Candidiasis, una epidemia oculta de nuestro tiempo

Con la enfermedad sin diagnosticar, muchos pacientes son derivados a psiquiatras

La candidiasis se refiere tanto a la infección que causa el hongo Cándida, como a sus toxinas y las consecuencias o efectos que tiene en el organismo. La Cándida afecta al intestino, siempre, pero tiene expresiones cutáneas, en los órganos reproductivos, el sistema inmune y el sistema nervioso. De forma que hay también un reflejo en la inmunología y en la psique.

Los síntomas de la candidiasis no suelen ser claros e incluso pueden no estar relacionados entre sí, por eso, muchas veces los pacientes son derivados al psiquiatra al presentar cuadros neuróticos y, además, la medicina tradicional no tiene un método claro de diagnóstico. Muchas veces se considera que se trata sencillamente de un paciente “nervioso”.

candida y depresion

Ante una candidiasis y su consecuencia en el intestino, muchas personas experimentan alergias alimentarias, por la introducción de algunas clases de moléculas en la sangre. Pero puede incluso haber una penetración más allá de la barrera sangre-cerebro produciéndose trastornos en los neurotransmisores y dando lugar a síntomas mentales. A ello se une el deficiente funcionamiento del sistema inmune, ocupado en eliminar esas moléculas, intrusos en la sangre.

De una manera resumida, la candidiasis perjudica al sistema digestivo;  la cándida puede provocar hasta 80 o más diversas toxinas. Sus similitudes con otras dolencias como el cansancio o fatiga crónica, la alergia alimentaria o síndrome de inmunodeficiencia, lleva a la medicina convencional a curar estas enfermedades, pero no la de la candidiasis subyacente.

Puede convertirse en algo muy complicado tratar a una persona con cansancio, irritación, prurito, eczema o tiña de las uñas, y además con insomnio, ataques de pánico, miedo y ansiedad.

Los comienzos de la enfermedad

Fue a fines del siglo XX cuando se presentaron en los centros médicos pacientes con diversos y variados síntomas o con síntomas de varias enfermedades. Eran derivados a los especialistas y eran diagnosticados como sanos. Cuando tenían una visita psiquiátrica, el psiquiatra podía opinar que eran pacientes cuya enfermedad sólo estaba en su cabeza y que era una creencia infundada

En esa época, los antibióticos eran recetados para casi todo. Se eliminaba la cándida pero también otras bacterias “buenas” del aparato digestivo. La cándida está presente en nuestro interior pero no es una amenaza si el sistema inmune funciona bien y la controla. Cuando se produce el sobre-crecimiento de la cándida es cuando aparecen las dificultades.

Otras bacterias amigables en el intestino, como el acidophilus, bifudus o bulgaricus están controlando el desarrollo de la cándida. Una larga cura antibiótica no realiza una eliminación selectiva de las bacterias, o sea, no es capaz de acabar solo con la cándida, sino que elimina todas las bacterias dando lugar así  a un desequilibrio.

Candida epidemia antibióticos

Otro factor que incide en el desarrollo excesivo de la cándida es nuestra dieta actual, sometida a procesos de conservación y con pocos vegetales puros o naturales, que tenían un alto valor nutritivo y que ahora consumimos en menor cantidad. Estamos ingiriendo demasiados carbohidratos simples que se convierten en azúcar y son un alimento para la cándida

Evolución repentina o gradual

Los síntomas que pueden aparecer en ambas formas afectan a muchos sistemas corporales

  • En el aparato digestivo los síntomas suelen ser: gases, hinchazón, mala digestión, estreñimiento, diarrea, ardor, mal aliento, síndrome del intestino irritable
  • Respecto a síntomas somáticos y alergias, algunos como: hormigueo, congestión nasal, migrañas, dificultad para respirar, presión en el pecho, pérdida de peso, falta de deseo sexual
  • Cerebro y emociones: fatiga crónica, pérdidas de memoria, insomnio, trastornos del sueño, frecuentes cambios de humor, nerviosismo
  • Piel: pie de atleta, sarpullidos crónicos, picor anal, urticaria.
  • Sistema genitourinario: Infecciones vaginales, prurito vaginal, insatisfacción en la vida sexual, retención de líquidos, problemas de próstata…

Causas de candidiasis

Factores o razones que pueden llevar al desarrollo de la cándida son:

  • Utilización prolongado de antibióticos
  • Dieta rica en carbohidratos simples, exceso de azúcar
  • Consumo de anticonceptivos y esteroides
  • Estrés, falta de descanso y dormir mal
  • Consumo de bebidas endulzadas y gaseosas, tipo cola, fanta y otros endulcorantes y de cafeína y conservantes
  • Bajo consumo de verduras, alimentos no procesados y pan integral
  • Abuso de alcohol y nicotina
  • Metales tóxicos como mercurio, plomo, cadmio y amalgama

La medicina integrativa de Biosalud Day Hospital para tratar la cándida

Nosotros tratamos la candidiasis profundizando en las causas de la misma en una persona determinada y concreta. Individualizamos, como siempre, el tratamiento. Para ello, lo primero que tenemos que saber es si realmente existe la candidiasis. Haremos un test específico, Canditest, que nos mide hasta 77 parámetros de salud, como la existencia de infecciones por bacterias y hongos intestinales, marcadores del metabolismo de los ácidos grasos, carbohidratos, oxalatos, ciclo de Krebs, neurotransmisores pirimidinicos, ácido fólico

Una vez que sabemos que se da un  crecimiento desmesurado e incontrolado de la cándida, eliminaremos los factores que la mantienen, aplicando antifúngicos naturales, dieta antifúngica, ozonoterapia, fotonterapia, terapia de Biorregulación electromagnética, e hidroterapia de colon para un saneamiento intestinal.

En este vídeo, el director de Biosalud, el Dr. Mariano Bueno, resume qué es la candidiasis y cómo la tratamos.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios