¿Qué son las enfermedades neuro-degenerativas?

Las enfermedades neurodegenerativas tienen su causa en la pérdida progresiva de neuronas en diferentes regiones del sistema nervioso, provocando problemas neurológicos que afectan a diferentes actividades físicas, como el equilibrio, el movimiento, el habla, la respiración, algunas funciones del corazón y a funciones cognitivas.

En ocasiones el origen de estas enfermedades es genético, pero también puede estar causado por un tumor, un accidente cerebrovascular, toxinas o virus, o por el alcoholismo, entre otras. La pérdida progresiva de funcionalidad puede llegar a poner en peligro la vida del paciente.

¿Por qué se producen las enfermedades neurodegenerativas?

Su causa es la muerte progresiva de neuronas en diferentes regiones del sistema nervioso. Esta pérdida progresiva de las células nerviosas es lo que origina los signos y síntomas neurológicos y neuropsicológicos característicos de cada una de ellas.
La intervención adecuada en estos casos es la estimulación cognitiva, ya que el progreso de este tipo de enfermedades es inevitable, pero lo que sí se puede conseguir es ralentizar el deterioro cognitivo y funcional.

Puede solicitar CITA PREVIA por teléfono o rellenando el formulario

+34 976 22 11 33

Solicitar Cita

Algunas enfermedades neurodegenerativas

La mayoría de las enfermedades neurodegenerativas no tiene cura, pero sí se puede frenar su evolución y mejorar los síntomas.                                                Entre las más importantes se encuentran:

  • Esclerosis múltiple
  • Esclerosis Lateral Amiotrófica ELA
  • Parkinson
  • Alzheimer

Las enfermedades degenerativas más importantes

Esclerosis múltiple

Enfermedad autoinmune desmielinizante que afecta a la sustancia blanca que recubre los axones de las células nerviosas.
Durante mucho tiempo se consideró que sus manifestaciones clínicas eran exclusivamente neurológicas (debilidad motora, dificultades visuales, diplopía, disartria, ataxia, etc…). Sin embargo, durante las últimas décadas un número creciente de investigaciones han mostrado que puede asociarse también a déficits cognitivos que afectan principalmente a la atención, concentración, velocidad de procesamiento de la información, memoria y funciones ejecutivas. Para tratar la esclerosis múltiple combinamos la hipertermia molecular con tratamientos de células madre e inmunoterapia. Muchos casos son producidos por un Lyme crónico.

Enfermedad de Alzheimer

Su causa es la formación progresiva de placas seniles y ovillos neurofibrilares en la corteza cerebral, así como a la pérdida neuronal y sináptica.
La demencia que ocasiona implica el desarrollo de múltiples déficits cognitivos, entre los que se encuentran un deterioro de la memoria y al menos la alteración de una de las siguientes áreas: lenguaje, las funciones motoras, cognitivas y ejecutivas. Para tratarla tenemos un protocolo específico con sueroterapia, hipertermia molecular y medicina regenerativa.

Enfermedad de Parkinson

Sus síntomas fundamentales son la torpeza generalizada con lentitud en la realización de movimientos, escasez de motilidad espontánea, temblor de reposo y rigidez. También se puede producir una alteración de los reflejos de reequilibración dando lugar a caídas.
Es frecuente la asociación de síntomas emocionales como ansiedad, depresión y apatía y la aparición de deterioro cognitivo, viéndose afectadas la memoria, la atención o la velocidad de procesamiento entre otras funciones.

Esta patología se debe a la muerte progresiva de neuronas en una parte del cerebro denominada sustancia negra y más concretamente, en una porción de este núcleo que se denomina la parte compacta. Esto provoca una disminución en la síntesis de dopamina, lo que origina una disfunción en la regulación de las principales estructuras cerebrales implicadas en el control del movimiento. Nuestro protocolo de tratamiento incluye hipertermia molecular con los tratamientos de regeneración.

Esclerosis lateral amiotrófica (ELA)

Es una enfermedad neuromuscular con degeneración de las motoneuronas encargadas de inervar los músculos activos en los movimientos voluntarios.  Afecta a las fibras nerviosas de la parte lateral de la médula espinal. Se produce una atrofia muscular progresiva al dejar de recibir señales nerviosas los músculos.  Nuestro protocolo de tratamiento incluye hipertermia molecular, sueroterapia, ozonoterapia y tratamientos de regeneración.

Tratamiento de las enfermedades neurodegenerativas

Diagnóstico causal de la enfermedad

En primer lugar tratamos de diferenciar si es una enfermedad neurodegenerativa propiamente dicha o si los síntomas están provocados por la enfermedad de Lyme. Con una serie de pruebas específicas, podremos conocer si estamos ante si es un proceso autoinmune o infeccioso, y todos los factores ambientales que puedan incidir en la evolución y agresividad de la enfermedad (metales pesados, productos químicos tóxicos, micotoxinas, reactivaciones de virus crónicos, disbiosis intestinal, deficiencia  de vitamina D o de otros nutrientes, etc…).

Si los indicios nos dicen que se trata de un Lyme crónico, realizaremos un Lymecheck y descubriremos las coinfecciones que acompañan a la Borrelia burdorgferi.

Con todo ello, podremos proponer el tratamiento más adecuado para como mínimo, enlentecer el proceso neurodegenerativo, e incluso en el caso del Lyme, parar la evolución de la enfermedad. Una vez que finalicemos el tratamiento, aplicaremos técnicas de Medicina Regenerativa para reparar, en la medida de lo posible, las lesiones celulares.

Medicina Regenerativa e Hipertermia molecular

Este es uno de los campos en los que más está avanzando la Medicina Regenerativa e incluso la Terapia Celular.

Con la medicina regenerativa tratamos de regenerar todo lo posible las estructuras dañadas, mediante la aplicación in situ de células madre mesenquimales de la fracción vascular de tejido adiposo, ya señalizadas para el tipo de tejido dañado, o por la aplicación sistémica de células madre mesenqumales y hematopoyéticas.

Independientemente del tratamiento aplicado o no de células madre, la hipertermia molecular está dando unos resultados muy satisfactorios en la recuperación funcional de estas patologías, especialmente en la Esclerosis Múltiple y el Alzheimer. Se realiza un ciclo de sesiones de tratamiento de choque, 3 veces por semana durante un mes, y se evalúan los resultados. Son sorprendentes.

Ambos tratamientos pueden aplicarse al mismo tiempo, potenciándose entre sí.

Puede solicitar CITA PREVIA por teléfono o rellenando el formulario