Depresión y salud intestinal

La depresión está relacionada con la candidiasis y otros desequilibrios en la flora intestinal. Os proponemos unas pautas de dieta y ejercicio anti-hongos para recuperar la salud emocional.

La causa de la depresión sigue siendo un misterio ya que no se encuentra una explicación única y definitiva a este estado emocional. La genética, la química del cerebro o incluso la depredación del medio ambiente han sido mencionadas y documentadas como causas de la depresión.

Depresión y candidiasis, mujer

A menudo se pasa por alto, pero el crecimiento sistémico de las levaduras es otra de las causas de la depresión.  En su libro, “The Yeast Connection”, el Dr. William Crook y la Dra. Carolyn Dean, explican que se ha hallado una fuerte relación entre el crecimiento excesivo del hongo candida albicans y la depresión en pacientes que tenían una historia de:

  • Uso de antibióticos, especialmente largos ciclos de antibióticos
  • Uso de píldoras anticonceptivas
  • Malestar digestivo persistente
  • Infecciones vaginales recurrentes

A lo largo de su vida, el Dr. Crook hizo el fascinante descubrimiento de que el 85 por ciento de las mujeres que sufren de depresión que tenían alguno de los elementos anteriores en su historia encontró alivio de la depresión y otra serie de síntomas, siguiendo un plan de tratamiento anti-Cándida. ¿Por qué? Vamos a ver el ciclo de crecimiento de los hongos en el cuerpo y cómo afecta a varios sistemas del organismo, incluyendo la química del cerebro (neurotransmisores)

candidiasis depresion mujer

Comienza de la siguiente forma: Tú enfermas por una infección o inflamación y tomas antibióticos o medicamentos que contienen cortisona para sentirte mejor. Enfermas de nuevo y tomas medicamentos para tratar tus síntomas. Esto ocurre muchas veces durante un período de años. También puedes estar tomando pastillas anticonceptivas. Con el tiempo, el equilibrio natural y saludable de levaduras y microorganismos (flora) en el tracto intestinal altera su equilibrio en respuesta a los medicamentos.

Los antibióticos matan indiscriminadamente las bacterias. Esto es bueno si tienes neumonía bacteriana o una herida infectada, debido a que las bacterias “malas” eventualmente podrían poner en peligro tu vida. Sin embargo, los antibióticos también matan las bacterias “buenas”, especialmente aquellas que viven en el tracto digestivo y ayudan a digerir los alimentos. Esto altera el equilibrio natural de las bacterias y levaduras que normalmente viven en armonía en el tracto digestivo, ya que la levadura no se ve afectada por los antibióticos.

Cuanto más a menudo se toman antibióticos o medicamentos que contienen cortisona, más perturbado resulta el equilibrio natural de la flora intestinal. El término médico para esto es disbiosis (desequilibrio microbiano dentro del intestino)

A medida que la flora en el intestino cada vez está más fuera de equilibrio, ocurren dos cosas: el revestimiento de los intestinos se debilita y se desarrolla un antojo de azúcares y carbohidratos para tratar de alimentar la antinatural gran cantidad de levadura en el intestino.

Cuanto más azúcar y carbohidratos comemos, más crece la levadura  fuera de equilibrio y mayor se hace el apetito de azúcares y carbohidratos. En respuesta, el revestimiento del intestino y el sistema inmune se debilitan debido al desequilibrio de los microorganismos.

Las toxinas y alérgenos alimentarios normalmente no pueden penetrar en tu revestimiento intestinal. Sin embargo, bajo condiciones de sobrecarga de levadura, el cambio de levadura de una forma incipiente a una forma de micelios hace que penetre el revestimiento intestinal permitiendo que las toxinas y alérgenos alimentarios se filtren en el torrente sanguíneo. Cuanto más entran en el torrente sanguíneo, más débil es el sistema inmune y más enfermo te sientes. En el libro La conexión entre levadura y salud femenina hay una descripción más detallada de este ciclo conocido como “síndrome de intestino permeable” y su efecto sobre las enfermedades. Por ejemplo, todas las enfermedades autoinmunes se acompañan de estos problemas.

Las toxinas de la cándida, básicamente productos de su metabolismo o toxinas liberadas cuando mueren, se cuentan por decenas. De hecho, en 1977, se habían identificado setenta y nueve toxinas diferentes. Dos en particular, son el alcohol y el acetaldehído. En algunos casos de cándida intestinal severa, las personas tienen niveles medibles de alcohol y acetaldehído en la sangre. Y se sienten en estado de embriaguez como si bebieran alcohol. Conocemos el acetaldehído, porque se ha demostrado que es producto de degradación de alcohol que es responsable de síntomas de la resaca.

candidiasis y depresion

Cuando el acetaldehído reacciona con el neurotransmisor, la dopamina, puede causar trastornos mentales y emocionales, como ansiedad, depresión, falta de concentración, y sensación espaciada. Si se mira la toxicología de acetaldehído se descubre que afecta negativamente a muchos tejidos y órganos en el cuerpo. No es de extrañar, entonces, que la depresión y la fatiga son dos de las quejas más comunes de las personas que sufren de disbiosis. Y no es de extrañar que el crecimiento de los hongos juega un papel en los síntomas de una amplia variedad de condiciones de salud crónicas

Sin el tratamiento adecuado para la candida, toda una cascada de problemas crea una espiral descendente que desencadena una serie de síntomas y la situación siguiente:

  • La disbiosis se vuelve más grave
  • Las toxinas de la cándida afectan directamente a tu cerebro haciendo que te sientas deprimido
  • El sobrecrecimiento de la cándida causa antojo de azúcar y carbohidratos y tu dieta está más fuera de control.
  • Se desarrollan más deficiencias nutricionales
  • Se producen más alteraciones endocrinas
  • Se debilita más el sistema inmunológico
  • La promoción de una liberación de sustancias químicas del cerebro, altera el equilibrio normal de los productos químicos de regulación del estado de ánimo en el cerebro y
  • Esto causa más depresión y / o ansiedad.

Desafortunadamente, no ha habido ninguna investigación significativa sobre las causas de la depresión relacionadas con la levadura desde que el Dr. Crook introdujo el tema en un artículo publicado en la revista Journal of the American Medical Association en 1984.

Y, por desgracia, no existe un tratamiento mágico.

Sin embargo, el Dr. Crook formuló un tratamiento exitoso para la disbiosis y los muchos síntomas que acompañan a la candidiasis. El tratamiento consiste en un enfoque de varios pasos:

Dieta y ejercicio para equilibrar el organismo

Una dieta rica en carnes, pescado, pollo, huevos, semillas y frutos secos, verduras y aceites, evitando los azúcares, los alimentos ricos en carbohidratos, y los productos fermentados como vinagres y conservas de carne, comienza a restringir la cantidad de combustible que la levadura tiene a su disposición en el intestino. Con el tiempo, en combinación con los suplementos anti-candida apropiados, tu tracto digestivo retorna a su equilibrio natural y saludable y tu sistema inmune se vuelve más fuerte. A su vez, el cerebro vuelve a la normalidad química y tus estados de ánimo bajos se detienen.

candidiasis depresion dieta

Una vez que hayas comenzado con la dieta, el ejercicio, aunque sólo durante cinco minutos al día, también comenzará a reequilibrar los niveles de neurotransmisores en el cerebro.

Los suplementos alimenticios para eliminar la cándida

Probióticos. Estos suplementos contienen bacterias amistosas que le ayudan a mantener un equilibrio natural y saludable de los microorganismos en el tracto digestivo.

Enzimas digestivas. Estos suplementos proporcionan una combinación de enzimas digestivas para ayudar a mantener una digestión saludable y natural. También es útil incluir fito-nutrientes para ayudar a calmar un malestar estomacal. Entre sus muchos beneficios, las enzimas digestivas ayudan a digerir cómodamente alimentos problemáticos como el brócoli, la coliflor, frijoles, fruta y leche.

Además de los medicamentos antimicóticos, una variedad de hierbas y nutrientes pueden ayudar a mantener un equilibrio saludable de las bacterias intestinales y frenar el crecimiento de la levadura. Entre los nutrientes para detener el crecimiento excesivo de la cándida: el ácido caprílico, pauD’Arco, aceite de orégano, nuez de nogal negro, extracto de semilla de pomelo, el ajo, el beta caroteno, y la biotina.

Vitaminas y minerales. Tomar un complejo multivitamínico y mineral diario de buena calidad ayuda a suministrar al cuerpo los nutrientes que necesita para ayudarle a recuperar su salud. Un buen calcio, magnesio y un suplemento de vitamina D son también esenciales para una salud óptima, especialmente para las mujeres.

Evitar la exposición a sustancias químicas

Las pinturas, productos de limpieza, perfumes y fragancias también pueden causar reacciones alérgicas. Las sensibilidades químicas son muy comunes en las personas con sobrecrecimiento de levadura.

Abordar las cuestiones emocionales y psicológicas

Este paso también afecta profundamente a nuestro apetito por ciertos alimentos y ayuda a equilibrar la química del cuerpo y del cerebro.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios