Fascitis plantar: síntomas

Tratamiento con fisioterapia traumatológica

El dolor en el talón es una enfermedad común del pie. Se manifiesta con un intenso dolor al usar el talón afectado.

El dolor en el talón se acumula gradualmente y empeora con el tiempo. El dolor es severo y se produce cuando echas el peso en el talón.

 Fascitis plantar, dolor en el talón

En la mayoría de los casos, sólo se ve afectado un talón, aunque las estimaciones sugieren que alrededor de un tercio de las personas tienen dolor en ambos talones.

El dolor suele ser peor a primera hora de la mañana, o la primera vez que das un paso después de un período de inactividad. Caminar suele mejorar el dolor, pero éste empeora de nuevo después de caminar o estar de pie durante mucho tiempo.

Algunas personas pueden cojear o desarrollar un estilo de caminar anormal en su intento de evitar colocar peso en el talón afectado.

La mayoría de los casos de dolor en el talón son causados ​​cuando una banda de tejido en el pie, conocida como fascia plantar, se daña y se espesa.

La fascitis plantar es el término médico para el engrosamiento de la fascia plantar.

La fascia plantar

La fascia plantar es una banda resistente y flexible de tejido que se extiende bajo la planta del pie. Se conecta el hueso del talón con los huesos del pie, y actúa como una especie de amortiguador para el mismo.

Un daño súbito o un daño que se produce durante muchos meses o años, puede causar pequeños desgarros (microdesgarros) que se desarrollan en el interior del tejido de la fascia plantar. Esto puede hacer que la fascia plantar se espese, lo que termina produciendo dolor en el talón.

El tejido circundante y el hueso del talón también se inflaman a veces.

Síntomas: dolor en el talón

La fascia se contrae durante la noche y por la mañana es cuando sentimos un dolor punzante en el talón del pie. Conforme pasa la mañana y el tejido se calienta, disminuye el dolor, pero éste volverá cuando estemos mucho tiempo de pie, hagamos actividad física  o nos levantemos después de estar sentados un buen rato.

El dolor, que se siente en el talón, puede ser tan fuerte que llegue hasta los dedos del pie.

En un primer momento de la fascitis plantar, el dolor se pasa pronto por la mañana, por ejemplo en los deportistas, después de comenzar el entrenamiento.

En una segunda fase, el dolor tarda más en desaparecer y ya se necesita una media hora por la mañana al levantarse para que cese, con lo cual, caminar o hacer deporte se hace cada vez más difícil

Cuándo ir al médico de cabecera

Consulta a tu médico de cabecera o a un podólogo (especialista en problemas de los pies) si has tenido un dolor en el talón persistente durante varias semanas y no ha parado a pesar de aplicarte las medidas de autoayuda que recomendamos en este post. El médico tiene que ser capaz de diagnosticar la causa de tu dolor en el talón preguntándote sobre tus síntomas e historial médico y el examen del talón y el pie.

Por lo general sólo se necesitan más pruebas si tiene síntomas adicionales que sugieren que la causa de tu dolor en el talón no es la inflamación, tales como:

  • entumecimiento o sensación de hormigueo en el pie, lo que podría ser un signo de daño en los nervios de los pies y piernas (neuropatía periférica)
  • el pie se siente caliente y tiene una temperatura alta (fiebre) de 38 ° C (100,4 ° F) o superior, lo que podría ser un signo de una infección ósea
  • el talón está duro o hinchado, lo que podría ser un signo de artritis

Las posibles pruebas adicionales que se pueden recomendar incluyen  un análisis de sangre, radiografías, una resonancia magnética (RM) o una ecografía.

Candidatos a sufrir fascitis plantar

Se estima que una de cada 10 personas tendrá por lo menos un episodio de fascitis plantar, en algún momento de su vida.

Las personas que corren o hacen footing regularmente, y los adultos mayores que están entre los 40-60 años de edad, son los dos principales grupos afectados por el dolor en el talón.

Tratamiento

Hay una serie de tratamientos para aliviar el dolor en el talón y acelerar la recuperación. Algunos son:

  • Descanso del talón – evitando caminar largas distancias y estar de pie durante largos períodos
  • Estiramiento regular – estirar los músculos de la pantorrilla y la fascia plantar
  • Alivio del dolor – el uso de una bolsa de hielo en el talón afectado y tomar analgésicos,
  • El uso de zapatos muy ajustados que apoyan y amortiguan tus pies. Los zapatos deportivos para hacer footing son muy efectivos
  • El uso de dispositivos de apoyo – como ortesis (soportes rígidos que se ponen dentro del zapato) o flejes (muelles)

Alrededor de cuatro de cada cinco casos tienen una solución en un año. Sin embargo, tener dolor en el talón durante todo este lapso de tiempo puede ser frustrante y doloroso.

En aproximadamente uno de cada 20 casos, los tratamientos anteriores no son suficientes y la cirugía puede ser necesaria para liberar la fascia plantar.

Fascitis plantar, tratamiento

En este caso en el que se realice una cirugía, y como forma de recuperación, o bien, tras el examen exhaustivo y las pruebas médicas necesarias, se necesita una fisioterapia traumatológica para solucionar la fascitis plantar. Eso es lo que hacemos en nuestra unidad de tratamiento de fisioterapia. Analizamos todos los agentes tanto internos como externos que han podido formar parte del proceso. Con todos los datos en nuestra mano podremos programar un protocolo personalizado para no sólo eliminar la dolencia si no evitar su reaparición. Buscamos una buena calidad de vida para ti y que el dolor no te impida llevar una vida normal. Además, dada la influencia del sobrepeso, podemos tratar ambos problemas combinando el tratamiento más adecuado.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios