Oncología Integrativa, complemento a los tratamientos para el cáncer

La unidad de Oncología Integrativa en Biosalud Day Hospital

Biosalud Day Hospital cuenta con una unidad específica de Oncología Integrativa. El propósito es complementar los tratamientos de la medicina convencional con la medicina biológica y aunar esfuerzos para ampliar las posibilidades de superación de la enfermedad.

Para diseñar el tratamiento complementario, lo primero que hacemos es analizar las causas que han provocado el proceso canceroso. Nuestro enfoque se basa en la intervención sobre la fisiología de la célula cancerosa para debilitarla, al tiempo que activamos el sistema inmune.

Vídeo:

La oncología integrativa permite potenciar la eficacia de los tratamientos convencionales como la quimioterapia, y minimizar sus efectos secundarios con la intervención en tres pilares fundamentales:

  • tratamiento nutricional, inmunogenético e inmunoactivador.
  • desintoxicación, oxigenación y control del pH.
  • tener en cuenta siempre la perspectiva psicoemocional, tan importante para lograr una buena calidad de vida.

Las estrategias de la oncología integrativa

La oncología integrativa aporta un enfoque más holístico y a largo plazo de la enfermedad,  presta más atención a la salud en general de los pacientes que sufren cáncer. Así, las estrategias de la oncología integrativa como la nutrición, el ejercicio, el control del estrés y los suplementos específicos, pueden reducir la inflamación y aumentar la inmunidad, lo que puede reducir el riesgo de recaída.

La oncología convencional  se ha centrado principalmente en encontrar “mejores maneras de matar el tumor – por lo general con grandes, y a veces letales, consecuencias tóxicas para el anfitrión”. Por su parte, la oncología integrativa se centra en la interacción entre el tumor y su entorno bioquímico inmediato en el organismo, a menudo referido como ” terreno”.

“Para casi cualquier enfermedad crónica, en la inflamación está el origen”, dice el investigador del cáncer y bioquímico Bharat Aggarwal, PhD de la Universidad de Texas.

“Afortunadamente – afirma Dwight McKee, un líder de pensamiento en el campo de la oncología integrativa- el microambiente en el que las células tumorales viven finalmente se está convirtiendo en un foco para los investigadores de laboratorio

Microambiente tumoral

Lo que todas las estrategias de integración tienen en común es la idea de que atacar el tumor a menudo no es suficiente porque la inflamación podría, en cualquier momento, establecer el escenario para la recaída en el cáncer.

La nutrición para combatir el cáncer

Una de las herramientas más eficaces que los profesionales de la oncología integrativa utilizan para reducir  la inflamación y aumentar la inmunidad es también la más simple: la nutrición básica.

Verduras crucíferas. Nutrición cancer

Además de aumentar nuestro consumo de alimentos anticancerígenos, como las verduras crucíferas, el ajo y las cebollas, uno de los cambios dietéticos más importantes que cualquiera de nosotros puede hacer es reducir drásticamente los azúcares refinados y los carbohidratos refinados que alimentan directamente el crecimiento del cáncer.

Las hierbas y las especias también tienen potencial anticáncer, como la cúrcuma, que puede bloquear las vías metabólicas causantes del cáncer y detener la proliferación de tumores, según un estudio publicado en marzo de 2012 en la revista Molecular Nutrition & Food Research.

En su último libro, Inflammation, Lifestyle y Chronic Disease: The Silent Link (CRC Press, 2011) Aggarwal destaca otras recomendaciones dietéticas, incluyendo el consumo de zumo de naranja fresco (no concentrado), que tiene “efectos antiinflamatorios profundos”. Otros estudios apuntan al potente poder anti-inflamatorio del resveratrol, que se encuentra en el vino tinto y las uvas, que suprime las llamadas citocinas inflamatorias peligrosas.

Una de las características de la oncología integrativa es que cada paciente con cáncer es único y necesita un plan botánico-nutricional específico para el éxito

Librar del estrés a las células

El estrés crónico, que desencadena hormonas peligrosas de lucha o huida, puede ser tan inflamatorio como la mala nutrición, incrementando el riesgo a padecer cáncer.

Por ejemplo, en un estudio de 2008 publicado en Clinical Cancer Research, Wenzel L.B concluyó que las pacientes con cáncer de cuello uterino tienen “gravemente comprometida la calidad de vida” y experimentan un estrés significativo como resultado. La investigación demuestra que el estrés crónico no aliviado puede afectar el terreno bioquímico de los pacientes y, si no se aborda, puede dejar su sistema inmune y la biología” en agitación”.

El punto de partida de muchos tratamientos de relajación es la respiración abdominal profunda, practicada simplemente por encontrar una posición cómoda sentado o acostado y tomando respiraciones profundas, lentas y rítmicas. El siguiente paso generalmente implica relajación muscular progresiva.

Dejar atrás la ansiedad, incluso por un tiempo, dice Block, alivia la tensión crónica y reduce el cortisol y otras hormonas del estrés que pueden contribuir a la progresión de la enfermedad. Cualquier técnica que ayude al paciente a concentrarse en el presente, ahogando pensamientos estresantes para lograr una relajación profunda, puede funcionar: yoga, meditación, tai chi o registro en un diario, sólo por nombrar algunos.

Acompañamiento en cáncer

Block también recomienda el reframing cognitivo – un enfoque que apoya a los pacientes en el cambio de la forma en que suelen reaccionar a los síntomas físicos, las interacciones sociales, las comunicaciones preocupantes e incluso negativos como auto-hablar.

Lucha contra el tumor y ayudar al paciente

Los médicos integrativos creen que las herramientas complementarias en la lucha contra el cáncer funcionan mejor  cuando se combinan con las técnicas convencionales de oncología.

Para el oncólogo integrativo Dwight McKee, esto requiere hacer un análisis cuidadoso de cada tumor.  “Lo importante no es donde comenzó el tumor”, dice, “sino el tejido en el que actualmente reside, así como su expresión génica, las redes de señalización y las sensibilidades a los medicamentos”. El cáncer de mama que se ha trasladado a los huesos es cualitativamente diferente  que el cáncer de mama que se ha trasladado al cerebro.

McKee también se esfuerza en determinar la agresión con la que se disemina un cáncer: “Algunos tumores son bastante indolentes y se propagan lentamente. En tales casos, simplemente cambiar el terreno – la biología del tejido que lo rodea – puede impedir que progrese. Pero en el otro extremo del espectro hay tumores que son tan agresivos que tomarán el control sin importar cómo se altere el terreno”

McKee examina muestras tumorales mediante una técnica llamada perfilación citométrica: Las biopsias tumorales del paciente están expuestas a docenas de fármacos candidatos a la quimioterapia y agentes dirigidos, junto con algunos elementos botánicos. Aislados como artemisinina o extracto de adelfa, mediadores inmunes y fármacos mejoran la quimioterapia. Entonces se cuantifica en el laboratorio la capacidad de matar tumores de cada fármaco.

Controlar la inflamación está  a menudo en desacuerdo con las intervenciones convencionales agresivas – cirugía, radiación, quimioterapia -. Los tumores más agresivos requieren tratamientos invasivos y tóxicos. Sin embargo, los tratamientos producen inflamación en el terreno, preparando el escenario para que el cáncer se repita

Una estrategia que McKee usa para rebajar la inflamación es la ablación tumoral, una técnica que implica obtener una aguja en cada depósito del tumor que se puede encontrar y matar por congelación o calentamiento.

Practicar la prevención

La oncología integrativa ha logrado un verdadero éxito en la extensión de las estrategias convencionales, pero sus avances más importantes se derivan de la prevención.

Prevención cáncer

“Sólo porque hayas logrado la remisión a través de la eliminación del tumor primario no significa que estés en casa libre del cáncer”, explica Keith Block. “Aunque los tratamientos convencionales contra el cáncer muchas veces eliminan gran parte de la carga de la enfermedad, las micro-metástasis ya pueden haber emigrado y sembrado otras partes del cuerpo.

“Por eso, para mis pacientes, la remisión completa no significa el fin del tratamiento. En su lugar, significa el comienzo de la fase de contención, cuando nos centramos en detener o frenar el crecimiento. “

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios