El sol y las enfermedades autoinmunes

fotosensibilidad y autoinmunes

El sol marca el ritmo de toda la vida que hay en la Tierra, la hace posible. Sin embargo puede afectar la salud de las personas con enfermedades autoinmunes.

El sol es la fuente de vida más importante y es imprescindible para el desarrollo de los seres vivos. Las personas necesitamos el sol para mantener nuestro organismo equilibrado y, aunque presenta riesgos, sabemos como prevenir las consecuencias de una exposición excesiva al sol.

Sin embargo, las personas con enfermedades autoinmunes deberían alejarse de los rayos solares ya que puede conllevar un agravamiento de su enfermedad. En Biosalud somos conscientes de ello y queremos ofrecerte algunos consejos que te ayuden a llevar una vida más sana.

Fotosensibilidad y enfermedades autoinmunes

La enfermedad autoinmune se origina cuando el sistema inmunológico de nuestro cuerpo falla y comienza a atacar células sanas, confundiéndolas con agentes agresores. Pueden tener un origen genético pero los factores ambientales tienen una gran influencia sobre la aparición de estas patologías. Cuando el cuerpo reacciona y se genera un estado de autoinmunidad, pueden aparecer una serie de dolencias, las enfermedades autoinmunes, que pueden compartir síntomas.

Algunos de los síntomas compartidos por diferentes enfermedades autoinmunes podrían resumirse en:

  • Dolor o hinchazón en articulaciones.
  • Problemas de piel.
  • Dolor abdominal o dificultades digestivas.
  • Fiebre recurrente.
  • Glándulas inflamadas.

En cualquier caso, la sintomatología es muy amplia y diversa y cursa con diferentes grados de intensidad. De hecho, muchas personas podrían estar sufriendo una enfermedad autoinmune sin ni siquiera ser conscientes de ello, achacando las molestias al estrés laboral, personal o familiar.

Pero ¿qué ocurre con los rayos del sol? muchas personas con una enfermedad autoinmune adquieren fotosensibilidad; la exposición al sol activa algunos de los síntomas de su enfermedad y aparecen brotes de sintomatología con cierta duración.

En Biosalud somos especialistas en enfermedades autoinmunes y queremos ayudarte. Un diagnóstico acertado podría contribuir a tomar las medidas necesarias para aliviar tu dolencia, como por ejemplo, protegerte del sol. En este sentido, lo primero que recomendamos es mantener una pauta de fotoprotección durante todo el año, incluso los días nublados.

Radiación UV, radicales libres y enfermedad autoinmune

El sol nos envía luz que incluye radiación ultravioleta. Al interactuar con las células de nuestro cuerpo, provoca que estas comiencen a generar radicales libres. Cuando hay exceso de radicales libres, las células empiezan a deteriorarse y a envejecer. En este estado, podrían confundir a un sistema inmunológico dando paso a la enfermedad autoinmune.

Todos debemos protegernos de la radiación solar, pero mucho más aquellas personas que sufren algunas de las dolencias catalogadas como autoinmunes. Recientes estudios creen encontrar una relación entre los ciclos solares y la incidencia de enfermedades autoinmunes.

Y parece ser que se produce un aumento de estas dolencias durante los picos de actividad solar. Aún hay mucho que estudiar, pero cada vez parece estar más claro la mala influencia del sol en nuestro sistema metabólico.

Consejos de protección solar

Muchas enfermedades autoinmunes, como el lupus o la esclerodermia, cursan fotosensibilidad y los pacientes están acostumbrados a protegerse del sol. Sin embargo sabemos que la radiación UV empeora cualquier dolencia autoinmune. En Biosalud te recomendamos que sigas los siguientes consejos, utilizándolos en tu día a día.

  • Usa protección solar de factor elevado. Es tu mejor escudo contra la radiación UV. Concéntrate en la cara y en las zonas expuestas. Aplica cada dos horas mientras estés al aire libre.
  • El sobrecalentamiento influye negativamente. Intenta quedarte en el interior de los edificios en las horas más calurosas del día. Si estás obligado a moverte procura llevar siempre bolsas de gel de hielo o botellas de agua congelada que permitan refrescarte,
  • Si te expones al sol, evita daños mayores cubriéndote. Tapa sobre todo aquellas partes del cuerpo que sufren la dolencia.
  • Utiliza tejidos frescos como el algodón o el lino. Si puedes utiliza ropa que incorpore protección solar.

Recuerda que en Biosalud estamos a tu lado. Conocemos las enfermedades autoinmunes y podemos ofrecerte un tratamiento personalizado, acompañándote en todo el camino que conduce hacia tu mejora.

También puede interesarte


Envía un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios