Medicamentos: Entre el bien y el mal

Si bien los medicamentos dan una solución rápida ante algunas enfermedades o dolencias, hay que ser racional con su consumo, ya que también entrañan algunos riesgos.

Medicamentos entre el bien y el mal

Primero, porque entre algunos medicamentos pueden producirse interacciones y porque algunos otros pueden tener efectos secundarios, que a veces pueden llegar desde dolores de cabeza o náuseas hasta somnolencia o alergias, hasta problemas más serios como fallos renales, hepáticos o cardiacos.

El fenómeno de la adicción a los medicamentos

Determinados fármacos generan una muy peligrosa dependencia, física o mental, y tratar de no tomarlos o suspenderlos puede dar lugar a otra dificultad nueva.
Y asimismo hay períodos en los que la toma de medicamentos debe hacerse con mucha cautela como en el caso del embarazo o la lactancia, ya que el feto o el bebé podrían verse afectados.

El dilema de tomar o no tomar medicamentos

Hay gente que decide no tomar pastillas nunca. Quizá esa es una buena decisión. Pero puede no ser la más acertada.

En definitiva, los medicamentos representan un riesgo potencial en sí mismos, puesto que en muchos casos son un apoyo para aliviar los síntomas de la enfermedad, pero en sí mismos pueden encubrir la raíz principal del malestar. El hecho es que la importancia que los médicos tienen para determinados pacientes y en determinados ámbitos,  junto con el poder de los laboratorios farmacéuticos están causando que las personas pierdan el potencial curativo propio del cuerpo humano.

 

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios