Determinar la edad biológica de una persona

Medición del nivel de envejecimiento

Un tema de gran interés para los usuarios, gracias a los medios de comunicación, es si se puede o no determinar la edad biológica usando los datos de los telómeros.

La edad biológica es un número que nos informa de si nuestra biología interna se ajusta a nuestros años físicos.  Por ejemplo, puedo haber estado vivo durante 48 años, pero puedo tener una longitud promedio de telómeros igual a la de 42 años. La teoría dice que esto significa que tengo, biológicamente, 42 años de edad.

Telómeros y envejecimiento

Los datos de los telómeros tienen muchas aplicaciones en la salud y el bienestar, y son extraordinariamente útiles. Midiendo la longitud de los telómeros podemos conocer la edad biológica de la persona, su capacidad regenerativa y en definitiva su salud biológica

Biosalud Day Hospital dispone del Análisis de Telómeros, que es un análisis de sangre para analizar la longitud de los telómeros

¿Para qué queremos saber la longitud de nuestros telómeros?

En primer lugar para saber hasta qué punto mi forma de vida es adecuada o debo hacer algún cambio que mi médico me recomendará, y de este modo podré vivir más años y mejor.

En segundo lugar para confirmar si los cambios introducidos en mi estilo de vida, mi alimentación, los suplementos nutricionales que tomo y el tratamiento que me ha prescrito mi médico sirven para enlentecer este acortamiento. En este caso se realiza un análisis anual.

En tercer lugar para valorar mi calidad biológica y que mi médico pueda personalizar de la forma más adecuada el tratamiento de medicina regenerativa para las articulaciones o cualquier otra parte de mi organismo.

Investigación para rejuvenecer nuestros telómeros

Según científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, hay un procedimiento que puede aumentar la longitud de los telómeros, los tapones protectores en los extremos de los cromosomas vinculados con el envejecimiento y la enfermedad.

El procedimiento, que implica el uso de un tipo modificado de ARN, ácido ribonucleico, una de las 3 principales macromoléculas esenciales para todas las formas de vida, mejorará la capacidad de los investigadores para generar un gran número de células para el estudio o el desarrollo de fármacos, afirman los científicos. Las células de la piel con telómeros alargados por el procedimiento fueron capaces de dividirse hasta 40 veces más que las células no tratadas. La investigación puede apuntar a nuevas formas de tratar las enfermedades causadas por los telómeros acortados.

Los telómeros son los tapones protectores en los extremos de los filamentos de ADN llamados cromosomas, que albergan nuestros genomas. En los seres humanos jóvenes, los telómeros tienen aproximadamente 8.000-10.000 nucleótidos de longitud. Sin embargo, se acortan con cada división celular y cuando alcanzan una longitud crítica la célula deja de dividirse y muere. Este “reloj” interno hace que sea difícil mantener la mayor parte de las células en crecimiento en un laboratorio durante más de unas pocas duplicaciones celulares.

El retroceso del reloj interno

“Hemos encontrado una manera de alargar los telómeros humanos hasta 1.000 nucleótidos, devolviendo el reloj interno en estas células por el equivalente de muchos años de vida humana”, dijo Helen Blau, PhD, profesora de microbiología e inmunología en Stanford y directora del Laboratorio Baxter de Biología de Células Madre de la universidad. “Esto aumenta ampliamente el número de células disponibles para los estudios tales como test de drogas o el modelado de la enfermedad.”

Telómeros - células

Un documento describiendo esta investigación se publicó en Enero de 2015 en el FASEB Journal. Blau, Donald E. y Delia B. Baxter son los autores principales. El investigador postdoctoral John Ramunas, PhD, de Stanford, comparte la autoría principal con Eduard Yakubov, PhD, del Houston Methodist Research Institute.

Los investigadores usaron el ARN mensajero modificado para extender los telómeros. El ARN lleva instrucciones de genes en el ADN a las fábricas de producción de proteínas de la célula. El ARN utilizado en este experimento contenía la secuencia codificante para TERT, el componente activo de una enzima natural llamada telomerasa. La telomerasa se expresa mediante células madre, incluyendo aquellas que dan lugar a células de esperma y óvulos, para asegurar que los telómeros de estas células permanezcan en forma de punta-superior para la siguiente generación. Sin embargo, la mayoría de los otros tipos de células expresan niveles muy bajos de telomerasa.

La técnica recién desarrollada tiene una ventaja importante sobre otros métodos potenciales: es temporal. El ARN modificado está diseñado para reducir la respuesta inmune de la célula al tratamiento y permitir que el mensaje de codificación de TERT se pegue un poco más de lo que sería un mensaje no modificado. Pero se disipa y desaparece en unas 48 horas. Después de ese tiempo, los telómeros recién alargados comienzan a acortarse progresivamente de nuevo con cada división celular.

A nivel biológico, esto significa que las células tratadas no pasan a dividirse indefinidamente, lo que las haría demasiado peligrosas para ser usadas como terapia potencial en humanos debido al riesgo de cáncer.

Este nuevo enfoque abre el camino hacia la prevención o el tratamiento de las enfermedades del envejecimiento.

Una adición de 1.000 nucleótidos representa un aumento de más del 10 por ciento en la longitud de los telómeros. Estas células se dividieron muchas veces más en el plato de cultivo que las células no tratadas: unas 28 veces más para las células de la piel, y aproximadamente tres veces más para las células musculares.

Investigaciones como esta, demuestran la importancia de los telómeros. Desde Biosalud, les recordamos nuestras recomendaciones para alargar los telómeros y enlentecer el envejecimiento

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios