Las vacunas. ¿Cuáles son las necesarias?

Las vacunas deben ser efectivas y seguras y con un análisis genético previo individual

Las vacunas son medicamentos, es decir, son elaborados con sustancias no inocuas y debemos utilizarlos en caso de verdadera necesidad. Tienen un funcionamiento muy sencillo en teoría: son preparados farmacológicos que, una vez dentro del organismo, provocan la producción de anticuerpos y con ello una respuesta de defensa ante microorganismos patógenos. Esta respuesta genera cierta memoria inmunitaria y protege temporalmente frente al ataque del virus correspondiente.

vacunas

Pero, ¿se sabe cuántas vacunas puede aguantar un organismo humano?, ¿se han hecho estudios sobre ello? La respuesta es que casi nadie se ha preocupado de eso, y eso resulta fundamental

Las vacunas se están usando masivamente y por sistema, sin comprobar caso por caso, persona a persona, cuáles son las necesarias y las eficaces, y además seguras. Todas las personas no reaccionamos igual ante una vacuna, por lo que sería necesario un análisis genético a cada persona antes de comenzar a vacunarla, lo que nos daría mucha información sobre los posibles fallos, las posibles reacciones autoinmunes, de su organismo ante esa vacuna.

Hay investigadores, como el doctor Yehuda Shoenfeld, director del Centro Zabludowicz de Tel Aviv (Israel) que están documentando la existencia del ASIA, síndrome inflamatorio autoinmune provocado por adyuvantes. Conforme a esos estudios, la genética de una persona puede predisponer a la aparición de una enfermedad autoinmune o un síndrome autoinflamatorio, pero es un factor medioambiental externo, el exposoma, el que activa esa respuesta. Con lo que la conclusión es que “tener un marco genético favorable es un requisito que hay que tener en cuenta antes de vacunarse”, tal como explica en su libro “Vacunas, las justas” Miguel Jara, periodista especializado en salud.

El calendario de vacunaciones: Calendario de la Asociación Española de Pediatría 2016

Según el calendario de la Asociación Española de Pediatría de 2016, se incluyen las siguientes vacunas:

  • Hepatitis B (3 dosis)
  • Difteria, tétanos y tos ferina (5 dosis)
  • Poliomielitis: (4 dosis)
  • Haemophilus influenzae tipo b: 3 dosis
  • Neumococo: 4 dosis
  • Sarampión, rubeola y parotiditis: 2 dosis
  • Varicela: 2 dosis
  • Virus del papiloma humano: 2 dosis

Estas son las sistemáticas financiadas, las que todos los niños en España reciben de forma universal.

Después están las sistemáticas no financiadas, cuya prioridad se establece en función de las posibilidades económicas de su financiación pública. Éstas son:

  • MeningococoB_ 4 dosis
  • Rotavirus- 3 dosis

Y finalmente están las dirigidas a grupos de riesgo:

  • Gripe: 1 anual
  • Hepatitis A: 2 dosis

Si se cumple todo el calendario, son 35 dosis, 35 pinchazos

calendario-vacunaciones

Como afirma Miguel Jara, antes citado, parte de las vacunas incluidas en ese calendario están cuestionadas, como por ejemplo, las del meningococo C, el neumococo, la parotiditis, el virus del papiloma humano, el rotavirus, la varicela o la gripe.

Es bueno que existan vacunas, pero éstas tienen que ser de calidad y no tener una “obsolescencia programada para multiplicar sus dosis hasta el infinito

A título de ejemplo, en el caso de la vacuna de la Hepatitis B, que se le ponen al niño 3 dosis, jamás se hace un control después de la primera vacuna para ver si ha generado anticuerpos suficientes. Si los ha generado, el volver a vacunar, no es necesario, y sobre-estimular al sistema inmune va a tener antes o después consecuencias negativas.

¿Puede la vacuna DTPa causar autismo?

De acuerdo con la publicación HealthAwareness  de 7 abril 2016, la revista en línea de la FDA BiologicsBloodVaccines, en la información sobre la inserción de la vacuna contra la difteria, el toxoide tetánico y la vacuna contra la tos ferina acelular (DTaP) de Sanofi Pasteur en la sección de Reacciones Adversas, que va de la página 6 a la página 11, declara la admisión de que la DTPa causó autismo “durante el uso posterior a la aprobación de la vacuna Tripedia“. (pág 11) Entonces, ¿a qué vienen todas esas negaciones de que una vacuna no tiene o no puede causar autismo? 

Coadyuvantes empleados en las vacunas: el aluminio

El aluminio es tóxico para el sistema nervioso. Hay vacunas que necesiten un potenciador de su actividad, y como hemos dicho al principio existe literatura científica que documenta la existencia de un síndrome llamado ASIA o Síndrome Inflamatorio Autoinmune Provocado por adyuvantes. Este síndrome sería el conjunto de daños producidos o que se agravan por los adyuvantes o potenciadores de la respuesta inmune que contienen las vacunas.

Aluminio vacunas

Y para finalizar, veremos que hay vacunas que contienen aluminio (y antes de ello, mercurio). De acuerdo con la investigación reciente del profesor Christopher Exley, actualmente hay dos principales coadyuvantes de aluminio comúnmente utilizados en las vacunas de hoy. Se trata de AlHydrogel, una forma semi-cristalina (boehmita) de oxihidróxido de aluminio y AdjuPhos, una sal amorfa de hidroxifosfato de aluminio. La sal de sulfato de esta última también se menciona como un componente de un sistema adyuvante usado en vacunaciones contra el VPH. AlHydrogel ™ y AdjuPhos ™ se conocen comúnmente como adyuvantes de aluminio aprobados clínicamente, y sin embargo este no es el caso.

Está siendo cada vez más frecuente la incidencia de enfermedades autoinmunes y autismo en niños pequeños y toxicidad por aluminio, no encontrándose otra fuente de aluminio más que las vacunas.

 

Bio-inmunogenética y enfermedades autoinmunes
¿Te ha gustado el post? Compártelo en tu red social
También puede interesarte


Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios