasis vaginal

La candidiasis vaginal sólo puede curarse mediante un tratamiento específico y personalizado, que protocolizamos después de las pruebas necesarias para saber el nivel de infección y  qué la ha causado. Necesitamos que nos cuentes tu caso, escuchar a tu organismo para saber qué le pasa y definir un tratamiento para acabar definitivamente con la candidiasis.

Disponemos de las técnicas más eficaces. Haremos un frotis vaginal, también somos pioneros en la técnica del aromatograma, con la cuál vamos a poder saber a qué aceite esencial es sensible el hongo, la cándida. Trataremos la infección fúngica con medios naturales.

Infecciones y hongos vaginales. Aromatograma

Asimismo aplicaremos ozono, haremos tratamientos locales con la línea de productos Candi-stop, que requieren una aplicación local; siempre es necesario una dieta, unas normas de alimentación, quitando lo que alimenta a los hongos y los hidratos de carbono.

Con el fin de tratar la cándida podemos seguir estos pasos:

  • Desintoxicación: cualquier tratamiento para la cándida debe comenzar con una limpieza de todo el cuerpo, especialmente del colon. Esto significa el consumo adecuado de agua, zumos naturales, frutas y té de hierbas con propiedades antimicrobianas
  • El consumo de probióticos: incluir en su dieta bifidus y acidophilus. Estas bacterias amistosas luchan contra la población de levaduras y reparan las paredes intestinales.
  • Dieta: Ésta es tal vez el factor clave en la lucha contra la cándida, una bacteria que se alimenta de los azúcares y los hidratos de carbono simples. Esta dieta requiere una gran cantidad de buena voluntad y significa la exclusión completa de productos que contienen azúcar, glucosa, fructosa, lactosa, dextrosa, etc. lácteos y pastas, dulces, gluten, alimentos fermentados, alcohol…

Conoce la dieta para la candidiasis en este vídeo:

Últimas investigaciones en candidiasis

Los investigadores han identificado una nueva clase de antifúngicos para tratar a las más de 300 millones de personas en todo el mundo que desarrollan serias infecciones fúngicas. La investigación se ha descrito en el periódico online de la Sociedad Americana de Microbiología.

Las infecciones por hongos se producen comúnmente en individuos con condiciones médicas que comprometen el sistema inmune, tales como el SIDA, o individuos que están siendo tratados con immuno-supresores, tales como los que se usan para combatir el cáncer.

La investigación previa ha demostrado que cuando las células del hongo carecen de un lípido llamado glucosilceramida son incapaces de replicarse. Tratando de explotar esta debilidad y desarrollar una nueva clase de antifúngicos, un grupo internacional de investigadores proyectó un fármaco sintético para los compuestos que dirigen la síntesis de hongos pero no la glucosilceramida de mamíferos. “Las enzimas que son importantes para la síntesis de glucosilceramida de hongos son diferentes a las más importantes para la síntesis de glucosilceramida de mamíferos”, dijo el Dr. Maurizio Del Poeta, principal investigador del estudio y profesor del Departamento de Genética Molecular y Microbiología en la Universidad Stony Brook en Nueva York “Pensamos que dado que la vía es totalmente diferente, podríamos apuntar o dirigirnos específicamente a la glucosilceramida de los hongos sin afectar a la glucosilceramida de los mamíferos, y eso es exactamente lo que hicimos.”

Estos científicos identificaron dos compuestos, BHBM y su derivado DO, que disminuyeron los niveles de hongos pero no la glucosilceramida de los mamíferos. En los estudios de laboratorio y en animales, estos compuestos fueron muy eficaces contra varios hongos patógenos y fueron bien toleradas en animales. Los fármacos fueron eficaces cuando se usan solos o en combinación con otras clases de antifúngicos. Los investigadores planean pasar los próximos cinco años afinando su investigación e identificar incluso los compuestos más eficaces que inhiben la glucosilceramida de los hongos.

Las infecciones fúngicas graves causan 1,3 millones de muertes al año en todo el mundo. Las infecciones por hongos más comúnes y potencialmente mortales son la criptococosis, la candidiasis, aspergilosis y neumocistosis

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios