La hipertermia para combatir la borrelia burgdorferi

Aumento de temperatura y sobrecarga de antibióticos

La hipertermia o aumento de la temperatura del cuerpo para ayudar al sistema inmune a combatir infecciones es una terapia que puede servir para combatir la borrelia burgdorferi, la bacteria que causa la enfermedad de  Lyme. Porque la borrelia muere a 40,5 grados de temperatura.

HIpertermia para tratar el Lyme

Hay dos razones principales por las que la hipertermia funciona bien para la enfermedad de Lyme (y el cáncer). La razón obvia es que la fiebre de todo el cuerpo es beneficiosa para matar las bacterias – en este caso, Borrelia y co-infecciones (especialmente aquellas que son bacterianas). Es un hecho conocido que la bacteria  borrelia muere a 105 grados Fahrenheit (40.5556 grados Celsius) así que para obtener los máximos resultados la temperatura central del cuerpo deben alcanzar idealmente este calor o superior. En el St. Georg Klinik de Alemania utilizan la hipertermia extrema (41.5-42.2 grados centígrados).  El paciente está sólo expuesto a este calor superior durante unos 10-20 minutos a lo sumo, por lo que es importante llegar a superar estos 105 grados Fahrenheit  de forma que el  cuerpo esté  lo suficientemente caliente como para matar a la Borrelia, sus co-infecciones y liberar los quistes. Como la Borrelia y otros microorganismos huyen del calor, los antibióticos en la corriente sanguínea ayudan a la destrucción de los microbios.

La segunda razón es que la hipertermia total del cuerpo sobrecarga los antibióticos. El día antes de tener la hipertermia es necesario tener una irrigación del colon. Una hidroterapia de colon la mañana de la hipertermia asegura que haya poca comida o desperdicios en su tracto digestivo. La hipertermia junto con un goteo de antibióticos al mismo tiempo producirá que a medida que la temperatura corporal se eleve, el cuerpo buscará glucosa para alimentar las células y el cerebro, y  todo lo que se encontrará serán antibióticos, por lo que atraerá los antibióticos a las células, los tejidos y las barreras que los antibióticos no suelen ser capaces de penetrar. 

Hipertermia para parar el Lyme

Existe un estudio de 1996, titulado Antibióticos y temperatura aumentada contra la borrelia burgdorferi in vitro, de un equipo de investigadores austriacos que se fundamentó en que “La persistencia de la enfermedad de Lyme tardía a pesar del tratamiento con antibióticos ha estimulado la búsqueda de otros medios terapéuticos. La treponema pallidum, otra espiroqueta, causa sífilis, que tiene un espectro similar de manifestaciones, incluyendo lesiones en la piel y la implicación crónica de múltiples órganos. En la era pre-penicilina, la malaria terciana benigna sola y en combinación con Salvarsan o bismuto era reportada para curar la neurosífilis. La malario-terapia para la enfermedad de Lyme ha sido discutida recientemente en este contexto. El modo de acción de la malarioterapia no ha sido dilucidado hasta ahora; sin embargo, se ha atribuido a mecanismos inmunológicos. La rápida mejora de síntomas clínicos con ceftriaxona en 2 de nuestros pacientes con neuroborreliosis febril llevó a la iniciación del estudio presentado. Aquí se muestra el efecto del aumento de temperatura y los anbitióticos en la borrelia burgdorferi in vitro

Este experimento demostró que el aumento de la temperatura afecta el crecimiento, morfología, motilidad, el metabolismo y la virulencia de diversas bacterias y especies de Treponema. El crecimiento de las espiroquetas en la  enfermedad de Lyme se retrasa a los 39 ° C y  no se produce a 40 ° C y por encima.

Estos datos podrían sugerir que diferentes cepas de borrelia pueden afectar a diferentes partes del cuerpo en función de su temperatura.

Por lo tanto las cepas resistentes al calor afectarían preferentemente a regiones tibias del cuerpo (por ejemplo neuroborreliosis), mientras que las cepas sensibles al calor mostrarían tropismo para las regiones del cuerpo con temperatura más baja (por ejemplo, la piel).

La reducción del crecimiento de ciertas cepas de borrelia burgdorferi al aumentar la temperatura in vitro sugiere que el aumento de la temperatura corporal puede ser beneficioso durante el tratamiento antimicrobiano de la borreliosis de Lyme. Esto podría ser particularmente importante para infecciones en tejidos y compartimientos donde las altas concentraciones de antibióticos son difíciles de lograr. Clínicamente, una variedad de exógenos o pirógenos endógenos distintos de la  malaria terciana benigna podrían  ser utilizados para inducir la fiebre artificial. Por tanto, los ensayos clínicos controlados parecen justificados para establecer la eficacia de la fiebre sola o como una medida de complemento durante el tratamiento antibiótico de la enfermedad de Lyme tardía refractaria al tratamiento con antibióticos.

En Biosalud Hospital de Día se practica la oxitermia (administración de oxígeno a la vez que la propia hipertermia), y se suministra a la vez un suero activador del sistema inmune que potencia todavía más el efecto curativo. Es el método más avanzado para muchas patologías, como el Lyme crónico.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

    1. Biosalud Day Hospital Autor

      Buenos días, la prescripción de un tratamiento sólo puede hacerse después del examen de pruebas analíticas y clínica, por lo tanto, no podemos ofrecer una respuesta por esta línea al tratamiento que podría ser adecuado en su caso. Saludos