¿Influye la diabetes en el dolor neuropático periferico?

Cómo aliviar el dolor neuropático

El dolor neuropático consiste en una malfunción del sistema somatosensorial, que es el que lleva los estímulos de distintas clases (táctiles, térmicos, etc.) hasta los sitios del cerebro donde se procesa dicha información.

Sistema somatosensorial

Cuando el sistema somatosensorial sufre una lesión debido a muchas causas, como por ejemplo la diabetes mellitus, el paciente empieza a sentir de forma dolorosa estímulos banales o a percibir estímulos dolorosos que en situaciones normales no lo serían.

Las neuropatías diabéticas son una familia de trastornos nerviosos causados ​​por la diabetes. Las personas con diabetes pueden, con el tiempo, desarrollar daño en los nervios de todo el cuerpo. Algunas personas con daño nervioso no presentan síntomas. Otras pueden tener síntomas como dolor, hormigueo o entumecimiento, pérdida de la sensación en las manos, brazos, pies y piernas. Los problemas de los nervios pueden ocurrir en todos los sistemas orgánicos, incluyendo el tracto digestivo, corazón y órganos sexuales.

Alrededor del 60 al 70 por ciento de las personas con diabetes tienen alguna forma de neuropatía. Las personas con diabetes pueden desarrollar problemas nerviosos en cualquier momento, pero el riesgo aumenta con la edad y una mayor duración de la diabetes. Las tasas más altas de la neuropatía se encuentran entre las personas que han tenido diabetes durante por lo menos 25 años. Las neuropatías diabéticas también parecen ser más comunes en las personas que tienen problemas para controlar su glucosa en sangre, también llamado azúcar en la sangre, así como aquellos con altos niveles de grasa en la sangre y presión arterial y los que tienen sobrepeso.

Causas de las neuropatías diabéticas

Las causas son probablemente diferentes para diferentes tipos de neuropatía diabética. Los investigadores están estudiando cómo la exposición prolongada a altos niveles de glucemia provoca daño en los nervios. El daño nervioso es probablemente debido a una combinación de factores:

Dolor neuropático diabetes

  • Factores metabólicos, como glucosa sanguínea alta, duración larga de la diabetes, niveles anormales de grasa en sangre, y, posiblemente, bajos niveles de insulina
  • Factores neurovasculares, que conducen al daño de los vasos sanguíneos que llevan oxígeno y nutrientes a los nervios
  • Factores autoinmunes que causan la inflamación en los nervios
  • Lesión mecánica de los nervios, tales como el síndrome del túnel carpiano
  • Rasgos hereditarios que aumentan la susceptibilidad a la enfermedad de los nervios
  • Factores de estilo de vida, como el tabaquismo o el consumo de alcohol

¿Cuáles son los síntomas de las neuropatías diabéticas?

Los síntomas dependen del tipo de neuropatía, y los nervios que se ven afectados. Algunas personas con daño en los nervios no tienen ningún síntoma en absoluto. Para otros, el primer síntoma es a menudo el entumecimiento, hormigueo o dolor en los pies.

Diabetes neuropatía diabética dolor en los pies

Los síntomas suelen ser de menor importancia en un primer momento, y como el mayor daño a los nervios se produce durante varios años, los casos leves pueden pasar desapercibidos durante mucho tiempo. Los síntomas pueden incidir en el sistema nervioso sensorial, motor y autónomo. En algunas personas, sobre todo aquellos con neuropatía focal, la aparición del dolor puede ser repentina y severa.

Los síntomas de daño en los nervios pueden incluir

  • Entumecimiento, hormigueo o dolor en los pies, las piernas, las manos, los brazos y los dedos de manos y pies.
  • Atrofia de los músculos de los pies o las manos
  • Indigestión, náuseas o vómitos
  • Diarrea o estreñimiento
  • Mareos o desmayos debido a una caída en la presión arterial después de estar parado o sentado
  • Problemas con la micción
  • Disfunción eréctil en los hombres o la sequedad vaginal en las mujeres
  • Debilidad

Los síntomas que no se deben a la neuropatía, pero a menudo la acompañan, incluyen pérdida de peso y depresión.

Clases de neuropatía diabética

La neuropatía diabética puede ser clasificada como periférica, autónoma, proximal, o focal. Cada una de ellas afecta a diferentes partes del cuerpo de diferentes formas.

  • La neuropatía periférica, el tipo más común de neuropatía diabética, causa dolor o pérdida de sensibilidad en los pies, las piernas, las manos, los brazos y los dedos de manos y pies.
  • La neuropatía autónoma causa cambios en la digestión, el intestino y la función de la vejiga, la respuesta sexual, y la transpiración. También puede afectar a los nervios que sirven al corazón y el control de la presión sanguínea, así como los nervios de los pulmones y los ojos. La neuropatía autónoma también puede causar hipoglucemia asintomática, una enfermedad en la que las personas ya no experimentan los síntomas de advertencia de bajo nivel de glucosa en sangre.
  • La neuropatía proximal causa dolor en los muslos, las caderas o los glúteos y conduce a la debilidad en las piernas.
  • La neuropatía focal se manifiesta con debilidad repentina de un nervio o un grupo de nervios, causando debilidad muscular o dolor. Cualquier nervio en el cuerpo puede ser afectado.

Neuropatía periférica

La neuropatía periférica, también llamada neuropatía simétrica distal o neuropatía sensorial-motora, consiste en un daño en los nervios de los brazos y las piernas. Los pies y las piernas son propensos a ser afectados antes que las manos y los brazos. Muchas personas con diabetes tienen signos de neuropatía que un médico podría tener en cuenta, pero no sienten síntomas. Los síntomas de la neuropatía periférica pueden incluir:

  • entumecimiento o insensibilidad al dolor o la temperatura
  • una sensación de hormigueo, ardor o picazón
  • dolores agudos o calambres
  • extrema sensibilidad al tacto, incluso un ligero toque
  • pérdida del equilibrio y la coordinación

Estos síntomas suelen empeorar por la noche.

Neuropatía diabética pies

La neuropatía periférica también puede causar debilidad muscular y pérdida de reflejos, especialmente en el tobillo, lo que conduce a cambios en la forma en que una persona camina. Se pueden producir deformidades en los pies, como los dedos en martillo y el colapso de la parte media del pie. Las ampollas y llagas pueden aparecer en zonas adormecidas del pie debido a que la presión o lesión pasa desapercibida. Si hay una infección y no se trata a tiempo, la infección puede extenderse al hueso, y entonces puede que tenga que amputarse el pie. Muchas amputaciones se pueden prevenir si los problemas de menor importancia son cogidos y tratados a tiempo.

La mejor manera de prevenir la neuropatía es mantener los niveles de glucosa en sangre lo más cerca posible del rango normal. El mantenimiento de los niveles seguros de glucosa en sangre protege a los nervios de todo el cuerpo.

Alivio del dolor por neuropatía diabética

Los médicos suelen tratar la neuropatía diabética dolorosa con medicamentos orales, aunque otros tipos de tratamientos pueden ayudar a algunas personas. Las personas con dolor nervioso grave pueden beneficiarse de una combinación de medicamentos o tratamientos y deben considerar hablar con un médico acerca de las opciones de tratamiento.

Los medicamentos utilizados para ayudar a aliviar el dolor del nervio diabético incluyen:

  • antidepresivos tricíclicos
  • otros tipos de antidepresivos,
  • anticonvulsivantes
  • opioides

Todos los medicamentos tienen efectos secundarios, y algunos no se recomiendan para uso en adultos mayores o las personas con enfermedades del corazón. Debido a que las medicinas para el dolor como el paracetamol y el ibuprofeno pueden no funcionar bien para el tratamiento de la mayor parte del dolor del nervio y pueden tener efectos secundarios graves, algunos expertos recomiendan evitar estos medicamentos.

Diabetes parches lidocaina

Los tratamientos que se aplican a la piel -normalmente en los pies- incluyen la crema de capsaicina y los parches de lidocaína (Lidoderm, Lidopain). Los estudios sugieren que los aerosoles de nitrato o parches para los pies pueden aliviar el dolor. Los estudios sobre el ácido alfa-lipoico, un antioxidante, y el aceite de onagra sugieren que pueden ayudar a aliviar los síntomas y mejorar la función nerviosa en algunos pacientes.

Un dispositivo llamado cuna cama puede conseguir que las sábanas y mantas no toquen los pies y las piernas sensibles. La acupuntura, el biofeedback, o terapia física pueden ayudar a aliviar el dolor en algunas personas. Los tratamientos que implican la estimulación eléctrica del nervio, terapia magnética, y el láser o terapia de luz pueden ser útiles pero necesitan más estudios. Los investigadores también están estudiando varias terapias nuevas en los ensayos clínicos.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios