Asma y ansiedad, el control del miedo

Consejos para mejorar la respiración

Las personas que tienen asma se encuentran con momentos de crisis que les impiden respirar bien, es como si por un momento se quedasen sin aire. La utilización de inhaladores o broncodilatadores es esencial para estos pacientes, aunque su tratamiento combina también vacunas y medicamentos.

El asma bronquial es la reacción alérgica más típica cuando hay una alergia inhalatoria. Los pulmones se ven afectados con enormes problemas para la respiración. En muchas ocasiones esto es causado por un alérgeno que actúa como efector. Este alérgeno puede ser el polvo, esporas de hongos, frío extremo o contaminación y principalmente el humo de los cigarrillos, que provoca una hiperexcitabilidad bronquial conocida como asma intrínseco.

Algunos casos de asma se deben a una infección vírica producida por el virus respiratorio sincitial (VRS). Por ello, en todos los pacientes con asma, es aconsejable la realización de una analítica específica que determine la existencia de anticuerpos frente a este virus, y que, mediante un tratamiento personalizado podrá curarse y por ende, el asma.

¿Por qué aparece esta alergia inhalatoria? Normalmente tiene una base alimentaria. La relación del pulmón con el intestino y la piel existe ya desde la medicina arcaica china.

Independientemente de la causa del asma, lo cierto es que las personas que lo sufren tienen además episodios de ansiedad por el aumento del miedo a una crisis que les impida respirar.
Según una investigación de los centros Nascia, más del 30% de casos desembocan en cuadros de ansiedad. Y son más los adultos los que tienen la ansiedad que los niños.
Los expertos informan que es necesario educar la respiración de los pacientes con asma para que puedan afrontar mejor sus problemas de respiración en los meses de frío, por ejemplo, o si tuvieran que hacer frente a una situación de ansiedad. En este sentido se expresa la especialista en Alergología y miembro del Consejo Asesor de Nascia, Raquel Palacios.

En estos meses de invierno, crecen las consultas por ansiedad y también el número de asistencias en Urgencias que están en relación con personas con patologías bronquiales.

Aprender a respirar abdominalmente. Respiración abdominal o diafragmática

Los doctores de Nascia inciden en la importancia de que los o las que tienen asma realicen una respiración abdominal o diafragmática, o sea, con la parte del abdomen y utilizando el diafragma en lugar de la caja torácica

La respiración abdominal o diafragmática ayudará a la entrada y salida de aire de los pulmones y la relajación de la musculatura torácica y del cuello.

Hay al respecto un ejercicio muy simple que es el que explican en el vídeo siguiente.

Consiste en echarse el suelo boca arriba, poner un libro en el abdomen, un libro grueso, de manera que fortalezca el diafragma, y una mano en el diafragma.

Si lo que movemos más al inspirar y expirar es la mano estamos haciendo una respiración torácica, que no es la adecuada. Si lo que se mueve es el libro sí que estamos haciendo la respiración abdominal que nos ayudará en momentos de tensión a encontrar la relajación.


Hay otros ejercicios para el asma. IRelax es un entrenador de bolsillo para practicar la respiración abdominal al ritmo que indicia el monitor del dispositivo. Este método o app permite mejorar los cuadros de ansiedad, reducir los síntomas de asma y ayudar a controlar el miedo.

 

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios