5 falsos mitos sobre reproducción asistida

Primer mito: Tendrás un parto múltiple

No siempre es así. Es cierto que un tratamiento de fertilidad aumenta el riesgo de tener un embarazo múltiple. Pero la mayoría de gemelos son el resultado de concepciones espontáneas – parejas que conciben por sí mismas-. Tener trillizos o más es una historia diferente; aproximadamente el 15 por ciento de trillizos y el 7 por ciento de embarazos de cuatrillizos se conciben de forma espontánea.

mitos sobre reproduccion asistida. Partos múltiples

El aumento del riesgo de un embarazo múltiple durante el tratamiento de fertilidad es el resultado de la medicación utilizada para causar o aumentar la ovulación. Aproximadamente del 5 al 8% de embarazos concebidos con el uso de citrato de clomifeno, un medicamento oral para la fertilidad, son gemelos. El parto de trillizos o más ocurre con muy poca frecuencia. El uso de gonadotropinas, que son medicamentos de fertilidad inyectables, da lugar a gemelos alrededor del 15% de las veces y a más que gemelos en el 3 por ciento de los ciclos.

El riesgo de embarazos múltiples también aumenta con la fecundación in vitro o FIV. Las mujeres más jóvenes tienen más probabilidades de tener gemelos que las que son un poco más mayores. Aproximadamente un tercio de mujeres menores de 35 años que se han hecho FIV tendrá gemelos, y menos de un 10 por ciento de mujeres de más de 42 los tendrá. El riesgo de trillizos es bajo en todos los grupos de edad porque la mayoría de mujeres de menos de 35 tendrá sólo uno o 2 embriones transferidos.

En resumen, aunque el tratamiento de fertilidad incrementa el riesgo de embarazo múltiple, la mayoría de individuos y parejas tendrá un solo bebé.

Segundo mito: La fecundación in vitro siempre funciona. Todos los que la usan tienen éxito y tienen un bebé

Aunque nos gustaría que todas las personas y parejas que intentan el embarazo tuvieran éxito, desafortunadamente no hay tratamiento de fertilidad, incluyendo la fecundación in vitro, que siempre funcione para todos. La probabilidad de éxito en un ciclo de FIC se ve afectada por una serie de factores, el más importante la edad de la pareja femenina. Las mujeres de menos de 35 años tienen la oportunidad de un 41 por ciento de tener un bebé de un solo ciclo de FIV. La posibilidad de éxito se reduce a un 32% en las mujeres de edades de 35 a 37 y a un 22 por ciento en mujeres de edades entre 38 a 40. Ese número es aún menor en las mujeres mayores de 40 años. Las tasas de éxito también varían con el número de embriones transferidos; la probabilidad de embarazo aumenta cuando se reemplazan más embriones, pero también lo hace el riesgo de parto múltiple. La oportunidad de tener un bebé con FIV aumenta cuando hay más de un solo ciclo. Aunque no todos los que tienen un tratamiento de FIV tendrá éxito, la mayoría lo tendrá.

Tercer mito: Las técnicas de reproducción asistida están cubiertas por el seguro

Muchas compañías de seguros no ofrecen cobertura para las distintas etapas de evaluación y tratamiento de infertilidad. Lo que se cubre suele variar de aseguradora a aseguradora y de política a política. Algunas aseguradoras solo cubren el examen y pruebas para determinar la causa de infertilidad mientras que otras cubren el tratamiento y las medicaciones. El tipo de tratamiento que se cubre también varía. Por ejemplo, algunas políticas pueden cubrir la inseminación intrauterina, conocida también como inseminación artificial, cuando se usa junto con la medicación para estimular la ovulación, pero pueden no cubrir la fertilización in vitro, en tanto que otras pueden cubrir ambas.

Cuarto mito: La reproducción asistida es la única opción para las parejas que luchan con la infertilidad

Hay muchas opciones para las parejas que sufren infertilidad. Los protocolos de tratamiento se adaptan a cada pareja y dependen de factores como la edad, cuánto tiempo ha estado la pareja intentando lograr el embarazo, y los resultados de las pruebas.

Falsos mitos sobre reproducción asistida

Por ejemplo, una mujer puede tener un problema de la glándula tiroides que hace que no ovule; el tratamiento con la hormona tiroidea puede restaurar la ovulación que permite el embarazo. Un hombre puede tener un análisis de semen que muestra la disminución de su motilidad. La inseminación intrauterina, con o sin medicación, puede ser la mejor opción de tratamiento. Si una mujer no ovula, la medicación para producir la ovulación sería el tratamiento más apropiado y la inseminación puede no ser necesaria. Las mujeres con trompas obstruidas pueden ser tratadas probablemente con fecundación in vitro, pero la cirugía puede ser también una opción. Estos son solo algunos ejemplos de los enfoques de tratamiento disponibles. Los tratamientos son individualizados, hay varias alternativas y no hay un tratamiento único para todos los casos.

Quinto mito: Los bebés concebidos a través de técnicas de reproducción asistida tendrán problemas como defectos de nacimiento, bajo peso al nacer o retraso en el desarrollo.

Los hijos concebidos naturalmente por parejas que nunca han tenido problemas de infertilidad tienen de un 3 a 5 por ciento de posibilidad de tener defectos de nacimiento y un 1 a 2 por ciento de experimentar retrasos en el desarrollo. Los embarazos concebidos de forma natural en las mujeres que sufren de infertilidad pueden tener un riesgo ligeramente mayor de complicaciones en el embarazo.

La inseminación intrauterina, cuando se usa sin medicación de estimulación, no parece aumentar el riesgo de defectos de nacimiento o retrasos en el desarrollo. Las complicaciones relacionadas con el embarazo aumentan con la estimulación ovárica, aunque puede ser atribuido en gran parte a los riesgos asociados con el embarazo múltiple.

Cuando se utiliza fecundación in vitro los bebes pueden ser un poco más pequeños que los concebidos de forma natural, pero están dentro de un rango normal. El uso de inyección de esperma intra-citoplasmática que se usa normalmente cuando se reduce la cantidad o calidad del esperma, se asocia con un muy ligero aumento de anomalías cromosómicas y defectos congénitos.

Como resumen puede decirse que la  gran mayoría de bebés que nacen como resultado de un tratamiento de fertilidad están perfectamente bien.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  1. Olaya

    Siempre existen falsos mitos que vienen por la falta de información que tiene la gente al respecto. Gracias por lo que aportáis para subsanar estos errores que solemos cometer cuando hablamos sobre ciertas cosas. La información es poder. Un saludo

    Responder