Los síntomas tardios de la enfermedad de Lyme

Cuando la enfermedad de Lyme infecta el cerebro, se da lo que se conoce como neuroborreliosis.

Los síntomas tardios de la enfermedad de Lyme

Se desarrollan semanas o incluso años más tarde, y son resultado de la diseminación de la enfermedad. La disemi­nación temprana de la enfermedad puede causar múltiples erupciones y sarpullidos, parálisis de Bell y otras neuropatías craneales, meningitis, meringoradiculitis, carditis, linfadeno- patía y artralgia.

Pueden presentarse también síntomas generales.

En zonas endémicas, la enfermedad de Lyme  está implicada en el 50% de los casos infantiles de parálisis de Bell.

En Estados Unidos, la inflamación de articulaciones y desordenes del sistema nervioso son consideradas como síntomas tardíos debidos a la diseminación de la enfermedad de Lyme. Aunque ¡os síntomas articulares pueden afectar a cualquier articulación, las rodillas son lo más habitual. Hasta un 60% de los pacientes no tratados experimentarán síntomas articulares.

Las dolencias neurológicas incluyen neuropatías sensoria­les periféricas, neuropatías craneales y motoras, disfunciones motrices así como encefalopatías, trastorno del movimiento y otras dolencias neuropsiquiátricas.

Cuando la enfermedad de Lyme infecta el cerebro, se da lo que se conoce como neuroborreliosis. Entre el 15% y el 40% de los pacientes afectados de Lyme sufren desórdenes neurológicos debido a la infección.  Aquellos que se presenten en las fases tardías de la enfermedad pueden ser bastante graves, con alta morbilidad y pocas expectativas de éxito en el tratamiento.

Más información sobre los síntomas de la enfermedad de Lyme

Enfermedades crónicas e infecciosas, Optimizados 2014
¿Te ha gustado el post? Compártelo en tu red social
También puede interesarte


Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios