¿Qué es la osteoporosis?

El origen de la palabra osteoporosis empieza a explicar la enfermedad: “osteo” se refiere a los huesos y “porosis” significa poroso, resultando “debilidad ósea”.

La osteoporosis es una enfermedad ósea que convierte a los huesos en más delgados y más frágiles debido a la reducción de la densidad ósea, y pone a las personas en riesgo de fracturas, sobre todo de la cadera, columna vertebral y muñecas.

Las personas que padecen osteoporosis tienen un riesgo mucho mayor de fracturarse un hueso en una caída.

La osteoporosis resulta en una pérdida de la densidad mineral ósea y un mayor riesgo de fracturas.

Tanto los hombres como las mujeres se ven afectadas, pero las mujeres con más frecuencia.
Durante su vida, la mitad de todas las mujeres postmenopáusicas tendrán una fractura relacionada con la osteoporosis

Una estimación sitúa el coste financiero de la osteoporosis en 27 países europeos en 37 millones de euros en 2010, en términos del coste de las fracturas óseas. Los investigadores citan que, en todo el mundo, se estima que 1.000 fracturas ocurren cada hora debido a la osteoporosis.

Para la Medicina Biológica, la osteoporosis es una desmineralización ósea, que tiene lugar por una acidificación constante de los tejidos. Al estar los tejidos con una acidificación constante, las reservas alcalinas acuden a desacidificar, para mantener un pH adecuado, pues de lo contrario, esta acidificación del medio, mantiene una mayor tendencia a las inflamaciones, alergias, infecciones crónicas por bacterias, virus u hongos, y en general, provoca la cronificación de las patologías que pueda tener el paciente.

Y cuales son y dónde están éstas reservas alcalinas?. La respuesta es sencilla. Las reservas alcalinas son el calcio, magnesio, y fósforo que están en los huesos.  Esta es la verdadera causa de la osteoporosis en la mayoría de los casos.

En cuanto a la osteoporosis y sus síntomas, hay que decir que la pérdida de hueso que se desarrolla lentamente en el transcurso hacia la osteoporosis no causa ningún síntoma o signos externos. En todo caso, dolores inespecíficos, especialmente cuando se produce en la columna, y por supuesto un gran riesgo a las fracturas, sobre todo en caderas en el anciano.

Puede que lo primero que un paciente sepa sobre su osteoporosis sea por una caída y la consiguiente inesperada fractura.

Un resbalón o tensión – o incluso una simple tos o estornudo – pueden dar lugar a una fractura. Roturas típicas se producen en la cadera, la muñeca, o una vértebra en la columna. Estas últimas rupturas en la columna vertebral dirigen a una pérdida de la postura –la apariencia encorvada que a menudo se ve en personas mayores- (deformidad de la columna llamada cifosis)

La osteoporosis se puede diagnosticar directamente a través del uso de una gammagrafía ósea que mide la densidad mineral ósea (BMD por sus siglas en inglés).

Osteoporosis escáner

En la exploración, conocida como la exploración de la densidad ósea o la prueba de la densidad mineral ósea, se usa la tecnología de rayos X. Otros dos nombres para la misma son la absorciometría dual de rayos X (DXA por sus siglas) y densitometría de hueso.

En combinación con la evaluación de los factores de riesgo, la DXA ofrece una indicación de la probabilidad de fracturas que se producen debido a osteoporosis. La prueba también se utiliza para realizar un seguimiento de la respuesta a la osteoporosis y su tratamiento.

Hasta ahora hemos hablado de la osteoporosis y de lo que es, pero ¿por qué se produce?, ¿cuáles son sus causas?

Factores de riesgo no modificables de osteoporosis son:

  • Ser de raza caucásica o asiática
  • Estructura ósea pequeña
  • La osteoporosis en la familia (un padre o hermano con la enfermedad, pero sobre todo un padre que tiene una fractura de cadera)
  • Fractura anterior durante una lesión de bajo nivel, a la edad de más de 50 años en particular.
  • El riesgo de osteoporosis aumenta con la edad después de mediados los 30 años

Factores de riesgo modificables son:

  • La reducción de las hormonas sexuales, en particular en las mujeres (menos estrógeno después de la menopausia, por ejemplo)
  • La anorexia nerviosa y la bulimia (trastornos de la alimentación)
  • El consumo de tabaco
  • El consumo excesivo de alcohol
  • Reducción de calcio y vitamina D (la ingesta dietética baja o inadecuada absorción intestinal / malabsorción)
  • La inactividad o inmovilidad (el estrés y soporte de peso son necesarios para el crecimiento óseo).
  • Otros factores que aumentan el riesgo de osteoporosis son enfermedades o medicamentos que causan cambios en los niveles hormonales, y las drogas que reducen las enfermedades hormonales

Ya hemos explicado más arriba el mecanismo de producción según la Medicina Biológica, base de cualquier tratamiento en Biosalud.

Tratamiento natural de la osteporosis

Para abordar este tema, hablaremos desde el  punto de vista de la medicina biológica que es la que intentamos seguir siempre para dotar al sistema inmune efectividad y medios de autodefensa.

Para el tratamiento de la osteoporosis, la medicina biológica cuenta con procedimientos distintos a los de la medicina convencional, desde el momento que consideramos la osteoporosis como una desmineralización, producida por la acidificación del organismo.

Hoy en día se habla mucho de la importancia de una dieta alcalina y de prescindir de todo lo que nos pueda llevar a una acidificación de nuestro organismo. Está demostrado que quien tiene un organismo ácido tiene más riesgo de sufrir esclerosis múltiple o cáncer pero también osteoporosis, candidiasis y un largo etcétera.

Muchos tratamientos convencionales confían en cantidades adicionales de calcio y vitamina D cuando se trata de prevenir o tratar la osteopenia (primeras etapas de la pérdida de masa ósea), o la osteoporosis (pérdida ósea progresiva),  e incorrectamente se recomiendan medicamentos diseñados para ese fin, cuando no está claro que estos medicamentos fortalezcan los huesos y reduzcan las fracturas óseas.

Cuando analizamos las causas individuales para el desarrollo de la osteoporosis, se hace evidente que la mayoría de factores se pueden resolver a través de un cambio en el estilo de vida, o por medio de un programa nutricional adaptado individualmente.

Eso, precisamente, es lo que hacemos en Biosalud, aportar aminoácidos (como la glicina, lisina y prolina) al hueso para que se produzca  más colágeno y de mejor calidad, puesto que el hueso está compuesto de minerales y aminoácidos; es una estructura proteica, una proteína, y el colágeno hace de asiento para esos minerales.

La osteoporosis es un problema de acidez, de pH. Se acidifican los tejidos del organismo, por la mala alimentación (demasiada proteína, grasas, azúcar y alimentos refinados), el estrés, o la contaminación electromagnética. Las reservas alcalinas de los huesos, calcio, manganeso, fósforo, migran para compensar esa acidez y equilibrar el ph. Esa migración supone que el hueso pierde densidad. Por eso, nosotros equilibramos el pH desacidificando los tejidos con sales alcalinas y, por otra parte, hacemos un aporte de aminoácidos que le dan más consistencia al hueso. Prescribimos a todos los pacientes PhytoESP DIET Basic, un complemento nutricional con cuatro sales alcalinas perfectamente diseñado para  mantener un pH adecuado a pesar de todo.

También recomendamos el ejercicio físico, lógicamente. Sin la adición de ejercicios suaves con pesas, ningún programa para el tratamiento o la prevención de la osteoporosis puede considerarse completo. Subir escaleras, correr, levantar pesas – y en cierta medida caminar al menos 1 hora diaria -son ejercicios que siempre se consideran beneficiosos para la densidad ósea y la salud en general.

 Los huesos y los nutrientes adecuados

Hay dos tipos de hueso, uno es un tejido cortical sólido, el otro una estructura apanalada interconectada, llamada tejido trabecular. En las primeras etapas de la osteoporosis, el hueso trabecular puede ser dañado, sin embargo las pruebas de densidad de hueso no mostrarían nada anormal porque la masa de hueso es todavía la misma. El hueso trabecular tiene una tasa de rotación de aproximadamente el 25% frente al 3% del hueso cortical.

Osteoporosis: qué es

El hueso consiste en un 9 por ciento de carbonato de calcio y un 85 por ciento de fosfato tricálcico, siendo la parte de fósforo frecuentemente ignorada. Demasiado, o demasiado poco fósforo contribuye a la osteoporosis. Un exceso promueve pérdida de calcio a través de un exceso de medio ácido, y demasiado poco estimula la calcificación, en la que el calcio es depositado fuera del hueso o una tasa impropia de calcio/fósforo debilita la matriz del hueso

El magnesio –como fosfato de magnesio (sobre 2%)- también tiene que ser considerado como parte de la constitución del hueso y la dieta y una cantidad de algún suplemento nutricional deberían ajustarse para crear una tasa de calcio/magnesio genéticamente ideal. Niveles excesivos de magnesio pueden dar lugar en una deficiencia de calcio, incluyendo pérdida de hueso, incluso ante la presencia de niveles de calcio celulares normales.

Respecto al fluoruro, se necesita una cierta cantidad, aproximadamente un 4% como fluoruro de calcio, para endurecer el hueso. El silicio, generalmente se toma en forma de sílice y es un remedio natural que ayuda en la prevención de la osteoporosis y especialmente ayuda después de las fracturas.

El manganeso ayuda a mantener el calcio soluble o biodisponible, y al igual que la vitamina C y zinc, ayuda con la absorción de calcio. También exhibe cualidades estrogénicas, lo que es útil en el tratamiento de síntomas de la menopausia también. El boro reduce el  manganeso, lo cual  es una ventaja en algunos tipos de enfermedades hepáticas donde el manganeso elevado produce bajos niveles de calcio. Sin embargo, en otras situaciones, el boro podría crear una relación de calcio alto / manganeso bajo si se consume demasiado, por lo que existe la posibilidad de crear otros problemas o conflictos (por ejemplo, calcificación), a menos que sea cuidadosamente adaptado a la química del paciente.

Los niveles altos de sodio, como resultado de problemas en los riñones, tienen el potencial de reducir la densidad ósea al afectar negativamente la relación calcio / magnesio de un individuo, lo que requiere que un individuo reduzca el consumo de sal. La misma consideración se debe dar a los tratamientos de los pacientes a largo plazo con aspirina, que tienden a reducir el magnesio, y con el tiempo los niveles de calcio, por lo que no sólo alientan la osteoporosis en las personas propensas, sino que interfieren en la curación de las fracturas.

La vitamina B5 (ácido pantoténico) reduce la pérdida de hueso debido a fósforo elevado. Por la misma razón, puede ser útil para los pacientes con gota o algunos tipos de artritis. Aunque la vitamina A ha demostrado ser protectora de algunos tipos de cáncer, una mayor ingesta alienta la osteoporosis (a menos que se tome estrógeno al mismo tiempo), e inhibe la vitamina D y su efecto protector sobre varios tipos de cáncer -aunque se requiere una ingesta normal de vitamina A para que la vitamina D funcione correctamente.

El mismo enfoque de precaución debe ser tomada como con otras formas de tratamiento – como la terapia de estrógeno solo – en el que el efecto positivo para una enfermedad (aumento de la densidad ósea) se compensa con un mayor riesgo de sufrir otras consecuencias graves (cáncer). Este efecto adverso de vitamina A preformada sobre la densidad ósea no se aplica a beta caroteno o mezcla de carotenoides.

Las recomendaciones de vitamina D han sido objeto de muchas revisiones, y  la mayoría de los estudios de investigación recientes sugieren que los niveles óptimos sean mucho más altos que los propuestos con anterioridad.

Vitamina D: limón

Sin embargo, una mayor ingesta de vitamina D también requiere una ingesta de calcio mayor, ya que los altos niveles de vitamina D con la deficiencia de calcio pueden empeorar los problemas de densidad ósea existentes.

La vitamina K es sobre todo conocida por su participación en la coagulación de la sangre, sin embargo, también es un importante remedio en un tratamiento nutricional utilizado en la lucha contra la osteoporosis.

La investigación ha demostrado que la vitamina K2 y la vitamina E ayudan a reducir la calcificación de las arterias, sin embargo la vitamina K2 (idealmente en forma de MK-4, o alternativamente, MK-7) es, además, capaz de frenar la pérdida de calcio en los pacientes con una tendencia a perderlo, y su tratamiento ayuda a mantener la densidad ósea y prevenir la pérdida ósea más que la vitamina D y el estrógeno sintético.

El ácido del estómago es otro aspecto muy importante de la osteoporosis a través de su implicación en los niveles de calcio y magnesio, por lo que los niveles de ácido alto estimulan la pérdida de calcio, pero los bajos niveles promueven un almacenamiento excesivo de calcio (calcificación), lo que resulta en la bio-disponibilidad de calcio. Ambos extremos – demasiado o muy poco ácido en el estómago – tienen un impacto desfavorable sobre la osteoporosis.

El cromo y cobre también contribuyen a la salud de los huesos y son remedios nutricionales eficaces que reducen el riesgo de osteoporosis.  Se requiere de cromo para las funciones paratiroides adecuadas, por lo que cualquier antagonista de cromo (potasio, selenio, cobre, vanadio o,) puede contribuir a fomentar la pérdida de hueso si se complementa innecesariamente, o si sus niveles siguen siendo demasiado altos por cualquier otra razón médica o dietética.

El estroncio no se considera que es un oligoelemento esencial para el ser humano en este momento, sin embargo, ahora se puede encontrar en muchas formulaciones nutricionales, en los productos que ofrecen el soporte nutricional en el tratamiento o la prevención de la pérdida ósea, y algunos medicamentos usados para tratar la osteoporosis. La acción del estroncio está estrechamente relacionada con la de calcio, aunque la retención de estroncio varía inversamente con la ingesta de calcio.

Por último, hay quienes afirman que una alta ingesta de proteínas es la causa más común de la osteoporosis en las sociedades occidentales. Dado que el consumo alto de proteínas – en particular de las dietas de moda – es definitivamente una preocupación no sólo para la osteoporosis, sino también para las funciones del riñón, es el fósforo, el producto final del metabolismo de las proteínas  el que necesita ser evaluado. Realmente lo importante  es que el estatus de fósforo del individuo permanezca normal

Ya sabes como prevenir la osteoporosis y mantener una buena salud, reequilibra tu pH, camina al menos una hora diaria y sé feliz.

Osteoarticular y regenerativa
¿Te ha gustado el post? Compártelo en tu red social
También puede interesarte


Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios