¿Puede producir ansiedad una dolencia crónica?

Síntomas y tratamiento para trastornos de ansiedad

No es inusual que algunos problemas de salud mental, especialmente la depresión y la ansiedad, ocurran a la vez que enfermedades de larga duración.

Ansiedad por dolor crónico. Preocupación

Por ejemplo, tú puedes:

  • Tener diabetes y sentirte triste
  • Estar deprimido y notar que tu salud física empeora
  • Tener asma y sentirte muy ansioso y a veces tener ataques de pánico.

Depresión y ansiedad por enfermedad crónica

Las personas que tiene enfermedades crónicas como artritis, asma, diabetes, cáncer, enfermedades del corazón, hepatitis C, a menudo tiene también depresión.

La depresión también se da cuando hay dolor crónico. La depresión puede ocurrir con estos problemas porque:

  • El estrés de cada día de tratar con una enfermedad crónica causa la depresión o la hace peor
  • Las personas que tienen depresión encuentran a menudo muy duro cuidar de sí mismas, lo que puede llevarles a problemas de salud.
  • La gente que tiene depresión tiende a comer mal, hacer menos ejercicio y fumar.
  • Algunas enfermedades crónicas cambian la química del cuerpo y ayudan a causar depresión. El síndrome de Cushing y el hipotiroidismo son ejemplos de esto.

La depresión está ligada a algunas enfermedades crónicas. Por ejemplo, el ataque cardíaco se ve influenciado positiva o negativamente por el estilo de vida, las emociones y otros factores de comportamiento. Y cada vez hay más hipótesis de que las emociones negativas influyen en el desarrollo de la enfermedad cardiaca coronaria.

Hablando de emociones, la ansiedad es una reacción emocional ante situaciones que se interpretan por el sujeto como una amenaza. Normalmente se acompaña de sentimientos y pensamientos negativos sobre uno mismo. Y a la vez suele haber una alta activación fisiológica, sobre todo del sistema nervioso autónomo y del sistema somático, así como un comportamiento desorganizado.

La ansiedad y la depresión aumentan las complicaciones médicas en los pacientes que tienen enfermedades crónicas.

Una enfermedad crónica puede llevar a cambiar nuestro estilo de vida y estos cambios pueden ser estresantes. El hecho de dejar de hacer actividades que nos gustan, tener limitaciones físicas, necesitar ayuda de otros para realizar algunas tareas diarias o pagar costes médicos elevados, nos pueden llevar a estrés y ansiedad.

En este sentido, un estudio realizado a personas con dolores de cabeza crónicos por tensión demostró que estas personas realizaron su trabajo peor y socialmente tuvieron un menor desempeño y su probabilidad de ser diagnosticados con ansiedad era de tres a quince veces mayor.

Las limitaciones físicas resultantes de enfermedades cardíacas u otras enfermedades crónicas como la artritis o una enfermedad pulmonar son  causa común de depresión, especialmente entre las personas de edad avanzada.

Síntomas de ansiedad

Hay que distinguir entre estrés y ansiedad. El estrés está causado por un factor estresante que existe. La ansiedad sigue existiendo cuando el factor estresante ya ha desaparecido.

El síntoma normal de la ansiedad es la preocupación. Cuando la preocupación dura al menos seis meses puede producirse un trastorno de ansiedad generalizado, que puede provocar problemas sociales, laborales y familiares.

Ansiedad por dolor crónico. Mujer preocupada

La preocupación puede venir acompañada de:

  • Problemas de concentración
  • Cansancio
  • Estado irritable
  • Dificultades para conciliar el sueño y para dormir, o sueño que no es reparador
  • Inquietud o preocupación al despertarse
  • Pueden darse asimismo síntomas físicos, como dificultad para respirar, sudor excesivo, tensión muscular o dolencias estomacales

Tratamiento para la ansiedad

  • La medicina convencional suele utilizar la medicación para tratar la ansiedad.

Antes del inicio del tratamiento, el médico hace una evaluación diagnóstica. Si considera que hay un trastorno de ansiedad, o una combinación de trastornos, deben identificarse todos los existentes, porque a veces el alcoholismo u otras enfermedades coexistentes tienen que solucionarse antes que el propio trastorno de ansiedad, por la influencia mental que tienen en el individuo.

Hay que atender también a si el afectado tomó medicación con anterioridad y a si la tomó adecuadamente, porque muchas veces los pacientes creen que su tratamiento falló, y resulta que no falló, sino que se administró de forma incorrecta o no se administró durante un período de tiempo determinado.

La medicación, consistente normalmente en ansiolíticos, antidepresivos y bloqueadores beta, se utiliza para mantener al paciente bajo control mientras la persona recibe psicoterapia, administrada usualmente por un psiquiatra, que en ocasiones puede actuar en combinación con un psicólogo o trabajador social.

  • En la medicina biológica, hay tratamientos naturales, como el tratamiento con las Flores de Bach para recuperar el equilibrio emocional.

Ansiedad por dolor crónico, flores de bach

Se trata de hacer primero  un análisis que nos indica las flores de Bach que son necesarias en el momento de su realización para llevarte al equilibrio emocional. El análisis de flores de Bach es un análisis de sangre que nos revela la existencia de alteraciones en tu estado anímico y nos informa las Flores de Bach necesarias para recuperarlo. Lo aconsejamos para cualquier persona, ya que hoy en día todo lo que nos sucede, tiene relación con nuestro estado emocional. Además, es un análisis o test totalmente compatible con cualquier tratamiento que estemos llevando, sean tranquilizantes, somníferos, ansiolíticos, antidepresivos, etc.

La teoría de las Flores de Bach se basa en el intento de contrarrestar los efectos negativos lunares en la personalidad humana. Y toda enfermedad física, es en realidad un reflejo del  alma. Toda enfermedad necesita del impulso mental de quien la padece para la curación. Y también de unos remedios florales, las flores de Bach, que están ahí para ayudar al individuo a luchar contras sus fuerzas mentales negativas.

Conoce más sobre las Flores de Bach

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios