Nueva herramienta de diagnóstico para el síndrome de fatiga crónica

El síndrome de fatiga crónica afecta a un millón de norteamericanos, en su mayoría mujeres de 40 a 60 años y deja a quienes la padecen fatigados y con un dolor frecuente, incapaces de pensar con claridad e incapaces de afrontar las tareas diarias.

El síndrome de fatiga crónica parece desarrollarse después de una infección con un virus o bacteria, o incluso como resultado de un desequilibrio en las bacterias intestinales. Hasta ahora la única forma en que un médico podía diagnosticar el síndrome de fatiga crónica era eliminar otras causas de los síntomas y ver si su fatiga, no aliviada con el sueño, seguía durante seis meses.

Un PET cerebral puede identificar a las personas con síndrome de fatiga crónica

Sin embargo, un estudio reciente muestra que una exploración PET cerebral puede identificar a las personas con síndrome de fatiga crónica con rapidez y precisión. Resulta que las personas con diagnóstico de síndrome de fatiga crónica tienen inflamación generalizada de las células nerviosas, especialmente en las zonas del cerebro relacionadas con la fatiga, el dolor y el pensamiento de procesamiento. No existe esta inflamación en las exploraciones de PET del cerebro de personas sanas.

pet-cerebral-para-diagnosticar-sindrome-fatiga-cronica

Si bien no hay medicamento aprobados para el tratamiento de síndrome de fatiga crónica (los medicamentos sólo controlan los síntomas), hay cambios en la dieta que pueden aliviar la inflamación del cerebro. Evita las grasas saturadas en la carne, la piel del pollo y el aceite de coco. Además, elimina los azúcares añadidos y los jarabes de azúcar; aumenta tu consumo de omega-3, de pescados como el salmón y toma un suplemento diario de 900 UI de DHA de aceite de algas; y come citoquina alcachofas y pimientos verdes.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios