Tratamiento medicina integrativa Lyme

Borreliosis, fases del tratamiento

La enfermedad de Lyme o borreliosis es una enfermedad infecciosa multisistémica causada por una bacteria del género Borrelia y trasmitida por diferentes tipos de garrapata, que tiene una sintomatología muy variada; de hecho, algunos autores la denominan la gran imitadora porque puede tener síntomas que van desde problemas cutáneos en las fases iniciales tras la picadura de la garrapata, a síntomas reumatológicos, neurológicos y cardiacos años después

Tratamiento Lyme por la medicina integrativa garrapata

Al ser una gran imitadora, algunos pacientes inicialmente diagnosticados de fatiga crónica o fibromialgia tienen Lyme realmente.

Para la medicina  integrativa, el tratamiento de la enfermedad de Lyme dependerá de la fase de la enfermedad. No es lo mismo estar en fases iniciales que en el llamado Lyme crónico. En estos casos el tratamiento puede ser más prolongado y debe ser integral: nutrición adecuada y apoyo psíquico a la vez que controles periódicos, como en otras enfermedades.

Lo primero es el diagnóstico. Hay que asegurarse que la persona ha desarrollado Lyme. Para eso, Biosalud cuenta con un test específico, el test de la enfermedad de Lyme

Una vez que se demuestra que el paciente tiene Lyme, se inicia el tratamiento

El tratamiento de la enfermedad de Lyme es un tratamiento completamente personalizado, en el que se combinan las técnicas más avanzadas de la medicina biológica y las técnicas terapéuticas de la medicina convencional.

Es un tratamiento diseñado para cada paciente, en el que nos basaremos en las infecciones o coinfecciones que acompañan a la infección por Lyme: Coxsackie, Babesia, y diversos parásitos y diversos gérmenes.

Hay 2 grandes troncos en el tratamiento: el tratamiento en casa y el tratamiento en Biosalud.

El tratamiento en casa consistirá en, por un lado, determinados antibióticos específicos chequeados previamente en las pruebas diagnósticas, y, por otro lado, en algunos complementos nutricionales que fortalecen el efecto terapéutico y curativo de los antibióticos y otros dirigidos a reducir los efectos secundarios de los antibióticos.

El tratamiento en Biosalud es completamente personalizado. Utilizaremos el ozono, la hidroterapia de colon, sueros muy específicos especialmente diseñados para cada caso, o la técnica de la biorresonancia.

Pueden utilizarse antibióticos en el tratamiento de la enfermedad de Lyme.

Tratamiento en las primeras etapas de Lyme

Las primeras etapas de la enfermedad de Lyme por lo general implican la erupción clásica en forma de círculo rojo (eritema migrans) y síntomas parecidos a la gripe de escalofríos y fiebre, fatiga, dolor muscular, y dolor de cabeza. En raras ocasiones, los pacientes desarrollan un latido anormal (Lyme, carditis).

eritema-migrans Lyme

Todas estas enfermedades se tratan con 10 a 28 días de antibióticos. El número exacto de días depende del fármaco utilizado, y la respuesta del paciente a la misma. Los antibióticos para el tratamiento de la enfermedad de Lyme generalmente incluyen:

La doxiciclina. Este antibiótico es eficaz tanto contra la enfermedad de Lyme como contra la anaplasmosis granulocítica humana (HGA) y también es el antibiótico estándar para cualquier paciente de más de 8 años de edad (excepto las mujeres embarazadas). La doxiciclina no se puede utilizar de forma rutinaria en los niños menores de 8 años. Es una forma de tetraciclina y, como tal decolora los dientes e inhibe el crecimiento óseo. También puede causar defectos de nacimiento, por lo que no debe utilizarse durante el embarazo.

La amoxicilina (una de las penicilinas) o la cefuroxima (Ceftin) – un fármaco conocido como una cefalosporina – son los tratamientos alternativos para los niños pequeños y algunos adultos. La amoxicilina es la primera opción y también, probablemente, el mejor antibiótico para las mujeres embarazadas. Desafortunadamente, muchas personas son alérgicas a la penicilina. Además, están surgiendo cepas de bacterias que son resistentes a las penicilinas.

La Ceftriaxona intravenosa – otra cefalosporina – puede estar justificada si hay signos de infección en el sistema nervioso central (la región del cerebro o de la médula) o el corazón.

Otros tipos de antibióticos, como macrólidos, no se recomiendan para el tratamiento de primera línea.

Efectos secundarios de los antibióticos.

Los efectos secundarios más comunes de casi todos los antibióticos son problemas gastrointestinales, incluyendo calambres, náuseas, vómitos y diarrea. Las reacciones alérgicas también pueden ocurrir con todos los antibióticos, pero son más comunes con los medicamentos derivados de la penicilina o sulfa. Estas reacciones pueden variar desde erupciones cutáneas leves hasta el poco frecuente pero grave shock anafiláctico. Algunos medicamentos, incluyendo algunos medicamentos de venta libre, interactúan con los antibióticos. Los pacientes deben informar a su médico todos los medicamentos que están tomando.

Tratamiento de la enfermedad de Lyme en fase tardía

La mayoría de los casos de la enfermedad de Lyme incluyen una erupción y síntomas similares a la gripe que se resuelven en un mes de tratamiento con antibióticos. Sin embargo, algunos pacientes llegan a desarrollar la enfermedad de Lyme en etapa tardía, que incluye la enfermedad de artritis de Lyme y Lyme neurológico.

Algo más de la mitad de los pacientes infectados con B. burgdorferi desarrollan artritis de Lyme. Alrededor del 10 – 20% de los pacientes desarrollan la enfermedad de Lyme neurológica. Un porcentaje muy pequeño de pacientes puede desarrollar acrodermatitis crónica atrófica, un tipo grave de inflamación de la piel. Estas enfermedades son tratadas durante 28 días con tratamiento antibiótico. Si los síntomas de la artritis persisten durante varios meses, una segunda tanda de 2 a 4 semanas de antibióticos puede ser recomendada. Los antibióticos orales (doxiciclina, amoxicilina, cefuroxima o) se utilizan para la artritis de Lyme y acrodermatitis crónica atrófica. (En casos raros, los pacientes con artritis pueden necesitar antibióticos por vía intravenosa.)

Doxiciclina para el tratamiento del Lyme

Una tanda de 2 a 4 semanas de ceftriaxona intravenosa se utiliza para tratar los casos severos de la enfermedad de Lyme neurológica. Para los casos más leves, 2 – 4 semanas de doxiciclina oral es una opción efectiva.

Tratamiento del síndrome posterior de la enfermedad de Lyme

En aproximadamente el 5% de los casos, los síntomas persisten después del tratamiento, una situación  conocida como síndrome de la enfermedad post-Lyme. El tratamiento del síndrome de la enfermedad post-Lyme es un tema controvertido. La mayoría de los médicos no recomiendan la terapia antibiótica continua más allá de 30 días. Los estudios científicos no muestran ninguna evidencia de que los beneficios del tratamiento con antibióticos a largo plazo son mayores que sus riesgos.

El tratamiento con antibióticos a largo plazo puede conducir a una infección grave y difícil de tratar,  la infección llamada Clostridium difficile, y también puede hacer que el paciente se vuelva alérgico al antibiótico. Además, el tratamiento con antibióticos a largo plazo conlleva sus propios riesgos graves, como el desarrollo de superbacterias resistentes a los antibióticos.

Tampoco se recomiendan remedios experimentales. Sin embargo, algunos pacientes pueden beneficiarse de aprender el control del dolor y de las técnicas cognitivo-conductuales para ayudar a hacer frente y manejar sus síntomas.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios