La obesidad paterna en el momento de la concepción puede conducir a niños con sobrepreso

Un estudio recientemente publicado en Australia sugiere que la obesidad paterna en el momento de la concepción puede predisponer al hijo al sobrepeso.

La dieta del padre puede predecir el peso corporal del hijo

La obesidad paterna en el momento de la concepción puede conducir a niños con sobrepreso

Después de años de centrarse en el impacto de la salud de la madre en los bebés no nacidos, la comunidad científica ha comenzado a darse cuenta de cómo la dieta del hombre igualmente puede predecir el peso corporal de la descendencia y la salud – incluso ya en el tiempo de la concepción.

En un nuevo estudio de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sidney, Australia, los investigadores hallaron que cuando un grupo de ratas machos diabéticas, obesas, se aparearon con ratas hembras magras, su descendencia expresó una predisposición genética a la obesidad y a un pobre control de la insulina.

“Mientras que los científicos se han centrado  en cómo la dieta materna afecta a la salud de los niños, este estudio es parte de una nueva investigación que explora el impacto de la dieta paterna en el riesgo de obesidad de la descendencia”, dijo la co-autora del estudio Margaret Morris.

Para su investigación, los científicos aparearon dos grupos de ratas macho con ratas hembras magras: un grupo fue alimentado con una dieta alta en grasas, el otro mantuvo una dieta normal y saludable.

La descendencia nacida de padres obesos mostró expresiones alteradas en el páncreas -responsable de producir insulina y regular los niveles de azúcar en sangre- y tejidos grasos.

Las ratas nacidas de padres obesos, por ejemplo, mostraron poca capacidad para responder a un cambido de glucosa, incluso mientras consumían una dieta saludable, dijeron los científicos.

El estudio australiano se basa en investigaciones previas en Montreal que también concluyeron que la dieta del padre puede influir en la salud de su descendencia, en particular cuando se trata de la vitamina B9, también conocida como ácido fólico.

Se observaron resultados similares en un estudio de la Universidad de Duke a principios del año pasado – la primera llevada a cabo en los seres humanos.

Una vez recopilada la información médica de las madres y los padres y el ADN de los cordones umbilicales de los recién nacidos, los investigadores concluyeron que la obesidad paterna puede estar asociada con un mayor riesgo de desarrollo en los niños de cánceres relacionados.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios